Regularización masiva: ¿quién pagará los platos rotos?

Publicado: Jueves, 24 de Febrero de 2005 13:31 por en INMIGRACION
foto2.jpgRedacción.- lo que se sospechaba antes de iniciarse la regularización masiva, lo que se confirmó en los primeros días de entrega de documentación en el INEM, ha sido desmentido por el ministro Caldera. Cuando la realidad no encaje con las previsiones, mejor negar la realidad. PRISA hará lo demás. Sin embargo, el tono de la voz de Caldera era suficientemente elocuente: el gobierno empieza a advertir lo que se le viene encima. Falta saber quien pagará los platos rotos: los pequeños empresarios tienen todos los números.

En las primeras tres semanas de regularización masiva se han presentado 48.000 solicitudes, explicó el ministro Caldera: “Por encima de las previsiones del gobierno”. ¿Por encima de las previsiones? Aun pensando que este ritmo se mantendrá en los próximos dos meses, se está muy lejos de los 900.000 ilegales previstos en septiembre. Por otra parte, hace falta realizar algunas precisiones: la mayoría de los regularizados pertenecen al servicio doméstico, es decir, no hay patrono, se trata de inmigrantes que deberán cotizar como autónomos. Los obreros agrícolas, de la construcción y de hostelería, apenas han pasado por ventanilla. Pero, además, hay que tener en cuenta que entre el sector del servicio doméstico el fraude es mayor que en cualquier otro: en estos momentos se están ofreciendo 1000 euros e incluso 2000, para conseguir que españoles presenten la documentación fraudulenta, alegando que necesitan “mayordomo”, “babysister”, “jardinero”, “asistenta” o acompañante para la abuela… una parte no desdeñable de estas documentaciones (que Caldera ha evaluado en un 5% y que nosotros elevamos al 20%) son fraudulentas y tendrán como único efecto, regularizar a inmigrantes que ni cotizarán jamás a la SS, pero sí se beneficiarán de permiso de trabajo (de un trabajo que jamás encontrarán) y de residencia.

Caldera estuvo particularmente sembrado cuando reconoció que el proceso de regularización era “un éxito”… a pesar de que en Ceuta y Melilla, en donde hay más inmigrantes ilegales por metro cuadrado que en ningún otro lugar de Europa… no se ha presentado ninguna documentación.

¿Qué está pasando?

Algo muy sencillo: los empresarios no han entrado al trapo de la legalización, entre otras cosas por que las empresas más sólidas que cuentan con inmigrantes entre su personal, se trata de inmigrantes ya legalizados. Quienes han contratado a inmigrantes ilegales son pequeñas explotaciones agrícolas y pequeñas empresas del sector de hostelería y construcción. Y estos prefieren despedir a sus trabajadores inmigrantes, recurrir a sus familiares para cubrir las plazas y no buscarse problemas. No es raro que en la primera semana 10.000 inmigrantes presentaran los papeles, pero los sindicatos calcularan que 12.000 habían sido despedidos esa misma semana por sus empresas.

Como es habitual, el gobierno apenas ha explicado en qué consistía la regularización y lo que implicaba para los patronos. Han corrido los más diversos rumores, nunca desmentidos por el gobierno que ha eludido cualquier pedagogía y, aun a pesar de que entre el anuncio de las medidas (septiembre) y su aplicación (febrero) ha mediado casi medio año, el gobierno no ha realizado ningún tipo de pedagogía, ni explicaciones.

Todo ello ha llevado a un fenomenal enredo del que el gobierno empieza solo a ser consciente en este momento:

- parece difícil que se regularicen más de 300.000 ilegales
- de estos 300.000, el 20% se tratará de regularizaciones fraudulentas
- sin embargo, los inmigrantes siguen entrando a una media de 3000 al día por todas las fronteras, ninguna de las cuales ha sido reforzada en la práctica
- esto lleva a un aumento de la bolsa de ilegales de…. 300.000 más, mientras dure la regularización.
- Sin olvidar que el efecto llamada se sigue reforzando a la vista de que el gobierno regulariza, pero no contiene el fenómeno.
- En diciembre de 2005 se habrá cumplido la mayor migración realizada en la historia: desde el 14 de marzo de 2004 hasta esa fecha habrán entrado en España un millón de ilegales aproximadamente.

No soplan buenos tiempos para la economía, la patronal, especialmente los pequeños empresarios, han llegado a su límite de contratación de inmigrantes. A pesar de trabajar a cambio de salarios de hambre, la inseguridad económica hace que incluso la contratación de inmigrantes entre en recesión.

Durante los últimos seis años, España se ha convertido en un gigantesco centro de formación profesional para inmigrantes procedentes de Ecuador, Colombia y Marruecos que llegan aquí sin tener ningún tipo de cualificación profesional. No puede extrañar que la productividad “española” haya descendido globalmente, lo que implica que la economía española es menos competitiva y merece menos confianza para los inversores internacionales.

Caldera se enfrenta a un problema fácil de atajar (bastaba con expulsar drásticamente a las legiones de ilegales, obligar a las pateras a dar la vuelta en alta mar, impedir durante una semana seguida que nuevos contenedores de inmigrantes aterrizaran en Barajas y controlar la frontera pirenaica como si Schengen no existiera) En apenas una semana el “efecto llamada” quedaba conjurado por siempre jamás.

Pero ZP (“Hola, amigo”), portento de pusilanimidad, y Caldera, receptáculo de todas las incompetencias, no están en condiciones de hacerlo y hacen lo único que, en tanto que socialistas de la escuela felipista, saben hacer: amenazar. Amenazan con “inspecciones masivas” después del 7 de mayo. Mienten: si fueran claros lo dirían de manera más directa: están amenazando a los pequeños empresarios: “regulariza ilegales o iremos a por ti”… pero lo más probable es que en el mes de mayo, el número de ilegales en paro se haya multiplicado por diez y que los pequeños empresarios hayan “limpiado” sus plantillas de ilegales.

El 7 de mayo, ya no habrá nadie a quien "perseguir", pero quedará un fracaso por digerir: 5.000.000 de inmigrantes, algo más de la mitad ilegales, que no dejarán de crecer, no es la mejor perspectiva social para el gobierno ZP. También en este terreno, en donde la solución era fácil, a condición de tener carácter, el gobierno ZP ha fracasado.

La pequeña empresa y el pequeño comercio no tienen por qué pagar los errores y la falta de valor del gobierno para afrontar el problema de la inmigración: el gobierno ha creado el problema, que lo solucione el gobierno, ¿cómo? repatriaciones masivas, política de contención y desarme del efecto llamada, cumplimiento estricto de la ley de extranjería. Ya, sin dilaciones, sin esperar al 7 de mayo.

(c) Ernesto Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario