Barcelona – Marsella – Detroit

Publicado: Jueves, 30 de Julio de 2015 15:48 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES
20150730154831-unnamed.jpg

Info|Krisis.- El pasado martes 28 de julio se produjo un extraño incidente en pleno centro de Barcelona. En la calle Pintor Fortuny, esquina Ramblas, en el vestíbulo de un conocido hotel, un pistolero (no identificado en el momento de escribir estas líneas), disparó contra dos individuos que se encontraban allí, causando un revuelo en la zona poblada por los últimos barceloneses que se arriesgan a vivir allí y visitada diariamente por decenas de miles de turistas. El agresor salió huyendo por la calle Xuclá, atravesó un supermercado que linda con esta calle y con las Ramblas, y se perdió tras subirse a un taxi. El jueves a primera hora se difundía un dato “clarificador” sobre el delincuente: “es de raza blanca”.

En cuanto a las víctimas eran al parecer delincuentes rusos, de lo que los Mossos d’Esquadra han podido deducir que se trata de un “ajuste de cuentas por cuestiones de droga”. Es lo más probable, pero también es significativo que estos episodios tengan lugar en el centro de Barcelona, ciudad que, hoy por voy SOLAMENTE vive del turismo y si el turismo faltase, la ciudad revestiría en pocos meses el aspecto de Detroit, ciudad abandonada a su suerte en la que las malas hierbas crecen por las calles más céntricas.

LA SEGURIDAD, SIEMPRE, PRIMER DERECHO HUMANO (NO RECONOCIDO)

Barcelona está en crisis. Eso nadie lo duda. Otra noticia de la misma mañana barcelonesa. Toda España ha podido ver las imágenes que han mostrado TODOS los informativos de TV: una mujer entra en su domicilio, en pleno Ensanche barcelonés –una zona, hasta hace poco extremadamente tranquila; he vivido allí 45 años y no he visto ni un atraco, ni una riña tumultuaria, ni una agresión… pero las cosas han cambiado–, tras ella dos individuos, aparentemente jóvenes (con los rasgos ligeramente deformados en la versión del vídeo de seguridad retransmitido, seguramente para evitar que se reconociera su origen étnico). Los dos individuos la agarran del cuello e intentar arrancarle el collar con extrema brutalidad. Un portavoz de los Mossos d’Esquadra ha dicho a Antena 3 TV: “La brutalidad que se ve en este vídeo no es nada, comparada con la que hemos visto en otros vídeos similares”.

Así que hay que tomar nota: si entras en el portal de tu casa, vigila si hay gente mirando. Si la hay, date una vuelta porque puede ocurrir que vayan a por sí, sobre todo si eres mujer… ¿Es esto vivir en libertad? No: no hay libertad, ni posibilidad de ejercer derecho humano alguno sino hay SEGURIDAD. La seguridad es el primer derecho humano, sin el cual todos los demás no se pueden ejercer. Los ciudadanos de Barcelona no son libres (por mucho que voten en libertad), gracias a que sus autoridades (municipales, autonómicas, estatales) han velado más por los derechos humanos de los delincuentes, que por la seguridad de las víctimas. ¿Hace falta recordar que los Mossos d’Esquadra fueron dirigidos durante el tripartido socialista–soberanista por Joan Saura más preocupado porque en las comisarías no se escapara ningún tortazo que por la seguridad en las calles?

DONDE APARECE “EL MARAVILLAS DE SANS”

Cataluña no funciona (¿cuántas veces a la semana los trenes de cercanías están cortados porque bandas de delincuentes –y todo apunta que se trata de “roms”, gitanos rumanos– roban cobre?) y cuando uno se entera de que el delincuente que ha protagonizado la agresión contra la mujer en el portal del Ensanche es ultra-conocido por los servicios policiales de la Generalitat, incluso porque tiene la estupidez de colgar sus hazañas en redes sociales, uno se pregunta ¿qué será lo próximo que ocurrirá en Cataluña? ¿Hará falta que algún delincuente multi-reincidente asesine a algún turista para que se corte en seco el flujo turístico a Barcelona y ésta ciudad pase a ser, de un día para otro, la “Detroit mediterránea”?

El “perla” en cuestión, lo conocían todos los vecinos del barrio de Sans: “el Maravillas de Sans” se hacía llamar. Y tan contento. Total, era menor de edad (o decía que lo era… y si lo decía, para qué dudar de alguien que ha venido a “pagar las pensiones de nuestros abuelos” y que en su buena fe y humanidad se había visto arrojado a la “pobreza”) y tenía todas las características para salir indemne de cualquier delito cometido: era menor y era inmigrante o hijo de inmigrantes. ¿Quién podía ponerle los grilletes y arrojarlo a una mazmorra fría en donde no constituyera un peligro para los barceloneses sin ser acusado de “xenófobo y racista”?

Ha hecho falta que toda España viera un vídeo de singular violencia para que fuera del barrio “el Maravillas de Sans” alcanzara fama nacional y, a la vista de que las elecciones están próximas (a menos de dos meses en Cataluña), los Mossos “siguiendo las órdenes de la Consellería de Interior” se hayan visto obligados a hacer LO QUE DEBÍAN HABER HECHO HACE AÑOS: poner a buen recaudo al “Maravillas”… ¿Durante cuánto tiempo? Si es verdad que es menor, durante horas… así que no se preocupen los profesionales de los “derechos humanos” que, sino mañana –por el revuelo ocasionado–, será pasado, pero “el Maravillas” saldrá a la calle a hacer lo único que ha venido haciendo entre nosotros: robos con intimidación. No le toque la cara si lo ve, no se defienda si le agrede, ni salga en defensa de mujer alguna atacada por él… porque es menor y si le parte un diente o simplemente tiene un roce, le acusará de “agresión xenófoba y racista”, su abogado alegará que “empleó una violencia innecesaria” y será usted, pobre barcelonés, el que acabará en la trena…

BARCELONA, ENTÉRESE, YA NO ES SU CIUDAD…

¿Es que no se ha enterado de que Barcelona ya no es SU CIUDAD? Usted es el último mono en Barcelona: los primeros son los turistas que son los que garantizan la cuenta de resultados de la industria hotelera (la alta burguesía catalana ya no invierte en hilaturas, prefiere la hostelería aquí y en el Caribe), los segundos los barrios altos (allí, los delincuentes saben que es donde hay dinero, pero ni se les ocurre cruzar la Diagonal por encima de la Zona Universitaria (allí viven los restos de la alta burguesía y los nuevos ricos de exCiU y PSC: son delincuentes, no suicidas, no van a provocar a casa del “amo”). Después, vienen los inmigrantes. Lo repetiré una vez más: no tengo la menor duda de que la mayoría de inmigrantes HAN VENIDO PARA TRABAJAR (a pesar de que no hay trabajo), pero tampoco tengo la menor duda de que LA MAYORÍA DE DELINCUENTES SON INMIGRANTES (y para demostrarlo están las estadísticas penitenciarias). Y unos u otros, están por delante del barcelonés en derechos, prerrogativas y elusión de impuestos (un mantero no paga impuestos, la tienda que delante suyo vende los mismos objetos, si los paga…)

En 1983, Joan Maragall, tuvo un “flash” (no sabemos producto de qué combinado explosivo), “vio” Barcelona convertida en “ciudad fashion”, en la Nueva York del Viejo Mundo, la ciudad del diseño, la moda, las nuevas tecnologías, poco de atracción de inteligencias superdotadas y sentires extremadamente creativos. Y puso en marcha su plan… Barcelona pegó un nuevo “tirón” en su frente marítimo: apareció toda una zona nueva en el cuadrante sur–este de la ciudad: se urbanizó la Zona Olímpica, el barrio de Pueblo Nuevo. La cosa no fue mal. Es cierto que las viviendas Olímpicas se vendieron a un precio demasiado alto (para ser viviendas de segunda mano, muy próximas a zonas “conflictivas” como la Mina o el Campo de la Bota) pero la operación especulativa no fue mal. A fin de cuentas, desde la Edad Media se decía que “La terra a Barcelona val dines i si es a la Rambla ancara val mès”.

Luego, se quiso prolongar este éxito en algo que fue, de partida un fracaso, por mucho que estuviera avalado por los sectores masónicos (que los había) del Ayuntamiento: fue aquella frivolidad del Forum de las Culturas del 2004, realizado doce años después –cifra simbólica– de las Olimpiadas del 92 y que nació, vivió y murió sin pena ni gloria y sin que interesase a nadie en la ciudad. Pero aquello sirvió para “acabar” la Diagonal, llevarla hasta el mar y construir nuevos edificios en pleno boom de la construcción. Tras el Forum 2004 lo que existió fue un proyecto especulativo amparado tras una fachada “humanitarista” y “políticamente correcta”. Las buenas palabras encubrían las intenciones más espúreas.

BCN: LA CIUDAD ¿QUEMADA? NO, ABANDONADA

En el otro extremo de la ciudad, hacia L’Hospitalet y más allá de L’Hospitalet, se construían otros rascacielos que demostraban la pujanza de Barcelona… Pero, fatalmente, antes de que se acabaran y mucho antes de que se vendieran, estalló la crisis del 2007 cuya existencia solamente se reconocería a finales del año siguiente. Mal asunto, porque a partir de 1996, cada vez con mayor velocidad y de manera creciente desde 1991, los barceloneses habían empezado a abandonar la ciudad. Barcelona, se decía, era “una marca”, y había que pagar por vivir en ella. Poco a poco, cada vez más barceloneses, o no podían pagar la “marca” o juzgaban que no valía la pena hacerlo.

Las cifras son dramáticas: en 1981 la ciudad alcanzó su límite poblacional (1.752.627 habitantes), diez años después, a razón de 10.000 al año, había perdido 100.000 habitantes. En 2001 ya había perdido 200.000 habitantes… y en la actualidad tiene 1.602.386 censados. Pero esta cifra es engañosa: incluye a no menos de 250.000 inmigrantes… lo que implica que los barceloneses de origen, en estos momentos están, en torno a 1.350.000 o, quizás incluso menos (¿quién lo sabe? De hecho muchos inmigrantes tienen ya el DNI español, así que cualquier estadística es engañosa y un electroimán talibán y su mujer cubierta de burka riguroso pueden ser considerados como “barceloneses” a pleno derecho…). Lo cierto es que, sea como fuere, la ciudad desde los fastos de 1992 ¡HA PERDIDO 400.000 HABITANTES BUENA PARTE DE ELLOS BARCELONESES DE “SOCA I ARRELS”! Y si se han ido es porque percibían que el clima se está haciendo progresivamente más hostil para ellos, los ayuntamientos desatienden todas sus reivindicaciones y gobiernan solamente para los “señores del turismo” y la inseguridad se extiende como una mancha de aceite, cada vez por más barrios.

Y en esto llega “el Maravillas de Sans”, un hijoputa (¿o es que se le puede dar otra calificación? ¿o es que cualquier persona de bien dudaría a la hora de darle esta calificación que no hace sino reconocer los méritos que él mismo gilipoyas se arrogaba como “malote” del barrio? ¿O es que no hay que llamar a las cosas por su nombre?) y el barcelonés medio recuerda que está en una ciudad hostil, cuyo destino pende de un solo hilo: el turismo. Como a algún malote de esta categoría se le vaya la mano o a alguna mujer agredida reciba algún pinchazo que la deje tendida (que los lares protectores de la Colonia Julia Augusta Paterna Faventia Barcino desde los tiempos del Divino Augusto, no lo quiera), se acaba el turismo.

Alguno dirá: “Bueno, va siendo hora de que la ciudad recupere su rostro originario, el que ha perdido en la última década”. No, queridos ex conciudadanos: esto se ha acabado. Nada pinta bien en la Ciudad Condal. Regida ahora por un equipo municipal sin experiencia y sin tener las ideas excesivamente claras, con gestores que nunca antes han gestionado ni siquiera una comunidad de vecinos, mucho nos tememos que ni la Generalitat tiene intención de pagar espeluznante deuda que tiene con la ciudad, ni a los barceloneses les queda otro remedio más que emprender la ruta del exilio, o de lo contrario, se arriesgan a que “el Maravillas de Sans” en persona o cualquier otro de los miles que hay como él en la ciudad, le esperen en la calle, en el transporte público o en cualquier esquina de su ciudad.

BARCELONA VERSUS MARSELLA

En 1942 las tropas alemanas ocuparon Marsella. Inmediatamente percibieron que el problema de la ciudad eran los barrios portuarios en donde se traficaba con armas y drogas. No lo dudaron: el 24 de enero de 1943 el ejército alemán voló el Puerto Viejo de Marsella. Lo podían hacer porque eran nazis y malvados y si horneaban a seis millones de judíos, por lo mismo no tendrían reparo en pulverizar los focos de contaminación marselleses. Se acabó el problema que solamente resucitó en 1980 cuando a una media de 20.000 habitantes al año, los viejos marselleses que habían reordenado su ciudad, empezaron a irse. Yo vi en 1987 aquello en lo que se había convertido Marsella: en aquella lejana fecha, por la Canabière (equivalente a las Ramblas barcelonesas) ya no había “franceses”. La mayor parte del gigantesco puerto estaba desierto, sin barcos, sin estibas (¿cómo iban a desembarcarse allí mercancías si los ladronzuelos se quedaban cada vez con más cargas?).  Hoy Marsella –lo he dicho en muchas ocasiones– es una ciudad magrebí (que, además, no funciona…) en la orilla equivocada del Mediterráneo. Ese –oídlo bien– es el destino de Barcelona: la que debiera haber sido “ciudad fashion” es hoy refugio de delincuentes que hacen suyos barrios como el Raval, la Rivera, Sans, Hostafrancs, se extienden por Sant Antoni, tienen enclaves en Nou Barris, en Ciutat Meridiana, etc, etc, etc, etc… y operan en el Ensanche.

Un barcelonés que ha recorrido durante décadas las Ramblas, que ha parado en sus kioscos, no puede por menos que deplorar en lo que se ha convertido aquella zona de la ciudad: un parque temático apto solo para turistas, coto de caza para delincuentes y verdadero sumidero de desolación para los barceloneses. Asco, náusea y repugnancia hacia una clase política local, tan inútil como miserable, que ha convertido la ciudad en un infierno dantesco en el que cabría colocar aquello de “Abandonad toda esperanza”

BARCELONA VERSUS DETROIT

Pero quien crea que Barcelona no puede degenerar más, se equivoca. En un artículo anterior he demostrado fehacientemente que la “ciudad de diseño” ha sido hace poco plató para el rodaje de las más retorcidas películas porno en la que la misma dignidad de la mujer se ha visto atacada (ver artículo BARCELONA: CIUDAD MUERTA – CAPITAL DEL PORNO, en info|krisis: http://info–krisis.blogspot.com.es/2015/07/barcelona–ciudad–muerta–capital–del.html).  No sabemos todavía –ni hay partido alguno, ni “viejo”, ni “emergente”, interesado en saberlo– si esas docenas de películas porno han sido rodadas con todos los permisos municipales. Venderse se venden, y resulta difícil rodar una película porno en la Plaza de Cataluña o en las Ramblas, delante de niños, sin que pase por allí una pareja de municipales, así que deberemos concluir que las filmaciones se realizaron con todos los permisos municipales correspondientes. Barcelona dista mucho de haber tocado fondo. Ahí está Detroit.

Detroit es la ciudad más grande del Estado de Michigan (EEUU, por si hacía falta recordarlo, para damnificados por los últimos planes de enseñanza). Detroit fue en un tiempo ya lejano, capital norteamericana de la industria del motor. Allí estaba la General Motors y la Chrysler, la Ford y la Pontiac, el sello discográfico Motown. Era la “Barcelona industrial” de los EEUU. E todo esto ya no queda nada. En 1950 era la cuarta ciudad de los EEUU en población con 1.800.000 habitantes… de los que hoy apenas quedan 700.000 y a título póstumo. Detroit se ha hundido. El 18 de julio de 2013 la ciudad se declaraba en “bancarrota”. El 87% de la población es afroamericana (por no decir negra).De blancos apenas queda el 10%. La delincuencia y las malashierbas son propietarias de Detroit. En la actualidad le cabe el dudoso honor de detentar el título de “ciudad más peligrosa de los EEUU”. Los “fondos buitre” han ido comprando edificios en Detroit, la ciudad en la que ya nada funciona. No siempre, esos fondos, aciertan: lo que ahora poseen en la ciudad es algo que usted y yo, incluso un Tercio de la Legión, rechazaría por peligroso e inservible. Pues bien, ese es el destino extremo que aguarda a Barcelona, cuyo destino pende de un hilo, tan fino, tan tenue, que con gentuza como “el Maravillas de Sans”, se puede romper en cualquier momento.

LA DISYUNTIVA: IRSE O LUCHAR

Barcelonés: tienes solamente dos posibilidades (ninguna otra, no te engañes, nadie te va a resolver el problema): o abandonar la ciudad antes de que sea demasiado tarde, o luchas por lo que es tuyo, al margen y de espaldas a lo políticamente correcto, llamando a las cosas por su nombre, sin eufemismo y sin paños calientes. Hay unos culpables en lo que ha ocurrido y si optas por quedarte, esos culpables tienen que ser señalados con el dedo de la justicia y de las responsabilidades políticas. Y tienen que pagar, claro que tienen que pagar. De momento, el que se ha quedado como víctima de sus errores eres tú. Procura que, si elijes quedarte, la situación no se degrade mucho más, porque tú destino es jugar el papel de víctima. No te quepa la menor duda, si a un Mozo de Escuadra se le escapa un tortazo para “el Maravillas”, será sancionado y aparecerá en todos los informativos. Pero si “el Maravillas” en sus próximas aventuras te pincha, te roba y daña a tu familia, nadie, me oyes, nadie, salvo los que te aprecian y los barceloneses hartos de esta situación, se solidarizarán contigo.

O te vas lo antes posible, o tomas conciencia del cambio radical que se está produciendo en la ciudad en los últimos 20 años y luchas, a partir de cero. ¿Contra quién?

– Contra los que han hecho posible que Barcelona se haya convertido en un infierno.

– Contra los que fieles a lo políticamente correcto se niegan a reconocer la verdadera naturaleza del problema.

– Contra los miles de “Maravillas de Sans” convertidos en ciudadanos de pleno derecho a pesar de sus exacciones.

Contra estos tienes que luchar. ¿Y con quién puedes hacerlo?

– Junto a los que son como tú, a los que quieren salir a la calle con seguridad y tranquilidad.

– Junto a los que llaman al “pan, pan y al vino, vino” y son perfectamente conscientes de dónde vienen los problemas: de la inmigración masiva y descontrolada y de la especulación sin principios llevada a cabo por los últimos gobiernos municipales.

– Junto a los que no procuran levantar una alternativa a los partidos que han convertido a Barcelona en un infierno y junto a las nuevas siglas “emergentes” que aspiran solo a gestionar ellos ese infierno.

Barcelonés: agrúpate y prepárate para resistir y contra–atacar o bien para preparar las maletas. De ti depende.

© Ernesto Milà – info|krisis – http://info–krisis.blogspot.com

 

Comentarios  Ir a formulario