Sobre la agresión a una ecuatoriana en el metro de Barcelona

Publicado: Miércoles, 24 de Octubre de 2007 16:45 por Ernesto Milá en NACIONAL
20071024164541-065.gif

Infokrisis.- Vaya por delante que la agresión a la chica ecuatoriana en el metro nos parece incalificable. Ahora bien, dicho esto, vamos a situar el problema en sus justas dimensiones. No estamos ante una muestra de racismo y xenofobia, sino ante un colgado atiborrado de alcohol y, seguramente, de alguna droga más, que exterioriza su colocón. Casos como estos ocurren todos los días en el metro de Barcelona y a decenas los fines de semana. La novedad de este caso es que ha sido filmado por las cámaras de vídeo del tren y que esa filmación se ha filtrado a los medios.

Un vídeo providencial para ZP (con Z de Zeporro)Llevamos ya tres días en los que todos los informativos de radio y televisión reproducen machaconamente este vídeo. Hay que preguntarse por qué. Los motivos son fundamentalmente dos: 1)     No es por casualidad que este episodio de violencia urbana haya tenido lugar en Catalunya, justo en el momento en el que aquella comunidad, literalmente, “ha dejado de funcionar”: Desde el mes de julio la obsolescencia de las infraestructuras se ha venido agudizando y promete hundir en la más absoluta miseria electoral al PSC. Algo que tendrá repercusiones importantes a escala nacional, pues, no en vano, la reelección de Zapatero (con Z de Zenutrio) depende de los votos catalanes y andaluces. Cubrir el hundimiento de la vía del AVE y la caída del sistema informático en el aeropuerto del Prat, mediante la filtración de este vídeo (prueba de convicción en un proceso y que, por tanto, no debería haber sido entregado a los medios), es una forma de desviar la atención.2)     Uno de los frentes de mayor desgaste de ZP (con Z de Zascandil) es el tema de la inmigración. Han venido demasiados inmigrantes en poco tiempo y han creado muchos más problemas de los que inicialmente estaban previstos. Una forma de desviar la atención del electorado hacia un señuelo ficticio es intentar demostrar que existe una xenofobia y un racismo latente en la sociedad española y que, por tanto, hay que arropar a los inmigrantes y no demostrar en absoluto oposición a que sigan llegando en masa como hasta ahora.Si tenemos en cuenta que el metro de Barcelona ha facilitado el vídeo y que, a partir de ahí, se ha generado todo un clima de tensión emotiva sobre un tema que sigue un proceso penal y que carece completamente de implicaciones políticas, se verá que el interés de las autoridades municipales, autonómicas y estatales (el PSOE y sus aliados) están en que se hable de este tema y no de cualquiera de los demás que componen la triste realidad catalana de nuestros días.Un clavo saca a otroDiariamente se producen agresiones, palizas y asesinatos protagonizados por Latin Kings, Ñetas, Salvatruchas e incontrolados andinos. Repetimos, diariamente se producen este tipo de agresiones. Estadísticas cantan. La incidencia de la inmigración en la delincuencia es cuatro veces superior a la que corresponde entre ciudadanos españoles. Pero, por algún motivo, cuando un colombiano realiza una violación en algún parque de Madrid amenazando “dentro de poco Madrid será una ciudad colombiana”, no es racismo ni xenofobia antiespañola, mientras que cuando un colgado, alcoholizado y colocado con cualquier droga, le da una patada en la boca a una adolescente ecuatoriana, esa acción bastante para criminalizar a todo un país.Dos pesos, dos medidas. Si usted es español, usted es culpable de racismo. Si usted es andino o magrebí, tranquilo, ante cualquier delito, jamás recaerá sobre usted la acusación de racismo. El problema no es el racismo y la xenofobia, afortunadamente reducidos a la mínima expresión en España: el problema es la inmigración masiva y mil vídeos como el que hemos visto desde el lunes lo único que demostrarían es que hay mil colgados, todos ellos producto de las sucesivas leyes de educación y de la despenalización del consumo de drogas. Reacciones sorprendentesLlama la atención que el presidente de la Asociación Rumiñahui de residentes ecuatorianos en España aluda a que “nadie tiene el derecho de defender sus ideales con la violencia”… como si el agresor de la adolescente ecuatoriana tuviera ideal alguno aparte del consumo de alcohol y drogas. Llama, igualmente, la atención la reacción de las autoridades ecuatorianas que solamente parecen ejercer su autoridad en dos circunstancias: cuando se trata de animar a sus ciudadanos a que abandonen el país y cuando esquilman las arcas del tesoro ecuatoriano para pagarse sus caprichos. Pues bien, estas autoridades se creen con derecho a enseñarnos ética y moral: lo ha hecho el cónsul ecuatoriano y lo ha hecho la ministra de Asuntos Exteriores e incluso el presidente Correa ha telefoneado a la afectada. También aquí corremos el riesgo de perder la perspectiva. Ecuador es un país empobrecido por la mala gestión de sus autoridades, de las de ayer y de las de hoy. No es un “país pobre”, es un “país mal administrado”. Las remesas que envía el tercio de la población que se encuentra en el extranjero es la primera entrada de divisas, gracias a lo cual se pagan los sueldos de la clase política. Unos han arrojado al exilio económico a otros para que estos les sigan manteniendo… Maravilloso ejemplo del que tanto el cónsul ecuatoriano como la ministra o el presidente Correa deberían de tomar nota para callarse y ocultar sus muchas vergüenzas.Las remesas enviadas generan, de un lado, cobro de impuestos directos, de otro generan consumo interior y recaudación de impuestos indirectos que… van a parar a las arcas del Estado. Nos acordaremos de éstaEste episodio apenas hubiera sido, como decíamos al principio, un lamentable ejemplo de violencia urbana que demuestra el fracaso del sistema educativo, de no haber sido por el interés político del gobierno ZP (con Z de Zarrapastroso) en ocultar el desplome de las infraestructuras en Catalunya y del gobierno ecuatoriano en crear un clima victimista en su país para hacer perdonarse el esquilmar constantemente a la sociedad de su país. Es evidente que esto no acaba aquí. Y que la próxima vez que un ciudadano ecuatoriano protagonice algún episodio de violencia o algún asesinato, la sociedad española deberá protestar ante los consulados ecuatorianos. Desgraciadamente esto ocurrirá en breve y no será la última vez.Estará claro que el hecho de que haya 100 o 1000 delincuentes ecuatorianos que operan en España no basta para responsabilizar a toda la comunidad ecuatoriana que, en su inmensa mayoría, ha venido aquí a trabajar, pero sí es preciso manifestar la protesta ante el gobierno español que ha visto en la inmigración una forma de dinamizar la economía aumentando artificialmente el número de ciudadanos mediante la inmigración (la inmigración hoy no genera riqueza sino que genera consumo), y ante el gobierno ecuatoriano que ha arrojado al exilio económico a un tercio de su población.Toca acabar. Desearíamos que episodios como el protagonizado por ese clónico “del Neng” no se volvieran a repetir jamás. Y también desearíamos que los habituales crímenes de los Latin Kings, de los Ñetas y de los Salvatruchas se castigaran de la única manera que pueden castigarse: tal como ha propuesto la Unión Democrática de Centro, suiza, con la repatriación del criminal y de su familia. Nosotros tenemos que cargar con asociales como el clónico del Neng… no tenemos por qué cargar con criminales llegados de allende nuestras fronteras…

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario