Regularización: balance final

Publicado: Lunes, 09 de Mayo de 2005 16:56 por en sin tema
0caldera.jpgRedacción.- El proceso de regularización masiva de inmigrantes, ha terminado después de 3 meses intensos en acontecimientos. Las cifras oficiales indican que se han regularizado 700.000 inmigrantes, cifra situado por debajo de las previsiones oficiales, pero por encima de lo que preveíamos el 7 de febrero. No en vano, el gobierno cambió sobre la marcha las reglas del juego. Pero el fracaso ha sido absoluto. Ahora queda valorar los rastros del destrozo que planearán sobre la sociedad española en las próximas décadas.

Problema 1.- 700.000 regularizados – 700.000 nuevos ilegales

El ilustre inútil de Caldera ha dicho que apenas quedan 100.000 ilegales en España. Se equivoca. Es absolutamente imposible saber los inmigrantes que hay en España porque esta cifra aumenta –según los sindicatos policiales que algo deben saber- a razón de ¡2.000 al día! Esto da una cifra de 700.000 nuevos inmigrantes ilegales en un año. En otras palabras: lo comido por lo servido, se han regularizado, justo los inmigrantes que han entrado desde el 14 de marzo de 2004.

Problema 2.- 700.000 regularizados – 1/3 de los inmigrantes ilegales

Sobre las cifras hay que precisar. En enero de 2004, en Catalunya, existían 700.000 inmigrantes, de los cuales 350.000 eran ilegales. Hoy hemos sabido que en Catalunya se han regularizado 140.000 ilegales; menos de la mitad. Estas cifras son seguras. A esto hay que añadir los que han entrado en Catalunya en 17 meses: como mínimo 150.000. Se percibe en la calle, aunque no existan cifras de estas nuevas entradas, un aumento desmesurado de la inmigración en Catalunya. Esto nos da, como mínimo, unas cifras espeluznantes: ¡solamente se ha regularizado a un tercio de la inmigración ilegal realmente existente!.

Problema 3.- 700.000 regularizados – 40.000 altas en la seguridad social

El 50% de los regularizados tienen que ver con el servicio doméstico. Un 0% con las grandes empresas, un 20% con los trabajos en el campo y un 30% con la pequeña empresa. En teoría, al menos 350.000 regularizados deberían haberse dado de alta inmediatamente en la SS, en el régimen de autónomos… pero solamente han sido 40.000. Las cifras no encajan: faltan 660.000 cotizantes. ¿Dónde están? En el fraude…

Problema 4.- 700.000 regularizados - ¿50% de fraude? ¿o más?

A principios de la regularización, la tarifa pagada por un contrato de trabajo falso ascendía a 2500 euros. A finales, había subido a 3000. El inmigrante pagaba y ofrecía pagar la seguridad social durante 3 meses… Sorprendentemente, nos hemos enterado de que buena parte de las regularizaciones corresponden a puestos de trabajo de “mayordomos”… catalogación profesional tras la que se esconde un 100% de fraude que corresponde a varones, fundamentalmente magrebíes. Bastaría comprobar los ingresos de los “contratantes” para advertir que NINGUNO tiene ingresos que permitan pensar en que están en condiciones de contratar a un “mayordomo”… No sabemos el fraude a cuanto ha ascendido, en nuestra opinión, al 50%... pero no hay problema, en unos pocos meses (tres y un día) bastará comparar las cifras de la seguridad social: cuantos cotizantes se han dado de alta y cuántos de baja. Esa diferencia será la cifra del fraude.

Problema 5.- 700.000 regularizados ¿qué se hace con los otros 2/3?

Ahora le queda a Caldera enfrentarse con los problemas que han quedado: en primer lugar qué hacer con los 2/3 de los inmigrantes que siguen siendo ilegales. Aproximadamente 1.500.000. Caldera ha dicho: “deberán volver a su país”. Nadie se lo cree. Un gobierno que ha sido capaz de regularizar a inmigrantes considerando como documento válido el certificado de expulsión, no tiene credibilidad en este terreno. El problema es que si no se repatrían MASIVAMENTE a estos 2/3, dentro de un año y medio, en lugar de 1.500.000 estaremos ante 3.000.000 de ilegales. Y una regularización como la actual ya no podrá hacerse a la vista de la nueva legislación europea en la materia. Así pues ¿cómo piensa el gobierno salir de este problema? Respuesta: enmascarando las cifras de ilegales. “Apenas 100.000” ha dicho Caldera. Mentiroso.

Problema 6.- 700.000 regularizados hoy, 2.100.000 mañana

La mayoría de los 700.000 regularizados lo son con contratos temporales y a tiempo parcial y por el salario mínimo interprofesional. En breve, todos los regularizados, sin excepción, solicitarán reagrupamiento familiar, con lo cual es probable que antes de dos años, esos 700.000 regularizados, se hayan transformado en 2.100.00 a causa de las reagrupaciones familiares a las que tendrán derecho. Esto va a suponer un esfuerzo para los servicios de asistencia social, escolarización y orden público. En otras palabras: los costes de la inmigración son muy superiores a los ingresos que reportan. O dicho de otra manera: las pensiones de los abuelos no quedan aseguradas por la inmigración, sino que, precisamente, ¡peligran a causa de la inmigración!

Problema 7.- 700.000 regularizados ¿trabajo negro sacado a la superficie?

Ridícula, cínica e ignorante ha sido la declaración de Caldera según la cual este proceso de regularización ha sacado a la superficie la mayor bolsa de trabajo negro de la historia de España. Mentira. El problema es justamente el contrario: esta regularización no ha sacado “trabajo negro” a la superficie. La mayor parte de talleres clandestinos son propiedad de inmigrantes, jefes mafiosos, para los que trabajan en régimen de esclavitud, gentes de su misma nacionalidad que han contraído deuda con los primeros. El inmigrante interesaba a las pequeñas empresas a causa de que ahorraba costes de SS, cuando esa ventaja se ha acabado, el inmigrante ha sido despedido –como ha ocurrido a lo largo de este proceso de regularización- ¡salvo en los talleres clandestinos propiedad de capos mafiosos chinos, magrebíes o pakistaníes!

Estos siete problema no son los únicos relacionados con la inmigración, sino sólo con este proceso enloquecido anunciado el 7 de agosto, abierto el 7 de febrero y cerrado el 7 de mayo… Antes de 2010, ¼ parte de la población española será inmigrante. Es inútil pensar que este proceso de transformación va a realizarse sin pagar altos costos en sanidad, cultura, mapa religioso, social y político. Pero no va a ser la clase política quien pague sus errores, sino la población española, especialmente las clases trabajadoras. Y estos grupos sociales, o bien reaccionan y se convierten en dueñas de su destino, o bien, de aquí a cinco años, lo difícil va a ser haber nacido en España, no ser inmigrante y ser trabajador. Y si no, al tiempo.

[como complemento de este artículo se recomienda la lectura de EL LIBRO NEGRO DE LA INMIGRACION de Ediutorial PYRE que puede ser adquirido en TIENDA PYRE al precio de 15,00 euros + gastos de envío]

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario