LAS NOVEDADES DEL JUICIO SOBRE EL 11-M Y LA

Publicado: Miércoles, 18 de Abril de 2007 15:33 por Ernesto Milá en CONSPIRACION
20070418153340-023.gif

infokrisis.- Novedades hay muchas y confirmaciones muchas más. Ahora ya no se trata de “conspiraciones periodísticas”, sino de un juicio en el que todo el ambiente tiende a cohibir a los testigos más “bragados”, los cuales, salvo raras excepciones tienen una irreprimible tendencia a decir la verdad. Y la verdad no encaja con la versión oficial.

Lunes, martes y miércoles son los días en los que se abre la amplia sala para albergar a la legión de acusados, abogados de la defensa, periodistas, víctimas y público en general. Jueves y viernes los jueces reflexionan sobre lo que han oído y ordenan sus notas. A estas alturas, el juez Bermúdez, cada día que pasa, se siente más ofuscado: él es el primero en percibir que hay algo que no encaja en la versión oficial. De hecho, no encaja nada.

Cómo caen los puntos fuertes de la “versión oficial”

Ninguno de los “puntos fuertes” de la versión oficial ha logrado confirmarse. Pasemos revista.

a.- La Renault Kangoo.- La furgoneta Renault Kangoo estuvo “perdida” durante una hora y, al “reaparecer”, contenía todo lo que no se había encontrado antes, incluidos los fragmentos de explosivo que el perro de los Tedax no había apreciado en el primer reconocimiento. Las preguntas de la fiscal tendían a insinuar que el perro “estaba fatigado”… pero lo vimos en la filmación realizada durante la primera inspección: pocos perros podían demostrar una tensión y vivacidad tal como el que se encaramó por el portón trasero de la Kangoo sin apreciar ningún resto de explosivo.

b.- La mochila que no explotó.- Si la furgoneta estuvo perdida durante una hora, hay misterios todavía mayores. El segundo elemento en el que se apoya la versión oficial es la aparición providencial de la mochila que no había explotado. La versión oficial sostiene que esta bolsa no estalló porque los cables estaban “pelados” (¡!), pero el hecho objetivo es que esta mochila aparece de no se sabe dónde en la comisaría de Vallecas. Y el no haber podido cerrar todas las especulaciones sobre la aparición de la mochila tiene importancia, porque el teléfono allí encontrado lleva, tras distintas peripecias, al locutorio de Vallecas propiedad de Jamal Zougam.

c.- Jamal Zougam.- No albergamos absolutamente ninguna duda sobre la no implicación de Zougam en estos atentados. Ahora bien, ¿por qué se le ha elegido como chivo expiatorio? Sencillo: por su relación de vecindad con Abu Dadah, considerado como el “hombre de Al Qaeda” en España… Ése era el nexo que permitía –gracias a grandes titulares de prensa– afirmar con una seriedad pasmosa que el atentado era… “obra de Al Qaeda”. Los reconocimientos realizados por cuatro testigos son irrelevantes: la policía primero les enseñó la foto de Zougam y luego lo reconocieron. Por otra parte, unos testigos se desdijeron y otros dieron descripciones diferentes de Zougam y otros, aún, lo situaron en trenes distintos. Ningún tribunal del mundo podría condenarlo con estos testimonios.

d.- Los explosivos de Asturias.- Si todavía no se ha podido determinar la naturaleza del explosivo, de lo que no cabe la menor duda es que no se trató de Goma-2 ECO. Y, por lo demás, tampoco se ha podido delimitar la cantidad de explosivos que se utilizaron en los atentados: en los trenes, en la vía del AVE Madrid-Zaragoza, en la explosión de Leganés y en el mismo piso que no estallaron. La suma de todo esto daría en torno a 250 kilos. Demasiado para aquella pequeña mina asturiana. Por otra parte, en Asturias es donde más claramente aparecen policías complicados en una inextricable trama con delincuentes comunes. El 85% de los presuntos implicados en los atentados… eran confidentes de algún servicio de seguridad del Estado y tanto Rafa Zouhier como Toro y Trashorras reconocieron haber informado a sus contactos en los servicios del tráfico de explosivos sobre los “moros”. Ni una sola de las pistas habría sido activada… a pesar de lo suculento que era –ayer y hoy- lograr la desarticulación de una célula islamista con algo más que detergente. Para colmo, el gerente de la mina acaba de declarar que la explotación cumplía todas las normas de la Guardia Civil y las inspecciones habían resultado satisfactorias. De allí no se pudieron robar 250 kilos de explosivos para los atentados.

e.- La matanza de Leganés: Un GEO declara que vio un inhibidor telefónico en el hueco del ascensor del edificio de calle Martín Gaite… si había inhibidor no pudo haber llamadas de despedida de los presuntos “suicidas”. Y si no hubo esas llamadas –y varios testigos así lo confirman–… entonces es que los “suicidados” no lo eran tanto. Para colmo, en el juicio se ha sabido que el vecino de arriba de los “suicidas” era… un policía anteriormente destacado en la UCO ¡experto en seguimientos! No se ha podido determinar de manera convincente cómo fue posible que uno de los presuntos terroristas huyera a la carrera, ni se han presentado los casquillos de las balas que, supuestamente, se dispararon desde dentro.

¿Qué queda de la versión oficial?

Apenas nada. Tan sólo algunas pruebas circunstanciales y de escasa entidad. Las dudas que van apareciendo en cada sesión hacen cada vez más difícil el papel de los “voceros de PRISA”, defensores impenitentes de la “versión oficial”. La técnica que siguen es, simplemente, desconocer los argumentos que no encajan con la versión y aferrarse a sus propios datos. La mujer de Jamal Amidam, por ejemplo, declaró a El País que había recibido una llamada de despedida de su marido, para luego desdecirse ante el tribunal con unas palabras tan sencillas como sinceras y, al día siguiente, volver a desdecirse de lo dicho… nuevamente ante El País. PRISA se lo ha tomado como algo personal: no le interesa la “verdad”, fuera cual fuera, sino, simplemente, enrocarse en la tesis de que todo se debió a “la guerra de Irak”…

Estamos a mitad del juicio. Todavía quedan muchos testigos por desfilar y luego, lo que será todavía más interesante, escuchar los alegatos de las defensas y las conclusiones de la fiscal. A medida que avanza el juicio, la fiscal es perfectamente consciente de que está perdiendo posiciones y que su papel es cada vez más ingrato. Pero nadie duda de que, contra toda lógica, se mantendrá en sus conclusiones, aunque sus posiciones sean imposibles de defender. La fiscal cuenta con la Brunete mediática de PRISA a su servicio para transformar los callejones sin salida en los que se encuentra en “verdades oficiales”.

Pedro J. Ramírez lo decía en su editorial del domingo pasado en El Mundo: sea cual sea la sentencia, la investigación sobre el 11-M no terminará el día que se publique. La sentencia apenas tendrá interés. Pero habrá que atender a un solo punto: la culpabilidad o inocencia de Jamal Zougam, el primer marroquí detenido antes de las votaciones del 14-M.

Si Zougam es declarado inocente –y hasta el momento no se ha publicado ningún testimonio creíble que avale la tesis de su culpabilidad- el problema para los defensores de la versión oficial es explicar… cómo llegaron a detenerlo antes de las votaciones.

La sentencia no va a decir si ETA tuvo algo que ver con el atentado. Lo cierto es que ETA está apareciendo demasiado en este juicio y que los esfuerzos de algunos medios policiales por desterrar la más mínima mención a ETA de la versión oficial son, en cualquier caso, sospechosos. Pero también es cierto que no aparece ninguna prueba definitiva que implique a ETA… si bien hay datos que permiten apuntar que “posiblemente” entre en la quiniela de los culpables. Y el dato fundamental es aquí, también, objetivo: el cambio de gobierno benefició teóricamente a ETA y abrió la posibilidad de un proceso de paz. El principio de toda investigación criminal es responder a la pregunta: “¿A quién beneficia el crimen?”.

Por cierto, ZP debería aclarar por qué, a lo largo del día 11, explicó a periodistas y miembros de su partido que los atentados habían sido cometidos por suicidas. ¿Por qué esa insistencia en “los suicidas”? ¿Por qué alguien había determinado desde primera hora de la mañana del 11 que debía aparecer al menos un suicida… y, sin embargo, ese cuerpo jamás apareció? El cuerpo del suicida habría sido la prueba definitiva de la comisión del crimen por parte de fanáticos islamistas… Para reforzar la versión oficial era precisa la figura del suicida. Pero éste no apareció. El elegido como aspirante a suicida, finalmente, ¿decidió “renunciar” a su misión? ¿Desertó? El caso es que resulta chocante que apenas una hora después del atentado, la SER ya hable de “suicidas” y ZP siga haciéndolo a lo largo de todo el día. Incluso le señaló a Pedro J. Ramírez la presencia de ¡tres suicidas!

¿Qué queda de la versión oficial? Poco, apenas nada. Y, desde luego, nada creíble. Es la hora de la “versión alternativa”. A estas alturas del juicio, el juez Bermúdez debe estar convencido de que alguien ha urdido esta formidable maniobra que ocasionó un cambio de gobierno en España. Pero la sentencia se referirá solamente a temas muy concretos: la inocencia o culpabilidad de los acusados. Nada más. En realidad, todos ellos son culpables de algún delito: de traficar con drogas, de vender tarjetas telefónicas clonadas, de traficar con explosivos, de falsificación de documentos, etc… pero le va a resultar mucho más difícil condenarlos por los atentados.

 

DN y la Versión B. Especulaciones sobre datos objetivos

La Kangoo era la pieza fundamental, porque en su interior apareció “todo”: restos orgánicos de algunos presuntos autores materiales, restos de explosivos, la famosa cinta coránica y, para colmo, una tarjeta de Gráficas Bilbaínas, para mayor INRI empresa propiedad familiar del secretario general de DN… [reproducimos esta información, solamente porque el jefe de su partido reconoció, de manera irresponsable y, sin duda, para interesar a los medios sobre su partido, que el propietario de Gráficas Bilbaína era su propio secretario general…].

Hoy DN no es sino una caricatura y un despojo de partido, y ni siquiera en 2004 estaba claro que consiguiera despegar y recorrer la senda del Front National. Lo que ocurría es que dentro de DN estaban presentes personas con historiales previos algunos de cuyos componentes podrían dar credibilidad a una Versión B. Y, cuando esos datos faltaban, se construía con facilidad.

Pocas semanas antes del 11-M, un individuo extraño y provocador, de acento y rasgos árabes, que se presenta como “sirio” (en el sumario del 11-M aparecen varios sirios e incluso un policía español de origen sirio), visita la sede de DN en Alcalá de Henares. Propone abrir un canal de financiación y asegura que puede conseguir armas y municiones. Explica que se siente atraído por la postura antisemita del partido. Naturalmente, los dirigentes de DN-Alcalá que lo conocieron lo enviaron, literalmente, a paseo. Era, evidentemente, un provocador y, además, un provocador torpe y mendaz.

En la noche antes del atentado, los militantes de DN-Alcalá realizaban campaña electoral para su partido y pasaron delante de la estación. Uno de estos militantes nos aseguró que creyó haber visto a la furgoneta hacia la 1 de la madrugada del 11-M, es decir, seis horas antes de que el portero de la finca situada ante la estación, la viera. Pues bien, es en Alcalá donde se desarrolla buena parte del misterio del 11-M: allí aparece el misterioso Skoda tres meses después del atentado. Desde Alcalá se distribuyen las bombas en los trenes.

Ya en krisis.info, tres semanas después de los atentados, publicamos la información que nos llegó directamente, según la cual, una vecina de Alcalá que esperaba el tren, vio a uno de los supuestos terroristas y puede asegurar una cosa: sus rasgos no eran árabes, sino europeos. Los reconoció por las dimensiones de las bolsas.

¿Cómo encajar DN en toda esta historia? Es difícil saberlo. Lo más probable es que la mente criminal que planificó el 11-M previera que si la versión oficial caía, total o parcialmente, era preciso establecer una “Versión B” y, para ello, precisaba construir una serie de pruebas circunstanciales: la foto de un “terrorista” sirio entrando en la sede de DN-Alcalá, la tarjeta de Gráficas Bilbaínas encontrada junto a la cinta coránica en la Kangoo, por ejemplo.

Siempre hemos sostenido que los que planificaron el 11-M conocían perfectamente la “estrategia de la tensión” que se desarrolló en Italia entre los años 1969-1983. De ahí se extrajo la idea de colocar bombas en los trenes (en Italia habían estallado en el tren Italicus y en la estación de Bolonia). De ahí también se extrajo la idea de crear falsos culpables (los anarquistas en el caso de la Bomba de la Banca de Agricultura de Milán) y si, en un momento dado, la versión se desplomaba (como ocurrió en el caso de la bomba de Milán), tener preparada una “Versión B” en la que la extrema-derecha sería presentada como teniendo alguna parte de culpabilidad (tal como ocurrió en ese mismo atentado en Milán).

Para ello, era preciso que hubiera un nexo directo entre DN-Alcalá y los “árabes”. De ahí la visita de un misterioso “sirio” a la sede de DN-Alcalá en la que realizó las más provocadoras propuestas sobre armas, explosivos y financiación. Para ello mismo, era preciso que ese mismo partido apareciera de alguna manera implicado. Y es por ello por lo que dentro de la Renault Kangoo aparece la tarjeta de Gráficas Bilbaínas, propiedad de un conocido miembro de DN, hoy secretario general del partido. Y, así mismo, era preciso que en el partido existieran militantes que en el pasado hubieran sido señalados como “terroristas”, con razón o sin ella. Y los había y, en un caso, incluso con relaciones con determinados países árabes.

A partir de pequeños datos objetivos extraídos del historial pasado de unos y fabricados ad hoc en otros, era posible dar credibilidad a una supuesta implicación de DN. Además, en DN militaban algunas personas que tiempo atrás habían mantenido relaciones con gobiernos árabes, lo que contribuía a dar más credibilidad a la Versión B. Y todavía hay más datos que la prudencia no permite publicar en este momento.

Entre el 11-M de 2004 y junio de ese mismo año, DN se desplomó por distintos motivos, ninguno de los cuales interesan a nuestros efectos. Esa dispersión y los enfrentamientos personales que siguieron, hicieron imposible que este partido pudiera facilitar una interpretación sobre todos estos datos. Canduela, por ejemplo, ignora algunos de los datos que publicamos aquí, lo que no le impidió dar a Minuto Digital una entrevista, conspiranoica donde las haya y absolutamente hilarante. Como suele ocurrir, determinadas maniobras provocadoras solamente pueden realizarse con individuos incapaces de comprender lo que está ocurriendo y el berenjenal en el que se están metiendo.

 

(c) Ernesto Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es 

Comentarios  Ir a formulario