Del Brexit al UEND

Publicado: Martes, 28 de Junio de 2016 10:20 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160628102026-resumen091.gif

El Brexit no es el final del camino sino en inicio del The End de la UE: el UEND.- Desde la victoria de los partidarios de la salida del Reino Unido de la UE, cualquier otra noticia en Europa se ha sido eclipsada por la euforia de los medios euroescépticos hasta el punto de que ya no se trata de pensar si el Reino Unido será el único país que abandone la UE, sino incluso de si en el futuro veremos un UEND, es decir el fin de la UE. En cualquier caso, tal como está concebida, parece inviable a medio plazo.

El Front National francés, en quien están puestos todos los ojos en este momento, ante la proximidad de las elecciones presidenciales en aquel país, expresó muy claramente su posición ante los resultados del referéndum británico: “¡Victoria de la libertad!”, resumió Marine Le Pen, recordando que su partido viene proponiendo desde hace décadas la convocatoria de un referéndum similar en Francia.

En Francia es, desde luego, donde el Brexit tendrá más repercusiones en política interior: el resultado británico demuestra que ya no hay nada “intocable” en Europa. La crisis económica, la inmigración masiva, la islamización del continente han hecho que se dispararan todas las alarmas. Cada vez cobra más forma, no solamente la posibilidad de que Marine Le Pen pase a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2017, sino que, venza en la segunda vuelta. Lo que implicaría una remodelación de la UE de arriba abajo e incluso de la OTAN.

Otro tanto opina Geert Wilders, presidente del Partido por la Libertad, la formación holandesa euro-escéptica, quien declaró que “El jueves 23 de junio de 2016 pasará a la Historia como el día de la independencia del Reino Unido. La élite europeísta ha sido derrotada. Los británicos muestran a Europa el camino hacia el futuro y la liberación”. Estas declaraciones vienen en un momento en el que las encuestan registran un aumento en la intención de voto hacia este partido.

Vale la pena recordar que Francia y Holanda son dos países fundadores de la UE en 1956 y que el aumento de la opinión euro-escéptica es algo reciente, figurando hasta finales del siglo XX, como dos grandes propulsores de la idea europea. Sin embargo, las políticas antisociales, especialmente en materia de inmigración masiva y permisividad en materia de inmigración ilegal ha sido percibida por los sectores más modestos de la sociedad y por las clases medias precarizadas, como una agresión contra ellas permitida desde el gobierno de la UE… que nadie ha elegido. Los avances en la islamización de Europa y la incapacidad de la UE para controlarla, han terminado por arruinar más de medio siglo de “construcción europea” que, en estos momentos, está dañada de manera irreversible, al menos mientras persista su actual fisonomía.

Por supuesto, la escasa reacción de la Comisión Europea ante la crisis económica mundial iniciada en 2007 y su nula previsión de los efectos de la globalización en el continente europeo, su conversión de la UE como una parte del mundo globalizado (olvidando que la economía financiera es el vector central de la globalización), han agravado esta crisis de confianza en la UE.

El “espacio único europeo”, que inicialmente, era considerado por todas las partes como un ventaja se ha terminado convirtiendo de el gran problema a causa de la ausencia de una legislación efectiva en la lucha contra la delincuencia y al imposibilitar las repatriaciones efectivas de inmigrantes: “Queremos estar a cargo de nuestras propias fronteras, nuestra propia moneda y nuestra propia política migratoria”, ha resumido Wilders, presidente del PVV que en las encuestas aparece como el partido con más posibilidades de quedar en primer lugar en las elecciones holandesas de 2017.

Otro tanto ocurre en Italia en donde Matteo Salvini, dirigente de la Liga Norte celebró también el Brexit con palabras de apoyo entusiasta y deseó de que Italia siga por el mismo camino. Dejados atrás algunos aspectos poco realistas de “secesión padana”, la Liga Norte tiene como rasgo característico su posición anti-inmigración y su euro-escepticismo.

En lo que se refiere a los partidos nórdicos de carácter identitario, se viven también momentos de euforia. El Partido Popular Danés de Pia Kjaersgaard, escisión del Partido del Progreso y que cuenta con 25 escaños en el parlamento nacional y un 14% de votos, hizo público un documento en el saludaba estos resultados: “Es formidable que los autores de la campaña de intimidación hayan sufrido un contragolpe”. El Danks Folkepari, aboga, igualmente, desde su fundación en 1995 por la celebración de un referéndum parecido en Dinamarca. No piden la salida sino una “renegociación para obtener una colaboración con menos obligaciones con la UE”.

Finalmente, las reacciones del FPÖ austríaco que todavía mantiene un contencioso con el gobierno al acusarle de falsificación de los resultados electorales, especialmente del voto por correo, que dieron la victoria por la mínima al candidato centrista-ecologista, van en la misma dirección. Heinz Christian Strache, tras conocerse los resultados del Brexit se declaró partidario de la “Europa de las Naciones” y reclamó la renuncia de los responsables europeos, Jean-Claude Juncker y Mrtin Schultz “por decencia y también por respeto hacia un mejor futuro de Europa”. Es evidente que, la victoria de la opción euro-escéptica está cantada en caso de celebrarse un referéndum, de ahí que el FPÖ haya decidido no poner sobre el terreno de juego esta propuesta, sino reservarla: solamente se pondrá sobre la mesa –es decir, Austria abandonará la UE- en caso de que se facilite el ingreso de “países indeseables”. Strache lo ha advertido concretamente: “si la UE se obstina en su negativa a hacer reformas, o en la posibilidad de admitir a Turquía, entonces una votación en Austria sobre su pertenencia a la UE se convertiría en un objetivo”. Indudablemente, esta declaración, realizada por el presidente de un partido al que se le ha hurtado la mayoría absoluta por apenas unas décimas y con unos votos fraudulentos recibidos por correo, tiene el carácter de amenaza a toda l política oficial de la UE.

Comentarios  Ir a formulario