Diario de un pobre diablo (18)

Publicado: Lunes, 13 de Febrero de 2017 11:08 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES

VISTALEGRE II: O EL FIN DE UNA ILUSIÓN

Más que una “asamblea ciudadana”, Vistalegre II fue un congreso convencional de un partido que intenta situarse en el stablishment aunque parte de con mimbres de mala o malísima calidad. El hecho de que Echenique haya ascendido (un tipo que hasta hace poco intentó acomodarse en Ciudadanos y que frecuentemente nos obsequia con “perlas” que demuestran que sus ambiciones no están a la altura de nivel cultural) indica por dónde van los tiros: porque lo que ha vencido es, acabemos, lo oportunista, plano y convencional del partido. Aquí ya no queda nada del primer espíritu de “los indignados” ni siquiera esperanzas de que por ahí pueda salir un factor alternativo. Quizás la mejor noticia es la bajada en el escalafón de la Bescansa personaje siniestro donde los haya. Dos notas importantes: los votantes fueron 155.190, así que la abstención es de más del 50% si tenemos en cuenta que el 8 de junio de 2015, las cifras de afiliación llegaban a 372.954… En poco más de un año, el partido ha perdido el 55% de su filiación. Lo segundo a resaltar, es que los “errejonistas” (que intentaban llevar un poco más adelante un programa más amplio y ligeramente más alternativo) suman más del 33% y a pesar de haber perdido toda fuerza en el consejo de Podemos terminará siendo una corriente interna. Ahora queda el ajuste de cuentas interno que no dudamos se producirá: los errejonistas tendrán sólo alguna presencia en el “comité de coordinación” y alguna secretaría simbólica y de poco peso. Pablo Iglesias ha vencido. Podemos es hoy lo que el PSOE fue en 1977: pana, progresismo, verborrea y poco más. De hecho, Podemos –lo hemos dicho desde 2010- se configura como el heredero y sustituto del PSOE. Solo que los socialistas no se han enterado.

EL “BOOM INMOBILIARIO” NO PASA POR LAS FAMILIAS

En los últimos 10 años los precios de la vivienda han alcanzado un punto límite 2007, se han desplomado en 2008-2014 y repuntan tímidamente en 2015-16. Esto es lo que dicen las cifras reales… que no se corresponden exactamente con la oficiales. En realidad, el mercado de la vivienda está experimentando en España un cambio acelerado: se construye y se vende, pero no son ni las familias ni los ciudadanos los que protagonizan ese repunte del mercado, sino los grandes fondos de inversión. Los “buitres”, en definitiva. A estos no les falta dinero. No tienen que molestarse en pedir créditos a los bancos: tienen el dinero a espuertas y están, literalmente, rompiendo el mercado. Estos fondos están comprando solares céntricos, impulsando la construcción de bloques de viviendas y de edificios para oficinas… aun cando no está claro quién los va a comprar. No desde luego el ciudadano medio: éste, por una parte, está castigado con salarios bajos o muy bajos, casi de supervivencia; y, por otra parte, la banca no ha reabierto el crédito inmobiliario para que el ciudadano pueda comprometerse a una compra. Así pues, lo positivo de las estadísticas de ventas no debe engañar: no compran los ciudadanos, compran los consorcios financieros. ¿Para hacer qué? En parte para dedicarlas al alquiler mientras persiste la sequía hipotecaria; también para venta de pisos de alto standing y para oficinas… No parecen sectores excesivamente prometedores: así pues, hay que esperar que en año o año y medio la miniburbuja que viene gestándose desde finales de 2015, remita y se imponga la realidad: los precios de la vivienda deben bajar todavía más hasta situarse por debajo de los que tuvieron en 2014 y el mercado podrá reavivarse de manera más realista, siempre que se den dos factores necesarios: apertura del crédito hipotecario y aumento de los niveles salariales…

EL FRONT NATIONAL A LA CONQUISTA DE NUEVOS ELECTORES

El Front National ha lanzado su campaña electoral en la ciudad de Lyon (una de las más castigadas por la inmigración, la crisis y la delincuencia). Vale la pena toar nota de los temas de la campaña: Mundialización – inmigración – terrorismo. ¿El eslogan? “ESTAMOS EN NUESTRA CASA”. ¿Propuestas estrella? Fundamentalmente dos que tienen que ver con el reconocimiento de la nueva realidad laboral presidida por la robotización y la crisis económica: jubilación a los 60 años y jornada laboral de 35 horas. Esto, unido al reconocimiento del fracaso del euro y a la necesidad de una “ruptura ordenada” con el Euro, expresa los intereses realistas de las clases medias amenazadas por la falta de empleo y la imposibilidad de crear puestos laborales que absorban el paro ¿La esperanza? Que el electorado se haya cansado ya del innoble juego de las elecciones a dos vueltas en las que los partidos que habitualmente han arrastrado a Francia hacia la sima en la que se encuentra, terminan finalmente haciendo causa común para turnarse en el poder. ¿El apoyo exterior? La inesperada victoria de Trump puede afectar al electorado francés y vencer sus reservas hacia las “nuevas experiencias”, así mismo, las tomas de posición de Marine Le Pen en relación a Rusia y a la salida de Francia de la Unión Europea, tienden a definir un nuevo espacio europeo de convivencia pacífica con ambos países y la revalorización de los Estados-Nación, no como entes aislados y rivales, sino como entidades susceptibles de colaborar y combinar sus intereses comunes fuera del marco de la globalización.

 

Comentarios  Ir a formulario