Hoy lunes, 7 de febrero se inicia la gran tragedia...

Publicado: Lunes, 07 de Febrero de 2005 10:10 por en INMIGRACION
patera.gifRedacción.- Hoy, finalmente, el gobierno ZP, ha hecho realidad su proyecto más loco: el "papeles para todos" anunciado desde hace seis meses, para que las mafias de la inmigración pudieran elaborar sus trampas. Una regularización cuyo fracaso está cantado y que no hará sino agravar el gran problema de este momento: 4.000.000 de inmigrantes, un 10% de la población, que aumentará asindóticamente gracias a esta salvajada llamada "reforma de la Ley de Extranjería". ¿Sus responsables? Acordaros de sus nombres: Consuelo Rumi, Rafael Caldera, José Luis Rodríguez ZP...

No es la primera atrocidad que comete el gobierno, sino una más, pero será, sin duda, la que tendrá más impacto sobre la sociedad española a corto plazo. La debilidad del gobierno es tal que, desde el mismo 14-M fue advertida por las mafias de la inmigración que solamente mes y medio después, instigaron la innoble ocupación de la Catedral de Barcelona. Desde entonces las mafias de la inmigración han podido constatar una y mil veces la endeblez de este gobierno de alfeñiques políticos, incapaz de practicar otra cosa que la demolición de una Nación y de una Sociedad, para mantener sus niveles “de popularidad”.

Esta reforma de la Ley de Inmigración ha sido realizada por ZP y las dos nulidades que lo flanquean en este asunto, a espaldas de la Unión Europea y con la protesta airada de algunos gobiernos. Cuando en Inglaterra, Tony Blair aprueba una reforma de la legislación de extranjería, endureciendo las condiciones para obtener el permiso de residencia (a partir de ahora, será necesario hablar inglés), ZP abre las puertas a esta regularización masiva que, desde el mes de mayo, ha generado un evidente efecto llamada que solo tienen el valor de negar, la Rumi y Caldera. Cínicos, mentirosos, irresponsables e inútiles, tales son los calificativos con que la sociedad española les ha definido y que jamás podrán sacudirse por los efectos detestables que esta reforma va a acarrear.

Los motivos por los que va a fracasar esta regularización.

Lo paradójico de esta regularización es que dos millones de ilegales la aguardaban, pero menos de la quinta parte van a acogerse a ella. Esta regularización va a fracasar por el mecanismo que ha adoptado. Estos son los motivos.

1. Buena parte de los ilegales no trabajan en ninguna empresa


La mitad de los inmigrantes marroquíes están en el paro. Hay zonas enteras de nuestra geografía en las que absolutamente todos los trabajadores marroquíes viven de la caridad de las instituciones y han sido sustituidos por trabajadores llegados de la Europa del Este. Estos no podrán, jamás, presentar un contrato de trabajo. Se produce la paradoja de que, cada vez hay más inmigrantes marroquíes en nuestro país y cada vez el porcentaje de parados entre esta comunidad es mayor. Cuando había escasez de inmigración, los patronos tendían a contratar a marroquíes. Tras los atentados del 11-M, pero, sobre todo, tras los problemas que acarrea la contratación de inmigrantes magrebíes (absentismo laboral, bajo rendimiento, malas relaciones con otros trabajadores, tradiciones antropológicas incompatibles con otros colectivos obreros europeos, simulación de enfermedades, exigencias desmesuradas, etc) y cuyo conocimiento ha pasado de boca a boca en comarcar enteras, los patronos prefieren cualquier otra nacionalidad, especialmente europeos orientales. La mayoría de estos magrebíes carecen de cualquier calificación profesional y, por lo demás, están acompañados de familias numerosas.

2. Otra parte importante trabaja para bandas mafiosas de su propia nacionalidad


Pero hay otro sector de la inmigración que está fuera del circuito laboral normal y que emplea su fuerza de trabajo en empresas propiedad de miembros de su propia nacionalidad, frecuentemente, bandas mafiosas. Estas bandas –especialmente chinas, pero también rumanos y subsaharianos- obtienen beneficios abundantes empleando por salarios de hambre que apenas cubren sus gastos de subsistencia, sin seguridad social, a miembros de su propia nacionalidad. Frecuentemente ocurre que estos trabajadores-esclavos están pagando con su trabajo los pagos a las mafias de los gastos de llegada a Europa. Ni uno solo, oígasenos bien, ni uno sólo de estos trabajadores-esclavos –y son cientos de miles que trabajan en la prostitución, en talleres clandestinos de calzado y confección, etc- va a poder presentar jamás un documento de sus patronos esclavistas. Pues bien, éste es el sector que está creciendo más en el último año: las bandas mafiosas hacen que legiones de indigentes del Tercer Mundo hipotequen su vida por un pasaje en patera que se pagará trabajando durante lustros en talleres sórdidos o en putiferios miserables.

3. Los patronos no pueden garantizar a extranjeros lo que niegan a los ciudadanos españoles.


El gobierno en un alarde de “inteligencia”, para impedir que los inmigrantes presenten papeles conforme trabajan en la empresa X y pagar solamente una mensualidad a la Seguridad Social, siendo luego “despedidos”, ha explicado que solamente renovará el permiso de residencia y trabajo a aquellos que, dentro de un año, estén en condiciones de acreditar que han trabajado durante un año para esa misma empresa, cotizando los 12 meses, regularmente… Todo esto parecería lógico y, de hecho, lo sería, si estuviéramos ante un gobierno con energía y decisión. Pero no es el caso: tenemos a un gobierno débil e incapaz que, dentro de un año, eludirá reclamar esta documentación, so pena de tener que sancionar a miles de patrones y expulsar a decenas de miles de inmigrantes. No, ni ZP, ni Rumi, ni Caldera, han pretendido otra cosa que “parar el primer golpe”. Si hubieran pensado que la mayoría de contratos que se firman en estos momentos son temporales y que la precariedad es la ley de oro de la contratación laboral, sabrían que dentro de un año, menos del 5% de los inmigrantes que ahora soliciten la legalización, seguirán trabajando en la misma empresa y habrán cotizado los 12 meses a la SS.

4. La mayoría de trabajadores que se acogerán a esta regularización no serán trabajadores industriales, sino servicio doméstico.


Las “inteligencias” que han diseñado esta ley han olvidado lo esencial: que si los inmigrantes encuentran empleo es por que aceptan vender su fuerza de trabajo a bajo precio y, además, no tienen ni horario fijo, ni el patrono tiene que pagar los gastos de Seguridad Social. En el momento en que deban asumir estos gastos y regularizar su situación, con lo que implica de normalización de sus derechos salariales y sindicales… lo que se va a producir es una situación de igualdad con los trabajadores españoles, un encarecimiento de la contratación de extranjeros y el hecho de que lo que, hasta ahora, ha sido, económicamente ventajoso… deje de serlo. Resulta significativo que las colas que se han producido en las oficinas del INEM esta tarde del 7 de febrero, no hayan sido masivas, pero es mucho más significativo que la mayoría de “empresarios” que han presentado los papeles hayan sido ciudadanos particulares que precisan servicio doméstico (canguros, empleadas de hogar, acompañantes para sus mayores, etc). Es el ciudadano particular el que va a pagar la factura, no el gran empresario, el terrateniente multimillonario o el industrial que ya ha deslocalizado sus instalaciones. Estos se han inhibido en buena medida de esta regularización. Saben, por lo demás, que nada va a cambiar en relación a la situación actual: si se niegan a presentar los papeles (el trabajo agrario es siempre estacional) no tendrán ningún problema para contratar inmigrantes ilegales y saben que la debilidad del gobierno no permitirá que ejerza ninguna sanción sobre ellos.

5. Esta legislación de extranjería favorecerá el fraude y dañará profundamente la hacienda pública.

Calculamos, que de los 2.000.000 de trabajadores ilegales, como máximo se acogerán a esta regularización entre 300 y 400.000, la mayoría, como hemos dicho, de servicio doméstico, compañía y canguros. Lo paradójico es que más de 1.600.000 inmigrantes seguirán siendo ilegales, pero que la regularización de una mínima parte, utilizada por las mafias de la inmigración, desencadenará un enésimo efecto llamada, cuyas primeras consecuencias ya se han percibido: barcos masivos de desguace que acercan cientos de inmigrantes de una sola vez a las costas, oleadas de saltos masivos en las verjas de Ceuta y Melilla, llegada masiva de inmigrantes magrebíes procedentes de Francia ante el rumor extendido de que en España se va a conceder “papeles para todos”, etc. Los inmigrantes, por lo demás, han aprendido que nada más llegar a España, les basta con presentarse en cualquier hospital de la Seguridad Social para pedir un “chequeito”, cualquier pequeña enfermedad o dolencia la transforman en una excusa para percibir subvenciones y ayudas. Están saturando los servicios sanitarios, están acaparando y haciendo insuficientes las ayudas sociales, están generando al Estado muchos más gastos de los que cubrirán pagando cuotas mínimas de Seguridad Social. Están, en definitiva, erosionando, las cuentas del Estado.

6. El fracaso de esta regularización acarreará una bajada del listón a corto plazo.

Esta regularización, lejos de solucionar la cuestión, va a agravarla. El gobierno va a ser consciente, dentro de pocas semanas, de que su plan ha constituido un estrepitoso fracaso y de que la riada de inmigración ha aumentado. Entonces volverá a pensar en solucionar definitivamente el problema. En esa próxima regularización, la patronal no va a aceptar las mismas reglas del juego que en esta. El gobierno se verá obligado a bajar el listón de las exigencias para intentar sacar a la superficie al mayor número de inmigrantes. Y en esta segunda ocasión, si que vamos a hablar de un “papeles para todos”.

Es preciso cortar esta política aventurera y surrealista

El gobierno ZP está inhabilitado por definición, falta de vísceras y debilidad estructural, para afrontar el problema de la inmigración utilizando las armas que tiene a su alcance. Y no lo hace por que es incapaz –frecuentemente la debilidad indica también un bajo nivel de utilización de neuronas- de tener las ideas claras sobre la naturaleza del problema.
Criado en el “papeles para todos” y en “ningún ser humano es ilegal”, la sonrisa de ZP es elocuente de lo que lleva dentro: nada, el vacío más absoluto, vacío de ideas, vacío de percepciones de la realidad, vacío de análisis político. ZP jamás entenderá lo que es Europa y lo que es la cultura europea. No digamos, lo que es el islam. La surrealista propuesta del “diálogo de civilizaciones” es elocuente del “pensamiento débil (sofá)” de ZP, un boy-scout metido a presidente gracias a unas bombas.

ZP jamás entenderá que es preciso, primero contener y después invertir el fenómeno de la inmigración. No queremos unas tasas de natalidad hechas a base de importar inmigrantes-conejo capaces de engañar las estadísticas pariendo un hijo al año. Queremos una Europa para los Europeos, una Europa que no se avergüence de sus raíces, que no tenga complejos y que sea consciente de su superioridad cultural. Por que es de superioridad de lo que estamos hablando.

Pertenecemos a la civilización que ha hecho el mundo, que ha alcanzado el más alto desarrollo científico y técnico, pero también que ha teorizado las bases culturales y doctrinales de apoyo desde la más remota antigüedad. Y no nos avergonzamos de ello, ni creemos que el mundo islámico nos tenga algo que enseñar.

Dejar bolsas de inmigración masiva, en paro, sin esperanzas de obtener un puesto de trabajo, buena parte de los cuales se identifican con el islamismo más fanático y radical, es una irresponsabilidad. Ya hemos pagado las consecuencias el 11-M.
ZP jamás tendrá arrestos suficientes como para asumir que la única política posible en esta coyuntura es PRIMERO CONTENCION, SEGUNDO SELECCIÓN DE LA INMIGRACION QUE QUEREMOS Y TERCERO REPATRIACIÓN MASIVA DE INMIGRANTES ILEGALES. Solo estas tres medidas pueden desactivar el “efecto llamada”. Ninguna de las tres van a ser aplicadas por el gobierno débil y cobarde.

Así pues, el objetivo está claro: no dar tregua a ZP, denunciar su política aventurera e irresponsable, sin descanso, entre nuestros vecinos, entre nuestros amigos, llamando constantemente a los medios de comunicación, expresando nuestras opiniones mediante cartas al director. Integrándonos en las filas de quienes manifiestan su voluntad de impedir que la inmigración masiva se convierta en un factor de desestabilización de la sociedad española.

ZP es culpable de los desmanes en política de inmigración. ZP tiene que irse. Las elecciones anticipadas son cada vez más urgentes.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario