El caso Taxil - masonería, sexo y erotismo...

Publicado: Jueves, 11 de Diciembre de 2008 14:13 por Ernesto Milá en ESOTERISMO

Infokrisis.- El carácter católico de la franc-masonería originaria es tan indiscutible hoy como el trabajo realizado por los protestantes en su interior tras la dimisión de Christopher Wren al frente de los gremios operativos. Anderson y Desaguliers sustituyeron los contenidos católicos por un vago moralismo religioso inspirado en el cristianismo. Hasta que un sector de la masonería francesa no lo cuestionó, la Biblia permanecía abierta en las páginas del Evangelio de San Juan. Se pedía a los afiliados que creyeran en Dios como "el Gran Arquitecto del Universo" y fueron muchos los católicos -como Joseph de Maistre y los primeros masones españoles- que militaron en las logias.

Pronto surgió el enfrentamiento con la Iglesia. Desde la Edad Media el papado había visto con recelo que alguién pretendiera arrebatarle el monopolio del terreno espiritual. Las órdenes militares (templarios, pero también hospitalarios y teutónicos) habían sido perseguidas por sus rituales y ceremonias secretas realizadas extramuros del catolicismo; otro tanto ocurrió con las hermandades artesanas. El "revival" de la masonería en el siglo XVIII, que conservaba todavía su carácter esotérico e iniciático, avivó los recelos y las desconfianzas. Fue así como el papado encargó al Santo Oficio la represión contra la orden masónica, "por causas que solo nos sabemos", como decía la bula papal.

Esta represión fue utilizada como excusa por el sector laico de la masonería que pretendía excluir el esoterismo y los ritos iniciáticos de la orden. A partir de finales del siglo XVIII y en el último cuarto del siglo XIX, la masonería impulsó distintas corrientes anticatólicas: positivismo, ateismo, republicanismo, laicismo, etc. que tenían como denominador común el "librepensamiento".

En todo Occidente los librepensadores estaban mayoritariamente ligados a las logias y adoptaron a la Iglesia como "enemigo principal". Esto se tradujo en medidas espectaculares contra el clero: desamortización de Mendizabal en España, y medidas parecidas en Francia, ocupación de los Estados Pontificios por los revolucionarios masones y carbonarios italianos, etc. La iglesia reaccionó: todo lo que no estaba con ella, estaba contra ella. Todo lo que estaba contra ella, era obra de Satanás. Luego, la masonería era obra de Satanás; tal era el razonamiento del papado que se apoyaba en un anticristianismo efectivo del sector mayoritario de la masonería. Este clima enrarecido fue caldo de cultivo para personajes de baja catadura que se aprovecharon del encono recíproco entre masonería y papado. Leo Taxil fue uno de ellos, no el único, pero sí el que más ligado está a la mitología de una masonería satánica.

Su verdadero nombre era Gabriel Jogand-Pagés y ya desde muy joven había mostrado sus habilidades mistificadoras. En Marsella, su ciudad natal, publicó que las aguas del puerto estaban infestadas de tiburones; centenares de marineros se lanzaron en busca de los escualos armados con arpones; todo era una falacia. Apenas era un adolescente y ya había dado que hablar. El padre de uno de sus compañeros de estudios era franc-masón y el joven Jogand-Pagés se interesó por la asociación. Este caballero disponía de una buena biblioteca con algunas obras de inspiración católica que consideraban a la masonería como el brazo ejecutor del diablo contra la cristiandad. A partir de entonces Jogand-Pagés jamás apartaría de su cerebro la supuesta relación entre logias masónicas y culto diabólico. En esas fechas ya está comprometido con republicanos radicales y pretende ganar Bélgica donde se encuentran exiliados dirigentes de esta corriente. Detenido en la frontera es enviado a un correccional donde conocerá a Frédéric Demetz, magistrado juez, discípulo del ocultista Fabre d’Olivet. Por ese mismo correccional había pasado hacía unos años, otro joven que luego daría mucho que hablar en medios esotéricos, Saint-Yves d’Alveydre. Cuando Jogand-Pagés recupere la libertad se habrá convertido en un apasionado del esoterismo. Poco después escribirá un folleto anticatólico dedicado a Demetz, en el que recomendará a quienes estén necesitados de una religión que se dirijan al judaismo, del que dice "está más próximo a la verdad". A los 16 años ha fundado en Marsella una "Joven Legión Urbana" compuesta por admiradores de Garibaldi y un periódico anticlerical "La Marotte", prohibido dos años después. Sus artículos ya van firmados con el seudónimo "Leo Taxil", Leo por el espartano Leónidas y Taxil quizás por ser el apellido de un notario, conocido de la familia. Tras la prohibición de "La Marotte", fundará otros semanarios, cada vez más radicales y virulentos que le hacen acreedor de una condena de nueve años de cárcel. Exiliado en Ginebra publicó la existencia de una ciudad romana bajo el lago Leman. Se hace franc-masón y librepensador; publica infames libelos contra el papa. Igualmente inicia una notoria carrera como estafador; sus "píldoras afrodisíacas", acompañadas de "propaganda inmoral" le hacen acreedor de vigilancia por parte de la policía suiza. En 1878, una amnistía le permite regresar a París y continuar con sus libelos antipapistas; la policía lo contrata como confidente y delator de republicanos extremistas, sin embargo, esto no le impide proseguir su tarea de divulgación anticlerical. En la rue des Ecoles de París abre una librería especializada en estos temas. Para él es un período extremadamente fecundo en el cual entrega cada tres meses un libro a la imprenta. ¿Los títulos? "Los crímenes del clero", "La hija del papa", "Los amores secretos de Pío IX"... algunos van prologados por el mismo Garibaldi. El invento de Taxil es asociar anticlericalismo a pornografía; el éxito está asegurado. En 1880 ingresa en la logia "El Templo de los Amigos del Honor Francés" de París. La ceremonia de iniciación tendrá lugar el 7 de febrero de 1881, pero un año después el Secretario General de la Orden le prohibirá realizar conferencias en el interior de las logias. Durante ese tiempo, distintos autores -entre ellos los franc-masones Víctor Hugo y Louis Blanc- habrán interpuesto querellas judiciales contra Taxil por plagio. El 23 de abril de 1881, cinco días antes de la prohibición, había sido condenado por plagio de un texto de Auguste Roussel. En enero de 1882 es tachado de "indigno" y expulsado de las logias. A partir de ese momento se inicia un período de crisis para Taxil. La tirada de su revista, "L’Anti-Clerical" pasa en pocas semanal de 67 a 10.000 ejemplares de tirada. Sus nuevos libelos ya no tienen el éxito de antes y el 30 de julio de 1884 su librería es declarada en quiebra.

Taxil decide dar un golpe de timón. A finales de 1884 empieza a encontrarse secretamente con jesuitas. Su tía, Josephine Jogand, monja en Lyon, ha servido de mediadora. El 23 de abril de 1885 se convierte al catolicismo y dos meses después publica su retractación en su propia revista "La Républica Anti-Clericale". Realiza un retiro espiritual y luego se confiesa. Liquida los restos de su librería y se reconcilia con su mujer. No por ello dejará de ser vigilado por la policía que, a partir de ahora, lo controlará en su nueva condición de posible monárquico. Algunos católicos pagan sus deudas y le ofrecen trabajo en la Librería de San Pablo. Los jesuitas, sin embargo, siempre desconfiarán de él. La nunciatura apostólica le conmina, sin embargo, a que coloque sus actitudes como periodista al servicio de la iglesia. Y así lo hará, aparentemente.

Sus libros -más de una docena, uno de ellos dedicado a la masonería española- fueron traducidos y editados en multitud de idiomas. En castellano se hicieron diversas ediciones baratas y la propia iglesia favoreció su difusión. En 1885 aparecieron "Los Hermanos Tres Puntos", "El Culto al Gran Arquitecto" y "Las Hermanas Masonas". A estos seguirá una refundición de textos antimasónicos vaticanos al año siguiente. Massimo Introvigne afirma con razón: "En pocos meses Taxil había puesto en manos de los católicos franceses un arsenal antimasónico completo". Sin embargo, esto no le impide enfrentarse a la corriente anti-masónica de Edouard Drumont de carácter politico y antisemita. Hasta aquí no hay ninguna "revelación" que pueda tacharse de falsa. Taxil ha publicado todo aquello que sabía sobre la masonería y que había conocido a lo largo de sus años de relación con republicanos, carbonarios, franc-masones y librepensadores. Su trabajo había consistido en ordenar el copioso material de que disponía y servirlo por entregas. Pronto comprendió que su público necesitaba "revelaciones" más fuertes...

Taxil intentó huir siempre del antimasonismo político; no estaba claro cual iba a ser su futuro y, en cualquier caso, iba a cuestas de opciones monárquicas y conservadoras de dudoso futuro. Sin embargo, sostener su antimasonismo en cuestiones religiosas era más prometedor: la Iglesía había existido durante 1800 años, estaba extendida a todo el orbe y, disponía de fuentes inagotables; aseguraba, por lo demás, un mayor campo de aplicación. Poco a poco, Taxil fue deslizándose por la senda que llevaba a denunciar la masonería como agente satánico. Pero aquí le faltan los datos objetivos. Carece de pruebas de que se practiquen cultos satánicos en las logias... y no duda en desarrollar temas que ya había tocado antes y darles un matiz siniestro; vuelve a sus orígenes de pornógrafo y les añade un toque erótico. Así, en uno de sus primeros libros como católico, había hablado de una supuesta "Orden del Palladium", de la que se ignora cualquier otro dato; esta orden estaría hoy próxima de los movimientos femenistas más moderados. Pero en libros siguientes, el papel de esta orden irá creciendo hasta convertirse en la "Alta Masonería Luciferina".

El año 1891 fue importante para la historia del satanismo. Huysmans publicó "Allá abajo" su célebre obra sobre los ambientes satánicos de París. El impacto causado desplazó el interés de la opinión pública de la masonería al satanismo. Taxil tuvo la habilidad de conjugar estos dos elementos con el tercero, la erotomanía. A partir de esa fecha, las obras de Taxil toman un giro radical; empieza a defender la tesis de que la masonería de "a pié" lo ignoraba todo sobre quien dirigía efectivamente la orden. A partir del Grado 33 los "grandes maestres" practicaban un culto satánico denominado "paladismo" dirigido por Albert Pike. Los franc-masones, dirigidos por una gran sacerdotisa, invocaban al diablo.

Esta mistificación no pudo hacerse sin complicidades de los más altos vuelos; Bataille, como Taxil, disponían de informaciones de primera mano, excepcionalmente confidenciales que utilizaron diestramente y cuyo origen jamás ha sido completamente esclarecido.

Bataille afirmaba que el Paladismo había sido promovido a partir de la aparición de Satán en julio de 1870 en Milán y fundado el 20 de septiembre de 1870, día en que las tropas italianas ocuparon Roma. En esa fecha se instituyó en Charleston el papado satánico ocupado inicialmente por Albert Pike y luego por Adriano Lemmi, Gran Maestre de la masonería italiana. El "jefe político" era Mazzini, figura destacada del carbonarismo italiano. Los mormones no se salvaban de las sospechas de satanismo; Bataille sostenía que Pike estaba en relación con John Taylor, tercer jefe de la iglesia mormona, supuesto franc-masón de "Rito Moabita". Alice Booth, fundadora del Ejército de Salvación, sería con Taylor, Pike, Giosué Carducci (poeta autor de un "Himno a Satán"), John Yarker (masón disidente) y Ettore Ferrari, la dirección mundial del paladismo. En Charleston se guardaría la "reliquia de Saint Jacques", restos del cráneo de Jacques de Molay, el último maestre templario que "una vez al año, vomita llamas". También se encuentra el auténtico "Baphomet" templario. Bataille, se hace iniciar en la masonería luciferina y tiene acceso a lugares secretos. En Gibraltar, recorre el interior de la roca por subterráneos fantásticos en los que asesinos, blasfemos, tullidos, violadores y psicópatas trabajan en fabricar venenos y armas mortíferas, pagados por el diablo.

Bataille, más que Taxil, es el inventor de "Diana Vaughan". La describió hermosa y pervertida. Su padre la inició en 1883 en la secta y al año siguiente ya ocupa uno de los altos grados de la orden. Taxil daba todos los detalles sobre estos ritos e incluso dió el nombre de esta "gran sacerdotisa": Diana Vaughan (su apellido correspondía al de un famoso alquimista inglés), hija del demonio Bitrú, iniciada en una logia americana en la que fue poseida por el diablo Asmodeo. Todo este cúmulo de despropósitos iba acompañado de descripciones pornográficas  -"sicalípticas" en el lenguaje de la época- en las que la gran sacerdotisa satánica era una ardiente lesbiana cuyo morbo era copular manteniendo una hostia en la vagina.

En ese año -1891- Taxil recuperó la relación con otro personaje, habitualmente complicado en mistificaciones pornográficas, Charles Hacks, alias "Doctor Bataille". Con este seudónimo, Hacks escribió, a petición de Taxil, casi 5000 páginas, en forma de folletín, sobre "El Diablo en el siglo XIX". La obra se iniciaba con su ingreso en la masonería en el Rito de Menphis-Misraïm que era la antesala de una orden de masones luciferinos, la "Orden de los Re-Teurgos Optimates". En sus viajes al rededor del mundo, el "Doctor Bataille" había tenido ocasión de conocer una "franc-masonería cabalística china", templos luciferinos en la India y Ceylán, evocaciones a Belzebú por parte de Albert Pike, Gran Maestre de la masonería americana, mormones satánicos y un largo cúmulo de despropósitos. Bataille distinguía entre "satánicos", adoradores del mal y "luciferinos" que consideraban a Lucífer un dios bueno, rival de Yavhé. El satanismo universal estaba dirigido desde Charleston y el propio Satán aparecía una vez por semana todos los viernes. En 1885 es investida Gran Maestre del Temple y recibe la "Cola del León de San Marcos", símbolo de su poder. 

En 1892 Taxil y Bataille se asociaron. La "conversión" de Hacks-Bataille fue tan notoria como la de Jogand-Taxil, en ambos casos se trataba de librepensadores notorios. Ese año, Hacks publicó un libro de contenido librepensador, "Le Geste" y al poco vió la luz "El Diablo en el siglo XIX", firmado por Bataille. Taxil, a todo esto, publicaba libros católicos, mientras su esposa aprovechaba el material de la anterior etapa y publicaba libros anticristianos.

Cuando se llega a 1893 resulta evidente para muchos que el duo Taxil-Bataille ha llegado demasiado lejos. Los medios católicos ortodoxos ya han empezado a publicar algunas obras mesuradas sobre el diablo y empiezan a denunciar las supercherías de Taxil. También ocurre lo contrario, algunos publicistas abispados intentan aprovechar la ola de "paladismo" para lanzar al mercado sus invenciones. Cuando en 1895 Taxil publique una nueva obra sobre el paladismo la confusión y las pasiones desencadenadas a favor y en contra de su obra, de la iglesia y de la masonería, habrán alcanzado las más altas cotas hasta el punto de que al investigador le resulta extremadamente difícil encontra material no "contaminado" por las luchas fraccionales. Para colmo, ese año fue el de la conversión de Diana Vaughan al catolicismo.

Todos estos golpes de efecto no impiden que los grupos antimasónicos, pero también anti-taxilianos, se hagan con el control del Congreso Antimasónico de Trento, celebrado del 26 al 30 de septiembre de 1896. Un año más y todo empezará a derrumbarse para los mistificadores. Bataille reconoce en una entrevista a la revista "L’Univers" y en carta a la revista antisemita de Drumont, "La libre parole", en donde reconocía que todo había sido un burdo engaño para mofarse de los medios católicos. Admitía ser ateo y miembro de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas de Francia, que abandonó por no creer en "lo sobrenatural". Taxil y Diana Vaughan respondieron que Bataille había sido comprado por los franc-masones, pero ambos eran conscientes de que sus días de gloria estaban a punto de terminar. En marzo de 1897, Diana Vaughan promete nuevas revelaciones y Taxil convoca una conferencia para el 19 de abril en la Sociedad de Geografía; allí Diana será presentada en público.

El auditorio estaba dividido en dos sectores; Taxil se preocupó de que todos dejaran sus bastones y paraguas en el hall, preveyendo lo que podría ocurrir. Los ánimos estaban caldeados. Al poco de iniciar su alocución, Taxil confesó cínicamente que se "había enrolado bajo la bandera del Vaticano para mistificar"... le encantaban las bromas. Explicó con detalles los pasos para lograr que su confesión fuera creible y como tuvo que hacer esfuerzos para no reir a mandíbula batiente. En cuanto a Diana Vaughan, se trataba de una secretaria guasona a la que divertía extraordinariamente cartearse con obispos y cardenales. El discurso terminó como empezó, cínicamente: "En mi confesión general al jesuita de Clamart me acusé de un asesinato imaginario. Yo os anuncio ahora otro crimen. He cometido un infanticiio. El paladismo, ahora, está muerto y bien muerto. Su padre acaba de asesinarlo". En cuestión de 45 minutos, toda la literatura antimasónica y antisatanista de cinco años, voló en mil pedazos. En la platea la confusión fue indescriptible, católicos irritados, franc-masones airados y librepensadores bromistas, reaccionaron como se esperaba de ellos, los primeros a golpes y los últimos aplaudiendo. Todos los personajes que tuvieron que ver con la historia muerieron o desaparecieron sin dejar huellas. Taxil falleció en 1907 después de seguir escribiendo novelas anticlericales y pornográficas con distintos seudónimos. La presunta Diana Vaughan, desapareció sin dejar huellas. De Bataille-Hacks no volverá a saberse absolutamente nada.

El mistificador confesó el engaño, luego ¿todo era falso?. Existen muchos puntos oscuros en esta historia. Los libros de Taxil agrupan tal cantidad de información, buena parte de la cual es auténtica, que resulta difícil pensar que él solo hubiera podido agruparla, sobre todo en solo unos años. Por otra parte, si sus argumentos esperpénticos contribuyeron a ridiculizar la credulidad de la Iglesia, tampoco la masonería resultó bien parada. Aun hoy, hay investigadores muy serios que afirman que el papel de Taxil consistió en ridiculizar la posibilidad de una masonería satánica, a través de la exajeración y el exceso. Pero que esto no implicaba que no existiera; simplemente se habría tratado de una corriente de humo para evitar una investigación verdadera y más profunda. El resultado final del "affaire" Taxil fue que, tanto la masonería como la iglesia resultaron desprestigiados. Si la paternidad del delito corresponde a aquel que resulta beneficiado, ni la masonería, ni la iglesia, ni el propio Taxil, puede decirse que obtuvieran grandes beneficios, sino todo lo contrario. Algunos han resaltado el hecho de que la caricatura de un culto masónico-luciferino solo beneficio al propio diablo, cuya gran treta es demostrar que no existe... Autores que conocen perfectamente la temática masónica y que, por lo demás, fueron ellos mismos franc-masones, caso de René Guenon, Arturo Reghini, Jean Robin, discípulo del primero, son de esta opinión. En cualquier caso, reconocemos que el estado actual de la cuestión sobre el "affaire" Taxil es decepcionante: no se sabe si el mixtificador tuvo inspiradores ocultos, ni a cuenta de quien jugaba la partida. Posiblemente se tratase solo de un histrión, psicópata (la mitomanía suele ir asociada al carácter psicópata y recuérdese la definición que Charles Hacks dió de su asociado cuando, tras retractarse, se le preguntó su opinión "carácter extremadamente complejo") atrapado en su propio juego: la necesidad de ir más allá para seguir gozando de popularidad y fama. Pero la historia del asunto rebasa los medios limitados de dos hombres con ganas de fama y dinero; ni Hacks, ni Taxil, se beneficiaron extraordinariamente con todo el asunto. Haks desapareció sin dejar rastro y, en cuanto a Taxil, tras la conferencia de la Sociedad Geográfica, debió seguir escribiendo libelos anticlericales para poderse mantener. La cuestión que planea tras el asunto es si tras la masonería existe (o existión) algún culto satánico o luciferino. La respuesta en principio es negativa en cuanto a las referencias satánicas. En cuanto a las relaciones con movimientos o creencias luciferinas, ya es harina de otro costal.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yaho..es – http://infokrisis.blogia.com

Comentarios  Ir a formulario