Diari de un pobre diablo (25)

Publicado: Martes, 21 de Febrero de 2017 11:54 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES

ALEMANIA: ¿IMANES ESPÍAS DE TURQUÍA?

Vale la pena recordar que en los años en los que el comunismo se identificaba con la Unión Soviética, los Partidos Comunistas eran frecuentemente denunciados (salvo entre la oposición democrática española que sin el PCE no era nada) como “quinta columnas de la política soviética infiltradas en cada país”. Hoy, cuando se han enfriado los ánimos, la URSS ya no existe, se conoce lo que yace en sus archivos, y los partidos comunistas de Occidente o ya no existen o se han contraído hasta la mínima expresión, se sabe que esto, efectivamente, era así. Pero, por lo mismo, vale la pena considerar a la nueva fe que se ha extendido por toda Europa de la mano de cuarenta millones de inmigrantes, es la quinta columna de determinados países árabes. Es más, los inmigrantes islamistas marroquíes, son la quinta columna del Estado marroquí y, como no podía ser de otra manera, los turcos lo son del antiguo y atribulado Imperio Otomano. Y en Alemania son legión. Ayer, el diario francés Present, publicaba una noticia según la cual, la Organización Islamista Turca para la Religión (DITIB), dependiente de Ankara pero que opera en territorio alemán, controlando la friolera de 970 mezquitas en ese país, no es sino una cobertura el Estado turco . Los servicios de inteligencia alemanes ya han mostrado en varias ocasiones desconfianza hacia esa institución, desconfianza que ha aumentado después de la depuración que siguió al golde Estado frustrado contra el presidente Recep Tayyip Erdogan. Hoy, la inteligencia alemana no alberga la menor duda de que esta organización islamista encubre las actividades de espionaje turcas en Alemania y la tienen bajo vigilancia. El miércoles pasado la policía alemana registró las oficinas de cuatro imanes miembros de DITIB, pero no por yihadismo, sino por “espionaje”. ¿Su actividad? Espiar, por supuesto, a los exiliados turcos que han encontrado en Alemania tierra de promisión. El ministro alemán de justicia, Helko Maas declaró que “los cuatro imanes han actuado siguiendo una orden transmitida el 20 de septiembre por la Presidencia de Asuntos Religiosos turca, la Dyanet”. Para el ministro alemán “está my claro que la influencia del Estado turco sobre el DITIB es importante”. Lo que no está claro son las medidas a adoptar, porque si la organización no es lo que se declara en sus estatutos lo que corresponde es, simplemente, prohibirla. Y, ya que estamos en eso: puestos a prohibir actividades manifiestamente ilegítimas, ¿no sería igualmente bueno prohibir las donaciones procedentes de países islámicos –especialmente de los salafistas- para la construcción de mezquitas que no son sino enclaves culturales, sociales y políticos de países árabes? Y en el caso de España, siempre lo hemos dicho, y estos días lo reafirmamos cuando Marruecos vuelve a presionar: el enemigo está en el Sur. Y hoy, gracias a la clase política, también está dentro de nuestro país.

PROSTITUTAS NIGERIANAS: TRABAJOS A DOS DÓLARES, SIDA INCLUIDO

Si en los últimos años, el SIDA se ha recrudecido en Europa no es desde luego por que los gays no utilicen medios de protección sino porque han desembarcado en Europa decenas de miles de prostitutas africanas, infectadas por el virus VIH. De hecho, en algunas zonas de África la extensión del SIDA es superior al 20% de la población. Es un producto de la miseria africana, pero también de la falta de cultura y de sentido común de sus élites dirigentes, muchas de ellas convencidas de que el SIDA es un “invento europeo para acabar con la raza negra”. En realidad, el SIDA en África hubiera podido contenerse si las campañas a favor del uso del preservativo hubieran sido aceptadas por la población, pero raros son los africanos que lo utilizan a pesar de que puede conseguirse gratuitamente en las ONGs europeas que actúan allí. El SIDA difundido con la prostitución es otra más de las lacras africanas y un buen motivo para que se exija el certificado médico a cualquier africano que llegue a España, en avión, patera o a saldo de valla. ¿Y eso por qué? Respuesta: porque los sesenta millones de africanos infectados con SIDA no pueden ser tratados en Europa. Sus gobiernos son los que tienen que asumir responsabilidades: para eso sirve la independencia, para cuidar a los propios ciudadanos. Hoy, destacado, La Vanguardia publica un artículo sobre “los ángeles de la muerte”, o prostitutas nigerianas infectadas con SIDA que cada día, contagian, a su vez, a unos cuantos miles de ciudadanos. El artículo es lacrimógeno pero no hace más que pintar un fresco africano: miseria, prostitución infantil, enfermedades endémicas, secuestros, violaciones, robos y, para colmo, “blancos, casi siempre gordos y feos, pero son los que tienen más dinero”… según dice el redactor que le ha contado una prostituta en Lagos. Así pues, a fin de cuentas, parece que los blancos, especialmente si con “gordos y feos” son culpables… Otro tópico repetido en este incalificable artículo es que las “mujeres nigerianas” son engañadas y enviadas a Europa para que ejerzan la prostitución, por lo que deben pagar 45.000 euros… Da gusto como aportar datos erróneos sale gratis: no sé que habrá conocido de África la redactora de La Vanguardia, pero sí sé que en África es normal que un padre venda a su hija para ejercer la prostitución o que ésta ahorre para llegar a Europa y seguir ejerciendo el oficio en un lugar en donde pagan más y en donde, además, el SIDA se trata desde el mismo momento en que se desembarca de la patera. El artículo, en cuestión, detrás de su trasfondo sentimentaloide, no tiene otro objetivo más que hacer digerible la llegada de más y más inmigrante africanos que, no solamente jamás tendrán acomodo en nuestro mercado laboral, sino que vienen con problemas sanitarios cuya tratamiento por persona cuesta varios miles de euros al mes. Y, para colmo, responsabilizar a los europeos –especialmente a los “gordos y feos”- de una situación e la que el único culpable son los gobiernos africanos. 

 

Comentarios  Ir a formulario