PSICOPATAS ENTRE NOSOTROS: EL RIESGO DE LOS “PSICOPATAS INTEGRADOS”

Publicado: Lunes, 11 de Octubre de 2004 23:40 por en VARIOS
serial-killer-1.gifRedacción.-El asesino del juego del rol, el chico que mató a su padre de un disparo de ballesta, el que acabó con sus progenitores y su hermana empuñando una katana, las dos chicas que asesinaron a su amiga en San Fernando... todos ellos tienen una característica: son psicópatas. Pero eso no es lo peor: un 10% de la población española presenta algún rasgo de psicópata y un 2% los tiene todos. En otra palabras 2 de cada 100 personas que nos cruzamos al cabo del día son psicópatas peligrosos. La mayoría son “psicópatas integrados”. Son tan fáciles de reconocer como peligrosos. Esta es su vida…

La Organización Mundial de la Salud ha establecido que el 2% de la población es “peligrosa”: se trata de los psicópatas. España se cuentan un millón de psicópatas, pero la Justicia sólo ha detectado (y condenado) a unos 10.000. ¿Dónde están los 990.000 restantes? Muy cerca nuestro, sin duda. Si pueden, intentarán engañarnos, estafarnos, arruinarnos y no experimentarán la más mínima sensación de culpabilidad.

LOS PSICOPATAS Y NUESTRA SOCIEDAD

Nuestro tipo de sociedad, al favorecer los comportamientos egoístas e individualistas, es el mejor caldo de cultivo para los psicópatas. En los últimos 30 años su número ha crecido desmesuradamente. Las estadísticas de delitos así lo atestiguan, pero el tipo más habitual de psicópata es el que está integrado socialmente. Entre la clase política abundan este tipo de psicópatas, pero también son frecuentes al frente de empresas, en cargos de responsabilidad o conspirando para alcanzarlos. Su habilidad para manipular y tergiversar hechos, su ausencia completa de remordimientos, les facilitan escalar hasta los puestos más altos…

En EEUU, uno de cada cuatro reclusos son psicópatas. Entre 1960 y 1980 aumentaron un 300%, se redujeron algo en 1984, pero volvieron a aumentar en un 500% en los 90%. El incremento en el número de delitos parece tener relación con el "boom" poblacional de los años 60, cuyos individuos han alcanzado la edad adulta en los 90. En Inglaterra las cifras son similares.

¿A qué se deben estos espectaculares aumentos? En la década de los 50 cada niño aprendía en familia a distinguir la verdad de la mentira, pero hoy, uno de cada cuatro niños americanos no vive en una familia tradicional. Uno de cada tres de estos niños ha nacido sin que sus padres estén casados y la mayor parte de sus madres tienen una educación mínima y una escasísima socialización. La proporción de nacimientos ilegítimos ha pasado del 5% en los años 60 al 30% hoy en día.

PSICOPATAS DESDE LA INFANCIA

El psicópata se hace… pero se hace pronto; adquiere los rasgos de su psicopatía desde muy niño. ¿Por qué? Es casi unánime en ellos la ausencia de la figura del padre. Suelen haber vivido en el seno de familias en las que el padre, o se había ido del hogar, o había fallecido tempranamente o, simplemente, se había despreocupado de la educación de los hijos. De hecho, los psicópatas jamás mencionan al padre; parece como si jamás lo hubieran tenido.

Desde el momento en que comienza la época de socialización evidencian unos rasgos que los hacen radicalmente diferentes de otros niños. Muestran un ego particularmente crecido y hostil –hasta el ataque de nervios- ante cualquier crítica. Aprenden a mentir y a enmascarar sus sentimientos; se consideran por encima de los demás y suelen despreciar a sus compañeros de clase. Sus padres comprueban que cambian pronto –y continuamente- de amigos. En su edad adulta no les quedan amigos de infancia. Ni les interesan los estudios, ni mucho menos el daño que puedan hacer a sus compañeros.

Si bien el factor familiar –ausencia de la figura paterna- favorece la eclosión de la psicopatía, su influencia tiene lugar sobre un terreno ya abonado: el cerebros de los psicópatas no funciona como los demás, tienen una desconexión entre la zona orbitofrontal y las estructuras subcorticales. De ahí que, pequeños impulsos emocionales les provoquen reacciones agresivas incontroladas.

EL ADULTO PSICOPATA

Los jueces habituados a tratar con psicópatas los reconocen inmediatamente: basta contemplar su mirada característica, llamada “mirada contenida”, los párpados algo cerrados, pero parpadeando muy poco, intentando como impedir que los ojos les salten de las órbitas. Suelen estar en tensión. Se considera probado que sudan menos que las demás personas y que, ni en el momento en que cometen las mayores tropelías, se les acelera el corazón.

¿Conoce a algún manipulador que tenga ciertas dosis de encanto? ¿Si? Pues ese es un psicópata. Buena parte de los psicópatas tienen atractivo para las personas que conocen. Al menos inicialmente. Gracias a ese atractivo logran parte de sus fines. No les cuesta trabajo mentir en relación a sí mismos (tienen tendencia a atribuirse títulos de nobleza o de estudios que en absoluto les corresponden). Pero pronto se pone de manifiesto que, a pesar de su alta capacidad de simulación, son incapaces de experimentar la menor empatía por los demás, al ser incapaces de sentir sus propias emociones. Esta inmadurez emocional hace ellos seres aislados. Carecen de amigos aunque les gusta alardear de su popularidad. Su problema es que habitualmente experimentan una fuga completa de la realidad. Tienen algo de mitómanos; construyen planes fabulosos que habitualmente chocan con la realidad y, cuando esto ocurre, procuran que los afectados sean sus socios, empleados o clientes. Un psicópata integrado es capaz de asegurar que un tartamudo podrá llegar a ser el mejor locutor de radio… en un momento de euforia, por que el psicópata es incapaz de medir las consecuencias de sus actos.

Habitualmente son víctimas de sí mismos: un periodista publica un artículo contra un colega que levanta indignación general… el psicópata no ha medido el alcance de sus actos y la hostilidad de la que se rodea progresivamente es la consecuencia.

Su trato es completamente insoportable: nunca se sabe con qué cara llegará a la oficina. O excepcionalmente eufórico o deprimido y hostil para con todo y hacia todos. Sin solución de continuidad, alterna uno y otro estados emocionales. Cuesta seguir su evolución, de hecho carece patrones lógicos.

Poco a poco la gente se va separando de él: es incapaz de demostrar ningún amor verdadero hacia nadie. Cuando lo evidencia es falso: es señal de que quiere aprovecharse de la persona que simula amar, fundamentalmente por motivos económicos o egoístas, en la medida en que puede ayudarle a escalar. De ahí que su vida familiar sea imposible y a la larga terminen separándose de cualquier pareja. Es en ese momento cuando amenazan con suicidarse. Pero no hay problema, se quieren más que a nadie en el mundo y serían incapaces de intentarlo.

¿Sus relaciones sexuales? Son curiosas. Habitualmente adoptan rasgos bisexuales ¿motivo? Cualquier “agujero” es bueno cuando se trata de conquistar los propios intereses. Para ellos la sexualidad es un medio para alcanzar un fin: la obsesión del momento, el escalar, el asegurarse una tranquilidad económica, el obtener, en definitiva, cualquier tipo de beneficios.

¿Quiere un consejo? No intente dialogar con un psicópata, hablarán lenguajes diversos. El psicópata se funciona en una lógica propia: todo lo que le favorece y le facilita alcanzar sus objetivos es bueno, todo aquello que le impide llegar a ellos, es negativo. La ética y la normal moral, la ley unánimemente aceptadas, son para él peligrosas y, por tanto, es hostil a ellas. Al psicópata no le importa hacer daño, estafar, engañar, arruinar a alguien, no siente el más mínimo complejo de culpabilidad. Para él, las personas con “cosas” destinadas a satisfacer sus fantasías y ambiciones. Jamás experimenta la más mínima sensación de remordimiento. Ahora bien, si es cierto que en determinados sujetos, especialmente en aquellos que han sido educados en ambientes católicos, se evidencia un complejo de culpabilidad latente que es causa todavía de mayores perjuicios: tiende a sublimar su complejo de culpabilidad encontrando siempre a alguien más culpable que él. Y eso lo repetirán una y otra vez a lo largo de su vida como si se tratase de una fotocopia. En este sentido son ciclotímicos: un empleado desleal los ha hundido (jamás su propio aventurerismo empresarial), una coyuntura internacional ha impedido que su producto fuera aceptado por los consumidores (en absoluto el que estuviera mal diseñado), etc. La experiencia no le sirve para aquilatar conocimientos, es incapaz de asumir los datos servidos por la experiencia y se encuentra siempre en el mismo punto de partida. Estos fracasos se deben a que siempre sus razonamientos son insuficientes. En realidad, en su estructura mental, no hay lugar para la lógica cartesiana: su fantasía le marca objetivos que pone en marcha a través de su voluntad, sin importarle ningún otro razonamiento. Muy habitualmente confunde sus delirios con la realidad y con la posibilidad racional de alcanzarlos. Pero, no hay problema, siempre la culpa es de otro.

Y para colmo tienen una mala memoria patológica. Suelen olvidar lo esencial de lo que han hecho el día anterior. No es raro que sean incapaces de aquilatar experiencias: para ello hace falta conservar un mínimo de memoria del pasado.

* * *

Estos son los psicópatas integrados, los que más riesgo tenemos de que nos afecten en nuestra vida cotidiana. A la vista de esto, no puede extrañar el la actitud del Gobierno británico tiene previsto autorizar el encierro de «psicópatas» que no hayan sido nunca condenados o que nunca hayan sido sospechosos de haber cometido crímenes, como medida de prevención para evitar asesinatos, según anunció ayer a los Comunes el ministro del Interior, Jack Straw.

[RECUADRO FUERA DE TEXTO]

[RECUADRO 1] LOS RASGOS DEL PSICOPATA INTEGRADO

Encanto superficial

Egocentrismo

Mala memoria

Demuestra menor reacción afectiva

Amenaza de suicidio.

Razonamiento insuficiente.

No aprenden de la experiencia.

Incapacidad de amar.

Mentiras

Comportamiento fantaseoso

Se manifiesta en la adolescencia

Necesidades distintas, códigos propios

Cosificación

Proyecta sobre otros propia culpabilidad

[RECUADRO 2]EL TEST DE HARE. PARA SABER QUIEN ES PSICOPATA

Valoración:

- 2 Puntos: cuando la conducta del sujeto es consistente y se ajusta a la cualidad o intención del ítem.

- 1 Punto: el ítem se ajusta en cierta medida pero no en el grado requerido para puntuar dos. Existen dudas, conflictos en la información que no pueden resolverse en favor de una puntuación 2, ni tampoco en 0.

- 0 Puntos: el ítem no se adecua. El sujeto no muestra el rasgo o la conducta en cuestión que propone el ítem.
2 1 0
¿Es locuaz?
¿Tiene encanto superficial?
¿Alardea de sus títulos y su valía?
¿Suele mentir con descaro?
¿Solo se siente bien en puestos de dirección?
¿Manipular a los demás?
¿Carece remordimiento?
¿Sus afectos son superficiales?
¿Su carácter es inestable?
¿Carece de empatía con los demás?
¿Carece de amigos de la infancia?
¿Quiere realmente a su pareja?
¿Tiene tendencia al aburrimiento?
¿Su estilo de vida es parasitario?
¿Tiene reacciones poco meditadas?
¿Tiene mala memoria?
¿Sus proyectos carecen de realismo?
¿Su carácter es impulsivo?
¿Adopta decisiones e iniciativas irresponables?
¿Ha tenido algún tipo de problemas con la ley aunque haya salido absuelto?
Totales
Puntuación:
Total:
Conclusión:
0-20: normales.
21-30: grupo medio.
31 o más: psicópata.

Comentarios  Ir a formulario