Infokrisis.- Finalmente resulta que los peligrosos terroristas islámicos no iban a volar la Audiencia Nacional… La propia Audiencia Nacional los ha absuelto en el día de hoy. ¡Y pensar que aquella noticia publicada en 2004 sirvió para generar alarma social y reforzar la versión oficial sobre los atentados del 11-M! Un nuevo episodio de "terrorismo islámico" que se desploma.

Hace cuatro años, todas las portadas de la prensa diaria dieron cuenta de la espectacular noticia. El fiscal de la Audiencia Nacional Ignacio Gordillo sostuvo que España “es un objetivo muy importante para el terrorismo islámico”, el cual, añadió “representa una amenaza constante para nuestro país”. ¿Y eso por qué? Gordillo explicó que la prueba de ello eran las detenciones de implicados en la “voladura de la Audiencia Nacional” en la “Operación Nova”... Hoy los acusados han sido absueltos ¿ha dejado de ser el islam un peligro en España?

Y este es el problema: que si bien el terrorismo islámico no existe en España, si existe, en cambio, un problema islámico.

La sentencia: ambigua pero rotunda en un solo punto

La sentencia emitida ayer ha sido clara al respeto: si existió el plan de volar la Audiencia Nacional ese plan estaba “sin desarrollar”. Hay que recordar que el Ministerio del Interior, vendió el atentado como inminente (al igual que hace menos de un mes se volvió a vender como no menos inminente el atentado contra el metro de Barcelona… aún cuando no se había descubierto ni rastro de explosivos). En aquel momento el ministro socialista llegó a decir incluso que el crimen se iba a realizar mediante un “camión lleno de explosivos”…

Pero la sección tercera de la Sala de lo Penal ha tumbado toda esta patraña. La sentencia afirma que el seudo-atentado no pasó de ser 'un plan individual, sin desarrollar y que no determinó el efectivo concierto de voluntades para su efectiva ejecución' más allá de las gestiones de Kamara, 'no suficientemente determinadas y concretadas', ni 'existiendo tampoco una resolución firme de ejecución'.

¿Qué es lo que considera, pues, la sentencia? Las penas impuestas son graves: entre 5 y 14 años, pero por otros motivos: pertenencia a organización terrorista y colaboración con ella. ¿En qué se basa el juez?

El “peligroso líder terrorista”

La sentencia explica que 'nos encontramos ante un verdadero grupo cohesionado, permanente, estable y estructurado bajo el liderazgo indiscutible' de Achraf. ¿Y quién es Achraf? El habitual individuo enfermo y medio enloquecido que abunda en todos los medios extremistas islámicos. La sentencia de 247 folios condena a Achraf a la máxima pena impuesta por el tribunal, 14 años, como emir o líder de la célula que creó en la cárcel de Topas (Salamanca). En el verano de 2004 Achraf comunicó a otro de los acusados, Kamara Birahima, su idea de atentar contra la Audiencia Nacional 'como lugar emblemático de la lucha contra el terrorismo'. La sentencia explica que este plan se convirtió en una obsesión para Achraf, obsesión que no le impidió establecerse en Suiza y vincularse a la célula que asesinó al cineasta holandés Theo Van Gogh. Pero la obsesión no pasó de unas pocas conversaciones entre colegas enardecidos por el haschís.

Achraf, añade la sentencia, creó este grupo en la cárcel de Topas (Salamanca) para adoctrinar en el 'yihadismo' a otros presos con los que planeó ataques suicidas, y mantuvo contactos por carta con otros reclusos de cárceles de Málaga, Almería y Valencia, donde después se crearon otros grupos, y con presos en Estados Unidos por el 11-S.

Según el tribunal, este entramado de interrelación de potenciales 'muyahidines' (suicidas) 'adoctrinados por su líder en reivindicación de lo que consideran derechos islámicos' resulta 'un auténtico caldo de cultivo de actos violentos' y constituye por ello 'un grave peligro' para la sociedad occidental y, en particular, para la sociedad española.

Así, con el descubrimiento por parte de la Policía de la conducta ilícita que se estaba desarrollando en las cárceles españolas, resalta el tribunal, se logró evitar 'felizmente' la ejecución de actos violentos.

Algo sobre los condenados

Diez de los procesados han resultado absueltos y se encuentran en libertad desde el pasado 4 de febrero y sólo cinco permanecen encarcelados por estar presos en otras causas. Y esto es lo importante porque causas no faltan: unos por pertenecer al Grupo Islámico Armado argelino tiempo atrás y partícipes en la guerra civil que ha azotado a ese país desde principios de los 90 y que prosigue todavía hoy en la oscuridad. Otros acusados permanecen en prisión… por delitos comunes.

De los 455 años pedidos por el fiscal, el tribunal solamente ha concedido 173, de los que 13 corresponden al principal acusado Mohamed Achraf. En otras palabras: 282 años menos.

Vale la pena recordar que en el período en el que algunos de los acusados pertenecían al GIA y al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate –que sólo operaban en Argelia, es importante recordarlo- ¡ambas organizaciones se declaraban ajenas y contrarias a Al-Qaeda! Por lo demás, si en España y Francia han sido detenidos un número inusual de salafistas argelinos eso se debe a que lo prolongado de la guerra civil que azota a ese país ha generado que muchos antiguos militantes terminaran con romper con esas organizaciones… ¡sin que sus crímenes prescribieran!

Así pues, la “peligrosa célula islamista” nace en Topas… formada exclusivamente por delincuentes comunes, frecuentemente dedicados al comercio de drogas. A causa de los traslados penitenciarios, la célula se extendió por varias cárceles de España, concretamente en Málaga, Almería y Valencia.

El grupo debería de llamarse "Mártires por Marruecos" y, en la práctica, todos los que tuvieron contacto con Achraf entre 2000 y 2002 en la cárcel de Topas formarían parte de él… Cuando salió de la cárcel, se fue a Suiza en donde –por supuesto- fue inmigrante ilegal acogido en el centro de Hegnau… del que se fugó para ser detenido luego y extraditado a España. La sentencia afirma que logró organizar “cuatro células” con las que estaba en contacto por móvil y correo electrónico…

Aspectos bufos de la “Operación Nova”

El juicio tuvo su parte bufa cuando el principal confidente del CNI Ismail Latrech, negó en su declaración como testigo protegido ante el tribunal y añadió que "nunca" dio información como confidente sobre esta célula islamista. Por su parte, dos días antes, el principal testigo, el confidente de la Policía Abdelkader El Farssaui, conocido como Cartagena, intervino también como testigo protegido en el juicio y, en su declaración, acusó al grupo 3 de la UCIE (Unidad Central de Información Exterior de la Policía) de haberse inventado las intenciones del supuesto líder de la banda, Mohamed Achraf, de atentar contra la Audiencia Nacional. Como podemos ver, una “investigación” extremadamente seria y fuera de cualquier sombra de duda…

El terrorismo funciona de otra manera: fulanito monta cuatro células terroristas; en Internet baja de emule cualquier manual para fabricar explosivos; al día siguiente hacen bolsa común para comprar el material necesario y al otro ponen la bomba… Y luego otra bomba y luego otra más hasta que finalmente son detenidos. Esa es la historia de las células terroristas, de ETA, del GRAPO, de los anarquistas, de las Brigadas Rojas, del IRA, etc. No es, desde luego, el esquema del “terrorismo islámico”: terrorista concienciado monta célula; célula crece; antes de cometer ningún atentado son detenidos por la policía. Y vuelta a empezar… Increíble ¿no?

Tanto trabajo ¿para qué? Todo tiene su explicación

¿Por qué alguien se toma toda la molestia de organizar estos episodios bufos que están en la memoria de todos: el comando dixán (absueltos), la detención de la “célula española de Al Qaeda” (absueltos de haber planificado el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York), el comando Barcelona que debía colocar bombas en el metro al día siguiente, etc.?

Es fácil de entender: en 2004 –cuando se realizó la “Operación Nova”- estaban muy recientes los atentados del 11-M. Empezaban a oírse las primeras voces contrarias a la “versión oficial”. Era preciso apuntalar como fuera la idea de que existía un terrorismo islámico en España, una amenaza permanente, viva y activa que podía golpear de nuevo como había golpeado el 11-M. Eso es todo.

En esa ocasión el ministerio del interior dirigido por un socialista se preocupó de orquestar la pantomima. No era la primera vez que se hacía. Solo un año antes, durante el gobierno del PP, los ministros del interior de turno habían hecho otro tanto. Así que nadie iba a protestar.

Pero, en definitiva, el terrorismo islámico ¿constituye hoy por hoy un riesgo en España?

Lo vamos a repetir por última vez a quien quiera oírlo:

- el terrorismo es utilizado por el islamismo solamente en dos circunstancias:

a) en zonas de guerra abierta: Irak, Afganistán, Palestina, o bien

b) en zonas en las que se siente suficientemente fuerte como para entrar en la última fase de su conquista.

- En España, a pesar de que existen 1.200.000 islamistas en su inmensa mayoría magrebíes, paquistaníes y subsaharianos, llegados en menos de 10 años, el Islam está en su primera fase de conquista y expansión, por tanto, no utiliza –todavía- el terrorismo político, sin prejuicio de que en el futuro lo pueda utilizar cuando exista una situación de equilibrio de fuerzas o de ofensiva estratégica por parte de los islamistas.

- El problema en España es otro: a diferencia de en Francia, Holanda, Bélgica o Reino Unido, en España la mayor parte de islamistas procedentes de la inmigración todavía no han obtenido nacionalidad española y, por tanto, jurídicamente, son extranjeros. En caso de que la concentración de islamistas en España siga aumentando como en los últimos años y su demografía siga siendo explosiva, es evidente que a la vuelta de 5-10 años, si deberemos afrontar un problema serio planteado por “ciudadanos españoles de origen extranjero”.

- La conclusión es simple: hoy no existe terrorismo islámico en España, pero sí hay chispazos en Europa donde tiene más arraigo la inmigración islámica. En caso de que no se detenga la islamización creciente de España, en breve deberemos afrontar un problema mucho más grave de lo que hasta ahora los distintos ministros del interior han ideado con fines muy diversos (Aznar para justificar la intervención en Irak y el apoyo a los EEUU en su “lucha contra el terrorismo” y Zapatero para confirmar la versión oficial sobre el 11-M).

Ya va siendo hora de que la opinión pública diga basta a estas innobles manipulaciones que muestran un terrorismo allí en donde apenas hay otra cosa que islamistas poco muy poco espabilados y delincuentes comunes de pocos vuelos. El terrorismo es algo demasiado serio como para que se lo utilice como arma arrojadiza o con cualquier otra intención más o menos oculta.

© Ernesto Milà – Infokrisis – infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com

Comentarios  Ir a formulario