20060925154555-zzmundo.gif

Infokrisis.- Iniciamos la publicación de un amplio estudio que estamos elaborando en estos momentos en torno a la geopolítica. Nos centramos particularmente en el mundo surgido entre el 9 de noviembre de 1989 (caída del Muro de Berlín) y el 11 de septiembre de 2001 (ataque a las Torres Gemelas de Manhattan). En estos 12 años se produjeron convulsiones -a menudo casi imperceptibles- que dieron al mundo moderno su actual configuración y fisonomía. Hemos dividido este ensayo en siete partes, ofrecemos ahora la introdución.

 

Doce años que cambiaron la geopolítica

Del mundo esférico al cúbico

«Aquí, el tiempo se cambia en espacio»

Richard Wagner. “Parsifal”

Por un extraño azar cabalístico que algunos conspiranoicos tacharán de deliberado, del 9.11.89 al 11.9.01, mediaron 12 años, un número sagrado en todas las tradiciones ancestrales. Doce es el número que indica un ciclo completo y por aquellas sorprendentes casualidades el tiempo que va de la Caída del Muro de Berlín (9.11 de 1989) a los atentados de Nueva York y Washington (11.9 de 2001) encierra en sí mismo un período completo en la historia de la modernidad. Fueron estos doce años que cambiaron al mundo.

El 9 de noviembre de 1989, el mundo se forjaba esperanzas. Finalmente, se había disipado de una vez y para siempre el riesgo de conflicto armado entre el Este y el Oeste. Con la apertura de la frontera entre Berlín Este y Berlín Oeste concluía oficialmente la Guerra Fría, el largo tira y afloja de cuarenta años cuyo teatro principal de operaciones –Europa- siempre permaneció en paz, pero en el que los frentes periféricos (las “3A”: Asia, África y América Latina) se vieron sacudidos por los peores enfrentamientos “calientes”. Pero cuando los Boeing se estrellaron contra las torres Norte y Sur del WTC, de aquellas esperanzas de paz universal, fin de la historia y período de progreso sin fin, quedaba ya muy poco, apenas nada.

El período que va de la “Guerra Fría” a lo que –de manera discutible- se ha dado en llamar “Era del Terrorismo Internacional” puede ser llamado de “transición”. En él se forjó la globalización -lo que no es poco-, emergieron nuevos actores geopolíticos, se abrieron nuevas crisis (la escasez de petróleo y de agua, el ascenso de lo que podemos llamar “neodelincuencia”, los primeros despuntes de la “bomba demográfica”, la aparición de nuevos focos de tensión geopolítica y la implantación de un mundo nuevo basado en las tecnologías de la información). Todo esto ocurrió en 12 años. Y con la misma velocidad que vino, entró en crisis a poco de disiparse el polvo surgido de la caída de las dos torres de Manhattan.

Pero estos doce años supusieron el proceso que algunos han llamado de “aplanamiento del mundo” y que nosotros consideramos como diferente: un proceso en el que el mundo ha pasado de un modelo “esférico” a un modelo “cúbico”. El resultado de esta transformación ha sido el retorno de la geopolítica: tras un período en el que el espacio ha sido devorado por el tiempo, finalmente, la aceleración de la historia a partir del 11-S ha generado el triunfo del espacio y, consiguientemente, el retorno de la geopolítica.

Este proceso es el objeto de estudio de este ensayo.


(c) Ernesto Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario