Infokrisis.- El documento fue elaborado para el Congreso e DN que tendría lugar en el verano del 2002, cuando estaba en su auge el "desencuentro" con Marruecos. Personalmente estaba muy sensibilizado con la materia y la elaboración de la ponencia vino después de que concluyera mi obra Marruecos: el enemigo del Sur que, de alguna manera, es el resumen de aquel libro.

EL CONFLICTO CON MARRUECOS

El conflicto de Isla Perejil ha supuesto una nueva vuelta de tuerca en las ambiciones expansionistas de Marruecos. Difícilmente este episodio podrá ser olvidado por quienes consideramos que Marruecos, infringiendo todas las normas de convivencia internacionales, cualquier legislación internacional y haciendo gala de un comportamiento aventurero, agresivo y expansionista, ha puesta el pie en una tierra española y pretende realizar ambiciones de convertirse en una potencia regional a costa de España, de las poblaciones españolas en Africa, del pueblo saharaui y de todas las normas del derecho internacional.

Nuestra tesis es que Marruecos busca la guerra. Una guerra de conquista y de expansión. Una guerra que realiza con el visto bueno y la instigación de los Estados Unidos. Una guerra, en definitiva, que tiene distintas armas: los inmigrantes, la droga, la ruptura de los acuerdos pesqueros, la cuestión del Sahara, las revindicaciones sobre Ceuta y Melilla, la invasión de pateras de Lanzarote y Fuerteventura, el rearme, etc.

Todos estos elementos, tomados aisladamente, uno por uno, o en su globalidad, permiten intuir que en el futuro la situación irá agravándose y que Marruecos aumentará su presión y su agresividad contra España.

Nuestra tesis es que Marruecos se ha convertido en el principal enemigo en varios terrenos: el de la Seguridad Nacional, el de la Seguridad Ciudadana y el de la Salud Pública.

Creemos que nuestra postura no es ni gratuita, ni tiende a generar una alarma social innecesaria. Por el contrario, son los políticos que en aras de las "buenas relaciones" intentan ocultar la realidad y la gravedad del problema, quienes están suponiendo una verdadera amenaza para nuestra seguridad. Hay que decirlo bien alto: Marruecos busca la guerra de expansión que, fundamentalmente, va a hacer contra España. Y ante Marruecos hay que lograr la movilización nacional.

LA POLÍTICA EXPANSIONISTA DEL
"GRAN MARRUECOS"

En 1948, exiliados marroquíes en Egipto, capitaneados por el fundador del partido nacionalista, Istiqlal, El Fassi, elaboraron la doctrina del "Gran Marruecos", una ficción geopolítica de carácter expansionista cuyo fantasma lograron extender a toda la sociedad marroquí y, especialmente, a las clases dirigentes.

Esta ficción consiste en afirmar que el "Gran Marruecos" está compuesto por una serie de territorios hoy fragmentados, pero que, en un tiempo sin precisar y en función de documentos dudosos, en algún momento de la historia estuvieron vinculados a Marruecos. Estos territorios son: el Estado de Marruecos, por supuesto, pero también el Sahara Occidental, la franja de Ifni, Ceuta, Melilla y las Islas Adyacentes, los territorios  argelinos de Tinduf y Bechar, el Archipiélago Canario, Mauritania y Malí hasta la frontera constituida por el río Senegal.

La desestabilización de la zona desde la independencia de Marruecos en 1954 se debe a la sistemática observancia de esta ficción geopolítica: los ataques de bandas armadas a la franja de Ifni que fueron resueltos por el ejército español de manera indiscutible y que hizo que este territorio estuviera bajo bandera española hasta su retrocesión en 1969, la llamada "Guerra de las Arenas" en 1963 período durante la cual bandas armadas marroquíes se infiltraron en Argelia e intentaron -sin éxito- tomar el control de amplios territorios de éste país, la ocupación militar del Sahara Occidental y su explotación (y no su administración tal como concedían las NN.UU.) y, finalmente, la ocupación de Isla Perejil, demuestran hasta qué punto Marruecos ha cumplido con este diseño geopolítico que le valió a El Fassi ser llamado "el Sabino Arana marroquí".

Este diseño está en el origen de todos los "desencuentros" entre Marruecos y España y en los conflictos entre Marruecos y sus vecinos del Magreb y no hay que perderlo nunca de vista por que implican la formación de una potencia regional alineada con los EE.UU.

EL REARME MARROQUÍ

El ataque a Isla Perejil no ha sido una acción improvisada, ni poco meditada. Lo demuestra el hecho de que desde hace dos años Marruecos se está rearmando. Y lo está haciendo con los créditos y el aval de sus grandes aliados... las monarquías degeneradas y corruptas del Golfo Pérsico, es decir, de los principales aliados de EE.UU. en la zona. En España se interpretó este rearme como una consecuencia de la retirada de los observadores de las NN.UU. que habían intentado elaborar el censo de población de cara al referéndum... no era exactamente así.

Marruecos sabe que hoy el POLISARIO no está dispuesto a reemprender las operaciones militares; no cuenta con el mismo apoyo que contaba en 1975 y hasta 1992 en Argelia. Este país está afrontando una guerra civil contra el integrismo islamista y no está en condiciones de prestar un apoyo eficaz y duradero al pueblo saharaui. Por lo demás, el armamento con el que Marruecos se está pertrechando no es el armamento adecuado para una guerra contra el POLISARIO, ni siquiera su despliegue induce a pensar que el enemigo está en el Sahara.

El despliegue de los 20 F-16 se ha hecho contra España. La compra de dos escuadrones de helicópteros de combate el mismo día que se solventó la crisis de Isla Perejil por vía de la negociación, son significativos de a donde apunta todo ese armamento, por supuesto, de fabricación norteamericana.

Marruecos busca la guerra. Marruecos despliega a sus fuerzas de ataque contra España. Marruecos no quiere ni la paz, ni el acuerdo, ni el compromiso.

A esto hay que unir las bochornosas imágenes difundidas por la TV de Marruecos durante los días de la crisis de Isla Perejil: no solo el locutor se "equivocó" al dar la noticia del asalto de la Legión (diciendo textualmente: "Las tropas israelíes... perdón españolas, han ocupado Isla Perejil") sino que los servicios de propaganda marroquíes sirvieron a las agencias internacionales fotos en las que niños marroquíes lanzaban piedras con honda contra la Armada Española. Es evidente que se pretendía recordar la intifada palestina y presentar a España como el agresor con el mismo rango y catadura que el Estado de Israel.

Estos hechos son elocuentes por si mismos y confirman una vez más que Marruecos busca al guerra. Solo quien quiere ser engañado, quien pretende desmovilizar energías y voluntades, quien pretende tranquilizar a la población intentando ocultar la existencia del problema, quien haga oíos sordos a los proyectos expansionistas de Marruecos, puede creer en la buena voluntad magrebí para solucionar el conflicto que sólo él y nada más que él, ha provocado.

LA CUESTION DEL SAHARA

El ominoso Acuerdo Tripartido suscrito por Marruecos, Mauritania y con la firma de Juan Carlos I por España... supusieron una afrenta al sentido común, las resoluciones internacionales y las libertades del único pueblo islámico que tiene el español por idioma oficial. Difícilmente la historia moderna ha visto una traición tan vil y miserable a las aspiraciones de libertad de un pueblo y una renuncia tan despreciable a la palabra dada por España. Si el Pacto Tripartito fue un producto de la debilidad política de España en aquel momento (aislada internacionalmente a causa de los fusilamientos de 5 terroristas de ETA y el FRAP y con el Jefe del Estado agonizando), solamente la defensa del derecho de autodeterminación expresado mediante referéndum, puede hacer olvidar y reivindicar aquella vergonzosa entrega. Nuestro país aun tiene tiempo de enmendar aquella actitud.

Pero hoy parece menos dispuesto a hacerlo que nunca. Por que si bien, casi por inercia, los distintos gobiernos españoles de los últimos 25 años, han proclamado (si bien es cierto que con poco interés real), su defensa del referéndum de autodeterminación, hoy más que nunca, el gobierno del PP parece dispuesto a renunciar a ella... acaso como contrapartida a la mediación americana en el conflicto de Isla Perejil. Marruecos frena momentáneamente su reivindicaciones sobre Ceuta, Melilla e Islas Adyacentes y, España, a cambio calla y otorga en la cuestión del Sahara.

No se puede jugar así con la vida de un pueblo. No podemos consentir que se consume esta traición a los acuerdos de las NN.UU. solo por que unos visionarios a lo Sabino Arana en chilaba, un día decidieron que el Sahara es tierra marroquí. Ni siquiera aunque esta reivindicación cuente con el apoyo de EE.UU. (ayer interesado en los fosfatos de Fos-Bucraa, los primeros del mundo y hoy interesados, además, en el petróleo saharaui).

El pueblo saharaui tiene derecho a decidir sobre su autodeterminación. El pueblo saharaui tiene derecho a un Estado libre y protegido por España y por la U.E.

CEUTA Y MELILLA NO SE NEGOCIAN


Resulta evidente que los gobiernos de UCD, el PSOE y el PP han mantenido a Ceuta y Melilla abandonadas de la política nacional. Estos gobiernos, ninguno de los cuales, ha tenido sentido de Estado, sino que se han limitado a gestionar el día a día sin que intuyeran siquiera que existía un contencioso de virulencia creciente con Marruecos, no creían en la españolidad de estas plazas. Y así se entiende que Ceuta y Melilla apenas recibieran sino un tratamiento muy secundario en los Presupuestos Generales. Pero allí viven familias españolas que quedarán indefensas en el momento en que se modifique el status quo actual.

No se trata de dos ciudades producto que pertenezcan a España como resultado de la fiebre colonialista del siglo XIX. Son españoles desde finales del siglo XV y principios del XVI. Antes no había nada. Son ciudades creadas por España. Son España. Su fundación es muy anterior a la creación del "reino de Marruecos". Fueron utilizadas como bases de operaciones contra los piratas que infestaban la zona y están allí para defender a Europa de los asaltos del Sur.

Por que, en efecto, el Magreb es una zona convulsa y que lo será todavía más en los próximos años. La demografía, estancada en el norte del Mediterráneo, es explosiva en el sur. Cada 20 años, el Magreb duplica su población. Hoy la edad media de Marruecos es de 26 años. Pero esa revolución demográfica no ha ido acompañada de una revolución industrial que dé trabajo y perspectivas a esos jóvenes. De ahí que la situación en Marruecos sea explosiva y que Mohamed VI vea en la inmigración una forma de aliviar la presión demográfica y en las aventuras irredentistas un intento por unir con ficciones geopolíticas a una población socialmente insatisfecha.

La debilidad mostrada por el PP y la torpeza anterior del PSOE (Barrionuevo llegó a nombrar a un hombre de Hassan II, Aomar Mohamedi Dudú, instigador de las revueltas de Melilla en 1986 ¡como asesor del Ministerio del Interior!, hasta que un tribunal español lo procesó por sedición y, aun así, Corcuera ¡se reunión con él, sin saber ni siquiera quien era!) o el desinterés de UCD, no presagian nada bueno, especialmente cuando se ha demostrado que EE.UU. están unidos por una alianza estratégica de gran calado. Así pues, será necesario recordar en todo momento al gobierno del PP: que Ceuta y Melilla son tierra española que no está en licitación. Ceuta y Melilla no se negocian. Que no se juegue con el destino de nuestros compatriotas en Ceuta y Melilla. Ceuta y Melilla no son una colonia, como Gibraltar conquistada en el siglo XVIII en el marco de un conflicto generalizado... son ciudades españolas, fundadas por españoles y que tienen un valor estratégico, no solo para España sino para la Defensa Común Europea. Por eso decimos: España y Europa se defienden en Ceuta y Melilla. Por eso decimos: Ceuta y Melilla no se negocian. Es más, deben ser las bases avanzadas en la lucha contra el narcotráfico, las posiciones en vanguardia en la lucha contra la inmigración ilegal y, finalmente, el ejemplo subversivo de la democracia y la libertad que no existen más allá de la línea fronteriza y sí más acá de la misma.

CANARIAS PROXIMO PASO


En el Salón del Trono de Rabat se encuentra un tapiz con una de las muchas variantes que ha tenido el proyecto del "Gran Marruecos". En este tapiz se incluye a Canarias como pertenecientes a Marruecos. Este tapiz lo han visto todos los políticos, todos los diplomáticos y todos los jefes de gobierno españoles que han pasado por allí. Y, sorprendentemente, la existencia de este mapa ha sido ignorado por la política española que se ha obstinado en impulsar "buenas relaciones" contra el enemigo del Sur.

Marruecos no quiere ser "amigo" de España. Marruecos busca expoliar a España de las plazas de soberanía e Islas Adyacentes... ¡pero también de Canarias!

Canarias está hoy situada en un lugar geoestratégico de primer orden: en plena ruta del petróleo del Golfo Pérsico a Europa, suponen un portaviones insumergible en el Atlántico y, para colmo, en sus costas se ha encontrado petróleo.

El enfriamiento en las relaciones se produjo como consecuencia de la autorización concedida por el gobierno español a REPSOL, para prospeccionar en aguas próximas a Canarias. Una aguas que Marruecos reivindica y que son, inequívocamente españolas al estar situadas en la parte española delimitada por la línea media entre las costas de ambos países.

A partir de estos datos puede intuirse el por qué a partir de los primeros días de 2002 ha desviado contingentes extraordinariamente densos de pateras hacia las aguas de Lanzarote y Fuerteventura. De estos miles de inmigrantes, algunos cientos logran incrustarse en la vida de las islas y sobreviven gracias a la delincuencia. Es evidente que, en los próximos años, Marruecos "denunciara", ante los foros internacionales, la situación de "persecución" y de "no reconocimiento a sus derechos humanos" de que, según ellos, es objeto dicha población. Por lo demás, la tasa superior de reproducción de las familias magrebíes es la garantía de que apenas en 10 años, existirá un contingente de marroquíes suficiente como para justificar la internacionalización del conflicto y la reivindicación de Canarias para Marruecos. Por eso decimos: ni un solo inmigrante marroquí, legal o ilegal, en la tierra española de Canarias.

EL CONFLICTO HA COMENZADO


En los últimos años se ha producido un aumento asindótico de la llegada de pateras a nuestras costas que transportaban inmigrantes ilegales y toneladas de haschisch. Los esfuerzos de la Guardia Civil y las incautaciones masivas de alijos de droga, los más impresionantes decomisados en país alguno, evidencian la responsabilidad del régimen marroquí en un tráfico que sería imposible realizar hasta esos extremos, sin su complicidad o anuencia.

Este tráfico inmoral de seres humanos y de droga es la evidencia más palpable de que Marruecos pretende desestabilizar a España. Por que la inmigración descontrolada genera inseguridad ciudadana (los miles de "niños de la calle", exportados por los traficantes de carne humana marroquíes han generado una verdadera ola de inseguridad ciudadana que se manifiesta en la presencia de un porcentaje anómalo de detenidos marroquíes en nuestras cárceles, que no se corresponde en nada al porcentaje real de ciudadanos marroquíes que viven en nuestro suelo. Por que si bien es cierto que solo una minoría de marroquíes son delincuentes... también es cierto que una mayoría creciente de delincuentes son marroquíes.

En cuanto al haschisch, generalmente se cataloga a esta sustancia como "droga blanda" y, por lo tanto, se beneficia de una benevolencia particular por parte de la opinión pública y de los jueces. Cuando en realidad debería ser todo lo contrario: el haschisch es la puerta que conduce a otras drogas. Y si bien no todos los fumadores de haschisch terminan en la vía de las drogas duras y en la muerte, si es cierto que todos los toxicómanos que las consumen han pasado antes por el haschisch.

A pocos kilómetros de nuestras costas tenemos a Marruecos, el principal productos de haschisch del mundo que, sin embargo, no suscita reacciones en contra en los santuarios mundiales de la lucha contra la droga, es decir, en los EE.UU. Se conocen las zonas de cultivo, se conocen los lugares en donde es procesado y embalado, se conocen las bases del narcotráfico... pero éste sigue día tras día.

Los objetivos de una guerra de baja cota son debilitar a las poblaciones enemigas ante el adversario. Mediante la droga se consigue convertir a la juventud especialmente en posibles toxicómanos. Mediante la inmigración ilegal se desestabiliza el mercado de trabajo español, se arroja al paro a nuestros jóvenes, se crea una situación de inseguridad ciudadana.

Sostenemos que Marruecos pone en peligro nuestra seguridad nacional, nuestra seguridad ciudadana y nuestra salud pública. Y que esos son los objetivos de la guerra de baja cota que Marruecos ha emprendido contra España.

POR LA AUTODETERMINACIÓN DEL SAHARA

En 1975, el primer acto de Juan Carlos I como regente fue la entrega del Sahara y la firma del Pacto Tripartito que cerraba el paso a la independencia del Sahara y confirmaba la partición del país entre Marruecos (que obtenía la parte rica) y Mauritania (que se adjudicaba la parte pobre). Este infame acuerdo sellado bajo presión de los EE.UU. (que habían impulsado, orientado y asistido a la "Marcha Verde") supuso el desplazamiento de la población saharaui a tierras argelinas, el inicio de una guerra de exterminio y el expolio del país.

Sin embargo, durante años el Frente POLISARIO consiguió hostigar a Marruecos, hasta el punto de que Mauritania renunció a su control sobre el sur del Sahra, se interrumpió durante cuatro años la producción de fostatos en Fos-Bucraa y los muros de defensa marroquíes fueron fácilmente vulnerados con inusitada frecuencia.

La suerte de la población saharaui quedó vinculada a Argelia. Cuando la situación internacional cambió y la URSS dejo de convertirse en el principal aliado de Argelia, no pudo mantener por más tiempo su apoyo a la República Saharaui. Sin embargo, las resoluciones internacionales seguían en vigor y obligaban a la celebración de un referéndum para decidir sobre la autodeterminación. A partir de 1988, Marruecos, después de afirmar públicamente que aceptaba la celebración del refereundum, hizo en realidad todo lo posible por obstaculizar el censo. Desplazó enormes cantidades de ciudadanos a las regiones del Sahara y falseó con cuantos medios estuvieron a su alcance el censo de la población, hasta hacer que los comisarios de las NN.UU., venidos a elaborar ese censo, debieran retirarse sin poder dejar su trabajo zanjado.

El actual interés de Marruecos por zanjar la cuestión del Sahara se evidencia a partir del descubrimiento de petróleo en el territorio. Desde ese momentos, Marruecos ha contado con un apoyo incondicional: EE.UU. y, en particular desde que subió a la presidencia el petrolero George W. Bush.

EL PETROLEO EN EL TRASFONDO DEL CONFLICTO


A partir de ese momento se produce una nueva situación en el Magreb:

-    se encuentra petróleo en Argelia, cerca de la frontera con Túnez
-    se encuentra petróleo en el Este marroquí
-    se encuentra petróleo en el Sahara
-    se encuentra petróleo en la plataforma continental frente a las Canarias en aguas pertenecientes a España.

Dejando aparte una explotación a cargo de FINA/TOTAL/ELF, multinacional francesa, el resto de empresas norteamericanas. Desde el 2000, la presencia norteamericana se ha hecho asfixiante en Argelia y Marruecos. Estos flujos de crudo y la necesidad de oleoductos implican la necesidad de una estabilidad regional. Una estabilidad que forme parte de la "pax americana". Desde este punto de vista, para los EE.UU., el Golfo Pérsico empieza en el Magreb. Ha sido la necesidad de esta estabilidad a medio plazo, lo que ha hecho que EE.UU. impulsarán la recuperación de la vieja idea fracasada de la Unión del Magreb Arabe.

Tras los atentados del 11-S y del desencadenamiento de la campaña sobre Afganistán y con la inminencia del ataque a Irak, EE.UU. ha desenmascarado sus intenciones de convertirse en el único gestor de las reservas mundiales de petróleo, combustible que escaseará en torno al 2040-50 cuando aún no estén disponibles energías de sustitución.

Esta situación unida a la "Doctrina Rumsfeld" que rige las directrices del Pentágono en la fase actual (caracterizada por el desplazamiento del teatro principal de operaciones al Pacífico, la consideración de China como "enemigo principal" y el "decoupling" -desenganche- de Europa) suponen, en la práctica, la consideración de la U.E. de "bloque aliado" a "bloque competidor" hoy y posiblemente "enemigo" mañana. De ahí que EE.UU. haya iniciado una política de debilitamiento de la U.E. y de enfrentamiento cada vez más evidente (diversidad de criterios en torno al conflicto de Oriente Medio, diversidad de criterios en torno al ataque contra Irak, creación de un red europea de satélites de telecomunicaciones, impulso al futuro avión europeo de combate, etc.).

LA MONARQUIA DE LOS PETRODOLARES

Además hay que incluir un factor subjetivo. El descubrimiento de petróleo en la zona ha transformado la visión de Mohamed VI que contempla a las monarquías del Golfo Pérsico como el modelo ideal de gobernantes islámicos. Estas monarquías son hoy los principales financiadores de la expansión del Islam en todo el mundo y están vinculados por lazos religiosos a la dinastía alhajita que el mundo islámico considera como descendiente en línea directa del "Profeta".

Para las monarquías de los "petrodólares", antes que la industrialización del país, antes que la justicia social, la distribución de la riqueza y el desarrollo democrático y económico del país. Estas monarquías lo resuelven todo mediante el flujo de los petrodólares, creando un régimen de subvenciones en lo que constituye una especie de "despotismo económico".

Ese es el modelo de Estado para Mohamed VI y por ello no teme que los ataques contra España pongan en peligro sus exportaciones de cítricos a la U.E., los múltiples programas de ayuda y cooperación con España, Francia y otros países de la Unión, e incluso la retirada de las inversiones europeas... Mohamed VI cree que el flujo de petróleo y su alianza estratégica con EE.UU. podrán superar ventajosamente cualquier pacto o colaboración con los países europeos. Especialmente cuando EE.UU. se ha alineado desde los años 50 con Marruecos en la totalidad de sus reivindicaciones territoriales.

EL ATAQUE A ISLA PEREJIL

Es en este contexto global -que incluye todos los elementos que hemos analizado hasta ahora- hay que enmarcar el ataque a Isla Perejil y el atentado contra la integridad y la soberanía española.

Hay que desechar la idea de que el ataque fue ideado desde alguna oficina política o militar marroquí. Para realizar un atentado contra la integridad de un Estado miembro de la UE, Marruecos debía de estar muy seguro de tener las espaldas cubiertos con un apoyo superior al suyo propio. Ese apoyo es el norteamericano.

Así no puede extrañar la mediación norteamericana "espontánea". El gobierno español, como por extensión buena parte de las fuerzas políticas europeas, no puede asimilar todavía la idea de que EE.UU. ya no es el "aliado" de 1945, ni siquiera el de 1990 cuando la guerra del Golfo, ni siquiera la de 1998, cuando los bombardeos sobre Yugoslavia. Son los EE.UU. de Bush, el presidente ligado a las petroleras, son los EE.UU. que ha atacado a Afganistán, que está instigando la guerra entre India y Pakistán, que ha intervenido militarmente en Filipinas, que está desplegando sus unidades de intervención rápida por las islas del Pacífico, retirándolas del teatro Europeo. Son los EE.UU. que, con la excusa de la "lucha antiterrorista" hacen y deshacen a su antojo, convirtiendo el Nuevo Orden Mundial en la expresión de la "pax americana" incompatible con la libertad, el progreso y la diversidad.

La mediación americana ha sido favorable a Marruecos. España tiene hoy "menos" soberanía sobre la Isla Perejil que antes del 11 de julio y Marruecos tiene hoy "más" soberanía sobre ese territorio español que antes de esa fecha. El artífice de este acuerdo desfavorable a España ha sido Colin Powell, el "gran amigo" de la Ministra Palacio. Cabe preguntarse sobre si Aznar no tenía noticias de que iba a producirse el episodio de Isla Perejil cuando decidió el cambio de Joseph Piqué (un ministro que había tenido una actuación correcta en materia internacional) por Ana de Palacio (persona extremadamente bien relacionada en EE.UU.).

En cualquier caso, en nuestra interpretación de los hechos, tras el ataque a Isla Perejil, EE.UU. ha querido realizar -a través de Marruecos- un test: test para medir la reacción de la U.E. ante la agresión a uno de sus países miembros; test para medir la capacidad de "encajar golpes" de la opinión pública española; test para medir la respuesta militar y política española ante operaciones de mayor calado; test para medir la reacción de la OTAN, organización que desde el 11-S está prácticamente en letargo; test para medir el aplomo del nuevo rey de Marruecos que hasta ahora no había protagonizado ninguna crisis importante; test para medir la posibilidad de que España dé su brazo a torcer ante el próximo episodio, la anexión del Sahara por parte de Marruecos, anexión a la que, en la práctica, se opone sólo España.

DENUNCIAR LA DEBILIDAD  DEL GOBIERNO

Desde 1983, los planes del Ejército Español contemplan la posibilidad del agravamiento de la crisis con Marruecos y están orientados a actuar contundentemente en el "Frente Sur". Desde este punto de vista, las FF.AA. españolas han tenido claro que el "enemigo está al Sur". No ha ocurrido lo mismo con los distintos gobiernos y los partidos políticos. Estos, se han refugiado en un idealismo ingenuo y bienintencionado, han puesto en práctica la absurda teoría según la cual cediendo cada vez más al enemigo geopolítico, favoreciendo su dependencia de Europa, iban a conseguir que renunciara a su actitud hostil e irredentista. Ha ocurrido todo lo contrario. El desconocimiento por parte de los distintos gobiernos de la realidad magrebí y del carácter, la personalidad y las particularidades del "alma" magrebí, han hecho que el error se haya convertido en una amenaza contra nuestra seguridad nacional.

Esta forma de ver las cosas ha presidido la segunda parte del contencioso sobre Isla Perejil. Tras la recuperación del islote por nuestras FF.AA., una negociación vergonzante e innecesaria ha hurtado la victoria y ha hecho descender un peldaño nuestra dignidad e integridad nacionales. España ha salido debilitada del conflicto creado por una potencia hostil. España ha salido debilitada tras la mediación de Colin Powell. Esta es la realidad.

El gobierno del PP, que no ha dudado en apoyar la más que cuestionable y dudosa "guerra contra el terrorismo" emprendida por George W. Bush, que ha detenido a docenas "supuestos terroristas islámicos" en nuestro territorio SIEMPRE con pruebas y datos procedentes del FBI y la CIA, que ha creído que esta cooperación realizada con fidelidad perruna, le podía servir para obtener información sobre ETA (una información que la CIA jamás ha recopilado... por que nada hay en la cuestión vasca que interese a EE.UU)... Pero al PP se le escapa el dato esencial y es que el 11 de septiembre se produjo un momento de "aceleración de la historia"  (en lugar del "fin de la historia" previsto por los ideólogos de camarada de EE.UU.) en el cual los caminos de EE.UU. tomaban un rumbo contrario a los intereses de la U.E... incluida España.

Estos puntos de análisis nos llevan a formular la siguiente


RESOLUCION DEL CONGRESO DE DEMOCRACIA NACIONAL SOBRE EL CONFLICTO CON MARRUECOS.


El pleno del Congreso de Democracia Nacional

PIDE


La declaración de Marruecos como enemigo geopolítico de España, mientras no renuncie a la política expansionista inspirada del "Gran Marruecos", teorizada por el Istiqlal y asumida por la monarquía alhajita.

DENUNCIA


El rearme marroquí (20 cazabombarderos F-16 y miles de armas ligeras y cañones sin retroceso comprados en el 2001, 2 escuadrones de helicópteros de combate) financiado por las monarquías corruptas del Golfo Pérsico y que suponen una amenaza contra España.

DECLARA


La necesidad de combatir el narcotráfico marroquí promovido desde las más altas instancias del vecino país, en la medida en que a pesar de ser el "haschisch" una "droga blanda" es el camino de acceso a cualquier "droga dura" y destruir los campos de cultivo de esta droga.

CONSIDERA


Al millón y medio de inmigrantes marroquíes en el seno de la Unión Europea como ciudadanos de un país hostil y que deben necesariamente ser controlados por los servicios de seguridad de nuestros Estados.

EXIJE


El cese inmediato de las ayudas, acuerdos preferenciales y programas de cooperación mutua con Marruecos, mientras este país no abra sus caladeros a los barcos de pesca de la U.E.

SOLICITA


El compromiso de la U.E. de apoyo a la defensa de la presencia española en Africa, el compromiso de no colaborar en el rearme y en la política belicista de Marruecos y compromiso de defensa europea común en caso de ataque de ese país.

RECHAZA

La intromisión americana en el conflicto de Isla Perejil que supone la intervención de una potencia exterior al problema y que en el momento actual privilegia la penetración en los países del Magreb y el hecho de que son precisamente los países árabes aliados de EE.UU. los que están financiando el rearme marroquí.

Y es por todo ello

PROCLAMA


-    Marruecos constituye una amenaza a la seguridad ciudadana a través del anómalo porcentaje de delincuentes magrebíes en relación a la población de inmigrantes magrebíes en España.
-    Marruecos constituye una amenaza a la seguridad nacional a través de su estrategia expansionista del "Gran Marruecos".
-    Marruecos constituye una amenaza a la salud pública permitiendo el cultivo y transporte de haschisch autorizado, permitido y promovido por las clases dirigentes del vecino país.
-    Marruecos constituye una amenaza a la economía nacional a través del tratado preferencial con la UE, a su exportación masiva de cítricos y al cierre de sus caladeros de pesca.

Este análisis se traduce en los siguientes puntos cuya incorporación al programa del Partido aprueba el IV Congreso de Democracia Nacional:

CUESTION MARROQUÍ

1.    Movilización nacional en defensa de los territorios y de las poblaciones españoles en Africa: Ceuta, Melilla, Islas Adyacentes y Archipiélago Canario.

2.    Negociar con Marruecos sólo desde una postura de fuerza que ponga contención a las aspiraciones expansionistas marroquíes. Declaración institucional de la consideración de estos territorios como "no negociables" en ningún aspecto.

3.    Aislamiento internacional de Marruecos mientras no impulse la democratización del país, la extensión de un régimen de justicia social y libertades, la igualdad de las mujeres y el derecho de los marroquíes a tener un futuro en su propia tierra.

4.    Solicitamos que las NN.UU. presionen a Marruecos para que cumpla con la resolución de este organismo sobre el referéndum de autodeterminación del Sahara Occidental.

5.    Medidas internacionales contra el tráfico de drogas y de inmigrantes promovido por el reino de Marruecos. Destrucción de los cultivos de droga en Marruecos. Desarticulación de los carteles del narcotráfico marroquí.

6.    Exigencia a los inmigrantes marroquíes en el seno de la U.E. de formular un juramento de lealtad a las leyes de los países de acogida. Elaboración de medidas de control sobre este colectivo procedente de un país hostil. Aumento de la vigilancia sobre el Estrecho, Lanzarote y Fuerteventura para cortar el tráfico de pateras. Repatriación inmediata y sin dilación de los inmigrantes marroquíes ilegales.

(c) Ernesto Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario