Lo que no se ha dicho de la manifestación independentista

Publicado: Lunes, 14 de Febrero de 2005 23:47 por en INMIGRACION
grito1.jpgRedacción.- El trabajo de cristalización de la opción ante el referéndum del 20-F nos impidió el pasado sábado abordar realizar algunos comentarios sobre la manifestación independentista convocada por ERC e IUV-EUiA. Hoy vale la pena extendernos sobre ella para demostrar las miserias del independentismo catalán. En efecto: entre 1/3 parte y ½ de los manifestantes eran… pakistaníes.

Las cifras oficiales elevaron la cifra hasta 50.000 manifestantes. Las reales, probablemente, estaban en la mitad. No fue una manifestación de masas: IUV-EUiA han dejado de movilizar masas… como máximo pueden mover en toda Catalunya un par de cientos de devotos afiliados sin mucho entusiasmo y agotados por haber llegado a la manifestación pedaleando y tragando toda la polución de las calles barcelonesas. En cuanto a ERC, tampoco son miles de militantes los que está en condiciones de movilizar. De hecho, el grueso de la manifestación eran cargos públicos de ERC, y, sobre todo, unos cuantos cientos de radicales procedentes de muy distintas familias: desde comunistas ortodoxos con el reloj parado en la batalla del Ebro hasta marxistas-revolucionarios herederos de la media docena de fracciones de la IV Internacional, unos cuantos cientos de “maulets” divididos en docena y media de grupúsculos. En total, no más de 12-15.000 personas.

¿Y entonces? ¿quién era el resto hasta llegar a 22-25.000? Es una buena pregunta. Para responder a ella había que estar allí, viendo el desfile de los manifestantes. Allí estuvimos y allí nos maravillamos con el espectáculo.

No hay que olvidar que el tema de la manifestación se había convocado para votar NO en el referéndum constitucional y quien la había convocado eran los socios del gobierno catalán y de ZP. En el fondo, se trataba, casi de una manifestación institucional: sólo que eran las instituciones que votaban no al tratado por que consideran que, de partida, no reconoce la independencia de Catalunya. Pero, ha sido la ocasión, probablemente, en la que más cargos públicos se han visto en una manifestación en las calles de Barcelona, desde los tiempos de la guerra de Irak. Lo dicho: era una manifestación institucional catalana.

Pero había un problema que era visible, desde el principio, tanto para los manifestantes como para los que observábamos el cortejo desde las aceras: se veían unas cuantas banderas “esteladas” (independentistas), muy pocas catalanas (las cuatro barras) y ninguna barretina. Se veían en cambio camisolas, algún turbante y rostros de otras latitudes… por que, efectivamente, entre el 40 y el 50% de los manifestantes eran pakistaníes.

La comunidad pakistaní en Barcelona, contrariamente a las cifras que maneja el gobierno, es la que ha crecido más en los dos últimos años. Oficialmente son los ecuatorianos. Realmente son los llegados de Pakistán quienes tienen la iniciativa en este terreno. Pero, entre que los pakistaníes que llegan son traídos por las mafias pakistaníes, trabajan para esas mismas mafias y, por tanto, se dejan ver poco por la ciudad, y sus mujeres siempre y a toda hora, están encerradas en casa, es difícil advertir la incidencia de la comunidad pakistaní en la vida barcelonesa. Es, además, la comunidad que –junto a la china- tiene una mayor facilidad para movilizarse, gracias a que los canales de transmisión de convocatorias son mafiosas. Ya los vimos antes del verano ocupando la Catedral de Barcelona y manifestándose poco después a toque de pito, evolucionando por la calle Pelayo y las Ramblas como una formación militar.

Los pakistaníes en Catalunya, han pasado en dos años, de apenas 7000 a más de 100.000. Se trata de fanáticos religiosos. Entre los marroquíes, por ejemplo, abundan los formalistas religiosos, islamistas de boquilla, salvo el 30% de confesión wahabbita. Pero con los pakistaníes todo cambia: siguen las formas más rigurosas del islam, el islam más extremista y rigorista. Allí es, además de Aria Saudí, en donde Bin Laden tiene más partidarios y, donde, incluso antes que en Irán, ya existía en los años 70 un gobierno islamista presidido por el general Zia Ul Ak. Así que lo que está llegando de Pakistan es integrismo en estado salvaje.

¿Por qué llegan tantos pakistaníes? Por que las mafias de aquella zona figuran entre las más eficaces. El sistema tribal permite que solamente ingresen en las redes mafiosas, gentes de confianza, que jamás se “derrotará” ante las autoridades, mucho más disciplinados que cualquier otra comunidad islámica, la sociedad pakistaní se presta perfectamente al orden y a la ley de la omertá dictada por los clanes mafiosos.

¿Cómo es que estuvieron tan presentes en la manifestación independentista? Gracias a los buenos oficios de ICV-EUiA. Los comunistas-verde-morados-arcoirisidas, desde la ocupación de la Iglesia del Pino (2000) ya establecieron buenas relaciones con la comunidad pakistaní. Son los partidarios del “papeles para todos”, sólo que entonces eran un partido de oposición y ahora son uno de los integrantes del tripartido. Las mafias saben que, aproximándose a ellos, obtendrán todo lo que pidan: por eso estuvieron en la manifestación del sábado pasado gritando solamente: “papeles para todos”. Y ahí estaban los escasos doscientos militantes de toda esta morralla de izquierdas multicolores, casi todos ellos cargos públicos, dispuestos a solidarizarse con esa masa alógena a la que el referéndum constitucional se la trae al fresco y a los que el “nou estatut” les patina otro tanto: solo quieren venir más, las mafias van a ganar muchos cientos de millones de euros con el trasvase de población más grande de la historia desde las invasiones de Atila y los ordas turcas…

Carod Rovira, Joan Saura, no saben el monstruo que han creado. Pero más vale que se vayan dando cuenta de que están alimentando, precisamente, a los que van a generar más problemas no sólo a la “Catalunya Española”, sino también al proyecto de “Catalunya Independendiente”. Si, esta izquierda pazguata y analfabestia, cree que va a contener la riada procedente de Pakistán sólo por el hecho de que se manifiestan juntos, se equivoca. Lo sabemos todos: todos menos ellos. Y es que, habitualmente, el carnudo siempre es el último en enterarse. De ahí lo ridículo de su papel. ERC e IUV-EUiA, serán los últimos en enterarse que su matrimonio con las mafias pakistaníes no habrá consumado una buena relación: dentro de poco, ya hoy, Bin Lade está mas seguro y protegido en el Raval que en Pakistán o en el país de los talibanes.

Vergüenza a Carod, vergüenza a Saura y vergüenza a sus miserias independentistas.

© Ernesto Milà – infokrisis –infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario