Se muestran los artículos pertenecientes al tema ULTRAMEMORIAS.

Infokrisis.- La segunda parte de este texto está casi completamente consagrada al 23-F y todo lo que le rodeó. En la actualidad dispongo de más datos sobre todo aquello que, en realidad confirman -con pequeñas rectificaciones- lo dicho aquí. Por lo demás, este material ya fue tratado con cierto detenimiento en las Ultramemorias que publiqué en primavera-verano de 2009. No tengo gran cosa que añadir y me he limitado a colocar algunos comentarios entre corchetes. Si acaso valdría la pena rectificar que el nombre del norteamericano que aparece es más probable que perteneciera al Departamento de Estado o algún otro de los múltiples

... Para leer el resto del artículo...

Infokrisis.- Por pura casualidad, hoy alguien que tiene que presentar una comunicación en unas próximas jornadas sobre la transición a celebrar en la Universidad de La Rioja, me ha pedido algunas especificaciones sobre un texto que yacía olvidado en Disidencias online|press, mi primera web hará algo así como 12 o 14 años, casi en la prehistoria de Internet. He recuperado el texto, he corregido algunas faltas de ortografía y de expresión, sin cambiarlo apenas, introduciendo algunos comentarios entre corchetes. Lo añado en el tema "ultramemorias" porque es es, en el fondo, este artículo

Para leer el resto del artículo...

Por qué la extrema-derecha está muerta y enterrada en España

Publicado: Sábado, 18 de Septiembre de 2010 06:07 por Ernesto Milá en ULTRAMEMORIAS

Infokrisis.- Algunos dicen que la extrema-derecha volverá a ser algo en España. Yo les digo que no, que la ultra está muerta y enterrada y que nunca, absolutamente nunca más, volverá a reconstruirse con la fisonomía que tuvo en la transición y mucho menos en períodos históricos anteriores. El que suscribe hace tiempo que dejó de considerarse “ultra”, pero no ha podido evitar seguir manteniendo relaciones y contactos con gentes que así se siguen considerando o cuyos actitudes obligan necesariamente a considerarlos como últimos mohicanos de la ultra carpetovetónica. Voy a dar unas cuantas razones para apoyar mi

... Para leer el resto del artículo...



En el verano de 1968 los tanques del Pacto de Varsovia habían invadido las calles de Praga. Unos meses después, Jac Pallach se había quemado vivo como protesta por la invasión. Yo apenas tenía 16 años pero hacía seis meses que estaba comprometido políticamente. La muerte de Jan Pallac y la invasión de Checoslovaquia supusieron un mazazo para mi generación. A partir de ese momento, ser comunista se me volvió incomprensible. Tres meses antes la revolución de mayo del 68 había supuesto otro aldabonazo para mi generación. A fin de cuentas, tanto en Praga como en París eran jóvenes los que habían saltado a las calles. Los dos episodios floreciero

... Para leer el resto del artículo...

Lo he dejado casi para el final por muchos motivos, no porque tenga miedo al recuerdo, sino para pensar exacamente lo que iba a escribir. El 15 de febrero de 1983 después de casi tres años de clandestinidad y recorrer medio mundo fui detenido en Barcelona, pasé el 23 de febrero a la Audiencia Nacional y esa misma tarde ingresé en la prisión de máxima seguridad de Alcalá Meco. Un año después fui juzgado y condenado a dos años de prisión por “manifestación ilegal”. El 2 de septiembre de 1985 la sentencia fue confirmada e ingresé en la cárcel Modelo para salir a finales de octubre de 1986 en tercer grado. Debieron  pasar unos meses más antes

... Para leer el resto del artículo...

Estaba en la cárcel y apenas me quedaban unos meses para purgar mi condena. Aclimatado al hacinamiento de la prisión, trabajaba en las oficinas y la falta de vicios, así como el aprecio general del resto de convecinos y galeotes que hacía que necesitara poco, posibilitó el que incluso pudiera sacar algunos dineros para regalar una bicicleta a mi hijo mayor y sufragar algún gasto del hogar. Además, la Prisión Modelo de Barcelona estaba a menos de 300 metros del hogar en el que me había críado y ante la que había pasado tantas veces. Leía, respondía al correo y estudiaba. Y si para colmo me traían la comida, el desayuno y la cena, aquello era un mundo feliz excluy

... Para leer el resto del artículo...

Hay dos versiones sobre lo que fue la transición española de 1976 a 1981. La “versión oficial” dice que el pueblo español entendió la necesidad de evolucionar pacíficamente ante la imposibilidad de prorrogar el franquismo y ante la falta de fuerza social suficiente de la oposición democrática para alcanzar la “ruptura”. Ante este situación, la clase política que detentaba el poder en aquellos momentos, capitaneada por Adolfo Suárez, estableció un puente con la oposición democrática, a través, inicialmente de Santiago Carrillo, secretario general del único partido digno de tal nombre que existía en aquellos momentos en

... Para leer el resto del artículo...

Digo maricón, en lugar de “gay”, porque siendo esta una palabra que indique “alegría”, los camaradas que gustaban de otros de su mismo sexo, tenían de alegre lo que un cangrejo hermitaño desahuciado por impago del inmueble. Haberlos los ha habido y los hay, como mínimo en el mismo porcentaje que en la sociedad, pero el maricón en la ultra ha estado siempre malamente acomodado y difícilmente ha salido del armario. Y ha hecho incluso algo más terrible: no solamente ha permanecido refugiado en la ebanistería, sino que además, muchos de ellos han negado por activa y por pasiva su condición sexual. No es raro si la alegría “gay” no ha estado pre

... Para leer el resto del artículo...

En Italia la tradición consuetudinaria heredada del ventennio fascista, del trienio de la República Social Italiana y de sesenta años de parafascismo, neofascismo y postfascismo, asentaron con la solidez de una pirámide egipcia el principio: “Camerata, camerata, fregatura asicurata”, lo que equivale a decir que quien con camaradas se acuesta, mojado se levanta. En España, cuya ultra es hija capidisminuida de la italiana, las cosas no han ido mucho mejor y los medios ultras se han convertido en escenario habitual en el que unos camaradas estafaban a otros con la frialdad propia de un pingüino en la noche de navidad a dos pasos del polo. Aquí en España, la “fregatura asicurata&rdq

... Para leer el resto del artículo...

Fue hacia principios de 1997 cuando me senté delante de un ordenador y me dije: “esto de Internet debe ser la hostia”. ¿Para qué engañarnos? En aquel momento ni pensé en los gurús de internet, ni en las sofisticadas perspectivas que ofrecía la cybercultura y que había podido anticipar gracias a las lecturas del cyperpunk, ni siquiera que en que en los últimos diez años mi vida había girado en torno al ordenador y, progresivamente, casi sin carme cuenta, en torno al modem, primero el de 256 kbs, luego el de 512, más tarde entorno al primitivo RDSI. Recordé, eso sí, que había visto el primer ordenador en el Paris de 1980, cuando funcionaban toda

... Para leer el resto del artículo...

Los años 90 fueron para mí un período de alejamiento de cualquier forma de actuación política por distintos motivos. Uno de ellos, y quizás el más importante, que había poco que hacer y menos que decir. La ultraderecha parecía anclada en su crisis iniciada en 1981 y, por mi parte, había perdido la esperanza de que la catarsis emprendida pudiera llevar a algún sitio. Mantenía vínculos y puentes con el ambiente, pero me abstenía de participar, escribir e incluso opinar públicamente. Fueron años en los que me refugié en lo personal, multipliqué mis colaboraciones con revistas de carácter no político  y escribí v

... Para leer el resto del artículo...

Al salir de la cárcel en 1987 no albergaba la menor duda de que Juntas Españolas jamás despegaría y que el Frente Nacional iría aún peor. La media docena de falanges no contaban porque en su tradición consuetudinaria, el lío era su compañero inseparable. También en el entorno de CEDADE parecía haber habido una crisis y como tal, la sigla había dejado de existir. Eran los años del “nacional-anarquismo”. Un grupo madrileño, Bases Autónomas estaba desarrollando un activismo frenético, acompañado por un línea ideológica extraña en la que el “romper los esquemas” (esto es, ofrecer un comportamiento rad

... Para leer el resto del artículo...

La disolución de Fuerza Nueva precedió en un trimestre al final de mi clandestinidad y a mi detención. Había empezado ese período de clandestinidad en un momento en el que no faltaba ni militancia; volvía a la vida regularizada cuando los locales y las siglas ultras empezaban a vaciarse. Con otros camaradas que seguían en activo juzgamos que era cuestión de hacer todo lo posible por detener esta sangría y, en la medida de lo posible, recuperar espacio político. Nos decíamos en ese momento que la disolución de Fuerza Nueva no necesariamente debía de ser una catástrofe. El hecho de que un partido que se había adivinado caótico, inadaptado a la Espa&n

... Para leer el resto del artículo...

El 23-F no estaba previsto para ese día sino para unos días antes, cuando tuvo lugar el debate sobre la muerte del etarra Arregui. Esa tarde, el dirigente del Frente de la Juventud que había mantenido contactos con el entorno de Tejero que compartía celda con Pepe de Las Heras, le comentó a este que “esa tarde habría un golpe en el parlamento”. No ocurrió nada, pero unos días después, Pepe, que no creía en la parapsicología entendió lo que había ocurrido.

Aquella tarde del 23-F había regresado a Francia y me encontraba en el Château du Reveillón; fue sobre un pajar, en la más idílica de las situaciones,

... Para leer el resto del artículo...

Lo esencial del 23-F –y el efecto que se esperaba- no sucedió ese día, sino dos días después con la gigantesca manifestación en la que se vio a Fraga, Suárez, González, Carrillo, Camacho, todos juntos en unión portando la pancarta que certificaba que el Estado había sobrevivido al golpismo, a la crisis económica e incluso a sí misma. La democracia estaba definitivamente estabilizada, quedaba sólo para certificar la “normalidad” el que los socialistas llegaran al poder. Lo hicieron poco después y a ellos les correspondió acometer el resto de reajustes que nos homologarían junto a cualquier otro país de Europa Occidental: reajuste e

... Para leer el resto del artículo...

Entre 1975 y 1980 había conocido a muchos golpistas. Todos extranjeros. Había conocido a los civiles y militares que golpearon contra De Gaulle a principios de los 60 y que luego se refugiaron en España. Había conocido a golpistas de media docena de países iberoamericanos, había conocido a la gente de Bob Denard que luego golpearían en Las Comores. Sabía por tanto cómo funcionaba una operación de este tipo y no era desde luego como creyeron hasta el último tercio de los años 80 los medios ultras. Los problemas del golpismo son, siempre, fundamentalmente tres:

- Debe existir siempre un extendido deseo de cambio que impregne a buena parte de la sociedad civil y pol&i

... Para leer el resto del artículo...

La transición termina el 23-F de 1981. Esa fecha se cierra un ciclo iniciado el 20-N de 1975, cinco años y tres que solamente una mitología servil e imaginativa ha conseguido transformar de lo que fue el realidad, católico y frecuentemente construido a base de engaños a casi todos, en un “cambio modélico” envidiado en todo el mundo. La ultraderecha se convirtió con demasiada frecuencia en “protagonista” de la transición. En todos los fenómenos sociales tiene que aparecer una figura que polarice todas las hostilidades y en función de la cual, todo el resto se siendo identificado al combatirla. La ultraderecha ocupó ese triste papel y ofreció a todo el s

... Para leer el resto del artículo...

A finales de 1979 en uno de mis habituales viajes a París, Delle Chiaie me llevó a la oficina de una agencia de comunicación gestionada por miembros de Forces Nouvelles, en la rue Malakov a dos pasos de la Avenue de la Grand Armée. Se estaba elaborando en aquel momento el primer número de la revista Confidentiel, subtitulada “política, estrategia, conflictos”. Se trataba de una revista de unas 100 páginas en formato holandés a dos columnas abundamentemente ilustrada y con una cuidada maquetación, dedicada al análisis político internacional. En una estancia de la oficina se situaba la redacción y los archivos de e

... Para leer el resto del artículo...

Había algo en el ambiente de aquella época –a principios de 1980- que inducía al vértigo. No era desde luego el mejor momento para tener al primer hijo de la serie y yo lo había tenido unos meses antes, ahora recién treintón. No hay nada  como tener hijos lo antes posible que luego, una vez adultos, te dan entera libertad para llevar una vida casi de pareja joven con la experiencia de la edad. Nada peor que esperar lo más posible para tenerlos, más allá de los 40 porque a poco que te descuidas, ellos van por la veintena y tú por la jubilación y entonces sí que cualquier diálogo es imposible. Y, luego, la biología es la biología y tanto e

... Para leer el resto del artículo...

En el congreso del Frente de la Juventud salió una “troika” elegida para regir los destinos de la organización… en la medida de lo posible. Pepe de Las Heras fue nombrado presidente, Juan Ignacio Rodríguez secretario general y yo secretario político. Así quedaban definidas la imagen pública, la organización y la dirección política respectivamente. Nada mejor que un antiguo veterano de las Defensas Universitarias, durante muchos años en la cúpula de Fuerza Nueva como Pepe para acentuar la imagen de dureza, entre el pedernal y el acero finamente templado, que legítimamente aspiraba a detentar el Frente. Nada mejor que alguien que había levantado de la

... Para leer el resto del artículo...

Uno de los aspectos más curiosos y que, de haber sido conocido, habría dado lugar a todo tipo de comentarios, fueron las relaciones del Frente de la Juventud con la “revolución islámica” del ayatollah Ruhola Jomeini. La cosa es todavía más chusca si tenemos en cuenta que el último jefe de la Savak, la policía secreta del Sha de Persia, había venido a España cuando todavía Pepe de las Heras y Juan Ignacio eran dirigentes de Fuerza Nueva, entrevistándose con ellos y, por supuesto, con Blas Piñar buscando apoyos para su tambaleante régimen. Pocos meses después sería fusilado por los islamistas triunfantes.

Desde que a principio

... Para leer el resto del artículo...

De aquel primer viaje para contactar con el Frente de la Juventud recuerdo que todo fue como la seda. Nos recibió Beatriz K., nos encontramos con Pepe Las Heras y Juan Ignacio y no se nos ocurrió discutir ni las condiciones de nuestra integración en el partido (la camaradería nos eximía de formalismos y discusiones estratégicas, de la misma forma que cuando los hermanos empiezan a discutir de herencias algo va mal en la familia). Concretamos algunos proyectos a realizar inmediatamente. Yo me encargaría de la revista “Frente” que hasta entonces era un pequeño folleto fotocopiado en tamaño cuartilla de 12 ó 16 páginas. Estuvimos viendo la posibilidad de realizar algunos ca

... Para leer el resto del artículo...

El Frente de la Juventud fue, sin ningún género de dudas, el grupo más agresivo de la ultraderecha en la transición. No se piense que estaba formado por descerebrados y vertebrado por líderes toscos o brabucones o simplemente por esbirros de tal o cual servicio policial. Los dos personajes más representativos en Madrid eran, sin duda, Pepe de las Heras, un antiguo veterano de las Defensas Universitarias, pasado luego a Fuerza Nueva, y Juan Ignacio Rodríguez que si nos tuviéramos que remontar a su primera militancia adolescente habría que decir que perdió la virginidad política –arrastrado por sus amigos de la época- en el Partido Comunista Obrero de España de Enr

... Para leer el resto del artículo...

No éramos más de 25, rebañando las agendas. Dentro del FNJ se habrían quedado otros 25. ¿Y el resto? Evaporados como en una fórmula química en la que el ácido acético cae sobre una masa de bicarbonato sódico, genera una efervescencia puntual que emite gas dióxido de carbono… y tras unos instante de turbulencia, todo queda convertido en una balsa de aceite, en la que los elementos iniciales han perdido su capacidad de operar otros cambios químicos y buena parte de ellos o se ha evaporado en forma de CO2 o bien se ha transformado en agua sucia. Eso fue lo que quedó del FNJ tras la crisis: nada. La mayoría vaporizado y el resto convertido en corriente de agu

... Para leer el resto del artículo...

Y así siguió la lánguida vida del FNJ, con pocos sobresaltos, ni con excesivo crecimiento, ni con una pérdida masiva de militantes, a lo largo el segundo semestre de 1978. Cada día se ponían las dos mesas de publicidad de rigor y cada día venía el jefe del grupo con el dinero para pagar el local, para imprimir más propaganda y para poco más. Tiene gracia que con el paso del tiempo, el FNJ haya sido mitificado por algunos: que si fue la primera organización “nacional-revolucionaria” (hombre, habría que definir primero qué diablos era eso de nacional-revolucionario), que si allí se hicieron experiencias nuevas (algunas, pero tampoco hay que exagerar, e

... Para leer el resto del artículo...

Debió ser hacia finales de la primavera de 1978 cuando se produjo en Madrid una ruptura en el interior de Fuerza Nueva. No era la primera, ni fue tampoco la más importante, pero sí la más numerosa porque el partido perdió buena parte de su base juvenil en Madrid, casi todo el servicio de orden –la Sección C- e incluso la delegación de Valladolid al completo. Algo así como dos años antes, cuando Blas abrió las puertas de la sede del partido a Monseñor Lefevre para que oficiara allí una misa de rito tridentino, los católico-vaticanistas de la cúpula, dieron el portazo. Y, poco después, tras el asesinato de Yolanda Ruiz y la detención –inj

... Para leer el resto del artículo...

El Frente Nacional de la Juventud a principios de 1978 iba viento en popa dentro de sus posibilidades, extremadamente pequeñas por lo demás. Se seguía creciendo y la formación había aparecido en varias ocasiones en los medios. Habíamos realizado una presentación en un conocido hotel barcelonés. Asistieron pocos periodistas y menos aún dieron cuenta del evento, pero, por primera vez se había intentado conectar con los medios a la forma de los partidos tradicionales. También en esto fuimos pioneros. En el curso de la entrevista acusé a Suárez y a la UCD de ser “franquistas vergonzantes” y Catalunya Express reprodujo la frasecita. Era una pequeñ

... Para leer el resto del artículo...

La idea que a algunos nos “ponía” en 1977-80 era la de “fractura vertical dentro del sistema” que se convirtió en el eje de nuestra reflexión estratégica. La idea se basaba en un análisis de la sociedad española de la transición. Sosteníamos entonces –y no andábamos equivocados- que la sociedad española estaba escindida en dos mitades e intuíamos lo que luego se nos confirmó que la transición consistía en soldar esas dos mitades, generando un régimen “centrista” con dos componentes, un centro-derecha y un centro-izquierda que, a partir de ese momento constituirían los dos polos del bipartidismo españ

... Para leer el resto del artículo...

Acabada la campaña en solidaridad por los detenidos en el Caso Papus, la nueva formación política, el FNJ, había quedado bautizada. En abril de 1978 organizamos una primera campaña de colocación de pancartas. Era la primera vez que se hacía en la ultraderecha. Alguna de las pancartas media hasta 10 metros y el resto una media de 5. Todas se colocaron en una mañana en lugares espectaculares, la más visible de las cuales colgó durante varias horas en el puente situado entre las torres del Pórtico de la Pasión de la Sagrada Familia que estuvo a punto de costarle a un militante el partirse la crisma y algo más que la crisma al colocarla. Las pancartas eran contradictorios

... Para leer el resto del artículo...

Es difícil explicar por qué nació el Frente Nacional de la Juventud. Seguramente porque en aquel tiempo existía un exceso de militancia y había siglas para todos. Las elecciones de junio de 1977, en las que alguien tuvo a bien incluirme en la lista de Alianza Nacional del 18 de Julio por Barcelona en el puesto 14 (lo que me daba pocas opciones para iniciar una prometedora carrera política…), dieron poco lustre a Fuerza Nueva y mucho menos a Falange, unidos coyunturalmente por los días que duró la campaña. Los resultados iniciaban una larga serie de desastres electorales que –salvo en 1979- coronó la andadura democrática de la ultraderecha. Sin embargo, en lo que media e

... Para leer el resto del artículo...

Lo sorprendente de Fuerza Nueva fue que entre el referéndum para la reforma política y las elecciones de junio de 1977, el partido no realizó grandes actividades y, sin embargo, fue creciendo. Se realizó, eso sí, alguna movilización en la calle que demostró que existía una posibilidad para atraer masas a diferencia de la Unión del Pueblo Español promovido por el “franquismo sociológico” del que solamente se sabía que “estaba en conversaciones”, pero que en la calle no dejaba rastros de su existencia. Con razón decían representar a la “mayoría silenciosa”; más que “silenciosa” era una “mayor&iacu

... Para leer el resto del artículo...

El “jueves negro” tuvo como consecuencia el alejamiento de Masana de la política activa así que la dirección de Fuerza Joven quedó en manos de Ramón Graells., siempre dispuesto a encaramarse a espaldas de otros, incluso para acceder a cargos de muy escasa rentabilidad. Se vivían años de politización extrema. Uno se afiliaba a un partido como quien compraba un casette de Dyango, Camilo Sesto o Dire Straits, Emerson, Lake & Palmer o Blondi o los más tirados lograban hacerse con uno ful de Sex Pistols. Así que no había que  esforzarse  mucho para que ingresaran algunas decenas de nuevos afiliados. En ese contexto se producen violentos episodios en las Ramblas

... Para leer el resto del artículo...

En 1976 tenía 24 años, a pesar de rondar el entorno de Fuerza Nueva, por aquello de las contradicciones, me sentía más revolucionario que Bakunin en los mejores momentos de su exilio romántico o como Lenin en Suiza me atraía la ciencia insurreccional entre una visita a la Hermandad de Alféreces y un paseíllo por el local de Falange; pura contradicción y delirio, sin embargo, me nutría de Jünger leído en italiano y devoraba Las Olímpicas de Montherland la Nieve de Primavera del recién suicidado Mishima así como los textos de la nueva derecha francesa que caían en mis manos. Releía a Thiriart, que sustituyó ventajosament

... Para leer el resto del artículo...

Tras la muerte de Franco, el grupo informal de camaradas que estábamos en situación de “disponibles forzosos”, éramos bastante críticos con Blas Piñar. Nosotros habíamos conocido los últimos años del régimen franquista y, ciertamente, no era como para echar cohetes. El régimen, por lo demás, había tenido distintas etapas de evolución (el falangismo imperial de los primeros momentos, el nacional-catolicismo a partir de Stalingrado cuando se ve que el Eje va a perder la guerra y Franco evita identificarse con los que intuye futuros perdedores, luego el período desarrollista a partir del abrazo efusivo con Eisenhower, etc.), el “franquismo”

... Para leer el resto del artículo...

Tenía decidido quedarme una temporada en España, intentar resolver el problemilla legal de la manifestación ilícita de junio de 1980 y esperar órdenes. Pasar una frontera tras otra con media docena de pasaportes arreglados era incómodo y peligroso. En cierta ocasión en aeropuerto de El Prat de Llobregat varios policías se pasaron uno a otro mi pasaporte. Me veía detenido, sin embargo, todo el problema estribaba en que ese mismo día vencía el visado. Afortunadamente no repararon en que la falsificación y era torpe y el sello de caucho impreso sobre la foto tenía forma apepinada en lugar de formar un círculo perfecto. En otra ocasión, atravesé la fro

... Para leer el resto del artículo...

Ultramemorias (VII de X) Personajes y situaciones del exilio

Publicado: Miércoles, 08 de Abril de 2009 20:41 por Ernesto Milá en ULTRAMEMORIAS

En dos meses y pico, solamente había salido una vez de La Santé y no por voluntad propia. Por algún motivo la esposa de Jacques Mesrine había pedido que me interrogaran sobre la muerte de su marido, así que los mismos policías que habían irrumpido en la habitación de mi hotel en Montmartre, me alejaron durante unas horas de la aburrida rutina carcelaria. El mismo policía con aspecto de Lord inglés me explicó la situación: “¿Ha oído hablar de Jacques Mesrine?”. “Un bandido”, le respondí. “Si, ejem, un bandido… la esposa de Mesrine dice que usted puede tener algo que ver con su muerte; ha presentado denuncia y tenemos la

... Para leer el resto del artículo...

Tras la publicación de mi falsa vinculación en el atentado de la calle Copernic, salí de Francia. El asunto cayó en el descrédito más absoluto y ni uno sólo de los medios de comunicación solventes de Francia atribuyó la más mínima credibilidad a aquel libelo vehiculizado por L’Humanité y reelaborado en los laboratorios del CESID (sí, del CESID). Unos meses después, tras peripecias que me llevaron de un sitio para otro, me refugié en Reveillón. Florecieron los almendros y pasó el 23-F. Pasó la primavera  y mi mujer quedó nuevamente embarazada. A principios del verano debía haberme ido a Argentina, pero

... Para leer el resto del artículo...

En febrero de 1981 volví a Francia. No juzgué oportuno residir en París así que me acomodé en el Château de Reveillón, a 70 kilómetros de París. Era un viejo caserón edificado en el siglo XVII sobre las ruinas de un castillo templario; de hecho los sótanos y los subterráneo eran abovedados y el palomar era una antigua torre templaria de bóveda circular sostenida por un pilar central muy común en las construcciones del Temple. El caserón era propiedad de la marquesa Marie Therese Bouniol de Gineste, de origen occitano y cuyo padre, en tanto que director del diario colaboracionista de Perpignan durante la ocupación alemana, había sido depurado

... Para leer el resto del artículo...

Estoy firmemente convencido de que un hombre en la vida tiene que conocer tres experiencias: una cárcel, un cuartel y un burdel. Yo he conocido las tres, pero eso sí, moderadamente. La primera vez que estuve en la cárcel fue en 1974 cuando era una de los “sospechosos habituales” en Barcelona y siempre que se producía algún incidente vinculado a la extrema-derecha, la policía tenía a bien detenerme. Mi teléfono en la época estaba habitualmente intervenido y mi correo también (lo sé por que la policía me interrogaba sin el menor recato con copias de las cartas). En 1975 quise sacarme el carné de conducir moto. Era necesario un informe de la policía y a

... Para leer el resto del artículo...

Nunca más volví a tener relación con Falange si bien mantuve relaciones personales con algunos falangistas. Realmente, el plural es muy aventurado a la vista de que fue realmente fue con pocos. Cuando en 1987 pusimos en marcha la revista DisidenciaS (de la me cabe el honor de decir que los seis números aparecidos supusieron una ruptura con todo lo que se había hecho hasta ese momento), participaron algunos falangistas (el grupo Tercera Posición de Valencia que, para ser fiel al nombre, eran justamente tres camaradas), Miguel Ángel Vázquez y Juan Antonio Aguilar. Para algunos falangistas era evidente que se trataba de evolucionar de la misma forma que para gentes que procedían de CEDADE o

... Para leer el resto del artículo...

Abandonar el Círculo José Antonio de Barcelona fue para mí como una especie de liberación. Después de seis meses de embrollos interiores infinitos que ni me iban ni me venían, resultaba evidente que en aquella estructura política no podía hacerse absolutamente nada. De aquella época lo único que recuerdo como positivo fue el haber conocido a la troika dirigente, los Caralt, Chinchilla (Enrique) y Encuentra. Por lo demás, aquella época es completamente olvidable.

A pesar de lo breve de aquel período invitaron a asistir a una Junta Nacional de Círculos José Antonio a celebrar en la sede madrileña de calle Ferraz. Fui con el matrimonio Gra

... Para leer el resto del artículo...

Tienen razón los falangistas, especialmente los de izquierda en que lo más próximo a ellos es la CNT. Nacional-sindicalismo y anarco-sindicalismo están muchísimo más próximos de que incluso los falangistas de izquierdas más conspicuos creen. He conocido bien a ambos sectores, así que sé de lo que estoy hablando. Las similitudes van mucho más allá de la mera casuística del nombre o del hecho de que José Antonio Primo de Rivera y Durruti murieran un 20-N con apenas un año de diferencia. La similitud es, fundamentalmente, caracterológica. He conocido a miembros de la CNT intercambiables con miembros de cualquiera de las falanges, y viceversa. Y a&uacu

... Para leer el resto del artículo...

La imagen del odiador corresponde a la de un tipo obsesivo que, por algún motivo, la ha tomado contigo y es lo más parecido a una ladilla culera: no hay forma de zafarse de él. A diferencia de la ladilla, terminas habituándote a su constante hostigamiento. De la misma forma que la ladilla tiene a la zona púbica como teatro de operaciones, el odiador ha hecho de Internet su campo privilegiado de actuación. Constituye un fastidio y una molestia, pero poco más, especialmente para los que nos sentimos queridos y arropados por nuestros amigos y familiares.

En ocasiones he llegado a experimentar cierta sensación de conmiseración hacia esos pobres sujetos que se pasan

... Para leer el resto del artículo...

Mirando hacia atrás me sorprende la cantidad de atracadores que se han cruzado en mi vida. Educado en valores de orden y honestidad, nunca jamás participé en atraco alguno, pero en cierta época de mi vida, a causa de un extraño relativismo moral que me hizo subordinar precisamente la honestidad a la lógica de algunas organizaciones en las que milité, acepté el hecho de que algunos camaradas se convirtieran en atracadores. Era lo propio de las agrupaciones políticas que vivían en climas extremos. Desde hacía más de veinte años no había vuelto a pensar en todo esto que fue propio del clima enrarecido de la España de finales de los 70 y principios de los 80,

... Para leer el resto del artículo...

Tormo fue una leyenda en la extrema-derecha valenciana de los años 70, luego se eclipsó completamente y no hace mucho un antiguo camarada me preguntó: “¿Qué ha sido de Tormo?”, añadiendo a continuación: “¿Vive todavía?”, pregunta que contenía en sí misma una duda razonable sobre si el bueno de Tormo habría sobrevivido desde que se retiró a l valle de Beneixama, pueblo de frontera, allí donde termina el Reino de Valencia y empezaba el de Murcia o donde hoy se cruzan las comunidades autónomas valenciana, murciana y manchega. Allí languidece Tormo, cuando tiene dinero apoyado en la barra de un pub local y cuan

... Para leer el resto del artículo...

Ultramemorias (I de X): Recordando a Enzo desesperadamente

Publicado: Domingo, 08 de Marzo de 2009 21:15 por Ernesto Milá en ULTRAMEMORIAS

En 1973 yo estaba en el mejor de los mundos. Tenía 21 años cumplidos y llevaba varios gozando de la vida. Para mí solamente existía la “causa” y la “causa” tenía nombres y apellidos. Si te llamaba alguno de esos apellidos, fuera para lo que fuera, todo consistía en cumplir las órdenes. No era disciplina ciega, férrea y absoluta, porque en 1973 no existía “organización”, era simplemente el “dharma” del militante que le lleva a hacerlo todo contando con nada –como había aprendido a raíz de leer los Cahiers del CDPU, una publicación francesa de la época que solía glosar el voluntarismo y la militancia-, c

... Para leer el resto del artículo...