Dresde: Bildelberg 2016

Publicado: Sábado, 11 de Junio de 2016 11:02 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160611110241-resumen057.gif

LOS OBJETIVOS DE BILDELBERG 2016.- La ciudad mártir de Dresde, bombardeada sádicamente en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial por la aviación anglo-norteamericana, está siendo testigo de la reunión del Club Bildelberg en el Hotel Taschenbergpalais. Desde el jueves hasta el domingo durarán las sesiones. Están presentes dos primeros ministros, cuatro titulares de economía, la directora del FMI  y una vicepresidenta de la Comisión Europea. ¿De qué hablarán en esta ocasión? Vale la pena recordar en primer lugar qué es el Club Bildelberg. Hay muchas ideas erróneas y conspiranoicas al respecto.

Bildelberg no es el Estado Mayor del Gobierno Mundial, es otra cosa muy diferente. Se ha definido como “foro” de intercambio de opiniones y de informaciones para que, quien asista –habitualmente figuras de la política, la economía y la información- estén en condiciones de tomar posturas y adoptar decisiones en sus campos y en sus países respectivos. Nada más. Dicho de otra manera: los “barones de la economía”, es decir, las mayores acumulaciones de capital del planeta, explican por donde van a circular sus intereses en el próximo año. A los políticos se les insinúa lo que tienen que hacer, porque de no hacerlo, los consorcios mediáticos, ligados a estas acumulaciones de capital, los demolerán literalmente. Y, a los medios se les indica cómo deben plantear la información. No puede extrañar que sea la quintaesencia del “soft power”, con la cláusula de que quien se salga de la sinfonía marcada recibirá un castigo “hard”. Bildelberg no lo controla todo: pero sí, unos cuantos “barones del dinero” lo orientan todo.

En esta ocasión, lo que sigue preocupando es el tema de la energía, su geopolítica y sus precios. Por eso han tomado la palabra el director ejecutivo de BP, el de la Royal Dutch Schell y el vicepresidente de la portuguesa Galp Energia. Vale la pena recordar que John Sawers, el hombre de BP, antes de ocupar el puesto, fue jefe del MI6, el servicio de inteligencia británico y antes aún, fue representante británico en la ONU. Aun hoy, a través de la Macro Advisory Partners de la que es presidente –una consultora internacional de inteligencia- mantiene relaciones y acceso a todos los servicios de inteligencia de los países de la OTAN.  Antes del MI6, Sawers fue la eminencia gris del gobierno de Tony Blair y mucho antes aún, empezó a trabajar en 1977 en el Ministerio de Exteriores. Cuando se examina el historial de Sawers se percibe que ha estado en todos los lugares de conflicto y en todos los centros de poder. A no olvidar, por ejemplo, que es responsable de la Fundación Ditchley, cuyo objetivo es promover las relaciones internacionales anglo-norteamericanas.

Con todo Sawers y el resto de los que presentan sus ponencias en la reunión de Dresde son solamente los “ejecutores” de Bildelberg, los gestores ejecutivos, no sus mentores que elaboran la lista de asistentes. Lo mismo cabe decir de Henry Kissinger que no ha querido perderse el encuentro de Dresde a sus 93 años. A pesar de su edad, la actividad de Kissinger es desbordante en estos últimos tiempos: asesora al conservador británico George Osborne y enlace con los neoconservadores norteamericanos. Donald Trump es asesorado con Kissinger al que, históricamente, siempre le ha tocado tutelar a los políticos de derecha, desde Richard Nixon.

Aún así, Sawers y Kissinger no pertenecen a la élite financiera, son “eminencias grises” ejecutivas, el primer círculo que rodea a los “señores de la economía”, entre los que se encuentra la monarquía holandesa que figura en la cúspide de Bildelberg, no por sus raíces aristocráticas y nobles, sino por la inmensidad obscena de su cuenta corriente.

Los problemas que este año planearán sobre el Club Bildelberg son fundamentalmente tres: cómo resolver los desajustes de la globalización iniciados en 2007 y que se traducen en reacciones imprevistas del electorado, una de las cuales va a ser tratada exhaustivamente; nos referimos al Brexit y a sus consecuencia (Bildelberg está contra la salida el Reino Unido de la UE y por una defensa cerrada de la institución en su actual configuración). La actitud de Rusia y de China van a ser tratados con detenimiento: ambos países tienen otro modelo de globalización que no coincide exactamente con el planteado por Bildelberg. En un mundo globalizado como el que pretende la cúpula de Bildelberg, el hecho de que ni los capitales chinos ni rusos se sientan partícipes de sus decisiones, sigue preocupando.

Pero seguramente una de las potencias más interesantes será el de “Europa: migración, crecimiento, reforma, visión y unidad” cuyo título es suficientemente significativo de lo que propondrá: aumentar los flujos migratorios para disminuir el precio de la mano de obra en Europa y poder competir con China, para atomizar las sociedades europeas y bloquear las tentaciones de retorno al Estado Nación y al Estado del Bienestar que están apareciendo en el continente europeo de la mano de “opciones populistas” políticamente incorrectas.

Vale la pena ver lo que se filtra en los próximos días. De todas formas, lo que no se filtre lo aplicará quien gane (o quienes ganen) las próximas elecciones del 26-J. Así funciona Bilderberg: no obliga, sugiere solamente. Y quien no cumple se convierte en muñeco del pin-pan-pun mediático.

© Ernesto Milá – info|krisis – ernesto.mila.rodri@gmail.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario