Noche sobre España

Publicado: Sábado, 23 de Enero de 2016 13:00 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160123130027-gif0020.gif

Info|krisis.- Las cosas ni van, ni pueden ir bien en España a partir de las elecciones del 20-D. Los últimos resultados electorales han generado una dinámica infernal que ha hecho saltar por los aires el sistema de equilibrios de fuerzas nacido de la constitución de 1978. Ni gobernará el centro-derecha, ni el centro-izquierda. Parece incluso difícil que pueda establecerse un gobierno de coalición (sea cual sea) y, mucho más difícil aún, que un gobierno así concebido pueda “durar”. Tal como están las simetrías parlamentarias estamos abocados a un gobierno de “gran coalición” o a un gobierno de “coalición de izquierdas”, descartando, por supuesto, que el PP pueda gobernar en minoría y que logre hacerlo apoyado por Cs. La situación es, pues, no difícil, sino endiablada.

Unas nuevas elecciones, seguramente, tenderán a aumentar el caudal de votos del PP, disminuirán los del PSOE, reducirán sensiblemente los de Cs y estabilizarán los de la galaxia Podemos… con lo que, de nuevo, se corre el riesgo de que se vuelva a repetir la misma situación. Y todo esto, sobre el trasfondo de una crisis económica insuperable que corre el riesgo de volver a alcanzar sus más altas cotas durante los años 2017-2019.

Cada vez va cobrando forma más concreta, aquella impresión difusa que empezó a formarse tras las últimas elecciones europeas cuando se percibió el ascenso de nuevas fuerzas políticas y el cansancio del electorado por las fórmulas tradicionales: el sistema político español parece agotado y da muestras de no poder regenerarse a sí mismo.

¿Qué ha ocurrido para llegar a este punto sin retorno en donde solamente se abre ante el país un verdadero abismo? Hay muchas explicaciones, pero una sobre todas contribuye a arrojar la luz necesaria para entender cómo ha sido el camino que nos ha llevado hasta donde estamos: la clase política española ha caído demasiado de nivel, ya no hay ni técnicos, ni especialistas, ni políticos que merezcan el calificativo de “estadistas”. La política se ha convertido en el refugio de todo tipo de arribistas,  oportunistas sin escrúpulos, mangantes sin ideas, catetos a la búsqueda de un sueldo oficial y corruptos vocacionales. Una clase política así no es nueva: ya en los primeros instantes de la transición emergió en los cambios bruscos de chaqueta de franquistas que se reinventaron a sí mismos como “centristas” y ultraizquierdistas comecuras que ingresaron en masa en el PSOE. Así que el fenómeno viene de lejos.

Se mire como se mire, no hay tejido ni mimbres suficientes ni de calidad mínima para abordar una regeneración del sistema político español. Quizás para gobernar y gestionar, mal que bien, el día a día, se podría formar alguna coalición, no desde luego para regenerar el sistema.

La sensación es que España está atravesando una noche negra y sin esperanza y que esta situación se prolongará durante mucho tiempo.

Hay noches más o menos oscuras. En unas, la luna llena permite ver el paisaje y orientarse casi como si de un atardecer se tratara. En otras, la ausencia de luna es compensada por las estrellas. Pero en algunas noches, a la ausencia de luna, se unen espesas nubes negras que impiden ver también las estrellas. No hemos llegado todavía a ese punto, pero podemos llegar en los próximos años. La experiencia dice que cuando un organismo empieza a pudrirse (y la democracia española está podrida por corrupción, partidocracia, descoyuntamiento del Estado, ruina del sistema educativo y crisis económica), el proceso no se detiene hasta que se llega al final. Todavía queda un largo período de oscuridad para nuestra patria y si hay alguien que vea el futuro con optimismo que nos diga en función de qué.

En la noche, el viajero puede guiarse por las estrellas. Estas indican el camino a seguir. Especialmente la Polar que marca el Norte. Incluso si las nubes cubren los cielos de la patria, los planos estelares nos indican en dónde se encuentra cada estrella y en cada hora. Las estrellas, son los valores. Hay que tener los pies en la tierra, pero la mirada hacia el cielo. Los valores, o están encarnados en personas o no son nada. Se buscan españoles capaces de recordar, concebir, localizar y asumir valores como los que han constituido lo esencial de nuestra historia y de la historia de Europa. Otros no sirven. Los valores, como las estrellas, son eternos o no son: una estrella no es lo mismo que un satélite artificial… Lo que cambia es la fisonomía del suelo que pisamos, no las estrellas sobre nuestras cabezas.

La pregunta es ¿cuánto tardará en aparecer una nueva generación de intelectuales capaces de concebir un proyecto de regeneración de España y de hombres de acción capaces de ejecutarlo? Ideólogos y estrategas inflexibles y resueltos, tales son las características de los tipos humanos que precisa la patria en este momento para salir de este viaje en la noche. Sobran especialistas en el regate en corto. Sobra la actual clase política.

© Ernesto Milá – info|krisis – ernesto.mila.rodri@gmail.com – Prohibida la reproducción e este texto sin indicar origen.

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario