RIP al escudo anti-misiles, RIP a la hegemonía de los EEUU

Publicado: Viernes, 18 de Septiembre de 2009 01:22 por Ernesto Milá en INTERNACIONAL

Infokrisis.- En un anterior artículo publicado en junio de 2007 en Infokrisis titulado El escudo antimisiles no protege, enriquece, dábamos cuenta de la iniciativa norteamericana de instalar baterías antimisiles pertenecientes al dispositivo conocido como Guerra de las Galaxias, en Europa del Este, concretamente en Chequia y Polonia. Han pasado exactamente dos años desde aquella lamentable noticia. Hoy, Barak Obama ha certificado la defunción de este proyecto.

Las baterías provistas de sensores ultra sofisticados para cuya puesta en marcha todavía no existe tecnología, jamás se instalarán en Europa del Este. Nos congratulamos de la noticia. Aquellas baterías se justificaron con la miserable excusa de que apuntaban contra los pobres mísiles iraníes, todavía en fase de ensayo, de corto alcance y sin cabeza nuclear, alejados además 4.000 kilómetros de donde se instalaban las baterías… una verdadera "amenaza" para Europa.

Ya por entonces dijimos que este proyecto era la respuesta neoconservadora a la reconstrucción del poder ruso. Dado que hoy los EEUU ya no pueden movilizar a la opinión pública europea agitando el imperialismo soviético, se hace mediante el fantasma iraní. Nadie duda que Irás aspira a ser una potencia hegemónica en Oriente Medio… y no aspira absolutamente a nada más, salvo quizás un puñado de ayatolas fanatizados por el islam y que aspiran a la "guerra santa" y a convertir al chiismo a media galaxia.

En el artículo que publicamos en la revista IdentidaD cuando Barak Obama asumió la presidencia de los EEUU, decíamos que le iba a caber el dudoso honor de certificar el declive imperial de los EEUU. No nos equivocábamos: la noticia de la defunción del "escudo antimisiles", ha cabalgado sobre los primeros rumores de que algunas voces en el Pentágono empiezan a opinar que la guerra de Afganistán es inviable, no existe ninguna posibilidad de victoria y el gobierno de Kabul, a la vista del fraude generalizado en las pasadas elecciones, no controla nada más allá del barrio en el que está instalado el palacio presidencial. Obama, por lo demás, había anunciado que en 2011 empezaría la retirada de Irak.

Colocando todas estas noticias una al lado de otra se confirma que la crisis económica ha afectado profundamente a los EEUU. La monstruosa deuda acumulada en los últimos 30 años ya no da más de sí. El Estado norteamericano, literalmente, ya no puede soportar más el gasto militar, justo en el momento en que China -noticia de la que en España no se ha hablado nada en absoluto- está acumulando fuerzas militares masivas en la frontera con India, aliado de los EEUU. Las agencias de prensa internacionales y la CNN, verdaderos altavoces de los intereses de quien gobierne en la Casa Blanca, prefieren mirar a otro lado y considerar que ese conflicto en ciernes es una cuestión "local". Será local, pero de su desenlace depende el que China Popular -régimen todavía tiránico, comunista y que practica el lavado de cerebro entre la población y en donde las libertades públicas son pura ficción- se erija definitivamente como gran potencia en condiciones de disputar en la segunda década del milenio la hegemonía mundial a los EEUU.

La decisión de Obama tiene distintas desembocaduras. En primer lugar vale la pena hablar de los países afectados: Polonia y Chequia. Se trata de los dos principales aliados de los EEUU en Europa. La incorporación de los países de la Europa del Este ha sido un mal negocio para la UE. Económicamente los están sosteniendo las economías de los países de Europa Occidental (Francia y Alemania especialmente), pero políticamente comen de la mano de los EEUU.

Es hasta cierto punto comprensible: es el último reflejo de la Guerra Fría. Las administraciones de estos países ven todavía a Rusia como la URSS que ya no es y recuerdan los años del stalinismo y de la asfixia de las libertades como una imposición soviética. El rechazo a lo que fue el comunismo les hace ver en los EEUU el paraíso de las libertades. Por eso -y por que su clase política dirigente, desde el principio estuvo vinculada a la CIA y a las multinacionales- Polonia, Chequia, Bulgaria, etc, tienen la mano tendida hacia Estrasburgo y el pensamiento en la perrera de la Casa Blanca.

Estos países eran perfectamente conscientes de que la OTAN solamente estaría en condiciones de defenderlos de una "agresión rusa" gracias al poder tecnológico-militar de los EEUU. Ahora resulta que no, que ya no tendrán el escudo antimisiles y que, Moscú podría rociarlos con su chaparrón nuclear…

Afortunadamente en Moscú soplan vientos de cooperación con la UE y estos serían mas fuertes ni Sarkozy no fuera el "amigo americano" de Obama, o si ZParo no fuera lo más parecido a la concubina del inquilino del despacho oval.

La clausura del proyecto del "escudo antimisiles" puede operar un efecto beneficioso entre los países de Europa del Este y convertirlos de nuevo en "países europeos".

Hay otros muchos frentes en los que influirá esta decisión. Irán, por ejemplo, podrá proseguir con su ambición, heredada de los tiempos del Sha, de ser una "potencia regional". La hora de Irán se iniciará cuando el último marine haya huido de Bagdad, dejando un país sumido en plena guerra civil. A Irán le bastará elegir a cualquiera de las fracciones para prestarle su apoyo y lograr que en pocos meses, la guerra civil se corone favorablemente a un régimen vinculado a Teherán. La posición de Israel se convertirá en extremadamente difícil en ese momento y no está muy claro que haya algún marine ni algún hijo de granjeros de la América Profunda que aspire a morir en defensa de Israel. Si Irán aspira a proseguir con su ambición de convertirse en potencia hegemónica, deberá demostrar la mayor beligerancia respecto a la cuestión palestina. El lobby judío en EEUU tendrá que presionar mucho para comprometer a la opinión pública americana en la defensa de Israel. Por otra parte, no olvidemos que el fundamentalismo religioso ha perdido terreno en EEUU. Ya no goza de la buena salud que tenía cuando los neocon proclamaban que el destino de EEUU estaba ligado al de Israel en tanto que uno era el "pueblo elegido de la modernidad" y el otro el "pueblo elegido de la antigüedad"

La URSS cayó por la cuádruple coincidencia de la elección de un papa polaco que alimentó las huelgas en los astilleros de Danzig e inició el desmantelamiento de la cadena de alianzas defensivas de la URSS, por el empantanamiento de la guerra en Afganistán, por que no estuvieron en condiciones de alcanzar el listón que había colocado Reagan con la primera versión de la Guerra de las Galaxias y finalmente porque las etnia rusa que había detentado hasta entonces el poder, crecía a muchas velocidad que las demás etnias periféricas.

Ahora los EEUU evidencian un problema similar: la crisis económica y la increíble deuda hace que los EEUU ya no puedan proseguir la carrera armamentista. Esta crisis evidencia la debilidad del dólar, moneda que se ha apoyado sobre todo en la "seguridad" que otorgaban los marines y el poderío militar norteamericano. Sin la hegemonía militar, el dólar es papel mojado y falta saber qué país empieza a vender masivamente sus dólares y provocar una caída de su valor en el mercado. Repetimos: esta perspectiva es inevitable.

Es curioso que EEUU haya embarrancado militarmente en el mismo enclave en que lo hizo la URSS un cuarto de siglo antes… Afganistán era para los EEUU una presa fácil. La excusa era buena (allí se encontraba Bin Laden, el infame…), los talibanes ni tenían ejército, ni aviación, así que se podía lograr una bonita victoria en pocos días que obnubilaría al americano medio. Además, en Afganistán se comprometería a los aliados de la OTAN: quien quisiera figurar sentado en la mesa, junto al líder mundial, tendría que pagar la instantánea llevando a sus muchachos a morir a Afganistán. Hoy, el Pentágono mira como salir del problema, porque de aquí a unos meses se multiplicarán las voces que exigirán la retirada y seguramente algunos países europeos optarán por el "ahí te quedas". De momento, hoy Berlusconi, ha hecho una declaración taxativa al respecto, acaso porque ha tenido que asistir al entierro de seis de sus soldados.

También los EEUU está viviendo un cambio de su sustrato étnico y de sus valores con la llegada de millones de "hispanos" que ya no comparten los ideales calvinistas, sino los de la familia y del Cristo de los pobres y los desheredados. Y esta llegada masiva coincide cuando el mito calvinista se deshace: Madoff, el admirado, el expresidente del NASDAQ, el filántropo amado por las ONGs, el judío que lloraba cada aniversario del Holocausto, no dudó en estafar a judíos, a ONGs incluso a Steven Spielberg… Si cuando se produjo el escándalo ENRON ya quedó claro que Dios no recompensaba a los justos con la fortuna, sino que los millones lo eran por su rapacidad y por sus malas artes, el caso Madoff ha rematado la muerte del ideal calvinista, esto es, del ideal americano.

Si los EEUU han logrado acumular un déficit gigantesco y durante casi dos décadas han ido asegurando su consumo interior a base de la inyección DIARIA de 1.000 de dólares en las bolsas norteamericanas, procedentes de los petrodólares, de Europa Occidental, de Japón, de China e incluso de India, esto se ha debido a su inmenso poder militar. Los EEUU han ejercido de "primo de Zumosol" o de chulo del patio de recreo: nadie es su amigo real, pero nadie se le opone sino que se disputan sus favores.

Esta situación ha terminado. El primo de Zumosol ha adquirido una grave enfermedad degenerativa: vamos a verlo como, día a día, se convierte en un debilucho que, durante unos años seguirá alardeando de su fuerza y poder, pero que ni siquiera podrá seguir el paso de las nuevas tecnologías.

Al perro flaco todo se le antojan pulgas y los EEUU van a pagar la irresponsabilidad y el afán expansionistas del que han hecho gala desde que un grupo francmasones de Boston se disfrazaron de indios y asaltaron un buque inglés arrojando al mar toda su carga de té. Esta primera provocación generó la guerra de la independencia, la última -el ataque jamás explicado a las Torres Gemelas-, paradójicamente, está evidenciando en sus consecuencias (Afganistán e Irak) el ocaso del imperio.

Hoy es un buen día para los que deseamos que desaparezca la última secuela de la Guerra Fría y de la derrota de Europa en 1945: hoy es un buen día para Europa.

© Ernesto Milà - Infokrisis - Infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen.
 



Comentarios  Ir a formulario