Poesía "blanca" prohibida

Publicado: Miércoles, 08 de Junio de 2016 08:45 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160608084530-resumen043.gif

PROHIBIDO UN CURSO DE POESÍA POR ALUDIR SOLO A POETAS “BLANCOS”.- El caso ha sorprendido por lo que de insólito tiene, incluso en los EEUU, donde se ha generado la noticia. Un curso de literatura inglesa ha sido abolido en la universidad de Yale porque solamente aludía a autores… blancos. El curso debía de celebrarse durante dos semestres y era obligatorio para todos los estudiantes que eligieran literatura como materia principal. Un grupo de estudiantes –sobre cuyo grupo étnico no se dice nada, pero que, indudablemente, eran “políticamente correctos” (la estupidez no es patrimonio de ninguna raza sino que es un atributo consuetudinario de la progresía). Increíble, pero cierto. La fuente originaria es el diario francés Le Monde que lo justifica de esta manera: “los ocho poetas que incluía el programa eran todos hombres blancos: Geoffrey Chaucer, Edmund Spenser, William Shakespeare, John Donne, John Milton, Alexander Pope, William Wordsworth y T. S. Elliot” (echamos a falta a Ezra Pound, pero esta es otra historia).

El mismo rotativo se limitaba a reproducir la declaración de uno de los promotores del boicot a este curso (que finalmente fue abolido): “Es inaceptable que un estudiante de Yale que desee estudiar literatura inglesa no lea más que autores blancos. Pasar un año siguiendo un curso donde la aportación literaria de las mujeres y de las gentes de color herir a todos los estudiantes cualquiera que sea su identidad. Los cursos sobre los grandes poetas de lengua inglesa instauran una cultura particularmente hostil a los estudiantes de color”…

Lo peor del progresismo es, precisamente, que instaura una cultura de la incultura e impone lo políticamente correcto en lugar del sentido común. Es cierto que existe algún poeta africano que se expresó en inglés (el zulú H.I.E. Dhlomo, sin ir más lejos) y que en la India algunos poetas del siglo XX se expresaron en inglés (Tagore)… pero de ahí a compararlos con un Shakespeare o con un Eliot, parece excesivo. Y, por otra parte, ¿qué habrá que hacer con los cursos de literatura clásica? ¿abolirlos simplemente? ¿Olvidar a Homero, destruir las obras de Hesiodo, declarar fuera de la ley los libros de Séneca o de Jenofonte, quemar la literatura alejandrina…? Y en cuanto al romancero español, ¿denunciarlo por xenófobo y racista?

Soplan malos tiempos para la cultura… especialmente para la cultura europea. Es el tiempo del absurdo y de la estupidez. Y algunos hasta se molestan en razonarla. 

 

Comentarios  Ir a formulario