Benzemá tiene discípulos

Publicado: Martes, 07 de Junio de 2016 09:54 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160607095402-mesut-ozil-545.jpg

TRAS BENZEMÁ, TAMBIEN EN ALEMANIA MESUT ÖZIL MUESTRA DESPRECIO A EUROPA.- La presidenta del partido Alternativa por Alemania (AfD), Frauke Patry, ha pronunciado duras críticas contra el centrocampista Mesut Özil que recientemente se negó a cantar el himno alemán en el curso de un encuentro. En el curso de una entrevista con el diario Die Welt am Sonntag, Frauke Petry acusó al jugador de promover su imagen islámica ante la afición en su página web en la que alardea constantemente de su islamismo militante y de su reciente pelegrinacón a La Meca en el mes de mayo pasado. Pero insistió en que "Es una vergüenza que Mesut Özil, alguien con el que se identifican tantos niños y jóvenes, no cante el himno nacional".

Özil, nacido en Alemania y de origen turco, juega actualmente en el Arsenal de la Premier League de Inglaterra y es jugador de la selección alemana de fútbol. El jugador es presentado por los medios oficiales alemanes como “modelo de integración”. Se trata de un jugador de origen turco. Sus abuelos llegaron a Alemania y él es “alemán de tercera generación”. Desde 2009 juega en la selección alemana. Es cierto que los jugadores no tienen la obligación de cantar el himno nacional en los partidos de la selección, pero si estamos hablando de “ejemplos de integración”, es por ahí por donde hay que empezar.

De todas formas, el ataque formulado por la presidenta de AfD no va en contra de las creencias religiosas del jugador, sino de lo que ha definido como “hipocresía”. A pesar de que el jugador se quiera promover como islamista, según Petry lo que está haciendo es “promover una agenda política” y resaltó que “no vive de acuerdo con las normas de la sharia”. En especial, las mujeres con las que frecuentemente se deja acompañaron, no llevan nunca el preceptivo velo islámico. Para Petry, el islamismo de Özil es tan sólo una máscara para promover la multiculturalidad y la pérdida de identidad de Alemania.

En ocasiones anterior, AfD ha denunciado la progresiva “desalemanización” de la selección alemana de fútbol: el defensa de la selección Boateng, nacido en Berlín, es hijo de madre alemana y de padre ghanés, o Leroy Sane, hijo de senegalés. El hecho de que Özil se negara a cantar el himno alemán es solamente la punta del iceberg de la falta de integración de la inmigración en Alemania, ha declarado Frauke Petry.

En general, la presencia de futbolistas de origen no europeo en los equipos de las distintas ligas nacionales del continente supone para los millones de inmigrantes que se agolpan a las puertas de Europa un reclamo: la posibilidad de convertirse en millonarios, de realizar el “sueño africano”, mujeres, diversión, dinero y juego. Luego, cuando vienen aquí, empiezan a entender que no todos los africanos se convierten en Samuel Etoo, ni en Karim Benzema, ni siquiera en Mesut Özil…

 

Comentarios  Ir a formulario