Infokrisis.- Distintos medios de la derecha han tachado a ZP de “masón”. Si non e vero e ben trovato, a condición de definir que es lo que se entiende por “pensamiento masónico”. Coincidencias haberlas, haylos, pero no con el tronco central de la masonería, sino con obediencias para-masónicas exóticas a su vez próximas a sectores de la “new age”. Todo esto nos lleva al inicio de un estudio sobre las “fuentes ideológicas de ZP”.

Las medidas de Corbacho...

Caldera “el eficaz” no quería empañar su imagen con cuatro años seguidos de malas noticias económicas que se avecinan. Para “Mister eficacia” hubiera sido muy duro tener que poner cara de circunstancias al dar las cifras de paro o de baja de las cotizaciones de la SS. Así que prefirió ceder el cargo a Celestino Corbacho.

Corbacho, da la cara con un aplomo digno de encomio. Hasta ha dado algunas medidas que prometen ser notorios fracasos. Su “plan” establece el retorno de 20.000 inmigrantes en paro que hayan capitalizado su percepción del seguro de desempleo. ¿20.000 solo? ¿Y el resto hasta llegar a los 380.000 actuales que se habrán duplicado en menos de un año?

Su segunda medida estrella es “proponer” limitaciones a la “reagrupación familiar”, ¿ahora lo piensan? ¿limitaciones cuando están llegan mujeres, hijos, abuelos, suegros de inmigrantes desde hace un año y medio acogidos a la reagrupación familiar? ¿ahora piensan en esto? Claro está que ha hecho falta ver las cuentas de las autonomías en materia de asistencia sanitaria para entender que el desembarco masivo de abuelotes llegados de todos los rincones del planeta, no solamente no iba a contribuir a pagar las pensiones de los nuestros sino que iba a acelerar el desplome de la Seguridad Social.

Por lo demás, ni Corbacho ha dicho cuando se aplicarán estas medidas que ni hay fecha para su aprobación por el consejo de ministros (con minúscula, que ya les vale, a tenor de su cualificación). Pero hay que decir algo más sobre Corbacho.

Corbacho y la masonería de l'Hospitalet

Procede de l’Hospitalet, segunda ciudad catalana en volumen de población y primera en porcentaje de inmigrantes residentes. Quien diga que l’Hospitalet es una balsa de aceite es que no conoce la ciudad, no ha paseado por sus calles y no ha oído los comentarios. Servidor si lo ha hecho.

L’Hospitalet es una ciudad “multiétnica” situada al borde del estallido social. Con unos precios de la vivienda disparados (cualquier chamizo de 30 metros cuadrados costaba 30.000.000 de las antiguas pesetas), con unas comunicaciones deficientes, un intrincado tramado urbano, con un 20% de inmigración, ya se produjeron en 2004 protestas vecinales por la presencia de bandas étnicas en algunas plazas públicas. La policía de Corbacho prefirió entonces retener e identificar quienes protestábamos por este estado de cosas, mientras los delincuentes llegados con la inmigración realizaban su “trabajo”. En cierta ocasión, los propios vecinos increparon a la policía de Corbacho, defendiendo a los que protestaban e indican que los delincuentes eran otros…

L’Hospitalet tiene una larga tradición masónica que se remonta a mediados del siglo XIX en donde existían varias logias de las distintas obediencias. Uno de los masones locales, Rosend Arús i Arderiu, acumuló una considerable fortuna y gracias a su munificencia legó la joya de la masonería española actual –la biblioteca Arús- y el actual edificio del Ayuntamiento de L’Hospitalet. Desde entonces siempre la masonería siempre ha tenido presencia en la ciudad e incluso se cuenta que en el interior del propio edificio del Ayuntamiento existe una logia masónica. Por otra parte, es rigurosamente cierto que la masonería ha estado presente en la vida ciudadana de L’Hospitalet. ¿Es masón Celestino Corbacho? No lo puedo afirmar, como tampoco se puede afirmar otro tanto de ZP. De hecho, si ambos nombres están en los registros de afiliados de alguna logia, eso es un problema secundario a la vista de que la masonería es una institución legal. El problema no es ese, sino otro que tiene poco que ver con la masonería como institución. El problema de fondo es que, con demasiada frecuencia, en los últimos tiempos, la masonería europea ha encarnado una línea que nunca ha tenido nada que ver con su patrimonio ideológico. En efecto, la masonería ha sido uno de los motores del lobby inmigracionista en todos los países de Europa.

La masonería anti-tradicional

La masonería ha asumido como propia la ideología de la “multiculturalidad”, las proclamas hacia una “sociedad multiétnica”, los elogios al “mestizaje”, etc. Y es contradictorio que una asociación que, en 1717 nace como evolución de las hermandades de artesanos, es decir, de la mejor tradición europea, termine defendiendo justamente todo aquello que es ajeno y opuesto a la tradición de la que ha surgido la masonería.

La ideología que sostiene ZP y Corbacho es propiamente, la ideología masónica reconvertida por la interpolación en los 40-70 de elementos disidentes del ocultismo de la Blavatsky, grupos inspirados por Alice Ann Bailey y sus grupos para-masónicos (Triángulos, Servidores del Mundo, Buena Voluntad Mundial) presentes en algunas instituciones internacionales (UNESCO, NNUU, FAO).

La ideología de estos grupos es simple: “a un gobierno mundial (de la que las NNUU serían el embrión) corresponde una nueva religión mundial (la propagada por Ann Bailey y algunas tendencias de la New Age) y una nueva raza mundial (de ahí el énfasis en el mestizaje y lo multiétnico)”. Eso daría a la “humanidad” un aspecto “homogéneo” y contribuiría a la definitiva “paz mundial”.

Tal es la ideología y tal es también el núcleo de la ingeniería social zapateriana. A la vista de esto, el que sea o no masón es secundario, porque, al margen de su pertenencia a una estructura masónica, lo incuestionable es la coincidencia del pensamiento para-masónico de Ann Bailey con el de ZP. Pero hay algo más.

Zapatero y la New Age

ZP pertenece a una generación del PSOE que ya no ha leído ningún texto de Marx. Tampoco consta que tenga ninguna afición particular por ninguna tendencia filosófica. Al menos de Guerra se sabía que oía a Malher y leía a Gertrud Stein. De Aznar, por ejemplo, se supo que en su juventud leyó a José Antonio y a Ortega. Pero de ZP hay un misterio absoluto sobre cuales fueron sus “fuentes” ideológicas.

En alguna ocasión hemos estado a punto de decir que ZP es ambición” pura y simple, sin más, ambición de poder y estudio telegénico de cómo acceder a él. Hoy creemos que hay mucho de eso. Pero, evidentemente, hay algo más.

Antes hemos aludido a las ideas de Ann Bailey y de una serie de grupos atrabiliarios, disidentes de la teosofía (en Internet hay toda la información sobre estos grupos y se pueden “bajar” todas las obras –infumables, por cierto- de su inspiradora, de la misma forma que a la sede suiza y neoyorkina de estos grupos se pueden encargar decenas de folletos sobre NNUU, religión mundial, paz mundial, hambre en el mundo, etc., enviados gratuitamente y que demuestran que detrás hay sólidos apoyos económicos y que son grupos ocultistas con voluntad de intervención política). Hemos dicho que estos grupos formaban el alma de una parte sustancial del movimiento conocido por New Age.

La otra parte de este deslabazado movimiento son las escuelas terapéuticas y en concreto las que sostienen la absurda idea de que “el pensamiento construye la realidad”, pero no en el sentido de voluntad y determinación, sino en un sentido mucho más siniestro y casi animista.

Estos grupos de New Age (en torno a Louis Hay, Napoleón Hill, y dos docenas más) sostienen que somos víctimas de nuestros pensamientos positivos, pero que si logramos tener únicamente pensamientos positivos, la realidad nos contestaría adaptándose a ellos. Un libro de Louis Hay se titula precisamente “Los milagros del pensamiento positivo”.

Todos estos libros (y los cursos presenciales que les acompañan) son extremadamente peligrosos y solamente podrían haber surgido del caldo de cultivo del calvinismo americano: Dios ayuda a los justos con la riqueza. Esta idea, laicizada, ha dado lugar a las distintas corrientes del “pensamiento positivo”: “la realidad ayuda a los que piensan positivamente”.

Es evidente que la realidad objetiva responde a leyes perfectamente establecidas. Incluso la economía. Un déficit en la formación personal de alguien no es la mejor forma de contribuir a que encuentre un puesto de trabajo, por muy positiva y justa que sea su vida. Así pues, es frecuente, que cuando algún partidario de estas corrientes se ve decepcionado por la realidad, tienda a explicar su fracaso, porque no ha sido todo lo positivo que debía ser o porque hay algo en él que es fundamentalmente injusto y por tanto Dios o la realidad le dan la espalda.

Y esto nos lleva al presidente del gobierno español. Desde hace un año viene proclamando que no hay crisis en España. En un principio parecía que todo estaba justificado por la proximidad electoral y que, cuando pasaran las elecciones, adoptaría medidas. Hoy es legítimo dudar de todo esto. Da la sensación de que, verdaderamente, el presidente del gobierno considera un error reconocer la existencia de la crisis, se limita simplemente a no pensar en la crisis y a… pensar positivamente. Se le ha escapado en alguna ocasión (en la SER cuando creía que e micrófono estaba cerrado). A estas alturas –y a falta de datos sobre su formación intelectual- es lícito pensar que los únicos de “fuentes” intelectuales que dispone ZP es ese pensamiento newager.

Los cursos y los libros sobre pensamiento positivo son, literalmente, infames. Sustituyeron a finales de los años 50 a los manuales escritos habitualmente por jesuitas que trataban los temas de ayuda a la formación de los jóvenes y ayuda a adultos con problemas de conciencia. Habitualmente, estos manuales repiten las mismas ideas una y otra vez con distintas frases: “hay que ser positivos”, “hay que creer en lo que hacemos”, “hay que desterrar la negatividad de nuestro entorno”, “aunque no lo percibamos inmediatamente el pensamiento positivo crea una realidad igualmente positiva”, etc.

¿Empiezan a comprender ustedes la política de ZP? Entre Ann Bailey y Louise Hay nos ha caído una buena. Claro que peor hubiera sido si ZP de jovencito se le hubiera ocurrido leer algún texto de la Comunidad de Findhorn (emblemática en el ámbito de la New Age) que sostenía la necesidad de “hablar con las fuentes y con los árboles”… claro que hay ministro que parecen leños. Como diría el anuncio de “Aquarius” (otra referencia de la new age): “El ser humano es extraordinario”.

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es – http://infokrisis.blogia.com

Comentarios  Ir a formulario