Hoy es un buen día para reír: el descojono nacional

Publicado: Sábado, 23 de Abril de 2005 15:13 por en ORIENTACIONES
00010101.jpgRedacción- Leo, hoy que tengo tiempo, la prensa de arriba abajo. A cada página que paso me invade una sensación irreprimible de reir. Hay que agradecer a la clase política que se haya convertido en el Club de la Comedia. Harina de otro costal es si las costuras de España o el tejido social, lo van a soportar por mucho tiempo. Pero, a poco que uno esté pendiente de los acontecimientos políticos, verá que nunca lo dramático y lo ridículo han estado separados por una línea tan tenue.

[libros citados: "11-M: los perros del infierno" y "La Gran Mentira" (2ª Edición), de Ernesto Milá - pueden adquirirse en http://www.pyrelibros.com para contribuir al mantenimiento de esta web]

A quienes gobierna, se le llama, gobierno y a quien hace reir en la programación televisiva, se le llama "Club de la Comedia". Sería difícil encontrar rastros de gestión de gobierno en el equipo ministerial y en su presidente cuya política más parece inspirada en programa como "Splunge" y en la "ideología" de Belén Esteban, que en una gestión de la cosa pública digna de ser llamada "gobierno".

Si la semana anterior, el número más risible fue la idea de los pisos de 30 metros cuadrados, en esta ha sido una modificación legislativa, según la cual los hombres están obligados a realizar parte de las tareas domésticas, la que ha logrado arrancar carcajadas. El que a algún "legislador" le pueda pasar por la cabeza intentar reglamentar la vida doméstica, ya es índice la pobreza intelectual a la que el culto a lo políticamente correcto embarga a este gobierno. Pero el pulso de ZPlus no ha dudado a la hora de apoyar una estupidez semejante. Por supuesto, tal como este club de la comedia nos tiene habituados, no ha sido el único motivo para reir, ha habido otros muchos.

Para colmo, el gobierno, también por el culto a lo políticamente correcto, la ha tomado con los fumadores. A pesar de que todos los estudios demustran que la gente deja de fumar cuando se encarece el paquete de tabaco, especialmente los jóvenes. Esa es una vía demasiado fácil para ZPlus que prefiere actuar por vía de prohibición. Así pues, no serán los fumadores sobre los que recaiga el peso de su adicción (como ocurriría si se les subiera el precio del tabaco), sino sobre los establecimientos y empresas que deberán habilitar lugares para fumadores y velar por la prohibición de fumar.

Como la regularización masiva era un proceso caótico al que solo se apuntaban jardineros, mayordomos, chachas, acompañantas, la mayoría ful, el gobierno ha decidido "abrir" en medio de la regularización masiva, las puertas creando la imagen surrealista del "empadronamiento por omisión". El resultado han sido colas sin fin que no servirán absolutamente para nada por que el documento básico a presentar es el contrato de trabajo. Y la mayoría e los que recibirán el empadronamiento por omisión, no podrán obtener -si no es pagando a las mafias- un simulacro de contrato. Con razón, algunos empiezan a preguntarse si no estaremos regularizando inmigrantes en número muy superior a lo que puede absorver el mercado de trabajo. Y, por lo demás, mira que era fácil, regularizar a los inmigrantes que trabajen, simplemente, estableciendo que los entrados antes de tal fecha, regularizados. Pero no, dado que era demasiado simple, el gobierno se las ha ingeniado para hacer reacaer el peso de la regularización en los "patronos". Pero estos no han entrado al trapo. Apenas unos pocos dueños de bares de barrio. Ni la mediana ni la gran empresa han querido saber nada de la regularización. Los trabajadores que ncesitaban ya los habían contratado, regularizados. ¿Cuánto fraude habrá entre las documentaciones presentadas? ¿del 40 al 60%? ¿más? Más posiblemente; desde luego, menos no. Por cierto, la cotización en este momento es la siguiente: contrato de trabajo falseado se paga a 3000 euros, con la exigencia de que el inmigrante cotice durante 6 meses seguidos a la SS pagándolo él. En un mes se han duplicado los precios en el mercado de la corrupción. ¿Quién dice que la economía españoles no crece con ZPlus?


El Papa de los intelectuales.

Sin duda, la noticia más importante de esta semana que concluye es la elección de nuevo Papa. Elección rápida y contundente. Los progres de dentro y fuera de la Iglesia lo han aceptado mal y lo “lamentan”. Los de dentro siempre tienen tiempo de irse. En cuando a los de fuera, su opinión es irrelevante en lo que se refiere a los asuntos de la Iglesia. Faltaría más.

Una de las primeras declaraciones de Roma ha sido contra la ley que abole por decreto la figura del “padre” y de la “madre” y en virtud de la cual, todos pasamos a ser “genitores”. Las razones de la Iglesia contra los “ligues homosexuales” (me resisto a llamarlos matrimonio por que no lo son y les llamaría pareja, pero implica algo de estabilidad en la relación, cosa que el ambiente gay desconoce en su inmensa mayoría). Son absolutamente razonables y comedidas.

La cuestión es que la Iglesia ha pedido a sus fieles que realicen objeción de conciencia en las ceremonias de enlace entre homosexuales. Si se trataba de “legalizar” uniones gays, bastaba con abrir una ventanilla para parejas rarillas. Pero no, había que igualarla a los matrimonios heterosexuales. Era una cuestión de principios. La actitud del Vaticano en esta cuestión llama la atención por dos ejes: evidencia la combatividad del nuevo papado contra el relativismo moral y demuestra el “talante” intelectual instalada en Roma.

“Una ley no tiene razón sólo por el hecho de ser una ley, sino porque sea buena o haga el bien”. Elemental. Para casi todos, menos para los progres. Para ellos, basta que una ley sea aprobada por una mayoría, más o menos exigua, de diputados, que pasan de todo y solo se preocupan de qué botón apretar. Añade el documento Vaticano: “Lo que se está haciendo en España, y encima con una mayoría reducida, es la destrucción de la familia ladrillo a ladrillo”… Irrefutable. Y luego, se preguntan, con una lógica que debería de abochornar a los lumbreras que el otro día votaron si en el parlamento a los líos gays: “¿Es que todos los hombres de todas las culturas y fes de todos los tiempos que han considerado la familia como la unión de un hombre y una mujer estaban equivocados?”. Hay que ser progre, de izquierdas, intelectual políticamente correcto, para refutar este planteamiento. A partir del razonamiento, impecable desde el punto de vista intelectual, el Vaticano pide algo lógico: “La Iglesia llama a la libertad de conciencia y al deber de oponerse”. Le faltó tiempo a la vicepresidente María Teresa Fernández de la Vogue para recordar que los funcionarios que se nieguen a unir a parejas gays serán despedidos… La Cuasimodo del gobierno lucía para la ocasión un manto púrpura, de lamé, ciertamente llamativo. Y, por lo demás, inapropiado por aquello de que “aunque la mona se vista de seda, etc”.

La última del “tripy” catalán


Maragall da mucha vidilla al Club de la Comedia en Catalunya. Esta semana, los comisionados encargados de investigar el hundimiento de El Carmelo han evitado (son mayoría) que se pueda discutir sobre el 3%. Sólo el PP se ha opuesto, justo es recordarlo. La Santa Alianza de los “choros de ayer” y de los “choros de hoy”, se niega a que sus (muchas) vergüenzas sean conocidas por los votantes.

Como actor estelar del Club de la Comedia, Maragall ha regalado una reproducción de la estatua de Sant Jordi, cincelada por Llimona, a Guadalajara (México). Lo que pasa es que en México se habla castellano (no decimos, español, por aquello de que el catalán o el bable con también lenguas españolas). Allí “Sant Jordi” es como cuando a un aragonés dice a un catalán “San Cucufate” o San Emeterio” y aquí se ignora –incluso la mayoría de catalanistas de estricta observancia- que corresponden a “Sant Cugat” y a “Sant Medir”. Así que los mexicanos rotularon la estatua (de alguien que mata dragones y va con espada) como “San Miguel”. La Generalitat protestó airada. No me negarán que es una noticia curiosa. Pero hay más.

Como esa otra del “Marcel Comic’s Group” que en su serie “X-men” ha sacado una imagen del Rey Juan Carlos, con el mismo uniforme y pose, le ha cambiado el careto y ha pasado a ser “Magneto, rey de los mutantes”. En la Casa Real, no saben no contestas, sobre si presentarán una petición de rectificación o reivindicarán derechos de autor. En cierto sentido, y a la vista de lo visto, el comic en cuestión si tiene cierta lógica: en este país hay mucho mutante. Sino mirad los consejos de ministros.

La Catalunya maragallana da mucho de sí en esto de la comedia y el sainete. El tripartito, ha presentado una ley por la que se establecerá un canon sobre los aparatos de TV que irá destinada a financiar el déficit de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, tal como ha indicado el “rey de los descamisados”, ilustre miembro de una colla de castellers y otra de “diables”, el “conseler en cap”, el tal Bargalló, príncipe de los mediocres y grande de la tontura. Después de que Carod Rovira provocara pérdidas irrecuperables al sector del cava, Bargalló acaba de hacer otro tanto con el sector de los electrodomésticos: compe su TV más allá del Ebro, cruce la frontera de Catalunya y en Aragón o en Castellón, encontrará el mismo televisor, sin canon.

Ayer mismo, en Localia, un grupo de “intelectuales catalanes” mostraba su “insatisfacción” por que la festividad del 23 de abril sirve para vender… libros en castellano. El director de “Proa”, editorial amamantada por las ubres de la Generalitat, decía que el “Día del Llibre” había sido establecido para promocionar el libro en catalán. Mentira. Desde que uno tiene uso de razón, el “Día del Libro”, hoy 23 de abril, ha servido para estimular la lectura. Añadía que “en los últimos años”, el libro en castellano invade los stands el Día del Libro. Cierto. El mercado es el mercado. Los editores en castellano no tenemos la culpa de que el mercado castellano parlante esté en torno a los 400 millones de lectores potenciales. El tipo ese, pedía “medidas”… así que dentro de poco nos espera otra ley “para evitar la crisis del libro en Cataluna” ¿acaso otro “canon” sobre los libros vendidos y editados en castellano? Y pensar que este gobierno tripartito subió con la promesa de reducir y eliminar los peajes en las autopistas… (que por cierto han subido linealmente).

Dos últimas pinceladas catalanas: ha bastado en Sabadell una manifestación de unos pocos ocupas y “alternativos de ultraizquierda” para que el Ayuntamiento hiciera dimitir al jefe del a policía y el consistorio municipal temblara ante el “peligro fascista” en la ciudad. Cuatro skins no hacen una grada de ultrasur. Media docena de bofetadas entre sainetes de uno y otro bando, entre guarros y fachas, entre colgados cerveceros y colgados reporreteados, no hacen una guerra civil. Pero son, en cualquier caso, suficiente como para hacer temblar al ayuntamiento de Sabadell. Más.

El diputado de CiU Villajoana, ha pedido en el Parlamento de la Nación que TVE pase en prime time cada semana una película española. Tres hurras por el convergente. Alguien tenía que pedirlo y si es un catalán, casi mejor. Villajoana es un tipo particular. Antes era Conseller de Cultura. En el ejercicio de su cargo, reprochó a las actrices catalanas su falta de glamour y de cuidados a la hora de aparecer en público. Lo constato. Vivo en un barrio de artistas y famosos mediáticos barceloneses y, francamente, parece que se vistan de “Humana” y que su único perfume conocido sea el pachuli.

No nos olvidemos de ZPlus

Habría que recordar también, porque está en el haber de ERC, el ser el único partido en la historia de la democracia que ha sido capaz de presentar una moción, votar contra ella, luego declarar que votaba contra ella para “mantenerla viva” y, finalmente, tratar de explicar todos este triple salto mortal. La cuestión no es baladí: es la ley que permite a PRISA (recuerde: “érase una vez un PSOE pegado a la nariz de PRISA”) funcionar en régimen de quasi monopolio en la Televisión Digital. Gracias a la “capacidad negociadora” de ERC, PRISA podrá ser recompensada por los servicios prestados del 12 al 14-M. Gracias Carod, tu política de negociación, apesta tanto como tu independentismo.

Pero ha sido una mala semana para ZPlus. Lo de Benedicto XVI le ha golpeado duramente. Luego insistiremos. El CIS ha hecho pública una encuesta en la que desvela que en apenas un año, ZPlus ha perdido un 18% de simpatías. No es dramático… pero si grave. Porque ZPlus ha perdido esas simpatías sin tener que afrontar ninguna crisis de particular gravedad. Ni se ha encontrado con un Prestige inoportuno que se le hunde a las puertas de casa, ni con atentados terroristas, ni con una grave crisis económica heredada, ni siquiera con una guerra de Irak. Ha perdido un 18%, simplemente, no haciendo nada. Y eso es encomiable, casi como obtener un pleno de 14 resultados erróneos en la quiniela. Ese tipo no ha acertado ni una.

A Aznar se le odiaba. La izquierda no lo podia tragar. Hacía gala de algo que siempre repugna a la izquierda: la autoridad. La derecha, en cambio, no opina lo mismo de ZPlus: simplemente, lo desprecia. Y ahí nos incluimos nosotros que, sin ser, propiamente de derechas, término político tan arqueológico como su simétrico, no podemos por menos que sentir el más profundo desprecio por el rey de los homosexuales, el emperador del divorcio express, el gran timonel del talante a ninguna parte y el ayatolla del diálogo de civilizaciones (“¿es la civilización islámica?, ¿si? Que se ponga” que diría Gila).

En este año, ZPlus ha gobernado para minorías. Fundamentalmente, feminitudas y mariconetis. Se olvida, de que incluso, ellos además de ser lo que son, son ciudadanos. Algunos gays están preocupados por el futuro de España. Incluso algunas feministas se sienten preocupadas por el aumento de la delincuencia urbana. Y toda España, menos los pesebristas del poder, están angustiados por el alza constante del precio de la vivienda: un 18% el año de ZPlus. Lo sorprendente no es que haya bajado un 18%, sino que, un tipo del que ya pocos tienen la menor duda de que carece de una idea concreta de a dónde quiere ir, tenga todavía el apoyo de un sector minoritario del electorado. El 42% confía en ZPlus “poco o nada”. El 40% la considera “buena” o “muy buena”. Santa Lucía les conserve la vista.

ZPlus no se ha dado cuenta de que la retirada de tropas queda lejos, las promesas más lejos todavía y el presente está hecho de pisos de 30 metros cuadrados, barrios que se hunden, reformas innecesarias y aplazamiento en la solución de los problemas reales. Cada vez son más españoles los que opinan que no todo es poner una sonrisa, cara de memo, llamar talante a la debilidad y soltar cuatro tonterías sobre “derechos y libertades”, que van de gratis en el pack. A un tipo así no se le puede odiar… despreciarlo, es lo normal. De momento; porque al ritmo que van las cosas, ZPlus va a ser recordado, históricamente, como el presidente que hizo más daño a España como Nación, el Estado como entidad que estructura a la Nación, y a la sociedad española. Todo se paga en esta vida, tanto el bien como el mal, pero la estupidez, generalmente, suele ser más cara.

Proceso a Al Qaeda… ahora viene lo bueno

Había un vez un juez que alegraba siempre los informativos: su juzgado estaba empantanado con miles de casos abiertos y a la espera, era una catástrofe en las instrucciones de los sumarios, pero una bestia mediática que no dudaba en procesar a Pinochet y a resolver de un plumazo el atentado a las Torres Gemelas. Tenía un apellido de resonancias sefardíes, era Baltasar Garzón. Iba para “político”. Ya lo pasó mal con Felipe González que le engañó miserablemente, prometiéndole el cargo de Ministro de Justicia. Luego, aspiraba a Presidente del Tribunal Penal Internacional. O al Premio Nóbel. Y a sentarse a la derecha de Dios Padre. El caso es que ahora va por ahí dando conferencias y aburriendo a la audiencia. Sobre audiencias, la Nacional puede darse por satisfecha de que Garzón haya pedido la excedencia. Queda su "legado".

Uno de los sumarios más polémicos de Garzón era contra la célula de Al Qaeda descubierta en Madrid hace tres años. En su momento, en nuestro libro “La Gran Mentira” ya denunciamos que aquella operación no tenía fundamento y que Garzón y el Ministerio del Interior, hubieran hecho mucho mejor en mirar de estimular más las investigaciones policiales en España, que en fiarse de los dossier llegados del Departamento de Estado de EEUU y de la CIA. El fiscal, a la vista de la instrucción de Garzón, pide para esta célula una cantidad desmesurada de años de cárcel, acusándolos del asesinato de 2.700 personas en el WTC y el Pentágono…

Todos los que creíamos que el grupo detenido hace tres años no tenía nada que ver con los atentados, esperábamos ansiosos este juicio. Se puede inundar los medios con datos falsos y falseados sobre la célula, pero, finalmente, en un Estado de Derecho, existen unas garantías jurídicas y un procedimiento inalienable para determinar la culpabilidad o inocencia del acusado. La cuestión no es si Abú Dadah y los demás son culpables o inocentes… sino lo que implica el veredicto del juez. Por que si son inocentes, eso supondrá que durante tres años los medios e incluso la clase política, han estado trabajando sobre hipótesis falsas que se creían irrefutables. Por ejemplo: que existía una Al Qaeda, terrible que movía los hilos de cualquier atentado en el mundo. Incluida España. Y sin son culpables equivaldrá a que los servicios de seguridad no hicieron el trabajo preventivo que les correspondía. Y va a ser que no. Que alguien ha exajerado algo en torno a Al Qaeda.

La CIA, calculaba que centrar en España buena parte de las responsabilidades del atentado sobre el 11-S, era adecuado… porque había un gobierno “amigo”. Y Aznar. Los datos enviados por la CIA serían tomados como buenos, sin contrastar y… aquí paz y después gloria. Lo que ocurrió el 11-M lo sabemos todos. ZPlus se sienta en la Moncloa, ahora queda solucionar los flecos dejados por el anterior gobierno.

Y el proceso, pinta mal. Yusuf Galán, el único español, contestó con una simplicidad absoluta las preguntas formuladas por el fiscal y por la defensa: “¿Por qué tiene un arma?”, “Por qué soy del Tiro Nacional, la pistola tiene guía”, “¿Por qué viajó a Malasia?”, “Para montar un negocio”, “¿Por qué tenía dos espadas y una daga?” “Me las regalaron”. “¿Por qué tenía un vídeo sobre los muyahidines?”, “lo dieron en la tele”, “¿Por qué hay una foto de usted disfrazado de muyahidin?”, “pero hombre, si solo llevo un pañuelo verde atado a la cintura”, “¿por qué recibió varios emails donde se le pedían armas?”, “yo que sé, alguien los envió, ¿verdad que a usted le llegan emails que no ha pedido?”… Lo dicho, este proceso pinta mal. Y las pruebas contra Abuh Dadáh, Tayssir Alóny y los demás, están prendidas con alfileres y puedes desmoronarse arrastrando detrás la mismísima versión oficial sobre el 11-S.

Por cierto, más sobre este proceso. Y, continuando con lo del Club de la Comedia, tal como ya expliqué en mi libro “11-M: los perros del infierno”, el abogado defensor de Abu Talah, considerado como el financiero de la célula, es Antonio Tuero. Tipo curioso éste. En los primeros años 70, fue lugarteniente de la Guardia de Franco y en condición de tal se le escapó un tipo a un segurata de la Maquinista Terrestre y Marítima cuando éste le instó a retirar su coche de un lugar donde no se permitía aparcar. Tuero se presentó, acto seguido a la policía y dimitió de su cargo de lugarteniente. Pero siguió siendo falangista hasta que presentó su candidatura a la jefatura nacional de FE-JONS, cuando se trataba de sustituir a Fernández Cuesta. Venció Diego Márques que por ahí anda en lo mismo. Tuero, ya convertido en abogado de prestigio defensor de la mafia policial, unos cuantos narcos de campanillas y gente del mismo jaez, ingresó en la Gran Logia de España. Llegó sin dificultad a Grado 33º. Al producirse la crisis de 1997, cuando unos cuantos masones madrileños, canarios y catalanes, se fueron de la GLE, Tuero pasó a la nueva formación, la Gran Logia Federal de España, siendo relevante "diputado" del grupo. Y en calidad de tal, envió al Presidente Bush, una carta de condolencia firmada por él, lamentando el atentado al WTC. Lo que no le impidió defender a uno de los procesados en el asunto. Para el resto de informaciones, sobre el tema les remito al libro, hoy, precisamente, Día del Libro.

Hemos aflorado: somos los “teo-cons”

¿Recuerdan que el principio les decía que los progres han aceptado mal el nombramiento de Benedicto XVI? Pues bien, no ha ocurrido lo mismo con un sector de ateos, indiferentes religiosos, neopaganos y agnósticos, para los que resulta una garantía el que en el Vaticano se siente un intelectual con principios. No ironizo, de ninguna forma. Lo estoy diciendo con absoluto respeto.

En efecto, muchos que nos situamos extramuros de la Iglesia, pero no beligerantes contra ella, creemos que el diagnóstico del Papa Benedicto XVI y el énfasis que puso su predecesor en denunciar los excesos del capitalismo y los problemas de la modernidad, son la única vía razonable para considerar el mundo moderno. Porque, en efecto, el materialismo, el relativismo, el pasotismo, el progresismo políticamente correcto y el adaptacionismo sin principios, figuran entre los peores males de la modernidad. Los dos últimos papas lo han tenido claro y estas ideas han estado constantemente presentes en su predicación. Pero si Juan Pablo II era un líder mediático, Benedicto XVI va a ser un líder intelectual. Digámoslo claro: en la Silla de Pedro se sienta un intelectual riguroso. Y además, modesto. ¿Podía esperar el maltrecho mundo del siglo XXI algo mejor? ¿Es que solamente los católicos pueden celebrarlo? Creo que debemos celebrarlo, todos los que sostenemos en la vida, la importancia de tener principios y defenderlos.

Pues bien, los medios, como se sabe, tienden a etiquetarlo todo. En Italia, desde que salió al balcón de San Pedro, Benedicto XVI, se ha organizado una polémica entre intelectuales. Hay un sector, alejado de la Iglesia, que celebra el “talante” (toquemos madera) del nuevo Papa. El diagnóstico que realiza sobre la sociedad es correcto. Hacen falta principios. De lo contrario –es la segunda línea de argumentación- cuando faltan se cae en el relativismo más absoluto, un “to er mundo ‘e güeno” en el que está instalado ZPlus y su melifluo “diálogo de civilizaciones”. Por que, sostienen estos intelectuales, cuidado, que el Islam es un enemigo que ya tenemos dentro de Europa. Y subvencionar al Islam, engañarse y engañar afirmando que una religión que no ha evolucionado desde el siglo VIII, va a evolucionar ahora, y cuya población crece en Europa a velocidad de vértigo, es un riesgo que solo un ciego o un obtuso como ZPlus, no pueden alcanzar a ver. Los medios han etiquetado a estos intelectuales, como “teo-cons”. Ateos (o poco menos) e ideológicamente conservadores. Oriana Fallaci es su más conspicua represente en Italia.

Seguramente, del repaso que hemos hecho de la semana política, esto sea lo más serio y evidencia que, finalmente, el enfrentamiento histórico que tendrá lugar en el siglo XXI, cobra forma: la lógica del pensamiento sin principios y el principio del pensamiento lógico. El progresismo de un lado y la racionalidad a otro. Y estos decantamientos son buenos porque, a la postre, dejan muy claro quien es el amigo y quien es el enemigo, que diría Carl Schmidt. Claro que Schmidt no había valorado la posibilidad de que la partitocracia, en sus fases terminales, segregara una tercera posición: de los bobos. ¿Imaginan a quién tenemos en mente? Si, en efecto, al gran actor protagonista del Club de la Comedia. El tonto del talante.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

[libros citados: "11-M: los perros del infierno" y "La Gran Mentira" (2ª Edición), de Ernesto Milá - pueden adquirirse en http://www.pyrelibros.com para contribuir al mantenimiento de esta web]

Comentarios  Ir a formulario