Ocultismo y Politica

Publicado: Martes, 05 de Abril de 2016 10:08 por Ernesto Milá en Libros E. Milá
20160405100808-ocultismopolitica-portada.gif

Info|krisis.- Ocultismo y Política en el Siglo XX constituye el único estudio sobre las interferencias entre el mundo de lo mágico y lo oculto y la gestión de la “cosa pública”. En esta obra se permanece lejos de las tentaciones conspiranoicas y anti–históricas y el autor se limita a enumerar episodios históricos, poco o nada conocidos incluyéndolos en el contexto histórico que les es propio. Se trata de un ensayo que abarca todos los sectores del espectro político porque en todos, derecha, izquierda y demócratas, aparecieron vinculaciones entre la política y las corrientes ocultistas o neo–espiritualistas. Hemos tenido una conversación con su autor y luego reproducimos el sumario de la obra.

¿Qué has querido expresar en este trabajo?

La política debería de ser el arte de lo razonable y un ejercicio de la racionalidad. Sin embargo, en el siglo XX, la política se percibió frecuentemente como aquel lugar en el que las influencias irracionales irrumpían en el terreno de lo que debería ser la racionalidad extrema: la gestión política. Aún hoy, cada día, los telediarios y los posts publicados en redes sociales nos confirman ininterrumpidamente en la persistencia de esta simbiosis. Lo que he querido expresar en este trabajo es que estas tendencias no afectan a un sector concreto del arco político: en efecto, derecha, centro e izquierda están afectados por la irrupción de lo irracional en la vida de los gobiernos.

¿Qué tiene que ver lo irracional con el ocultismo?

El ocultismo es una forma de pensamiento irracional. El ocultista ve el cosmos como un lugar en el que se dan nexos inefables entre las cosas (el primero de todos entre macrocosmos y microcosmos) y en el que nada es independiente, ni ocurre por azar. Todo, en el ocultismo, tiene un sentido y un fin y todo responde a un diseño teleológico previo. El “ocultismo” –esto es, la fascinación por lo oculto, por sus teorías y por las prácticas que deberían dar acceso al mundo oculto– empezó a estar presente entre los humanistas del Renacimiento descubridores de los textos herméticos atribuidos a Hermes Trimegisto. Personajes como Giordano Bruno, Marsilio Ficino, Pico della Mirandola, etc, los grandes nombres de la cultura renacentista creyeron en la existencia de una “cábala cristiana” y en la aplicación de la “magia natural” a la vida cotidiana y a la interpretación del cosmos. Lo que siguió luego es habitual en los procesos de decadencia: el “mundo mágico”, desaparecidas estas grandes figuras de la cultura europea, olvidó la magia que quedó sólo como patrimonio de determinadas sociedades secretas –los rosacruces, especialmente– hasta que en 1717 se creó la Gran Logia de Londres. En los cincuenta años siguientes, en los sectores periféricos de la masonería aparecieron corrientes que aludían a “los superiores desconocidos”, a “ritos templarios”, a “ritos egipcios”, temáticas que, en buena medida, se desarrollaron en el interior de las logias masónicas y de los grupos martinistas. Cuando llegó el siglo XIX, distintos autores, a partir de Fabre d’Olivet y de Saint Yves d’Alveydre, y, posteriormente, con Eliphas Levi, Papus, y especialmente con Helena Petrovna Blavatsky, formaron sus propias escuelas y dieron carta de naturaleza al “ocultismo” tal como persistió y se conoció en el siglo XX. El ocultismo forma parte, por tanto del llamado “pensamiento mágico”, es decir, una forma de irracionalismo.

Así pues, en tu opinión ¿ha existido una relación entre ocultismo y política?

Sí, desde luego, a partir del siglo XIX. Entonces, buena parte de este submundo, se desarrollaba en el interior de logias masónicas y así había sido desde el último tercio del XVIII. Era raro encontrar un ocultista que no hubiera sido masón o martinista. En nuestra obra, demostramos que el socialismo utópico fue alumbrado por místicos de la peor especie que habían recibido una enseñanza fragmentaria e incompleta en el interior de la masonería y de grupos rosacrucianos. De todas formas, en nuestro estudio, hemos decidido centrarnos en el siglo XX y solamente damos miradas retrospectivas al XIX cuando es absolutamente necesario.

¿Por qué reducir el campo de estudio al siglo XX?

Fundamentalmente por dos motivos: en primer lugar porque los siglos XVIII y XIX ya han tenido muchos estudios consagrados a examinar la influencia de los grupos ocultistas y de las sociedades secretas, incluso estudios científicos, brillantes y exhaustivos. Sin embargo, el siglo XX está huérfano de un estudio de conjunto sobre las interrelaciones entre política y ocultismo. En segundo lugar, el siglo XX, para los que tenemos más de cuarenta años, forma parte de “nuestro tiempo”. Existiría un último motivo: lo poco que se ha escrito sobre este tema, está consagrado al Tercer Reich y no creo exagerar si lo califico de pura basura. Por otra parte, en nuestro trabajo Estudios sobre la masonería (eminves, Barcelona, 2014), ya tocamos tangencialmente esta cuestión. Todo ello nos ha llevado a centrarnos en el siglo XX, época en la que los avances científicos y culturales parecían instalarnos en una época que dejaba poco espacio para lo irracional. Y, sin embargo, lo irracional acompañó a todos los espacios políticos a lo largo del siglo XX.

Has dicho “a todos los espacios políticos”. ¿Te refieres con ello a que derecha, centro e izquierda tuvieron “tentaciones ocultistas”?

Exactamente. No se puede decir que uno de estos tres sectores albergara más presencia irracional que los otros dos. Existe una sospechosa distribución de corrientes ocultistas en los tres hasta el punto de que resulta difícil establecer, cuál de todas estas tendencias fue más irracional y en dónde existió más penetración de los sectores ocultistas.

¿También en la izquierda?

Yo iría que, especialmente, en la izquierda. De hecho, los tres primeros capítulos están dedicados a la penetración del ocultismo y lo irracional en este sector político. Nos centramos en tres casos: los “cosmistas rusos” y sus derivados (los “constructores de Dios”) que formaron una tendencia dentro del Partido Bolchevique al que Lenin la declaró la guerra a muerte y atacó en su obra Materialismo y empirocriticismo. La influencia de los cosmistas, no sólo no fue erradicada, sino que se prolongó hasta los años sesenta dentro de la industria cosmonáutica soviética. Se trataba de una corriente en la que tenían cabida las creencias más siniestras, entre ellas prometer la vida eterna a través del intercambio de sangres. De hecho, los cosmistas afirmaban que el objetivo último del comunismo debía ser “vencer a la muerte”. Por otra parte, las sectas secretas estuvieron en los primeros pasos de la revolución maoísta en China, de la misma forma que, como he dicho, los socialistas utópicos del siglo XIX (que tuvieron su continuación en los movimientos ecologistas del siglo XX) estaban también vinculados a organizaciones místicas. El caso extremo es el de alguna corriente trotskista, fracción extremista del marxismo–leninismo, los “posadistas”, que sostenían seriamente que los marcianos eran trotskistas. Lo argumentaban diciendo que si los marcianos podían viajar por el espacio, es que tenían una civilización muy desarrollada y por tanto, debían ser marxistas, siendo, dentro del marxismo, la interpretación “posadista” y trotskista la corriente que mejor interpretaría a Marx. Por tanto, obviamente, los marcianos debían de ser “posadistas”…

Supongo que hablarás de la Logia Thule y del ocultismo hitleriano…

Sí, y lo hago para desmitificar el tema. Existieron misterios en el Tercer Reich, pero no están en donde autores como Jacques Bergier y Louis Pauwels, autores de El Retorno de los Brujos, nos sugirieron. De hecho, lo que cuentan estos dos autores sobre la teoría de la “tierra hueca” o la “teoría de las glaciaciones” de Hans Horbiger y su importancia determinante en el seno del Tercer Reich, es pura falacia. En cuanto a la Sociedad del Vril es mucho más simple: jamás existió, es el producto de un novelista inglés, Bulwer Lytton, que perteneció a la Golden Dawn y fue Gran Maestre de la Societas Rosicruciana in Anglia, pero no tuvo la menor relación con el nacional–socialismo, ni siquiera en el tiempo, y por lo demás, sus novelas eran eso: relatos de ficción, completamente imaginarios. En lo que se refiere a la Sociedad Thule fue algo muy diferente a como suele presentarla la literatura sensacionalista. De hecho, en 1926, esta Sociedad ya se había extinguido y no jugó absolutamente ningún papel en el Tercer Reich, salvo el de haber estado presente en la “prehistoria” del nacional–socialismo.

¿Haces referencia a la obra de Miguel Serrano?

No particularmente, entre otras cosas porque su fallecimiento nos ha privado de un debate sobre sus fuentes y sobre la validez de su obra. Serrano era, efectivamente, ocultista y siempre tuvo simpatía por el Tercer Reich. Eso le llevó a realizar una síntesis personal. Simplemente, creó una “mitología”. Lo que escribió hay que clasificarlo como “literatura irracional”, en absoluto como una visión histórica del nacional–socialismo, ni siquiera como una reflexión sobre determinados aspectos de la ideología nacional–socialista. La suya es una visión personal del nacional–socialismo. Nada más.

¿Entonces no hay nada “ocultista” en el nacional–socialismo?

Existen dos factores que sitúan la discusión en otro terreno muy diferente. Existió un sector de la administración del Tercer Reich que intentó aprovechar la mitología germánica para despertar valores en las nuevas generaciones. Me estoy refiriendo a Heinrich Himmler que, además, tuvo la idea de crear una “élite”, las SS. En las SS, como en la sociedad alemana, como en toda la sociedad europea de la época, había gente interesada por el ocultismo, pero, desde luego, no en una proporción mayor que en cualquier otro país o grupo social del Reich. No se trataba, pues, de una “élite esotérica”, sino de una élite cultural, científica y profesional que incorporó, incluso, a sectores de la nobleza de sangre. Lo que le interesaba a Himmler era vincular la historia de Germania a la casta guerrera (a diferencia de Walter Darré, el otro impulsor de la Anhenerbe que enfatizaba el papel del campesinado alemán). Las antiguas sagas nórdicas aportaban un valor precioso para forjar el carácter de esa “casta guerrera” que deseaba construir el jefe de las SS. Pero, no hay que olvidar que el Tercer Reich prohibió la difusión de la ariosofía y de las organizaciones que la representaban, la Orden del Nuevo Temple y la Orden de los Germanos. En cuanto a la Anhenerbe, era una sociedad de estudios sobre la antigüedad. De estudios científicos, no esotéricos, ni ocultistas, si bien es cierto que algunas de las ramas que investigaba, antropología, historia de las religiones, hermenéutica simbólica, heráldica, tradiciones y costumbres populares, contenían elementos que podemos calificar como “mágicos” y “espirituales” o, si lo prefiere, “ocultos” (más que “ocultistas”). Todo esto tenía que ver con el despertar de valores que quería insuflar Himmler en la sociedad alemana.

Aludías a dos factores que tuvieron que ver con el “mundo mágico” en el nacional–socialismo. El entorno de Himmler era uno, ¿cuál era el otro?

Hitler, el propio führer… Hay algo en Hitler que es extraño, que no se encuentra en ningún otro político de su tiempo, ni de la modernidad que le siguió y que no parece reducible a las categorías políticas convencionales. Todo en la vida de Hitler es anómalo: pintor bohemio, de cierto talento, soldado condecorado, indiferente a la política en noviembre de 1918 y, luego, seis meses después, obsesionado por la agitación y la propaganda, “extranjero” en Baviera, desarraigado, soldado sin oficio ni beneficio que, en apenas doce años, contra todo pronóstico, llega al poder suscitando el movimiento de masas más formidable del siglo XX. En Hitler, en su personalidad, es donde reside el verdadero misterio del nacional–socialismo. Pero, hay que decirlo desde el principio, Hitler siempre fue refractario al ocultismo, a los cenáculos ariosóficos y a las prácticas sectarias. Conocía la literatura ariosófica, lo justo para saber que no le interesaba. Nunca fue un “iniciado”, ni siquiera perteneció a la Sociedad Thule en la que sí participaron algunos de sus primeros amigos y colaboradores, pero no como ocultistas ¡¡sino como militantes en la contra–revolución de Baviera!! Hitler, el hombre que sufre el “síndrome de Stendhal” al escuchar una ópera menor de Wagner, el Rienzi, el hombre del que no se conocen relaciones sexuales, el vegetariano, el hombre normal que conseguía atrapar, seducir e hipnotizar a las masas, que sobrevaloraba el poder de la voluntad, que había renunciado a su personalidad para “ser uno” con Alemania, era completamente refractario a las ideas ocultistas e incluso escéptico en materia religiosa (consideraba que los progresos de las ciencias darían respuestas a los problemas planteados por la religión y que, por tanto, éstas tenderían a desaparecer por sí mismas). Alguien ha comparado a Hitler con el flautista de Hammelin: llamado por los burgueses para acabar con las ratas (los comunistas), esos mismos burgueses se negaron a pagarle y él, haciendo sonar su música, se los llevó con él a sus hijos. Su muerte en el bunker de la cancillería fue tan misteriosa como lo había sido su ascenso al poder. Es en Hitler y no en otro lugar en donde debemos encontrar lo “mágico” en el Tercer Reich, es decir, aquello que no puede ser interpretado simplemente mediante el recurso a la racionalidad.

¿Y la sinarquía? ¿Existió verdaderamente? ¿Qué es la sinarquía?

Seguramente, la sinarquía es el único sistema político que derivó directamente de la mente de un ocultista: Saint Yves d’Alveydre. Décadas después de su muerte fue puesto en práctica en Francia en un entorno conspirativo muy especial, clandestino, ultraconservador y fascista, la Cagoule. Básicamente, se trataba del reconocimiento de la necesidad de que el gobierno de una nación estuviera dirigido por las fuerzas de la cultura, la política y economía. El mismo nombre de “sinarquía” quiere decir “gobierno de varios”, aunque se entienda también “gobierno de una élite”. La sinarquía es, sin duda, una de las corrientes políticas más misteriosas del siglo XX porque nunca terminó de salir completamente a la superficie. Nos queda, sin embargo, la seguridad de que su programa se conoce perfectamente a través de una obra publicada en Francia después de la Segunda Guerra Mundial y firmada con el seudónimo de “Geofrey de Charnay”… uno de los fundadores de la Orden del Temple. Dedicamos un capítulo a este episodio en el que se entremezclan asesinatos políticos, conspiradores, tecnócratas y ocultistas.

En la parte dedicada a la “derecha”, además del Tercer Reich aludes al fascismo italiano, al franquismo español y al peronismo argentino ¿tuvieron algo que ver con el ocultismo?

En el caso del fascismo hago constar una serie de elementos curiosos e incluso desconcertantes. En primer lugar, existieron durante el fascismo, grupos “esotéricos” organizados. El Grupo de Ur fue uno de ellos, pero no el único. Les dedico un amplio vistazo. En Italia, el ocultismo había arraigado extraordinariamente durante el primer novecento y gozaba de buena salud cuando Mussolini llegó al poder. Muchos ocultistas y teósofos colaboraron con el Partido Nacional Fascista y a lo largo del Ventennio siguieron desarrollando actividades. Es famoso, por ejemplo, que los miembros de AMORC, con Spencer Lewis al frente, visitaron a Mussolini, o que Aleister Crowley residió en los primeros años del fascismo en la isla de Cefalú y si fue expulsado no fue a iniciativa de Mussolini sino por la presión de la prensa británica. En las publicaciones fascistas fue relativamente frecuente que existieron columnas dedicadas a estos temas, a pesar de que a partir de 1929, tras firmar Mussolini el Concordato con la Santa Sede, la Iglesia permaneció vigilante para evitar que el ocultismo y el esoterismo se difundieran entre la juventud. En cuanto a España, obviamente el franquismo estuvo siempre vinculado al catolicismo y, por tanto, alejado de las sectas ocultistas, pero aquí el planteamiento que hemos adoptado en nuestro es otro y nos lleva a estudiar la rivalidad que existió entre la Falange y el Opus Dei, que constituían dos tipos de espiritualidad diferente, a las que, siguiendo a Evola, hemos llamado luz del norte y luz del sur respectivamente, es decir, la vía del guerrero y la vía del sacerdote. Finalmente, el peronismo tiene dos características que vale la pena señalar: la primera es que las dos esposas de Perón, Eva e Isabelita, tenían habían realizado espiritistas. Esta tendencia hizo que López Rega, “el Brujo” pudiera alcanzar un lugar privilegiado en el entorno de Perón y, especialmente, utilizando a Isabelita. Por otra parte, López Rega, un ocultista clásico, pertenecía a una curiosa asociación la Logia Anael de la que nos ocupamos abundante y sistemáticamente en un capítulo.  

Luego hablas de “los demócratas” ¿qué tipo de ocultismo identificas en sus filas?

Mi tesis es que el siglo XX fue el “siglo americano”. Por primera vez un estilo de vida y un imperio se difundieron en todo el planeta. Los EEUU trasladaron sus valores incluso a países que seguían otros sistemas políticos (China, por ejemplo, y su consigna de “un país dos sistemas”). Por eso nos ha interesado viajar al origen de esos valores. Es una de las pocas ocasiones en las que hacemos una incursión en el siglo XVIII y XIX, pero era absolutamente imprescindible. Sabremos que los valores que han acompañado al americanismo son los propios de la masonería, es más, los EEUU nacieron de tales valores y de la actividad de las logias. Vale la pena tenerlo en cuenta para establecer su responsabilidad sobre el diseño de la modernidad. Pero, ya en el siglo XX, a partir de 1945 aparece un nuevo tipo de institución: las asociaciones mundialistas derivadas de la ONU, especialmente, la UNESCO que, no es solamente, el laboratorio de ideas del “nuevo orden mundial”, sino el teatro en el que actúan miembros de grupos ocultistas como Buena Voluntad Mundial, Lucis Trusts o Triángulos, inspiradas por la teósofa disidente Alice Ann Bailey. Se trata de un aspecto poco conocido de estas asociaciones mundialistas, pero al que dedicamos un amplio estudio porque nos permite llegar hasta ideologías como la de la New Age o del zapaterismo…

¿Qué conclusiones sacas después de las 400 páginas de repaso de todas estas implicaciones entre ocultismo y política?

Fundamentalmente, dos. La primera es que estas interferencias se dieron lugar en el siglo XX, pero a medida que el siglo fue declinando, inició su desaparición. Hoy, el ocultismo está reducido a la mínima expresión y lo único que subsiste de todo este ambiente es la New Age y el mundialismo. Todos los grupos ocultistas se han visto reducidos a la mínima expresión, carecen de influencia política o, simplemente, han desaparecido. La segunda es que, tales influencias no fueron uniformes en cuanto a sus características; en cada país revistieron una característica concreta y diferenciada. Quedaría una conclusión final: así como la masonería fue el “movimiento” de la burguesía que impulsó a las revoluciones burguesas; así como los partidos comunistas, fueron la punta de lanza de las revoluciones proletarias; hoy, cuando ni la burguesía ni el proletariado declinan, el nuevo orden mundial cuenta con otro tipo de organizaciones: son la Trilateral, es el Consejo de Relaciones Exteriores, es, finalmente, el Club de Bildelberg, el Foro de Davos, que agrupan a los titulares de las más grandes acumulaciones de capital del planeta, a sus representantes y testaferros políticos. Tienen sus propias reglas, su propia estructura ideológica y su propia finalidad. A describirla le dedicamos el epílogo de la obra. Y lo incluimos porque el Nuevo Orden Mundial nació justo cuando cayó el Muro de Berlín: a finales del siglo XX.

 

Introducción.......................................................................     9

Primera Parte - La izquierda

    I  El socialismo utópico y misticismo................................   21

   II  El cosmismo y ocultismo...............................................   47

La Filosofía de la Causa Común. Fiodorov......................   50

Los Constructores de Dios............................................   59

Bogdanov: La Sangre es Vida.........................................   64

La estrella roja…..........................................................   71

El cosmismo y la cosmonáutica soviética.......................   74

  III Sectas secretas en la revolución maoísta.........................   83

Segunda Parte - Las derechas

    I  Sinarquía: la conspiracion del dinero, la política y la cultura              95

El detnante: fabre d’Olivet .............................................   96

La «Cagoule», con Franco, contra la República............... 100

   II  Esoterismo y Fascismo. Romanidad, neopaganismo,
        tradición y ocultismo en la Italia del Ventennio.............. 107

Introducción................................................................. 107

Simbología y rituales del fascismo. Una religión laica..... 109

Fascismo, neopaganismo y romanidad.......................... 115

Fascismo y Sociedad Teosófica...................................... 127

La Sociedad Antroposófica: semillero intelectual............ 133

¿Y los rosacruces?......................................................... 141

Crowley en la Italia fascista........................................... 144

Revistas y editoriales ocultistas bajo el fascismo............. 150

Esoterismo en las SS italianas........................................ 155

Mussolini y la videncia. Gustavo Rol.............................. 157

 III  Hitlerismo y ocultismo: el gran equívoco....................... 160

Hitler y su presunta «identificación» con la ariosofía...... 170

Hitler y su presunta «afición» por la astrología.............. 189

La Sociedad Thule: Principio, fin y renacimiento frustrado   198

La extraña personalidad de Hitler.................................. 220

1. Hitler mítico.......................................................... 224

2. ¿Médium, personalidad racional, iniciado?............. 226

3. ¿Una apertura espontánea a la trascendencia?........ 236

Una excentricidad llamada ariosofía.............................. 245

Las SS, proyecto y penetración ariosófica....................... 252

Alguna conclusión........................................................ 261

  IV Polémicas espiritualistas en el interior del franquismo... 263

Los campos enfrentados................................................ 266

El misterio del VICTOR................................................ 269

El Valle de los Caídos y su misterio............................... 273

La gran contradicción entre la Falange y el Opus Dei...... 276

   V Perón y la Logia Anael................................................... 291

La Logia Anael una extraña estructura paramasónica..... 293

Las dos «Triple A»........................................................ 307

Los flecos de una sospecha............................................. 315

Los Caballeros del Fuego............................................... 318

Perón, masón y miembro de la logia Propaganda–2........ 325

La profanación del cadáver de Perón y el ocultismo........ 331

Tercera Parte - Democracia

    I  Masonería y política...................................................... 337

La masonería norteamericana: madre de todos los errores   337

Independencia americana: triunfo del ideal masónico..... 339

La masonería americana a finales del siglo XX................ 342

El papel masónico de Benjamin Franklin........................ 343

Sobre el nombre de América.......................................... 345

   II  El americanismo y sus tres grandes despertares religiosos   348

El Primer y el Segundo Gran Despertar Espiritual.......... 352

Los «cristianos renacidos»............................................ 357

El «Destino Manifiesto», mística de dominación............ 365

El «dios» de Bush: religiosidad a la carta........................ 370

 III  La New Age y su vertiente política.................................. 376

Las raíces «fabianas»..................................................... 376

Restos de la resaca contracultural.................................. 378

Mundialismo................................................................ 379

Ultraliberalismo y estrategias de acción......................... 381

Autarquía transpersonal............................................... 383

  IV El humanismo universalista.
        El «pensamiento de Alicia»…  de Alice Ann Bailey.......... 385

La Sala de la Meditación en la central de la ONU............ 392

Buena Voluntad Mundial y NNUU................................ 402

Robert Muller: el hombre de BVM en la ONU................ 407

Conclusiones....................................................................... 413

 

Carácterísticas de la obra:

Tamaño: 15 x 23 cm

Páginas: 434

Portada: cuatricomía plastificada con solapas

Precio de venta al público: 23,00 € (+ 4,00 € de gastos de envío)

Pedidos: eminves@gmail.com

 

© Ernesto Milà – ernesto.mila.rodri@gmail.com –Prohibida la reproducción de este texto, sin indicar origen.

 

Comentarios  Ir a formulario