Infokrisis.- La moción del PP para prohibir el uso del burka y el “niqab” en “espacios públicos, incluida la calle” ha salido adelante con 131 votos a favor y 129 en contra habiendo votado a favor todo el centro-derecha (PP, CiU y UPN). El PSOE, a pesar de su pacto con ERC (y con CiU que no lo ha respetado), no ha podido impedir que la moción progresase.

Llama la atención que haya sido precisamente el PP quien haya sacado adelante esta moción toda vez que el fenómeno migratorio y los primeros burkas y niqabs se vieron en la calle durante el gobierno del PP. El PP ha justificado esta moción amparándose en la “ley de igualdad” y en lo que tiene de discriminación de la mujer. Incluso el PSOE estudiaba presentar una moción alternativa que atenuaba la prohibición y aludía a “la necesidad de colaborar con las comunidades musulmanas, fomentar la educación y el respeto entre hombres y mujeres e impulsar acciones de sensibilización de los colectivos sociales para garantizar el respeto a la dignidad de la mujer"…

¿Por qué el PP y el PSOE se acuerdan ahora del burka?

En toda España no hay más de unas 60 mujeres que utilicen estas odiosas prendas propias de otros horizontes y de otras cultural. Y se trata de inmigrantes marroquíes, habitualmente regularizadas. Hubiera sido mucho más fácil establecer en la ley de extranjería la necesidad de que  para regularizarse en España se asumieran las costumbres, las leyes y los hábitos culturales de nuestro país.

Pero cuando se aprobó la reforma de la ley de extranjería en los primeros meses de gobierno de ZP nadie pensaba que pudieran surgir partidos y plataformas que alertaran sobre los riesgos de la inmigración masiva y descontrolada y que pudieran llegar a obtener el favor del electorado.

Y eso es precisamente lo que ha ocurrido, especialmente en Cataluña cuando las situación ya ha alcanzado el límite de lo humanamente sostenible y se están produciendo fenómenos (extendidos a otras zonas de la costa mediterránea) de “limpieza étnica” e “islamización acelerada”. Tanto al PP como al PSOE les asusta la posibilidad de perder un solo voto y ahora rectifican sus posiciones pretéritas.

Ante esta actitud miserable, oportunista cabe recordarles: “Vosotros fuisteis quienes dejasteis que el niqab, el burka, el chador, llegaran aquí, vosotros fuisteis quienes los legalizasteis ¿y ahora os dan miedo?”.

El fondo de la cuestión

El fondo del problema no es una prenda adaptada a las temperaturas del desierto que apenas utilizan 60 mujeres, sino que tiene mucho más calado y que ni el PP, ni el PSOE  están en condiciones de afrontar: la presencia masiva e insostenible de 7.000.000 de inmigrantes entre regularizados, no regularizados, no empadronados y naturalizados españoles (ya casi 700.000 que se duplicarán en 2012) en un momento de crisis y que han aparecido desde 1997 (en los orígenes del aznarismo) y que siguen llegando a pesar de a crisis (solamente se han acogido 12.000 inmigrantes al plan de retorno voluntario en los dos últimos años).

Cuando Zapatero cabizbajo redacta medidas anticrisis se olvida de un elemento fundamental que el PP nunca le ha recordado: que reunidos los gastos que genera la inmigración en distintas partida presupuestarias (educación, sanidad, asistencia social, becas, subsidios, prisiones, policía, justicia, etc.) constituyen una de las partidas de gasto público más importantes que afronta hoy el Estado ¡y que resulta absolutamente insostenible y que, para colmo, lo estamos pagando todos! ¡por que la inmigración no solamente quita puestos de trabajo a los autóctonos sino que además somos los autóctonos los que tenemos que pagar su presencia!

Ni el PP, ni CiU, ni el PSOE, tiene el valor de asumir este hecho que los sitúa como verdaderos culpables de lo que ha pasado en los últimos 13 años: la inmigración ha llegado y se ha hecho completamente insostenible… ¿Y ahora se acuerdan del “burka”?

La clase política pagará sus errores

Por mucho el PP y el PSOE intenten ahora cortar los elementos más desagradables del fenómeno migratorio en un intento de congraciarse con el electorado, lo cierto es que lo único que van a lograr es alertar a la población sobre el problema que ellos mismos han creado.

Porque tanto en inmigración, como en economía, como el vertebración del Estado, la clase política, no solamente no es la solución, sino que es la médula del problema.

En las próximas convocatorias electorales, empezando por Cataluña, la población demostrará que ha llegado el ocaso de esta clase política oportunista, corrupta y miserable que solamente se acuerda de los problemas cuando peligran sus resultados electorales.

La crisis económica ya está hoy convertida en una crisis social y en los próximos años tan sólo le queda convertirse en crisis política lo que implica que las dos columnas sobre las que se mantiene el sistema político español –centro-derecha y centro-izquierda- pueden entrar en crisis después de 2012 y con ella todo el sistema de equilibrios nacido en 1978.

© Ernest Milà – infoKrisis – infoKrisis@yahoo.es – http://infokrisis.blogia.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario