Cataluña: próximos pasos

Publicado: Jueves, 25 de Septiembre de 2014 08:31 por Ernesto Milá en NACIONAL
20140925083134-publi100.gif

Info|krisis.- El resultado del referéndum escocés ha conmovido al nacionalismo catalán que ha visto como su posición se ha precarizado. El partido querido por la Generalitat de Cataluña contra el Estado Español registra en estos momentos un 1 a 2 como resultado provisional. La Ley de Consultas aprobada por el Parlament de Cataluña supondría un nuevo tanto para la Generalitat, pero el Tribunal Constitucional se encargará de anularlo. Por lo tanto, el marcador registra un “gol” a favor de la Generalitat (la manifestación del 11–S) y dos a favor del Estado (la salida a la superficie del Caso Pujol y la derrota de los independentistas escoceses). ¿Cuál es la situación del conflicto a 22 de septiembre?

Era evidente que si el referéndum escocés daba un sí a la independencia, en torno a 150 regiones europeas intentarían seguir el camino y encontrar jurisprudencia que avalara esa misma petición. Cataluña era la primera en la lista de espera, pero tras Cataluña vendrían Bretaña, Auvernia, Padania, Normandía, Gales, Baviera, y así sucesivamente. Si ya hoy la Unión Europea tiene dificultades en coordinar a 28 Estados, mucho más absurdo supone el que alguien esté interesado en fragmentar aún más al viejo continente en nombre de “identidades” que ignoran cuál es su lugar (el más bajo y limitado de todos los niveles de identidad) y pretenden absolutizar sus componentes antropológicas situándolas por encima de la conciencia nacional y de la conciencia europea.

Lo que sirve en Sudán del Sur, ¿sirve en Cataluña?

Muchos en Europa han respirado al conocer los resultados inapelables del referéndum escocés. No es la primera vez que, situados ante el abismo, incluso países como Canadá compuestos por identidades muy diferentes y que hasta hace 150 años se encontraban en estado de guerra, rechazan la independencia al tener la posibilidad de expresarse en las urnas. Es más, insistir desde hace casi 40 años en este tipo de consultas es lo que ha hundido literalmente al Partido Nacionalista de Quebec en las últimas elecciones.

En Escocia los resultados han sido relativamente apretados: el SI ha cosechado 1.617.989 votos y el NO un total de 2.001.925, es decir, un 44,7% frente a un 55,3%. Lo primero que subyace es que las fuerzas están bastante igualadas y, desde luego, con el apoyo de la mitad del electorado es imposible pensar en la creación de una nación nueva. Es precisamente en este resultado en donde se percibe el absurdo del referéndum para resolver una cuestión de este tipo: dista mucho de haber unanimidad y el nacionalismo solamente ha debido su ascenso a la crisis económica. Así, por tanto, el resultado del referéndum ha estado lastrado por la crisis, de no existir, los votos cosechados por el SI hubieran sido mucho menores. Lo que demuestra que el electorado está más pendiente de su bolsillo que de la creación de un nuevo Estado. Si apoya a los independentistas no es por “conciencia histórica”, sino por identificar al “gobierno central” con los errores a la hora de afrontar la crisis.

No es, desde luego, ningún desdoro para los independentismos europeos pensar que Sudán del Sur y Eritrea han sido las últimas naciones en acceder a la independencia a través de un referéndum, pero sí dice mucho sobre lo tercermundista del sistema. Un referéndum no resuelve gran cosa, especialmente cuando, como ocurre en Cataluña, detrás del “derecho a decidir” lo que se esconden es intenciones muy diferentes: independentismo de un lado, miedo a las medidas judiciales que el Estado pueda adoptar a partir del imparable proceso al gang Pujol y engañar pura y simplemente al electorado mediante una pregunta ambigua como la propuesta por Artur Mas.

Referéndums en tiempo de crisis

Solamente algunos ingenuos habitualmente miembros del PSC, entienden el referéndum propuesto por la Generalitat como un “derecho a decidir”. Se trata, en realidad, de un maquillaje adoptado por los independentistas para hacer más digerible su “proceso”. Tal maquillaje es más grotesco si atendemos a las preguntas propuestas por Mas: “¿Quiere que Cataluña se convierta en Estado?” SI o NO, seguida de “En caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?”… hubiera bastado con una sola: “¿Quiere que Cataluña se independice del Estado Español?” sin necesidad de introducir ese elemento de confusión que implica el recurrir a una tautología, porque todo “Estado”, por el hecho de serlo (o debería serlo), es soberano y, en tanto que tal, independiente. Lo que ocurre es que, inicialmente esa segunda pregunta había revestido otra forma: “¿Quiere una Cataluña independiente miembro de la Unión Europea?” que, tras las declaraciones de la propia UE, dejó pronto de tener sentido y que, desde el primer momento tuvo su punto grotesco.

En Cataluña, como en Escocia, la crisis económica es lo que ha precipitado a los nacionalistas por la vía del referéndum: “ahora o nunca”, pensaron. Si se tratara solamente de ejercer el “derecho a decidir” parece claro que en Cataluña la derrota independentista sería todavía más abultada que en Escocia. A fin de cuentas el Partido Nacionalista Escocés no se ha visto salpicado de escándalos como CiU y, por lo demás, la “mayoría silenciosa” en Cataluña es mucho más silenciosa que en Escocia.

Hace solamente tres años, el independentismo apenas alcanzada a un 19% del electorado. Si ha progresado ha sido por aportar una explicación simple a un problema complejo (“Madrid” tiene la culpa de los problemas de “Cataluña” y “solos saldríamos antes de la crisis”…), y sobre todo ha progresado porque apenas ha habido propaganda ni argumentos en contra. Los medios de comunicación catalanes, obviamente subvencionados por la Generalitat llevan haciendo campaña en favor del referéndum soberanista desde hace tres años, e incluso los dependientes directamente de la Generalitat de Cataluña constituyen un “ball de la patacada mediática” que no tiene nada que envidiar a la propaganda estalinista. Así pues, hay que pensar que sin campaña publicitaria contraria al referéndum, si las encuestas están igualadas, en caso de llevarse a cabo el referéndum los resultados del NO serían bastante más abultados.

Las próximas bazas hasta el 9-N

De hecho es probable que el escenario previsto por Mas fuera éste: contentar al electorado nacionalista con un referéndum, para quedar con un 40% de votos a favor del SI y un 60% a favor del NO y, a partir de ahí, arrancar algunas ventajas especialmente económicas (el concierto económico). Lo que está claro es que Mas (y por extensión el nacionalismo y el independentismo) no pueden prolongar mucho la situación: empieza a haber hastío en la calle por este soberanismo omnipresente y que, a fin de cuentas, tampoco gestiona bien la res publica, y para colmo aparece enfangado en casos de corrupción… esta situación de tensión no podrá prolongarse eternamente. Alguien, incluso entre las filas nacionalistas, pedirá eficacia en la gestión y depuración de corruptos.

Pero, como decían los latinos, tempus fugit… y sea lo que fuere lo que tenía en mente Artur Mas hace tres años, es evidente que hoy ha variado completamente. La partida va, como hemos dicho, 2 a 1 a favor del Estado. En esta semana y en la siguiente, el tanto que finge creer haber marcado la Generalitat (la Ley de Consultas) será anulado por el recurso ante el Tribunal Constitucional. Y en las próximas semanas vamos a asistir a un desfile de altos cargos de la Generalitat pasar a declarar por la Audiencia Nacional, de la misma forma que hay cola de empresarios extorsionados para ajustar cuentas con la institución que les obligó a pagar por trabajar en Cataluña.

Es muy posible que, especialmente en las últimas semanas, Artur Mas (“yo soy póker”…) no abandone su cara de monolito impasible, simplemente para evitar la prisión para él y para muchos de los suyos. De momento, los dos hermanos de Felip Puig, sin duda el conseller más prepotente, soberanista y desagradable, ya tiene a dos hermanos imputados, paso previo a imputarle a él mismo. Los propios consuegros de Pujol también han aparecido como implicados en otro pelotazo urbanístico. Y, como se sabe, la justicia –especialmente la española– es lenta, pero llega siempre al final del camino.

El camino hacia la mazmorra fría…

La trayectoria de la Generalitat de Cataluña en estos treinta y pico últimos años es un camino que conduce directamente a la prisión para los que desde la Plaza de Sant Jaume han saqueado el país y extorsionado a los empresarios. En estos momentos, especialmente Jordi Pujol tiene perfecta conciencia de lo que se le viene encima y de que solamente en una “Catalunya independent” puede evitar el celebrar su sesenta aniversario de matrimonio con su cómplice, fuera de prisión.

Si en otro tiempo estas situaciones se han evitado era porque CiU, era evidente, se mantendría durante mucho en el poder dispuesto a apuntalar al PP o al PSOE. Hoy CiU puede romperse en cualquier momento, ERC ya va por delante de la coalición nacionalista, y el PSC está en fase gropuscularización. La nueva correlación de fuerzas que nacerá en Cataluña después de las próximas elecciones autonómicas no tendrá nada que ver con la anterior y no será, desde luego, la más favorable para evitar que los Pujol y sus cómplices se sienten en el banquillo de los acusados.

A lo largo del mes de octubre vamos a ver como el soberanismo de CiU se modera extraordinariamente, como incluso ERC da marcha atrás e intenta jugar la carta del “seny” (la sensatez), junto a la de la firmeza (la “rauxa”) que, finalmente, quedará reducida a la ANC y a la pobre “senyoreta Forcadell” que quedará como la mala de la película (y mejor que nadie le realice una auditoría, so pena de preguntarse a dónde han ido a parar todos los fondos entregados por Mas y por los 50.000 ingenuos cotizantes que parecen haber olvidado aquella conocida frase del jurista Johnson según la cual el “patriotismo es la última trinchera de los bribones”).

9-N inviable, elecciones anticipadas, única solución

Sea cual sea el escenario, todo induce a pensar que Mas tirará la toalla y cambiará su rostro de póker por el rictus de la decepción, el miedo y el fracaso. Porque éste ha sido casi en exclusiva un fracaso de Mas y de CiU: no se pueden emprender aventuras cuando uno no tiene la intención de llegar hasta el final. De momento, Mas calcula que su simulacro de firmeza evitará el hundimiento electoral de CiU (se equivoca; cualquier cosa que no sea la independencia será considerada como un fracaso por ese mismo electorado). Y que, en cualquier caso, in extremis, puede negociar, no ya concierto económico a cambio de cesar la presión soberanista (como antes del verano), sino simplemente no llegar al final de las investigaciones por corrupción a cambio de desactivar la bomba independentista.

Es natural que Mas haya esperado a ver lo que ocurría en Escocia. El resultado, le deja muy pocas opciones. Las elecciones anticipadas seguramente son la salida menos gravosa desde el punto de vista personal… a condición de asegurarse que la Audiencia Nacional no irá más allá de unas cuántas declaraciones ante el juzgado y cesará en su pretensión de que desfilen por los Juzgados de Plaza de Castilla, la cohorte de consellers, además de toda la familia Pujol, consuegros incluidos.

La explicación que Pujol dará ante el Parlament de Cataluña será la escenificación del drama de un bucanero que apelará al patriotismo, a su inocencia, a su buen nombre y al de su familia, a la dignidad de su cargo de “President”, para negar todas las acusaciones. El hecho de que Artur Mas ya negase públicamente que el big–boss del gang no es un corrupto, indica a las claras por donde va a apuntar la defensa de Pujol. Parece difícil que a estas alturas, Pujol puede reeditar el “me atacan para atacar a Cataluña” y ser creídas por las masas e incluso que haya periodistas que se atrevan a reproducir sin sonrojarse este mensaje propio de una época que ya ha concluido.

En cuanto a Rajoy, el ejercicio de Don Tancredo le ha ido bien no por méritos propios, sino por el azar de las circunstancias internacionales. De haberse producido la victoria del SI en Escocia, el 2 a 1 a favor de la Generalitat pudiera ser un resultado definitivo, previa a la secesión o al envío de los tanques. Si esta es toda la resistencia que puede oponer el Estado a un proceso separatista es que el Estado Español es muy débil y apenas tiene capacidad de reacción. Y de toda esta crisis, esta es, sin duda, la enseñanza más preocupante.

(c) Ernesto Milá - infokrisis - ernesto.mila.rodri@gmail.com - Prohibida la reproducción total o parcial de este texto sin indicar origen.

 

Comentarios  Ir a formulario