Sentados y negociando de espaldas a la opinión pública...

Publicado: Viernes, 08 de Abril de 2005 10:43 por en ORIENTACIONES
1082059306_0.jpgRedacción.- Resulta sorprendente que nueve diputados hayan permanecido sentados “por coherencia”, cuando el Presidente del Congreso pidió un minuto de silencio por el Papa Juan Pablo II… y esos mismos diputados participen –suponemos que también, por coherencia- en todo tipo de maniobras, falta de transparencia y cobertura a los casos de corrupción.

UN PROBLEMA DE EDUCACION

Hay algo en ZPlus que resulta particularmente desagradable: su falta de modales. ZPlus es el resultado de una educación que en los 70 empezó a quebrarse y que llevó a los alumnos a no saber cuando tienen que dar preferencia –por educación- a otra persona en el momento de cruzar una puerta, ni cuando tienen que levantarse en señal de respeto, ni siquiera de cuando hay que decir lo que debe decirse o cuando hay que actuar “diplomáticamente”. ZPlus, no solamente es un político que deja mucho que desear, un presidente del gobierno por carambola de 192 muertos, sino que además es un “maleducado” en el sentido de que adolece de un déficit de modales. El día que enseñaban que, por educación, hay que ceder el paso en una puerta a las personas mayores (y el cargo de presidente de gobierno, ni el protocolo, eximen de educación), ese día, el futuro ZPlus debió hacer campana. Cuando ZPlus, no cedió el paso a la entrada de la Moncloa al Presidente de la Conferencia Episcopal, por pura educación, demostró, una vez más su talante. Tiene gracia que incluso Tony Blair, jefe de gobierno de un país en donde el catolicismo no es la confesión mayoritaria, si hizo pasar delante suyo al equivalente a Monseñor Blázquez.

Cuando ZPlus cometió su acto más “heróico” (permanecer sentado al paso de la bandera americana) demostró así mismo el germen de su talante y de su acumulación de neuronas. Ciertamente, la bandera americana no pintaba mucho en Madrid, pero ya que pasaba delante, lo normal era levantarse, porque esa bandera no era la de Bush… sino que representaba al pueblo americano, pueblo que, cuenta cada vez más con una presencia hispana innegable, creciente y progresivamente más influyente. Puede argumentarse que entonces ZPlus no tenía más responsabilidad que la de ser secretario general “expiatorio” de un PSOE que ni siquiera creía en la victoria y que, por eso mismo, había optado por un secretario general de transición, tonto útil al que nadie con dos dedos de frente, dentro del PSOE (los hay), le daba muchos telediarios. Pero es que, pocos meses después, esas faltas de educación, empezaron a ser errores diplomáticos: que si no va a Polonia porque “está cansado”, que si retira las tropas sin avisar porque lo ha prometido en el programa (también ha prometido 800.000 pisos que luego se convirtieron en “soluciones habitacionales” antes de diluirse en la nada); que si hoy llama a otros países a retirarse de Irak y luego mendiga un “hola amigo” de Bush, etc, etc, etc.

El problema es que en un año, hemos ido comprobando que el talante era una excusa y una justificación para actuar de manera intolerante y… maleducada.

UNA MALAEDUCACION QUE PROLIFERA

ZPlus es el presidente de la telebasura. Nunca un gobierno ha manifestado tantas veces su talante cultural, su intención de ofrecer la mano tendida… y ha demostrado una gestión de gobierno tan intolerante, ofensiva para las libertades y realizada de espaldas a los intereses generales de la población y entregada a la defensa de los intereses de parte: se llamen PRISA, ERC-Maragall (érase una vez un presidente del 3% de mordida y del 17% de grado alcohólico), Marruecos… Nunca un gobierno ha prometido en tantas ocasiones y con tanta “energía”, acabar con la telebasura y nunca antes en la historia de las comunicaciones mundiales, ha existido tanta telebasura y a toda hora. El talante es la cobertura a la falta de ideas y el marketing para hacer digerible una ofensiva contra las libertades y la educación.

Y el ejemplo cunde. Al explicar a la Cámara el acto de homenaje, el presidente de la Cámara, Manuel Marín, pidió a los diputados ponerse en pie para secundar el minuto de silencio. Así se hizo, pero algunos diputados socialistas, entre ellos Elisenda Malaret y Montserrat Colldeforns; de ERC -Joan Puigcercós, Joan Tardá, Agustí Cerdá, Rosa Maria Bonás y Jordi Ramon- y Joan Herrera (IU-ICV), se quedaron sentados. De Tardá se sabe solamente que un “tocacullons”, que sume a las comisiones en las que participa en el marasmo más absoluto, imponiendo que en cualquier discusión, por intrascendente que sea, aparezca el nombre de “Catalunya” destacado de cualquier otra autonomía. Tardá es, un caso patológico. Lo suyo no se cuya en las Cortes, sino en la cola de un buen psicoterapeuta de sanidad privada. De esta, al menos, se sabe que está como una regadera… del resto, salvo de Puigcercós, no se sabe absolutamente nada.

Vale la pena recordar a Puigcercós y los argumentos que tanto él como el resto de diputados “maleducados” argumentaron para permanecer sentados. Decían que el Papa no había defendido los derechos de los homosexuales, ni había manifestado su interés por el catalán… así que en el fondo era una cuestión de gays y una cuestión de lenguas. Como si el papa tuviera obligación de hablar catalán y cómo si el papa tuviera la obligación de defender a los gays o lo políticamente correcto.

Todos estos diputados –Tardá incluido- jamás lograrán ir a otro sitio que al basurero de la historia. Todos estos diputados, sin excepción, son personajillos tan intrascendentes como “Tamara”, “la Campanario”, “Pozí” o “Paquirrín”. Ninguno de ellos será recordado ni ahora con su acta de diputado, ni mañana cuando la pierdan. Resultaría una obviedad, en contraste, decir que Juan Pablo II será recordado en el decurso de los siglos…

PUIGCERCOS EL HONESTO

De Puigcercós, si se sabe algo más. Se sabe que entre 1987 y 1993 fue jefe de una banda de pandilleros que atendían al nombre de JERC. Se sabe que antes estuvo próximo a los círculos independentistas más radicales y que después de ofrecer su apoyo a la cúpula gay que dirigía ERC en la época, optó por Carod Rovira, cuando Angel Colom se fundió las VISA-Platino de ERC, y dejó las cuentas a cero. Pero hasta que eso ocurrió, Puigcercós permaneció silenciosos ante el secreto a voces que apuntaba a que Colom había pasado por una desintoxicación y que quien era su amante era elevado a un alto rango dentro del partido por méritos anales. Lo sabía toda la prensa, lo sabía todo el partido y todo el partido y toda la prensa lo ocultaron, aunque no dejaban de contar por lo bajo los chascarrillos mas chuscos, incluidos el que agentes de la Guardia Civil y del CESID se fueron a la cama con Colom por aquello de que el servicio es el servicio.

Cuando Puigcercós mejoró obteniendo un acta de diputado, se creyó el más listo de la clase. Empezó a “hacer política” y a “negociar” con Pérez Rubalcava. De esas negociaciones salió el apoyo de ERC a ZPlus, gracias al cual se mantiene el gobierno mal que bien. Componendas, negociaciones a espaldas de la opinión pública y de los propios electores, que si apoya que si no apoya los presupuestos, que si los apoya porque ZPlus da más a Catalunya (esto es permite que el rakett del 3% se realice sobre una cifra mayor), que si no apoya a los presupuestos porque “no garantizan la autonomía catalana”… que si los apoya finalmente porque ha llegado a un acuerdo jamás explicado, etc. Este es Puigcercós, un “listillo” que alardea de ética y coherencia quedándose sentado ante el único líder mundial del cual puede decirse que si vida su ética y coherente.

Puigcercós es, digámoslo ya, una basurilla, primus inter pares de un partido residual al que sólo una infaliz cadena de ¿casualidades? que se inician el 11-M, ha llevado a ser la clave de la gobernabilidad. Falta saber si al día a día que venimos viendo estupefactos desde hace un año puede llamarse “gobernabilidad”, o habría que llamarlo, con más propiedad, “gestión de la incompetencia”.

En este sentido, los diputados que se quedaron sentados, como la falta de educación de la que hace gala día a día ZPlus, no son más que el reflejo de un gobierno que, por no tener, no tiene ni siquiera calidad humana.

Pues bien, esta basura es la que nos gobierna… Quizás tengamos lo que nos merecemos. La cuestión es si España se lo merece. Para ser claros, da la sensación de que no estamos a la altura nuestra pasado y de nuestra tradición.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario