Yihad futbolera

Publicado: Martes, 14 de Junio de 2016 10:06 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160614100610-resumen060.gif

LA YIHAD FUTBOLERA EN EL TURQUÍA-ESPAÑA DE NIZA.- No es que Turquía sea una gran potencia futbolística, pero sus hinchas son lo más parecido al energúmeno ese del Estado Islámico especializado en cortar cabezas, “Bulldozer”, recientemente capturado por las fuerzas sirias y al que, suponemos, se le habrá aplicado su propia medicina. Francia no está preparado ni para afrontar el yihadismo que ya ha hincado sus garras en el país vecino, ni siquiera para afrontar la violencia futbolística. Se ha demostrado en el paso partido Inglaterra-Rusia en el que Marsella fue escenario de violencias generadas por los 50.000 holligans ingleses. Y, a todo esto, el ministerio del interior dedicando el 20% del presupuesto de la lucha antiterrorista a investigar a la “extrema-derecha” en un país que lleva cincuenta años sin atentados ultras… Pero el encuentro que tendrá lugar en Niza el próximo viernes 17 entre las selecciones de España y Turquía (y, a todo esto, ¿qué hace Turquía en la Eurocopa?) promete ser de máximo riesgo y no porque acudan hinchas españoles, sino porque la otra hinchada parece una prolongación del Estado Islámico.

Los servicios de seguridad franceses, escamados por lo ocurrido en el Inglaterra-Rusia, han sometido a investigación a los holligans turcos. El resultado ha sido demoledor: los turcos vienen con un odio, no tanto hacia España, como hacia el fútbol francés. Las hinchadas galas han multiplicado, como cabía esperar, sus mensajes: “turcos: no sois bien recibidos”. Para colmo, las primeras imágenes de los holligans turcos llegando a Francia (no tanto de Turquía como de Alemania y de la misma Francia en donde la comunidad turca es numerosa), ls muestran alardeando de puñales, cadenas y machetes.

Se da la circunstancia de que en Niza, en donde tendrá lugar en encuentro España-Turquía, el equipo anfitrión, el OC Nize, tiene una hinchada alineada con el mundillo ultra. A esto hay que añadir que esta hinchada –y en realidad, toda Francia que aún conserva la memoria- recuerda que hace menos de un año, en el encuentro Turquía-Grecia que tuvo lugar poco después de los atentados islamistas de París, los ultras turcos pitaron en el minuto de silencio por las víctimas del crimen yihadista, mientras se oía el consabido “Alla akbar” (Alá es grande).

Se da otra circunstancia que va a agravar el encuentro España-Turquía. El principal rival del OC Niza es el Olympique de Marsella. Quizás valga la pena recordar que Marsella es hoy una ciudad islamizada por completo y la hinchada de este equipo está formada por ultras de origen magregí que, para colmo, se declaran antirracistas y antifascistas. De hecho, en encuentros internacionales en los que participaban selecciones y equipos europeos contra selecciones turcas o magrebíes, ya se han producido incidentes de gran violencia.

Cuando tuvo lugar el encuentro Turquía-Croacia el pasado 12 de junio en el Estadio del Parque de los Príncipes de París, la policía se vio obligada a “filtrar” a los hinchas de ambos equipos para evitar incidentes, a pesar de que no pudieron evitar peleas y choques en los accesos al estadio, especialmente en los vagones y las estaciones de Metro.

En múltiples ocasiones, no ya las hinchadas ni los holligans organizados en grupos ultras, sino incluso el público asistente de origen magrebí ha pitado al himno francés en los encuentros internacionales celebrados en ese país, tratándose en muchos casos de “inmigrantes de tercera generación”, lo que demuestra a las claras su grado de “integración”. De todas formas, las pitadas solamente indican eso, la integración, pero lo que está ocurriendo ahora es mucho más grave: los partidos de fútbol empiezan a ser la excusa para desarrollar episodios de guerrilla urbana cuyo carácter es a la vez étnico, social y religioso. No en vano, cada vez son más los que, reconocen que Francia se encuentra a un paso de una guerra civil que será a la vez, racial y social.

Para confirmarlo, ayer miso Lorri Abballa, asesino ayer, 13 de junio en Magnanville, Yvelines, a una pareja de policías en nombre del Estado Islámico. Abballa había sido condenado en 2013 por su implicación en una red islamista, en copañía de otros siete yihadistas. Las víctimas, asesinadas a cuchilladas, fueron un comandante jefe adjunto de la Policía judicial y su compañera que resultó degollada con la misma arma. Para confirmar que no se trataba de un asesinato común, Larossi Abballa grito el consabido “Allá Akbar”. El mismo grito que utilizarán los holligans turcos como amenaza en el encuentro contra España.

Comentarios  Ir a formulario