RIVERA EN BILDELBERG

Publicado: Viernes, 03 de Junio de 2016 10:04 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160603100406-resumen031.gif

ALBERT RIVERA RECIBE LA CONFIRMACIÓN DE LOS “AMOS DEL MUNDO” EN BILDELBERG.- Se suele admitir que Ciudadanos fue, inicialmente, una creación de La Caixa, para cortar generar en Cataluña una fuerza anti-nacionalista, lerrouxista, que pusiera fin a las ambigüedades del PP en la materia y a la traición constante del PSC, ambos proclives a aliarse con CiU. Así nación ciudadanos que consiguió arraigar, especialmente, en el cinturón industrial de Barcelona, recogiendo los votos de los decepcionados del PSC y del PP en materia soberanista. De hecho, durante sus primeros seis años de vida, Ciudadanos fue una formación exclusivamente catalana y su definición no iba más allá del anti-nacionalismo. El ascenso de Ciudadanos, en zonas obreras, cortó la progresión de Plataforma per Cataluña en esas mismas zonas. PxC era el partido que, por su discurso anti-inmigracionista, mejor hubiera arraigado en las zonas del cinturón industrial, de no haber sido porque, en aquella époa, algunos miembros de su dirección (que hoy figuran en grupos independentistas) hubieran sostenido posturas ambiguas en materia de vertebración del Estado.

En el resto del Estado, UPyD ocupaba el mismo espacio político: un neo-centrismo cuya referencia única era el anti-nacionalismo y su exigencia común el que el Estado dejara de estar sometido al chantaje soberanista. En 2011 ambos grupos mantuvieron relaciones cuando la suerte parecía escorarse todavía hacia UPyD. Rosa Díez, la voluble ex miembro del PSOE y candidata frustrada a la secretaría general socialista, se negó a renunciar a lo que terminó siendo su “chiringuito personal” y selló el destino de su partido. Fue entonces cuando, animados por La Caixa, un sector de la banca decidió apostar por Rivera: a fin de cuentas, salvo en el tema nacionalista, no tenía muchas ideas políticas y sería fácilmente “orientable”, como, de hecho, así ha sido.

Ahora, Rivera ha sido presentado por Juan Luis Cebrián, como invitado a la próxima reunión del Club Bildelberg. La noticia se ha sabido el mismo día en que la ex Reina Sofía se ha dado de baja del Club. Su última asistencia, después de unos años se ausencia, fue en 2014 en la reunión celebrada en el Hotel Marriot de Copenhague. Ya entonces, anunció a los miembros del Club la primicia de que sería la última vez que asistiría como “reina de España”, cuando la opinión pública todavía no conocía la abdicación de Juan Carlos.

Sin embargo, la presencia de Rivera en Bildelberg ha suscitado un primer problema. Recomendado por Cebrián, la reunión de este año –que tendrá lugar en Dresde, la ciudad mártir, víctima de los criminales bombardeos de la aviación norteamericana- coinciden con el desarrollo de la campaña electoral, por lo que, lo más probable es que no asista. Una de las prácticas más discutidas de las reuniones de este Club es que, una vez iniciada la reunión, los asistentes no pueden salir del hotel en el que se celebra, lo que implicaría colocar a Rivera fuera de juego de la campaña de su partido durante varios días. Sin embargo, Rivera, a partir de la invitación puede considerarse ya miembro del Club, hecho significativo sobre la integración de Ciudadanos como un nuevo puntal del régimen político español  y de los intereses del “nuevo orden mundial” en nuestro país. 

Comentarios  Ir a formulario