Serial Killer: matar a destajo

Publicado: Miércoles, 19 de Agosto de 2015 17:10 por Ernesto Milá en VARIOS
20150819171030-396ae56c3d507abcf95e09810b52daec.jpg

Info|krisis.- Siempre han existido asesinos en serie. Pero nunca tan abundantes como ahora. Contra más avanzado es un país y mayor es su nivel de vida, parece que dé a luz más asesinos en serie. Si bien los que han realizado crímenes más masivos proceden de Rusia, Africa y Pakistán, en Estados Unidos aparecen con más frecuencia. No hay que olvidar que uno de los más sistemáticos asesinos en serie era español: el “Arropiero”. ¿Qué pasa por la mente de un asesino en serie? ¿por qué matan? ¿qué modelos históricos tienen? Este artículo ayudará a conocerlos mejor.

El asesino en serie siempre tratará de excusar su conducta, con el fin de evitar las cárceles o la pena de muerte pero a decir verdad pocas veces logran salirse con la suya. Jeffrey Dahmer declaró que había nacido incompleto, Ted Bundy dijo que todo fue culpa de la pornografía, Herbert Mullin culpó a las voces dentro de su cabeza, ellas le impulsaban al crimen mientras cantaban la canción de la muerte. John Wayne Gacy se limitó a mentar pestes y dijo que sus víctimas merecían morir. En palabras de Bobby Joe Long fue un accidente de motocicleta lo que desencadenó un frenesí sexual, al punto de convertirlo en un asesino en serie. 

¿HISTORIA O FANTASÍA? 

A pesar de que el término en “serial killer” (asesino en serie) fue acuñado apenas en 1971, viejas fábulas infantiles (tales como las narradas por los hermanos Grimm) nos enseñan que siempre ha existido el peligro de confiar en los extraños. Los criminales de ese entonces: vampiros, hombres lobos, trolls y brujas eran metáforas de lo que hoy conocemos como asesinos en serie. Estas viejas historias nos recuerdan a los actuales monstruos que viven en nuestra sociedad. Con toda seguridad se puede afirmar que siempre han existido los asesinos en serie, que representan el eterno sadismo y crueldad del ser humano. 

Existen una serie de personajes literarios que prefiguran a los asesinos en serie y, lo que es más importante, sacan a la superficie una constante en la historia: la atracción que siente la persona normal hacia lo maligno, hacia lo que él jamás será capaz de hacer. Frankenstein, el Hombre-lobo, el Vampiro, Jeckill y Hyde, no pueden explicar su éxito si no es a causa del vértigo que la humanidad siente hacia el mal.

¿MAL DE LA MODERNIDAD? 

El estudioso del tema Eliott Leyton opina que el asesinato en serie surge a la par de las modernas ciudades industriales del siglo XIX. Basa su teoría en la premisa de que el asesinato contra los extraños, es inexistente en las llamadas sociedades «primitivas». Sin embargo es en las ciudades de atmósfera asfixiante, donde hay calles en que ni la luz llega y en que transita todo mundo, donde residen los pordioseros y otros marginados sociales donde pega mas fuerte la plaga del asesino en serie. 

Durante el siglo XIX dejó de culparse al demonio como única fuente del mal y la destrucción en el mundo. Los ojos de los científicos y los escritores miraban hacia las personas, tratando de descubrir a la bestia escondida dentro. Las teorías de Darwin enlazaban a la bestia y al ser humano como nunca antes se había imaginado. ¿Qué tan lejos estábamos de aquellos hombres mono prehistóricos? Una posible respuesta la dieron los investigadores Cesare Lombroso y Max Nordau quienes creían que los hombres violentos tenían rasgos primitivos, con mandíbulas pesadas y frente pequeña. A pesar de que la teoría del perfil lombrosiano tuvo evidencia estadística, hoy ésta no es aceptada por los especialistas. De todos modos aún goza de gran popularidad. 

JACK EL DESTRIPADOR, PRIMER SERIAL KILLER MODERNO 

¿Qué mejor lugar, sino el Londres del siglo XIX, para que apareciera en escena el mas famoso asesino en serie del mundo? Como ya dije, el término asesino en serie, se acuño en los años 70. El misterio y el horror de los crímenes cometidos por el asesino de Whitechapel asombraron al mundo entero, dada la gran cobertura que tuvo en los medios de aquella época. 

Todavía se siguen generando especulaciones para determinar quien fue el asesino. Creo que jamás lo conoceremos. Personalmente creo que el problema es viejo como la humanidad misma, sin embargo la sociedad actual acentúa la aparición de estos asesinos como ninguna otra en tiempos pasados. 

En su libro En serie Killers, Joel Norris describe los ciclos de violencia como generacionales: «Los padres que abusan de sus hijos tanto física como psicológicamente instalan en ellos instintos de violencia, recurso al cual acudirán en primer lugar para resolver sus retos y problemas personales». El abuso infantil no sólo genera reacciones violentas, sino que afecta al desarrollo, el crecimiento y la nutrición del pequeño, entre otras cosas. 

EL EXCESO DE DISCIPLINA

Algunos padres piensan que ser estrictos y celosos en la disciplina, crea hijos diestros y exitosos. Pero esta demostrado que ocurre lo contrario, mas bien resulta un completo desastre. 

Si entre el infante y sus primeros tutores, sean estos sus padres biológicos o no, se crean deficientes lazos afectivos se pierde el fundamento tras el cual nace la nobleza y la confianza hacia otros semejantes. 

Aquel que carece de lo anterior queda aislado; en su soledad aparecen violentas fantasías, que se convierten en la única fuente de felicidad. Y todo esto, en sustitución de la interacción social. 

En el libro: Sexual Homicide: Patterns and Motives los autores Robert Ressler, Ann Burgess y John Douglas llegan a la conclusión de que tras esta fallida infancia, el individuo crece acompañado de sus fantasías sobre dominación y control. No experimentando simpatía ni remordimiento alguno por los demás. Toda persona es reducida a un mero símbolo que puede ser manipulado de acuerdo a la fantasía en turno. 

ABUSOS INFANTILES

Los especialistas tienen muy claro que el abuso infantil, de cualquier tipo y en cualquier grado, no es la causa directa en la formación de un futuro asesino. Pero si es un factor muy importante para entender al psicópata. 

Sabemos que mucha gente padece en la niñez, pero entonces el mundo tendría que estar repleto de criminales. La gran mayoría de los asesinos culpan a sus padres y madres. Exageran cuando describen los abusos y el maltrato. Muchos quieren creerles y provocan que éstos declaren mas de la cuenta, así ganan simpatía frente al público y en no pocos impartidores de justicia. 

De todos modos, aunque existe exageración, también hay testigos que corroboran las historias. Consideremos también que hay familias que poseen una facha de normalidad y que dentro del seno familiar no es mas que una farsa; reforzando el patrón Dr. Jeckyll-Hyde en sus integrantes. 

LOS PADRES 

Ambos padres suelen ser fuente de terror para los infantes. A la madre se le culpa mas que al padre, tal vez porque este por lo general desaparece o nunca estuvo presente. La queja es si la madre fue sobreprotectora o muy distante, sexualmente muy activa o reprimida. Con el padre, que porque fue alcohólico, golpeador y misógino. 

La marginación y la ignorancia preceden muchas de estas conductas. Que también devienen en fanatismo religioso y en violentos arranques para imponer la disciplina. 

El padre del famoso asesino en serie Gacy DeSalvo llegaba a casa acompañado de prostitutas y nadie podía replicarle. La madre era frecuentemente golpeada. Fontanero de profesión, el padre de DeSalvo le golpeó la espalda con un pesado tubo. Varias veces alquiló como esclavos a sus hijos a granjeros vecinos; tras algunos meses la madre corría a buscarlos. Se trataba de un peligroso alcohólico. Humillaba y despreciaba al joven y tímido Gacy; alguna vez le disparó a su mascota en señal de castigo. Gracias a un golpe le provocó una lesión cerebral que le fue diagnosticada mas de diez años después. 

Henry Lee Lucas, otro cruel asesino en serie norteamericano padeció de sexualidad indefinida durante su infancia gracias a su sádica madre, quien se dedicaba a adulterar bebidas y era alcohólica. Inexplicablemente lo trató como mujer hasta los 7 años. Le obligaba a llevar cabellos largos y lo vestía con ropas de mujer; vivía como una niña. Una de las maestras de Henry protestó y le mandó cortar el cabello provocando la ira de la madre, quien golpeó salvajemente al pobre chico. En una de tantas palizas le provocó fractura de cráneo. Se sospecha que Lucas también estuvo expuesto a las actividades sexuales de la madre. Finalmente terminó por asesinarla en una pelea familiar. 

¿Y LOS ASESINOS QUE NO FUERON MALTRATADOS EN SU NIÑEZ? 

A pesar de que la mayoría de criminales en serie fue víctima de abuso infantil, no siempre es una constante. Lo desconcertante es que también surgen asesinos en familias aparentemente más normales. 

¿A qué se debe? La única explicación es que existen personas que nacen predispuestas al crimen. Nada ni nadie es culpable directo en las tragedias por venir. 

A pesar de haber tenido una infancia relativamente tranquila, sin abuso ni golpes, Jeffrey Dahmer se convirtió en uno de los asesinos en serie mas famoso del mundo. Pocos hombres han causado tanto horror por lo grotesco de sus crímenes sexuales; a tal grado que los preparativos para llevar a cabo el juicio fueron largos y exhaustivos. 

En su libro A Father’s Story, Lionel Dahmer, padre de Jeffrey, relata que la madre de éste tuvo un embarazo complicado y la culpa en parte por lo sucedido. Tras numerosos episodios de histeria e hipocondría, durante los cuales la mujer experimentaba rigidez y convulsiones, Lionel supone que interfirió en el sano desarrollo de Jeffrey. También piensa que posiblemente el cuerpo de Joyce haya sentido rechazo presintiendo el inmundo ser que se gestaba en su vientre. Sin duda que algo estaba mal, pero jamás sabremos el qué. 

Existían serias dificultades en el matrimonio Dahmer. Suficientes como para alejar del hogar a Lionel, un químico que se refugió en el trabajo y en el estudio para evadir el estrés familiar. Bajo la perspectiva que da el tiempo, Lionel admite que el lado oscuro de su personalidad estaba fielmente plasmado en Jeffrey, por no decir que aumentado y corregido. 

De ser un niño radiante y feliz, Jeffrey comenzó a crecer retraído, inclusive su cabello se tornó oscuro, a la par que sendas sombras cubrían su mirada. Alguna vez, padre e hijo descubrieron los huesos de un pájaro en el jardín de casa. El pequeño Dahmer quedó profundamente interesado en ellos. Situación que no preocupó mayormente a Lionel. A los trece años Jeffrey mencionó a su padre que deseaba hipnotizar a una chica, para tomar total control de la misma. Fantasía que fue pasada por alto. 

LOS TRES FACTORES PRESENTES

Curioso pero estos tres factores que mencionaremos están casi siempre presentes en el historial de un asesino en serie. 

  - Piromanía 

  - Crueldad con los animales 

  - Incontinencia 

Usualmente la piromanía representa una actividad de estimulación sexual. La rápida destrucción de la propiedad material es para el piromaniaco de igual intensidad que la destrucción de otra vida humana. En realidad, «el otro» no es mas que un objeto, un símbolo para el asesino en serie. Por lo que el cambio entre prender fuego y asesinar es muy fácil para estos criminales. Famosos pirómanos: Peter Kürten, David Berkovitz y Joseph Kallinger. 

Torturar animales es otra de las más claras señales de alarma. Porque se entiende que ésta no es mas que una práctica para el incipiente asesino. Paralelamente, lastimar a los compañeros, refuerza los patrones de soledad en el infante, por lo que libera su estrés contra seres indefensos. Sacan la furia que llevan dentro, pero evitando molestas consecuencias sociales. 

Kemper, cruel asesino de doce jóvenes, enterró vivo al gato familiar, para después sacarlo y cortarle la cabeza. Dahmer, el “carnicero de Milwaukee”, era conocido por su crueldad hacia los perros; los decapitaba y colgaba las cabezas en palos junto a su casa. 

Pero no todos los asesinos en serie torturan animales; otros, en cambio los adoran... tal es el caso de Dennis Nielsen que no quiso que su perro (Bleep) atestiguara su detención, nada mas por pura vergüenza. El torturador sádico, violador y asesino Christopher Wilder, cuyos horrores se recuerdan todavía en EEUU donó mucho dinero al fondo para salvar a las ballenas y delfines. 

Pero hay una tercera característica sorprendente. Orinar la cama, es uno de los síntomas mas desconocidos, dada su naturaleza íntima. Sin embargo esta estimado que 60% de los criminales en serie orinaron sus camas aún llegada la adolescencia. 

Cosa notable si consideramos que personas con lesiones cerebrales y retraso logran contenerse a una edad aceptable. Por el contrario el asesino en serie siendo una persona «normal» y a veces extremadamente inteligente no logra controlar esta situación. 

¿DEMASIADOS O DEMASIADO POCOS ASESINOS EN SERIE

Aunque muchos años de «formación», son componentes fundamentales en la conducta del asesino. No pueden ser, la única fuente para llevar a la persona al extremo del asesinato. Con tal de ganar simpatía el asesino en serie siempre culpará a sus padres, al entorno infantil, etc. 

Si solo eso bastara para fabricar asesinos en serie, ¿con cuántos no estaríamos lidiando ya en este momento? Debemos encontrar otras explicaciones además de la tríada fatídica (piromanía, crueldad hacia los animales e incontinencia urinaria). ¿Será cierto que algunas naturalezas están predispuestas para el asesinato a causa de un gen de más, el XYY? 


[recuadro fuera de texto]

IRAN: EL ULTIMO ASESINO EN SERIE

Confiesa haber dado muerte a 16 mujeres

Said Hanai, es el último asesino en serie capturado por la policía iraní. Hanai, un obrero de la construcción de 38 años, ha confesado haber asesinado a dieciséis mujeres en la ciudad iraní de Mashah. El portavoz de la policía explicó que tenía problemas mentales y de impotencia. 

Llamado por los medios de comunicación de su país “la araña asesina”, Said Hanai fue detenido el 23 de julio pasado. Así pudo darse por concluida la investigación sobre el misterioso asesino que azotó durante un año la región de Mashad, al noreste del país. 

Hanai, un obrero de la construcción de 38 años, casado y con tres hijos, confesó haber matado en los últimos doce meses a 16 de las 19 víctimas, todas ellas mujeres de entre 20 y 50 años. La mayoría de mujeres asesinadas se dedicaba a la prostitución y eran o habían sido toxicómanas. ¿Quién asesinó a las otras 3 mujeres? La fama obtenida por Hanai en los medios de comunicación que explicaron detalladamente su método para ejecutar los crímenes, hicieron que otros tres asesinos mataran a tres mujeres copiando su técnica. En los tres casos fueron detenidos previamente. 

Los asesinatos se extendieron del 28 de julio de 2000, al 22 de julio pasado. El primer cuerpo que apareció fue el de Afsaneh, una prostituta veterana de 30 años, a los pocos días se encontraron los cadáveres de otras dos y entre diciembre y enero, cinco cuerpos más imposibilitaron que la oleada de asesinatos fuera mantenida en secreto. El diario local “Jorasan” empezó a hablar de la presencia en la zona de un “serial killer” al que llamaron “la Araña” por la particular forma en que las mujeres quedaban atrapadas.  La técnica era siempre la misma, el asesino estrangulaba a la víctima con su propio pañuelo y luego abandonaba los cuerpos arrojándolos a la cuneta y envueltos en el chador (velo islámico). Nunca abusó sexualmente de ellas, solo las asesinaba movido por impulsos religiosos... La ciudad de Mashad, literalmente quiere decir, “lugar de martirio”. 

El impacto que estos asesinatos han causado en Irán es indescriptible, no solo por la brutalidad de los hechos en sí, sino por que ha revelado que bajo la estricta legislación islámica que prohíbe la prostitución y la droga, ambas gozan de buena salud. Sin embargo, los sectores más integristas del régimen iraní se niegan a reconocer la realidad. 

Said Hanai fue ahorcado en 2002. Dos días antes de su detención 9 condenados a muerte fueron ahorcados en Teherán y Shiraz. Tres más lograron salvarse gracias a un indulto de última hora. En Irán la pena de muerte fue restablecida en 1979 con la revolución islámica del Imán Jomeini y está aun vigente en especial para traficantes de droga y asesinos. El reo solo puede evitarla si los familiares de la víctima le perdonan públicamente. Alguien no perdonó a Hanai

(c) Ernesto Milá - info|krisis - ernesto.mila.rodri@gmail.com - Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

 

Comentarios  Ir a formulario