11-M: LA KANGOO, LO ÚNICO IMPORTANTE....

Publicado: Domingo, 27 de Mayo de 2007 19:51 por Ernesto Milá en TERRORISMO
20070617011105-043.gif

Infokrisis.- El mismo día que acudíamos a votar para elegir representantes locales y autonómicos, se difunde una noticia que suponía un vuelco total a la investigación sobre el 11-M: incluso el responsable de la peritación oficial reconocía que existía DNT en los restos analizados de la Renault Kangoo… así pues, sea lo que fuera lo que estalló aquel infausto día, contenía DNT. Esto es, fuera lo que fuera, no era goma-2 ECO. Pero las derivaciones de todo esto hacen que toda la construcción de la "versión oficial" se sitúe al borde del desplome final.

NO ES AFAN DE DECIR LA VERDAD

Alfonso de la Vega, director de la nueva peritación encargada por el juez, ha sorprendido a los que seguimos diariamente el juicio por los atentados del 11-M, comunicando por escrito al tribunal que, al revisar lo análisis realizados el día de la masacre, acaba de darse cuenta de que los cromatógrafos detectaros en los residuos de la explosión, restos de DNT, el compuesto que no forma parte de la Goma 2-ECO.

Sin embargo, en los días siguientes, entre el 11 y el 14-M (y hasta hace apenas cinco meses), lo que había difundido la versión oficial era que los explosivos eran “Goma 2-ECO” robada de Mina Conchita. Cuando, algunos medios contrarios a la “versión oficial” publicaron que los análisis posteriores habían detectado restos de DNT, los sostenedores de la “versión oficial” cerraron filas: desde las trincheras numantinas de El País, desde las tertulias guarrindongas de la SER y de TVE1, todos los periodistas mercenarios del gobierno pusieron todas sus neuronas amamantadas por las nóminas de PRISA para encontrar argumentos que explicaran esa “anomalía”.

Ernesto Ekaizer, una de los primeros espadas mercenarias de PRISA se encargó de difundir la versión oficial: ¿DNT? Eso es irrelevante… se encontró ese componente porque en las aspas de los molinos de la fábrica de Goma 2, se había producido una contaminación con restos de fabricación de otros explosivos que sí contenían DNT. Los técnicos de la fábrica de explosivos negaron esa posibilidad. Pero eso no impidió que durante semanas, los periodistas mercenarios del oficialismo, siguieran sosteniendo lo irrelevante de este dato y lo explicaran por vía de la “contaminación”. En esa tarea miserable, Sopena (periodista desde hace más de 20 años a sueldo del PSC-PSOE, y cuya libelo digital “Plural.com” languidece huérfano de lectores) y señora (redactora jefe de El Periódico de Barcelona, Cadena Z) se destacaron en demasía.

Pero no había nada que hacer: las peritaciones son las peritaciones y desde hace seis meses, las peritaciones quitan la razón, una tras otra a la versión oficial. La teoría de la “contaminación” del explosivo no fue tomada en serio por nadie, salvo por sus propagadores. Quienes sabían de qué iba eran los policías que habían participado en todo este macabro juego que, siempre a través de PRISA, se aprestaron a difundir una nueva doctrina: la contaminación del DNT no se había producido en la fábrica, sino en los depósitos policiales, donde las bolsas con restos de explosivos habrían estado cerca de otras muestran que contenían DNT…

A la vista del enconamiento de las posiciones, el juez Bermúdez tuvo la precaución de solicitar nuevas peritaciones. Cuatro en total. Hace casi un mes se conocieron los resultados de las peritaciones: tres reconocían la presencia de DNT en las muestras. La oficial, en cambio, no. Tres a uno es un mal resultado para la versión oficial. Y, a la vista de cómo está yendo el juicio, era evidente que el juez Bermúdez iba a prestar más atención a las tres peritaciones contrarias a la versión oficial.

Así pues, para los defensores de la “versión oficial”, a partir de ese momento, tenía muy poco interés enrocarse en la inexistencia del DNT… ya que había sido constatada. Solamente quedaba explicar por qué en la “versión oficial” no se había registrado. Y de esto se ha encargado Alfonso Vega, director de la peritación.

Ahora ha reconocido en escrito dirigido al tribunal que en la misma tarde del 11-M, la prueba de cromografía ya había advertido “rastros” de DNT… pero que, como era una cantidad pequeña, no la tuvo en cuenta y ahora, unos días antes de tener que testificar ante el tribunal, había visto el error y quería dar constancia de que así era.

¿Por qué ahora? ¿Por qué la rectificación? ¿Quizás por que tres contra uno es un mal resultado? La cosa es mucho más profunda…

SI NO ERA DNT, NO VINO DE MINA CONCHITA

La importancia del DNT es capital y seguramente escapó a quienes diseñaron la “versión oficial”. Si hay DNT no es Goma-2 ECO y si no hay Goma-2 ECO… lo que estalló en los trenes del 11-M no salió a Mina Conchita.

Así pues, todo lo construido en torno a los mineros asturianos que traficaban y a los moritos delincuentes comunes, devenidos bruscamente fanáticos yihadistas, era pura ficción. Solamente quedaba de toda la trama asturiana las sospechosas actividades de un grupo de policías que, conscientes de que se estaba traficando con explosivos, callaron… callaron ¿por qué? ¿Por qué estaban fabricando falsos culpables? La pregunta queda en el aire, pero hay muy pocas posibilidades más.

Está claro que Toro y Trashorras, el “gitanillo” y demás peripatéticos individuos que aparecen en la “trama asturiana” son culpables… culpables de choriceo, de tráfico de drogas, de tráfico de explosivos y, seguramente, de cientos de delitos más que cubrieron sus protectores, el comisario Manolón y demás “corta fuegos”. Pero si la Goma 2 ECO no tenía nada que ver con el atentado, no merecen ser presentados como culpables de 191 víctimas, ni porqué soportar una petición fiscal de varias decenas de miles de años de prisión.

SI NO VINO DE MINA CONCHITA, LOS MOROS SON INOCENTES

Pero esto, con todo, no es lo más importante. Hay algo más. Por que si los asturianos no facilitaron los explosivos que estallaron el 11-M, entonces no se explica el por qué el Chino y los delincuentes “moritos” subieron a Asturias, a no ser por que les uniera un común vínculo con el narcotráfico, lo cual es probable. Pero hay otro problema.

Los “moritos” que suben a Asturias y que pactan la entrega de la Goma 2 ECO de Mina Conchita… ¡son los que mueren en Laganés! El hecho de que en los pulmones de los cuerpos destrozados de estos desgraciados no se encontraran rastros de los gases lacrimógenos lanzados por la policía poco antes de la explosión, es significativo por sí mismo de que cuando se produjo la explosión, los infelices ya estaban muertos. Pero esta es otra historia.

Lo cierto es que difícilmente, los moros “suicidados” pusieron las bombas del 11-M si la dinamita que, como ha intentado demostrar la versión oficial, no era la que estalló en los trenes. ¿Para qué suicidarse de manera tan opaca? A partir de este dato, la investigación oficial lleva a callejones sin salida de los que lo esencial, no es el callejón en si mismo, sino quien ha inducido a llegar hasta él. Por que, si en la tarde del 11-M no se hubiera publicado que el atentado se perpetró con Goma 2 ECO, sino con un explosivo que contenía DNT, y el Titadyne lo contiene, no hubiera adquirido credibilidad la versión de “no ha sido ETA”… por que ETA, al menos hasta el día 14, día de las votaciones, seguía siendo una posibilidad. Pero, cuando la policía científica dice “ha sido Goma 2 ECO”, la pista etarra se difumina…

SI LOS MOROS SON INOCENTES, LA INVESTIGACIÓN DEBE REINICIARSE

Ahora resulta que las trazas de DNT dan credibilidad, nuevamente, a que en los explosivos se empleó otro explosivo. Cualquier otro… salvo Goma 2 ECO. Así pues, lo que procede es lo que, antes o después, impondrá la lógica y el sentido común: reiniciar la investigación sobre el 11-M partiendo de cero, o poco menos. Por que datos hay…

Sabemos, por ejemplo que un buen número de funcionarios policiales falseó, ocultó, destruyó y adulteró pruebas. La próxima investigación sobre el 11-M debería partir de un planteamiento excepcionalmente simple: si alguien falseó, destruyó, ocultó o adulteró pruebas es por algún motivo. Y este motivo no puede ser otro que extraer algún tipo de beneficio personal.

Así pues, a tres años y medio del 11-M, lo único claro es que la investigación estuvo viciada desde el principio y que hay que partir de quienes la viciaron. Y estos no son otros que funcionarios policiales que, con su acción, favorecieron el vuelco electoral del 14-M en beneficio del partido socialista. Es así de simple.

PERO LOS MOROS “NO SON INOCENTES”: AHÍ ESTÁ LA KANGOO

Pero hay algo todavía más significativo, el interés en preservar como único elemento creíble de la versión oficial la Renault Kangoo. La versión oficial se construye en función de distintos jalones: el conocimiento que Jamal Zougan tenía de Abú Dadah (entonces procesado como co-autor del 11-S y considerado jefe de la célula de Al Qaeda en España. Zougan está en la cárcel por eso, sólo por eso y nada más que por eso. Cuando se diseñó el 11-M “alguien” quiso ligar el atentado a Al Qaeda y por eso se eligió a Zougan que tenía un conocimiento superficial de Abú Dadah…), la Renault Kangoo, la bolsa que no explotó y la explosión de Leganés.

Las pruebas contra Zougan son mínimas y ningún juzgado democrático y amante del derecho, puede considerarlas. Menudo “marrón” va a tener que afrontar el juez Bermúdez absolviendo al que fue presentado el día de las votaciones como el principal implicado en la masacre y, menuda indemnización la que el Estado tendrá que pagar a este pequeño delincuente-empresario magrebí. Así que, hoy, ni siquiera Ernesto Ekaizer, “guardián de las esencias de la versión oficial”, se atreve hoy a sostener su culpabilidad, sino que incluso desde El País ya empieza a insinuar que “algunos de los moros procesados serán absueltos”.

En lo que se refiere a la bolsa que no explotó, por activa y por pasiva ha quedado demostrado que la cadena de custodia de pruebas era tan absolutamente opaca que cualquiera que pasara por allí podía haber dejado esa y cualquier otra bomba y que esa bolsa no apareció antes… sino en la noche del 11 al 12 de marzo. Nadie la había visto antes y nadie puede explicar satisfactoriamente como apareció.

En cuanto a la explosión de Leganés, todo es surrealista, desde la declaración de un GEO que afirmó haber visto un inhibidor telefónico en el hueco del ascensor en el momento de tomar posiciones en el inmueble, hasta la ausencia de restos de gas lacrimógeno en los pulmones de los “suicidados”. Por no hablar de las llamadas realizadas por los “suicidados” a sus familias, inexistentes unas, falseadas otras y negadas por algunos (como la mujer de El Chino). Si la versión oficial se apoya en Leganés, es como si estuviera perdida en el vacío.

Así pues, solamente queda la “fragoneta” Kangoo. Dentro de la Kangoo se encontró de todo y más. Se encontraron restos biológicos de los que luego se suicidarían, se encontró la cinta coránica determinante y se encontraron restos de explosivos que llevarían directamente a Mina Conchita. Pero ahora resulta que lo que estalló no había podido partir de Mina Conchita por que no era DNT…

El problema es que el perro que examinó la furgoneta, inicialmente, no encontró huellas de explosivos, ni Goma, ni Titadyne, ni nada parecido. Fue luego, después de que la furgoneta estuviera perdida durante una hora, cuando estaba ya en la comisaría de Vallecas (una comisaría a no olvidar y algunos de cuyos funcionarios aparecen una y otra vez en episodios ambiguos (allí trabaja la hermana de Kalaji, el policía de origen sirio por cuyas manos pasaron los teléfonos que se consideró que habían sido utilizados en los atentados), cuando apareció TODO, incluida la cinta coránica.

Así pues, los defensores de la versión oficial se han visto obligados a rectificar sobre la marcha para evitar que esta cuarta columna de la versión oficial –la última que permanece, relativamente, en pie- mantuviera un mínimo de credibilidad. Era preciso que el resto de explosivo encontrado en la furgoneta contuviera los mismos elementos que contenía el explosivo utilizado en los atentados. En concreto DNT. Y era preciso por que si no contenía el mismo explosivo… era evidente que alguien había creado pistas falsas. Y ese alguien, solamente, podían ser policías que participaron en la investigación.

De ahí que haya aparecido, a última hora y por la puerta falsa, Alfonso Vega reconociendo que ya desde el 11-M sabían que existían DNT en las muestras analizadas… Dado que las otras tres peritaciones reconocían indudablemente la presencia de DNT, era ocioso obstinarse en negarlo. Y si se seguía negando era evidente que la cinta coránica y las muestras biológicas encontradas allí, así como todo lo demás, eran pruebas falsas.

“Salvad a la Kangoo” es el último grito y la consigna de los últimos mohicanos de la “versión oficial”. Y en eso están, cada vez más arrinconados, cada vez avalados por pruebas más débiles, cada vez temiendo que la sentencia del tribunal se publique antes de las próximas elecciones generales, cada vez más temiendo por lo que pudiera ocurrir si gana el PP y, el nuevo ministro del interior, decide, lo único razonable a la vista de cómo están las cosas: reiniciar la investigación a partir de cero.

Por eso era preciso que la peritación de Alfonso Vega, realizada con los restos de explosivos supuestamente encontrados en la Kangoo, contuviera TAMBIEN, DNT…

A la versión oficial, solamente le queda la Kangoo… pero eso no ocurrirá siempre.

EL VIDEO DE AL-QAEDA REFUERZA LA TESIS FISCAL…

En plena campaña electoral los socialistas han vuelto a poner en marcha su técnica de intoxicación y mentira. En plena campaña electoral ha aparecido una nueva reivindicación del 11-M, firmada por Ansar al Islam, que ya en su momento, reivindicó el crimen… y el apagón de Nueva York y varias lindezas similares. La reivindicación se ha realizado en Internet en una web que apenas permaneció unas horas pero que muchos periodistas pudieron observar. Lo sorprendente no era asumir la autoría del 11-M nuevamente, sino que, además, se reconocía que los suicidados en Leganés eran “héroes yihadistas” y que dos de los procesados, ¡Jamal Zougan entre ellos!, eran, así mismo guerreros del Islam. De paso se reivindicaba Al-Andalus para el Islam.

Todo esto es chusco y miserable y forma parte de las maniobras de intoxicación realizadas desde el momento en el que Iñaki Gabilondo de un lado y Zapatero de otro, aludieron 30 minutos después del atentado a la existencia de suicidas en los trenes.

En el caso de esta nueva reivindicación ha sido tomada a chacota por todos los analistas en antiterrorismo y por los conocedores de Al Qaeda.

Nuevamente, éste vídeo apoyaba la argumentación electoral socialista de esta campaña municipal y autonómica: “Vota PSOE, estamos por la paz, no como el PP que nos llevó a Irak…”. El tema Irak ya dio suculentos beneficios el 14-M, así que ¿Por qué no intentarlo de nuevo? Pero, no es al alcalde de Diwaniya o Bagdad al que hay que elegir sino al de Madrid o Sabiñánigo, así que hay que “aproximar” la problemática de Irak algo más.

De la misma forma que, providencialmente, el 11-M las bombas facilitaron el tránsito de 2.000.000 de votos al PSOE, ahora se pretendía un efecto similar con el vídeo de Ansar al Islam. Era preciso: 1) que aludiera a España, y eso se hacía reivindicando Al-Andalus para el Islam, algo que siempre revuelve las vísceras, 2) que se asumiera la pertenencia de El Chino, el Tunecino y demás, a Al-Qaeda, total, están muertos y no lo van a negar, pero de cara al proceso del 11-M si podría rendir alguna rentabilidad, y 3) Zougan y El Egipcio, vivían y negaban ser de Al Qaeda… pero si Al Qaeda lo confirmaba, entonces tenemos a los culpables perfectos.

Es evidente que quien ha falsificado el vídeo reivindicativo de Ansar al Islam tiene mucho que ver, sino es la misma mente criminal, con quien diseñó, ordenó y ejecutó los atentados del 11-M.

¿Una conclusión? No albergamos la menor simpatía por el PP, partido que nos parece la otra cara del PSOE. Ahora bien, reconocemos que el PP fue arrojado del poder por una conjura miserable, criminal y asesina que produjo 191 víctimas inocentes. Repetimos: 191 muertos y más de 8.000 heridos de distintas consideración. Para poder investigar libremente, en profundidad, con decisión y sin límites, la autoría del 11-M, hay una condición sine qua non: que el PSOE, primer beneficiario de los atentados, sea desalojado del poder.

De los resultados de hoy 27 de mayo van a depender muchas cosas, incluida la convocatoria de elecciones anticipadas. A la vista de cómo está yendo el 11-M y de que la sentencia puede estar redactada en otoño, resulta claro que si no confirma la versión oficial, ZP lo va a tener muy crudo entre el momento en el que se publique la sentencia –que vemos dificilísimo que contribuya a confirmar la versión oficial- y la celebración de nuevas elecciones. Si la sentencia no confirma completamente la versión oficial, la versión alternativa va a ir ganando credibilidad a medida que pasen las semanas y los meses. Finalmente, puede ocurrir que en las próximas generales de marzo, ya nadie crea en la versión oficial y, por tanto, sería preciso adelantar el máximo las elecciones. Quizás a noviembre, cuando es posible que la sentencia todavía no se haya redactado, lo que permitiría al PSOE repetir el silogismo: Aznar nos metió en la guerra y Al Qaeda respondió con 191 muertos… Aznar, efectivamente, nos metió en la guerra, pero Al Qaeda no respondió. Quienes diseñaron el 11-M, ni son marroquíes, ni franceses, ni yihadistas afganos… sino seguramente funcionarios muy conocidos por sus subordinados nacidos aquí, a esta parte de la galaxia.

La cuestión es si este país soportará la verdad sobre el 11-M y si el PP se atreverá a ir hasta el final en la investigación, implacablemente, sin miedos y sin titubeos, encuentre lo que encuentre. Y eso es lo que más tememos. La versión oficial es un cadáver. ¿Habrá redaños para ir hasta el fondo de la cuestión, caiga quien caiga? No lo tenemos muy claro, francamente.

Nos satisface saber que teníamos razón desde que en los días inmediatamente siguientes al 11-M empezamos a negar la versión oficial, fruto de la cual surgió nuestro libro “11-M: los perros del infiernos”. Investigaciones posteriores han contribuido a confirmar lo que nuestro “olfato” nos sugería entonces.

 

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

 

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario