LAS CIFRAS DE EUROSTAT: CONTENCION O DESAPARICIÓN

Publicado: Viernes, 08 de Octubre de 2004 00:32 por en MIS BLOGS
relo2j.jpgRedacción.- Los datos publicados ayer por Eurostat son más que alarmantes. La demografía europea es insostenible. Cuando algunos se lanzan en defensa de la ballena o de la mosca cojonera amenazada de desaparición, deberían más bien fijarse en las distintas etnias europeas que difícilmente superarán el siglo XXI. Las alarmas han sonado, falta saber si hay bomberos capaces de encender de nuevo el fuego del alma europea.

Gracias a Eurostat, se supo que España es el el país de la Unión Europea con mayor aumento de población. Noticia incomprensible, por que hace solo dos años, España era el farolillo rojo del crecimiento demográfico mundial. Y, bruscamente, pasamos, de nuevo, de ser los últimos a ser los primeros (ya nos ocurrió cuando durante el franquismo registrábamos la demografía más rica de Europa y entre 1980 y 1995 pasamos a la cola; ahora el proceso ha vuelto a invertirse). Esta es la buena noticia.

ESPAÑA MAXIMO AUMENTO DE POBLACION, MINIMA DEMOGRAFIA

La mala es que los españoles seguimos con unas tasas demográficas que no levantan cabeza y que el crecimiento se debe a la llegada de extranjeros.

Eurostat ha puesto de relieve las cifras que ni el gobierno del PP, ni el del PSOE se sintieron con valor de hacer públicas: a saber que, en 2003 acogió a casi 600.000 inmigrantes vinieron a España. Esta cifra es importante: contradice la mitología oficial, según la cual, estamos entre 1.750.000 y 2.000.000 de inmigrantes. Antes bien: estamos a punto de superar los ¡4.000.000! y sin que, por el momento, los resultados del “efecto llamada” que supuso la subida al poder del gobierno de los débiles y de la cuota del 50%, se haya manifestado.

El año pasado llegaron a Europa 1.900.000 inmigrantes. Uno de cada tres, por motivos desconocidos (sin duda por la acción deletérea de las mafias de la inmigración, esas ante las que los Zapatero y las Consuelo Rumi han agachado la cerviz), recalaron en España.

EN DOS GENERACIONES: EL LEHENDAKARI NEGRO Y EL PRESIDENT KABILEÑO

Así pues, según Euostat, tenemos 600.000 nuevos españoles… En un par de generaciones el lehendakari puede ser efectivamente un descendiente de nativos de Gabón y el presidente de la Generalitat de Catalunya quizás sea un kabileño del Rif. Y problablemente –mal que nos pese- sean más serios que los Maragall e Ibarreche de turno.

Lo más sorprendente es que estas cifras colocan a la agonizante demografía europea a la cabeza de la mundial: Eurostat añade que el ritmo de crecimiento de la población española (15,5 habitantes más por cada mil en 2003) sólo es inferior al de Chipre (21,5 por mil), supera al de Estados de auge demográfico como India (14,7). Sin inmigración, España sólo habría ganado 53.000 habitantes en 2003.

Los casi dos millones de inmigrantes que han llegado a la UE en 2003 suponen 10 veces más del aumento de la población europea (200.000 nuevos nacimientos en todo el continente). España es, sin ningún género de duda (el PP lo negó y el PSOE afirmó hace una semana que “no ha aumentado el flujo de pateras”) el país que figura en cabeza como receptor de inmigración. A continuación se sitúa Italia (511.200 personas). Entre los dos países acogieron dos tercios del aumento migratorio. Alemania (144.900) fue el tercer destino.

El resto de la estadística de Eurostat está trucada y no puede atenderse. Las cifras de natalidad que se nos ofrece no corresponden a “hijos de europeos”, sino a hijos “nacidos en Europa”, incluyendo las tasas de reproducción de las bolsas de inmigración que son 20 veces superiores a las europeas. Pero, incluso contando con estas cifras, España está por debajo de la media. Con 1,29 hijos por mujer, igual que Italia

Otro dato importante es que el 30% de los nacidos en Europa lo hacen fuera del matrimonio. En España esta cifra se reduce a un 23,2%, pero es, en cualquier caso significativa. Indica que la familia tradicional, heterosexual, está reduciéndose aceleradamente.

EUROPA SE EXTINGUE BAJO LA PRESION MIGRATORIA

¿Es posible extraer conclusiones? Optimistas no, desde luego. Dentro de ocho años, el Islam del velo y el fundamentalismo, será la primera religión en Inglaterra, Francia y posiblemente en Alemania. El vuelco demográfico que se habrá operado en una sola generación, no tiene precedentes en la historia de la humanidad y altera hasta tal punto la fisonomía y el sustrato cultural de la Vieja Europa que, los europeos estamos llamados a ser una especie en vías de extinción.

Mientras eso ocurre, una religión con una innata tendencia al fundamentalismo y exterior por completo a la tradición cultural de la Vieja Europa, crece sin parar. Mañana, una ley prohibirá en Francia el uso de símbolos religiosos: el chador musulmán… pero también la cruz cristiana. En efecto, ambos son “objetos religiosos”… solo que la cruz pertenece a la tradición europea. Y esa tradición se ha forjado en buena medida en lucha contra el mundo islámico. No hay igualdad posible.

Somos europeos, pertenecemos a la cultura europea. Aquí ha nacido el progreso científico y la democracia. Solo los virus ideológicos injertados en el cerebro de generaciones de europeos ha hecho posible el derrumbe demográfico y el riesgo de extinción de la cultura que ha hecho al mundo.

UN DEBER: AMPLIAR, CONSERVAR Y ENRIQUECER EL LEGADO DE EUROPA

Nosotros, últimos hijos de la sagrada tierra de Europa, nos cabe el deber de ampliar, conservar y enriquecer el legado que hemos recibido.

Lo repetimos:

es preciso una política de contención frente a la inmigración masiva

es preciso una política de desactivación del “efecto llamada”

es preciso una política de protección a la familia europea

es preciso un programa de ayuda a la natalidad europea

es preciso defender los derechos y los intereses de los europeos

es preciso defender el estilo europeo y los valores que han hecho Europa.

Y esto no lo va a asumir el gobierno surgido de la debilidad y de los atentados del 11-M, esto solo lo va a lograr una amplia movilización a realizar en toda Europa. Contra antes mejor. A medida que pasa el tiempo, se agrava el problema. Y quienes hoy cierran el paso a una solución pacífica, están forzando una salida violenta al problema: por de pronto dos periodistas europeos esperan hoy ser asesinados para que se derogue la ley que prohibe el uso del velo islámico en Francia. Y es bueno meditar sobre este situación: aunque nosotros no pensemos en términos de “guerra santa”, de “terrorismo fundamentalista”… otros si están pensando en declarar la guerra de religión contra Europa. Y muchos ya están aquí, entre nosotros con este proyecto ardiendo en sus cerebros.

© Ernesto Milá – infoKrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario