Hoy no es un gran día

Publicado: Jueves, 19 de Mayo de 2016 11:20 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20160519112047-resumen007.gif

LA PRESENCIA DE OTEGUI DESPRESTIGIA MÁS A UNA INSTITUCIÓN DEMASIADO DESPRESTIGIADA.

La presencia de Otegui en el Parlamento de Cataluña no va a contribuir, desde luego, a prestigiar a una institución que, al menos en teoría, representa a todos los catalanes. No vamos a ser nosotros quienes reprochemos a Otegui el que se equivocó en su ya lejana juventud, es que, aunque sea de humanos persistir en el error, cuando hay muertos por medio, el error es bastante más que un error. ETA se ha acabado: se acabó mucho antes de que ZP la reavivara con su “proceso de paz”. Y de eso hace ya diez años. Se sabe de ETA por los etarras que van siendo puestos en libertad discretamente y por el recuerdo que los familiares de las víctimas deparan a sus muertos. Por nada más.

El universo abertzale se ha contraído por la irrupción de Podemos en escena y porque del Plan Ibarreche ya no queda ni el recuerdo. El miedo que se tenía a que los últimos mohicanos de ETA no aceptaran que la represión, el tiempo y la estupidez han acabado con ellos, ya puede considerarse como disipado. La última noticia publicada sobre ETA era que la banda estaba preparando un alijo de armas (viejas y oxidadas) para escenificar el fin de la violencia. La violencia ha terminado desde que una fracción de la banda puso en manos de la seguridad del Estado datos sobre la otra fracción (“Ternera” contra “Cheroki”, supervivencia a través de la negociación contra terrorismo suicida) y al final, ETA terminó siendo el entorno de Tercera que se conformaba con no ser detenido y poder contar historias a su nietecito. Ya no hay más.

Y entonces llega el Parlament de Cataluña e invita a Otegui para que la CUP y una fracción de diputados de ERC y de CDC pudieran aplaudirle a rabiar. La visita no quedará inscrita entre los méritos del Parlament: no va a servir para resucitar un proceso independentista que murió hace mucho. Dese la emisora de la Generalitat, Catalunya Radio, Otegi dijo que "no nos perdonan que hayamos sido nosotros quienes hemos acabado con la violencia"… En realidad fue todo lo contrario: ETA se sentó en la mesa de negociaciones cuando apenas quedaban etarras en las cárceles. Es decir, ni siquiera la visita de Otegui va a servir para explicar porque ETA ya no existe en la práctica. Hay cierto paralelismo: la ensoñación y el irrealismo independentista, catalán o vasco, que, finalmente, termina en la imposibilidad de reconocer la situación real (la muerte natural de ETA –que es la de cualquier organización terrorista: murió de represión- y la muerte del proceso soberanista –ante la indiferencia de la población catalana y la imposibilidad práctica). Al final todo queda en declaraciones rimbombantes, gestos de cara a la galería y la aspiración máxima de arañar algún escaño más. Como cualquier otra fuerza política, vamos.

Entre otras perlas, Otegui ha recomendado a los independentistas catalanes: “Os tenéis que ir, sin pedir permiso”, es decir contra la opinión mayoritaria y la indiferencia de la población y siguiendo el “ejemplo” vasco…

 

ESTAMOS HOY COMO HACE 100 AÑOS: CON UNA DEUDA QUE HA SUPERADO EL 100% DEL PIB

El PIB es solamente el índice del movimiento de dinero que hay en un país en un momento dado. Se tiene la idea –falsa, por lo demás- de que cuando se mueve más dinero que el año anterior, es decir, cuando sube el PIB, el país “va bien” y la economía crece. Sin embargo, cuando la cifra en bruto del PIB es superior al monto total de la deuda, es que… el país está al borde de la quiebra. Pues bien, desde hace cuatro años la deuda viene creciendo 14.000 millones de euros al año y este año 2016ha superado el 100% del PIB: la capacidad de generar movimiento económico es interior al nivel de endeudamiento. Y eso implica que desde hace dos años volvemos a estar por encima del billón de euros de deuda (realmente solamente en 2014) estuvimos ligeramente por debajo de esa cifra. Ah, por cierto, en 1881 fue cuando estuvimos peor (era el comienzo del reinado de Alfonso XII y los primeros años de la Restauración) y cuando la deuda era menos fue en 1975, el último año del gobierno de Franco, cuando pasó al 7,3% del PIB…

Cuando empezó la crisis económica en 2007, la deuda se situaba en 400.000 millones (eran los años del “crecimiento económico espectacular”) y en los últimos 9 años se ha incrementado en 700.000 millones: primero por los errores garrafales de ZP en el manejo de la crisis y después porque Rajoy tiró de la solución económica más fácil: emitir deuda. ¿Resultado? Estamos en los peores años de nuestra economía, la UE nos ha multado con 2.500 millones de euros por “incumplimiento de los objetivos del déficit”, cantidad que hay que añadir a los 2.000 millones adicionales que pagamos en intereses… justo en un momento en el que los intereses están a mínimos históricos. ¿Hablamos de “cifras macroeconómicas”? Pues bien, estos datos indican que la economía dista mucho de ir bien. ¿Lo que tenemos ante la vista? Ocho años de crisis económica en la que, salvo respiros que han podido tener algunos sectores, las cosas siguen sin ir bien y sin saber cómo enderezarse.

 

NI EL COMUNISMO ESTÁ DE MODA, NI EL VOTANTE VOTA COMUNISTA

Del viejo “Partido Comunista de España” no queda ya ni el recuerdo. A mediados de los 80 y a la vista de que el marxismo había entrado en el estercolero de la historia, cuando la URSS se debatía entre la vida y la muerte y el muro de Berlín se tambaleaba, aquel discreto secretario general del PCE, Gerardo Iglesias, inventó una “sigla de cobertura”: Izquierda Unida. Se sumaron pocos y poco importantes, restos del PSOE-histórico (PASOC), siglas minúsculas (Partido Humanista) y poco más. Anguita logró levantar algo la coalición que luego con Llamazares volvió a la mediocridad más absoluta. Eran comunistas, pero sin hoz y martillo, o con la hoz y el martillo discretamente en segunda fila. A todo esto, el comunismo desapareció de Europa Occidental.

Pero la falta de ideas de la izquierda huérfana de marxismo, generó a partir de 2010 el “movimiento de los indignados”. En el vídeo electoral de las elecciones Europeas, Podemos no mostró signos de ser, ni marxista, ni comunista, ni siquiera republicana. Todos sabíamos que la dirección de Podeos pertenece al post-marxismo (los que se sienten comunistas pero no tienen mucha idea de qué fue el marxismo, es decir, comunistas de gesto pero no de ideología). La fagocitación de IU por Podemos (que eso es lo que es, a fin de cuentas el pacto entre una coalición desahuciada) ha aumentado el carácter “comunista” de la formación de Pablo Iglesias.

El PP, por supuesto, utilizará en la campaña electoral el tema del “miedo al comunismo”… y ni tanto, ni tan calvo. Lo que más miedo da de “Unidos Podemos” son dos aspectos: el primero de todos, el oportunismo propio de la “nueva izquierda” que en Grecia ha sustituido a la socialdemocracia en su papel de perros fieles de la UE y que se adapta a lo que haga falta; y en segundo lugar que Unidos Podemos llega con hambre atrasada y vacío de éxitos en la gestión de los municipios que gobierna.

En cuanto a Alberto Garzón se equivoca cuando dice que “el comunismo está de moda”: ¿dónde? Al final resultará que es cuestión de modas y si de eso se trata, me temo que la moda que está en Europa es otra muy diferente. Que se lo pregunten al Front National o a AfD, sin ir más lejos.

 

MANTEROS CADA VEZ MÁS AGRESIVOS, EL AYUNTAMIENTO DE BCN CADA VEZ MÁS PERPLEJO

La plaza de Pau Vila está en el puerto de Barcelona y es uno de los lugares de más tránsito turístico. Ayer a las 14:30, decenas de manteros exponían sus productos falsificados, cuando una unidad de la Guardia Urbana intentó desalojarlos. En el enfrentamiento resultaron heridos tres agentes de la Guardia Urbana.

A fin de cuentas se trata de una actividad ilegal, se mire por donde se mire (elude el pago de cualquier impuesto, se realiza sin licencia municipal, frecuentemente los productos son imitaciones de pésima calidad, suponen competencia desleal y, para colmo, buena parte de quienes los venden o reciben subsidios como parados o, simplemente, son ilegales y, por si fuera poco, simplemente, molestan al paso de viandantes). En el gobierno municipal hay dos opciones: pactar con ellos o hacer imposible su actividad. ¿Y la alcaldesa? No sabe, no contesta. Si por ella fuera, lo que existiría sería una permisividad total. Pero, la Colau empieza a entender que si quiere conservar el cargo va a tener que hacer algo más que declarar buenas intenciones.

El problema es que, tanto los manteros como la Guardia Urbana y el cumplimiento de la normativa municipal son incompatibles. ¿Qué ha hecho el ayuntamiento hasta ahora? Poner la zanahoria: un “plan de empleo” para manteros, durante 12 meses, si son ilegales y si han llegado antes de julio de 2015, podrán ejercer su “oficio”. De momento parece no haber tenido éxito. El plan es obra de Jordi Coronas, concejal de ERC. La CUP, por supuesto, es entusiasta de estos “mercados rebeldes”.

El resultado es que los manteros no autorizados siguen colocando sus productos donde les apetece y la Guardia Urbana, cada vez que intenta levantarlos, se ve sometida a su agresividad. En septiembre pasado, ya fueron agredidos varios agentes. Hace dos meses, se produjeron heridos entre los viandantes en el Metro de Drasanes durante una estampida de manteros. Ahora estas agresiones se han reproducido en la zona del Puerto-Barcelonesa. Y el verano promete ser cálido y lucrativo para los manteros… que se sienten apoyados por la Colau, ERC y la CUP.

 

Comentarios  Ir a formulario