ORO NEGRO, MISERIA NEGRA

Publicado: Viernes, 08 de Octubre de 2004 00:29 por en INTERNACIONAL
obiang.gifRedacción.- Guinea Ecuatorial , el único país subsahariano en donde todavía se habla castellano, salpica muy de tanto en tanto las páginas de los periódicos con noticias, casi siempre tristes. La detención del hijo de Margaret Tatcher y el juicio contra un grupo de mercenarios que intentaron un golpe de Estado en Malabo, ha traído a éste país olvidado y roto de nuevo a la actualidad. ¿Qué está pasando en Guinea?

En Julio de 2003, un golpe de Estado derrocó al gobierno de Santo Tomé y Puerto Príncipe. La noticia de este golpe realizado en un minúsculo Estado apenas mereció unas pocas líneas en páginas interiores. Y, sin embargo, había ocurrido en un lugar estratégico: frente a las costas de Guinea Ecuatorial y Gabón. El archipiélago había sido colonia portuguesa hasta 1975 y tras la colonización la producción de la única riqueza nacional, el cacao, bajó de 12.000 toneladas a 4.500 en el año 2000.

PETROLEO PARA SALVAR DICTACURAS

La situación entre Santo Tomé y Guinea Ecuatorial sería extremadamente deprimente (independencias inviables, países destrozados por treinta años de catastrófica gestión de las autoridades, economías rotas, miseria generalizada, tiranía política), sino fuera por que a principios del milenio se encontró petróleo en la zona marítima común. A partir de ese momento, Santo Tomé entró en un período de inestabilidad

Guinea Ecuatorial, desde su independencia en 1968, ha vivido un infierno, destrozada inicialmente por el gobierno de Macías Nguema, insigne caníbal, sustituido –y asesinado, como no podía por menos que ocurrir- por su sobrino, Teodoro Ogian Nguema. Guema protagonizó un golpe de Estado contra su bienamado tío y luego lo fusiló acusado de “crímenes contra la humanidad”… tan iguales como los que él mismo ha realizado en los siguientes veintitrés años. Por cierto, a ese golpe le llamó “el golpe de la libertad”. El 3 de agosto pasado, Obiang celebró su cuarto de siglo en el poder.

Desde la subida al poder de Obiang, UCD se fraguó esperanzas de que allí era posible un enderezamiento democrático. Se enviaron cientos de cooperantes y miles de millones de pesetas. Dinero tirado: o se invertía mal o se lo distribuían algunos cooperantes desaprensivos o, en su mayoría, se lo quedaba directamente Obiang. Guinea se convirtió en el paradigma del “desarrollo africano”: contra más caudales se invierten y más ayudas se entregan, más aumenta la miseria de la población.

Este escándalo llegó a tal extremo que en 1966, Francia y España disminuyeron su ayuda. El FMI y el Banco Mundial retiraron créditos condicionándolos a una evolución democrática del régimen. El petróleo vino a salvar a Obiang. De no haber aparecido petróleo, HOY Obiang Estaría compartiría plaza con su tío en el basurero de la historia.

TEODORO OBIANG, ALIAS “FORTUNITA DE EBANO”

Si Obiang fuera torero en España le correspondería, como mínimo, el apodo de “Fortunita de Ebano” pues no en vano se sabe que solamente en una banca de EEUU (se sabe que la clase dirigiente guineana siempre ha preferido Suiza para esconder en dinero que no le cabía en las bodegas de palacio), la Banca Riggs, están depositados a nombre de varios parientes de Obiang la friolera de 700 millones de dólares.

Pues bien, esos 700 millones supone la mitad del Producto Interior Bruto del país y la tercera parte de su deuda exterior. Esto sin olvidar que Guinea no ha vuelto a recibir créditos internacionales por que tanto el Banco Mundial como el FMI han demostrado que el dinero entregado –y jamás reembolsado- ha ido a parar directamente a los bolsillos de la familia Obiang. El dictador y un 5% de la población (de etnia fang) controla directamente el 80% de la riqueza del país

¿Pero por qué esa cantidad está depositada en EEUU? Por que procede de los sobornos entregados al dictador por las compañías petroleras norteamericanas que en apenas cinco años se han adueñado del país. Obiang ha sido el principal y casi único beneficiario de estos sobornos.

DE PAIS MAS RICO DE AFRICA A VERGÜENZA AFRICANA

España tiene la conciencia muy tranquila por su obra dejada en Africa… a pesar de que un año después de la descolonización de Guinea ya no quedara nada de todo aquello. En el momento de la independencia, Guinea Ecuatorial era con Sudáfrica el país con mayor nivel de vida en todo el continente negro. Se explotaba y exportaba madera y cacao. Los niveles de asistencia sanitaria y alfabetización eran líderes en Africa. Un año después, Obiang había expulsado a los españoles que quedaban y asesinado a algunos de ellos. Las aserrerías habían sido invadidas por la maleza y la mayoría de explotaciones agrícolas estaban abandonadas. La TV guineana dejó de funcionar a los pocos meses de independencia y no precisamente por que faltara asistencia técnica y apoyo.

Y la situación no mejoró con la llegada del “primísimo”. Todo lo contrario: de año en año, Guinea se hundía en la fosa de la miseria y pasaba a figurar en el pelotón de cola de la miseria africana.

Fue entonces, cuando la situación era absolutamente desesperada cuando apareció el petróleo. En apenas cinco años el PIB se duplicó, pero este datos no refleja la realidad: los ingresos del país se han duplicado… pero no se han distribuido. El 60% de la población sobrevive con menos de un dólar al día. No existe nada parecido a sanidad y educación.

Para colmo, la aparición de petróleo ha operado una especie de locura colectiva en la familia Obiang y un desinterés por todo lo que no es oro negro. Amplias zonas continentales productoras de café y cacao han sido abandonadas, ¿por qué preocuparse por el cultivo si el petróleo lo va a solucionar todo? Las exportaciones de productos agrícolas, en una de las zonas más ricas de Africa, no deja de disminuir de año en año. Los aserraderos van cerrando uno tras otro.

Hoy más que nunca Guinea, incluso en el terreno alimentario es altamente tributaria de la ayuda exterior y de las importaciones procedentes de los países vecinos.

PETROLERAS SOBRE EL ESTADO

Cualquiera de las petroleras norteamericanas que están explotando el oro negro guineano tiene un presupuesto superior al de aquel desgraciado país. Hoy, Guinea está gobernada por las petroleras que mantienen una bestia sedienta de sangre y de dólares en el poder, solo por que es receptivo a sus sugerencias y exigencias.

Guinea Ecuatorial es un caso único en el mundo: no se sabe la riqueza petrolera que se explota diariamente. Se trata de un secreto de Estado. No existen impuestos a la exportación de petróleo… el Estado Guineano ha renunciado a cobrar un canon –normal, por otra parte- a la exportación de su principal y hoy única, riqueza nacional. Los sobornos han sustituido a los impuestos. Pero esto es todavía más grave si tenemos en cuenta que los países vecinos, gracias a los ingresos procedentes del petróleo, ven enjugado el 50% de su gasto público. En Guinea no.

Algunos datos facilitados por el propio gobierno Obiang no pueden asumirse sin reservas mentales: el rotativo "La Gaceta" , medio progubernamental, anunció que la producción del petróleo había alcanzado la cifra de 200.000 barriles diarios. Nve Ngu, portavoz del gobierno, afirmó que el nivel de producción "situará a Guinea Ecuatorial como uno de los imperios petroleros y financieros con mejor futuro y perspectiva de la zona centroafricana, lo que se traducirá en el incremento del desarrollo del país y de la calidad de vida de sus habitantes e infraestructuras".

"La Gaceta" aludió al importante incremento de las actividades llevadas a cabo por empresas como Mobil, además de la explotación llevada a cabo por la multinacional Triton en la desembocadura del río Mbini. En marzo de 2000, la compañía americana Vanco Energy Company, firmó un contrato para repartir la producción en el área maritima de Corisco con el gobierno de Obiang. El área marítima de Corisco está fuera de la costa de Río Muni. Vanco es la única compoañía que opera en la zona.

Tritos Energy, otra petrolera norteamericana con sede en Dallas (Texas), comenzó en 2003 la explotación de un nuevo yacimiento situado a unos 24 kilómetros de las costas de Guinea Ecuatorial, a unos cinco kilómetros de su último descubrimiento de la zona de Okume. Las reservas se calculan cuentan con unas reservas de hasta 330 millones de barriles. Triton cuenta con el 85 por ciento de los derechos de explotación de los bloques F y G de Guinea Ecuatorial, la empresa Energy Africa de Suráfrica tiene el resto. EFECOM

Gracias a los datos facilitados por la Banca Riggs, tras una auditoría, se sabe que Obiang creó múltiples cuentas y sociedades para el blanqueo de dinero. ¿Para qué compartir dinero con el Estado? A las petroleras les basta untar al dictador. Y así se produce la contradicción de que, un país extremadamente rico, sigue viendo al 80% de la población hundido mucho más allá del umbral de la pobreza.

Las petroleras, lejos de traer riqueza, han aumentado el poder de la dictadura. Felicidades.

CONSPIRACIONES DESDE EL EXTERIOR

Cuando aparece petróleo en un país, aparecen inmediatamente los conflictos. El 29 de octubre de 1996 Guinea Ecuatorial y sus colaboradores, Mobil y United Meridian Corporation (UMC), de Houston, celebraron la producción del primer barril de petróleo extraído del yacimiento petrolífero de Zafiro. Sólamente habían transcurrido 18 meses desde su descubrimiento. Al año siguiente, en 1997, la producción de Mobil se mantenía en torno a los 80.000 barriles al día, extraídos del único yacimiento existente.

Por extraño que parezca, la franja que va desde Guinea Ecuatorial hasta Angola, pasando por Gabón, Camerún y Nigeria, se ha convertido en una zona estratégica para los EEUU que proveen a éste país del 10% de sus importaciones petroleras.

En este contexto se produce e el intento de golpe de Estado protagonizado por un grupo de mercenarios el 7 de marzo de 2004.

Dos grupos de mercenarios resultaron detenidos en los aeropuertos de Harare y Malabo. Habían sido contratados por “Executive Outcomes”, conocida empresa de reclutamiento de mercenarios. Las informaciones habían llegado –según se dijo- de los servicios de inteligencia sudafricanos. El grupo debía recoger armas en Zimbawe y los 69 mercenarios aterrizarían en Malabo y derrocarían a Obiang. Luego fueron detenidos 18 mercenarios más que debían prestar apoyo en Malabo. Los detenidos están siendo procesados en este momento por denencia ilícita de armas, inmigración ilegal e intento de derogar al “gobierno legítimo”.

Desdee Malabo se ha acusado a Severo Moto de inspirar esta acción. Sorprendentemente Obiang acusó al “trío de las Azores” de apoyar la intentona. La mayoría de mercenarios habían sido contratados en Gran Bretaña por Mark Tatcher y eran exmiembros del SAS. Según Obiang, habría sido el partido conservador británico quien financiaría la operación. Desde EEUU se habría conseguido el avión y España apoyaría la acción desde el exterior destacando la fragata “Canarias” a las aguas guineanas, encargada de las labores de inteligencia.

Siempre según Obiang, Severo Moto, había llegado a Bamako, capital de Malí, el 7 de marzo, a poca distancia de Guinea, preparado para hacerse cargo del poder. Tras el descubrimiento y fracaso de la intentona, Moto regresó a España y negó cualquier relación con el episodio. Pero, uno de los mercenarios, Nick Dutoit, confesó a los pocos días de la detención que el cerebro del golpe fue Moto. Pero la cosa es mucho más complicada…

MOTO EN LAS ALCANTARILLAS DEL PETROLEO

Severo Moto no es un político democrático interesado solamente en el retorno de su país a unas pautas civilizadas de vida. Es también amigo de Ely Khalil. Khalil, de origen y pasaporte libanés, es el principal traficante de petróleo que opera en Africa. Sus tentáculos se extienden por Nigeria, Angola, Congo, Senegal y el Chad. No trabaja con las cuotas oficiales de petróleo producidas en cada país. No le interesan. Khalil se ha especializado en los excedentes de petróleo no controlados.

Una cosa es la cantidad que los países productores de petróleo declaran y otra la realidad de lo que verdaderamente producen. Frecuentemente los países productores más pobres o en los que existe un mayor nivel de corrupción, tienen “fugas” petrolíferas que elevan cantidades imposibles de calcular su producción de petróleo. Khalil es el encargado de controlar ese mercado e introducir esos excedentes ilegales en el mercado petrolero mundial.

Severo Moto ha reconocido que Khalil ayuda económicamente al mantenimiento del fantasmal “gobierno ecuatoriano en el exilio”, presidido por él.

Fue Khalil quien, en 2003, presentó a Moto a un antiguo miembro de las SAS británicas, Simon Mann, devenido mercenario y enriquecido con operaciones de tráfico de diamantes y armas con Sierra Leona. Mann era el jefe de los mercenarios que aterrizaron en Harare y allí mismo fue detenido. Su compañero Nick Dutoit, no tuvo empacho en desvelar los detalles de la operación: Khalil aportó cinco millones de dólares para la organización del golpe de Estado.
Todo esto tiene visos de verosimilitud: seguramente Khalil no recibía los excedentes petroleros producidos por Guinea y Obiang, seguramente, los entregaba a otros operadores ilegales internacionales. Pero Khalil no albergaba la menor duda de que su amigo íntimo (y títere) Severo Moto, se acordaría de él cuando se sentara en el palacio presidencial de Malabo. Puede intuirse la catadura moral de Moto, a partir de estos datos. Africa falla por sus clases dirigentes: del poder o de la oposición. Africa muere a causa de la incompetencia y de lo desaprensivo de sus clases dirigentes. Mientras Africa siga teniendo las mismas clases dirigentes, Africa seguirá languideciendo y muriendo, con o sin 0’7%...

LA VERSION DE MOTO: UNA CUESTION DE FAMILIA

Llama la atención que en la web del “gobierno en el exilio de Guinea Ecuatorial” el asunto del golpe de Estado se pase de soslayo. Sin embargo, Moto ha dado alguna explicación. Finalmente todo sería una cuestión de familia.

Toda la operación habría sido urdida por el hermano de Obiang, Armengol, ambicioso y que aspira a sucederlo. El actual presidente padece un cárcer de próstata con metástasis que le llevó a designar a su hijo –“Teodorín”, por más señas- como sucesor. Era el inicio de una monarquía africana. Boakasa no fue el único en tener la visión regia. Pero “Teodorín” no es del agrado ni del ejército ni de su tío Armengol que, por cierto, sería el presidente honorario de la compañía aérea que fleto el avión que trasladó a los mercenarios...

Algunos analistas valoraron una tercera posibilidad: se trataría de un autogolpe. Obiang habría urdido un golpe para desarticularlo y así aumentar la represión contra su pueblo. Sería un aviso para ulteriores intentos de desestabilizadores y, de paso, intentaría desprestigiar a Severo Moto. Esta última interpretación se basa en la suavidad y el guante blanco con el que Obiang trató a los detenidos. De hecho, ni siquiera ha pedido la pena de muerte para Mann, Dutuit y sus compañeros…

CONCLUSION: LOS AFRICANOS QUIENES DEBEN LEVANTAR AFRICA

El petróleo se ha configurado como el padre de todas las desgracias en Guinea Ecuatorial. La madre de todas sus tragedias es la incapacidad de su clase política dirigente para asumir los valores democráticos. Macías destruyó el país. Obiang prosiguió la destrucción y los vendió a las petroleras. Lo más probable es que Moto intentara venderlo también a los carroñeros del petróleo.

Resulta difícil entender las declaraciones de Obiang sobre el “trío de las Azores”, si bien es cierto que, subconscientemente, debió asociar lo perjudicial para él de los datos facilitados por la Banca Briggs en EEUU, el hecho de que el “Teodorín” de Margaret Tatcher, estuviera implicado en la operación y que la tradición implica que España sea acusada inmediatamente de cualquier problema y peripecia que suceda en Guinea. Y lo resumió todo con su alusión al “trío de las Azores”.

El episodio muestra que el período iniciado en los años 60 con la irrupción de mercenarios en distintos países africanos, está acabando. Las empresas especializadas en este tipo de operaciones son vigiladas estrechamente por policías, servicios de seguridad y países potencialmente objetivo. Es posible que buena parte de sus integrantes sean confidentes de determinados servicios de inteligencia de todo el mundo. La época de los mercenarios a lo Jean Schrame, a lo Bob Denard, a lo Mike Hoare, ha terminado.

Por lo demás, Africa está “estabilizada” en la miseria. No pueden esperarse ni grandes cambios políticos, ni grandes mejoras en su calidad de vida. Lo más normal es que 400 millones de africanos miren hacia Europa como tierra de promisión. Un sueño imposible de realizar. Una ficción. Mientras, guerras civiles, hambrunas, epidemias, corrupción y desgobierno, seguirán siendo las características dominantes del drama africano. Africa muere…

España puede tener la conciencia bien tranquila: el proceso de independencia de Guinea Ecuatorial fue modélico. Se dejó al país en condiciones de que pudiera sobrevivir y permanecer en donde ya estaba: en el pelotón de cabeza del bienestar africano. Dos años después ya había caído a los últimos puertos. Los miles de millones de pesetas invertidos por España entre 1979 y 1996 en Guinea Ecuatorial, tiene solo parangón con cantidades análogas invertidas en Francia. Nada que hacer: lo que subsiste de ese dinero está bajo las alfombras de los Obiang y sus “teodorines”. Todo ese dinero se ha dilapidado.

Europa ya no puede hacer más de lo que ha hecho. En tanto que europeos tenemos la conciencia bien tranquilos.

Le queda a los africanos renovar sus clases políticas dirigentes y operar algo que desde sus ansiadas independencias de los años 60, nosotros europeos, no podemos resolver.

© Ernesto Milà – infoKrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario