En la despedida de una amiga

Publicado: Miércoles, 20 de Diciembre de 2017 11:42 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20171220114217-1.gif

En la despedida de una amiga y camarada.- El pasado domingo falleció repentinamente la abogada María Victoria Andreu Escartín, a la que muchos de vosotros conocíais sólo como “Mariví”.  Era suficiente, porque Mariví era una de esas personas que uno no olvida. Verdadera fuerza de la naturaleza, me cuenta su familia que dos paquetes y medio de tabaco al día desde muy joven es lo que ha acabado con su vida, repentinamente. 

Amiga de mi esposa, se da la circunstancia de que ambas se conocieron en la Facultad de Derecho, tiempo antes de conocerme a mí. Cuando hace unos días, un grupo de veteranos, entre ellos su hermano, celebrábamos la cena de Navidad, la esperábamos pero, por motivos laborales, no pudo estar con nosotros. Así pues, en los últimos meses solamente habíamos tenido contacto telefónico. La última vez, la vi alegre y animada por haberse convertida en abuela. La anterior, hablamos cuando ella se dirigía a un mitin de Ciudadanos  en plena crisis independentista, llevando varias banderas nacionales y antes de que se produjera el “despertar patriótico” en Barcelona. Y es que Mariví siempre fue para todos una guerrillera, allí donde estuviera. Cuando algunos de nosotros habíamos perdido la fe en los partidos políticos, ella se reconocía en aquellas formaciones que no tenían empacho en ondear la bandera nacional… la que ahora figura sobre su ataúd por deseo propio y que, nosotros, sus antiguos camaradas y amigos hemos colocado con inmenso dolor junto a las cinco rosas en las que identificamos los ideales con los que nos comprometimos en nuestra juventud.

Desde el momento en el que me comunicaron el fallecimiento de Mariví, he aprovechado para revisar nuestras historias personales y las de personas con las que compartimos camaradería y amistad y con las que ella se ha reunido ahora. Con dos especialmente. En 1976, una chica rubia, de larga melena, apareció en una Kawasaki 400 por Barcelona. Era parisina, vivía justo delante del Bois de Boulogne. Militaba en el Parti des Forces Nouvelles y vino a España a estudiar nuestro idioma.  Nos acompañó en nuestra aventura del Frente de la Juventud y finalmente regresó a París. Allí nos volvimos a ver en varias ocasiones. Se llamaba Chantal Blanchet. Un mal día apareció sin vida tendida sobre el suelo del edificio señorial del Bois de Boulogne. Para Mariví y para mí fue la primera amiga y camarada de nuestra edad que nos abandonó. Años despues, debió ser cuando regresé del exilio, hacia 1984 que unos camaradas me presentaron a Marcelo Orpianesi, miembro destacado del Movimiento Social Italiano en Padova y con el que yo tenía muchos amigos comunes. No recuerdo en qué circunstancias se lo presenté a Mariví. Marcelo quedó, simplemente, fascinado. Los tres fuimos a Madrid juntos algún 20–N y a poco estuvieron de casarse. La relación intelectual que mantuve con Marcelo fue intensa y se prolongó durante toda la segunda mitad de los 80. Un buen día, salió de su casa, en un barrio acomodado de Padova, fue a su trabajo como técnico de banca y… simplemente, desapareció. Se volatilizó. Nadie ha sabido nada de él desde entonces y en la actualidad sigue figurando en las listas de desaparecidos. Mariví siempre tuvo presente estos dos finales trágicos de amigos muy próximos, que nos enseñaron a ambos la finitud de la naturaleza humana. Desde entonces han sido muchos los amigos y camaradas comunes que han ido falleciendo a edades relativamente jóvenes: Carlitos Oriente, Juan Masana, Pascual Tamburri, Liberato Egea, Antonio Badía, Francis García...

La recuerdo cuando ella tenía 17 años, con el pelo “a lo Colón” que lucía en la época, corriendo con otros camaradas en alguna algarada en la Universidad Central, o participando en enfrentamientos con grupos de izquierdas. O en el Círculo José Antonio de Barcelona. O en aquellas siniestras oficinas del Frente de la Juventud en Vía Layetana. O en líos en la Facultad de Derecho en la que dimos la cara por algunos irresponsables y en donde estuvimos a punto de ser masacrados por los "demócratas". O en noches interminables de pegadas de carteles. O en mítines en donde esperábamos oír algo que tuviera eco en nuestros corazones… O luego, cuando todo el ambiente del que habíamos salido y en el que creíamos se evaporó, en cenas con amigos, con antiguos camaradas, en fiestas y aniversarios. A todos estos lugares, en todas estas situaciones, desde que la conocí, Mariví llevó alegría a todos y eso era lo que los que nos reunimos ayer en el Tanatorio de Les Corts quisimos compartir con sus hermanos y sus hijos. A estos les recordamos que tuvieron una madre excepcional y que todos hemos tenido que pasar por ese amargo trance, en algún momento de nuestras vidas, de perder a nuestros padres. Ahora les ha tocado a ellos y entendemos muy bien su dolor precisamente porque nosotros lo hemos conocido también.

Pero la vida es así… y el hecho de reconocer la vida como lo que es –un gigantesco holocausto en el que siempre estamos en tiempo de descuento– no es suficiente para ensombrecernos y perder nuestra alegría de vivir, nuestra capacidad de sorprendernos cada día por el llanto de un bebé o por la sonrisa de un abuelo, por el sol levante que se alza cada mañana o por la belleza de una flor, por la grandeza de un paisaje o por la precisión de una máquina. Todo eso lo sintetizamos en una palabra: PATRIA, porque la Patria es todo eso y no sólo una bandera. 

La última vez que hablé con ella por teléfono, hará unas tres semanas, la percibí igualmente ilusionada, sonriente, y alegre (acababa de ser abuela y solamente quien lo ha sido por primera vez sabe lo que supone), batalladora y guerrillera, como la había conocido siempre. Y esa es la imagen que me llevo de ella, pocas horas antes de que sus camaradas de siempre estemos junto a sus hijos y hermanos despidiéndola.

Los viejos romanos decían que un ser humano sigue viviendo mientras el eco de su paso por la vida no se ha extinguido. Y la vida de Mariví ha dejado huella en los que fuimos sus amigos y camaradas.

Descanse en la Tierra de los Padres, en esta Patria que tanto amó y cuyos colores le están acompañando en estos momentos y por toda la eternidad.

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario