Tiempos de fin de régimen

Publicado: Jueves, 14 de Febrero de 2013 20:24 por Ernesto Milá en NACIONAL
20130214202457-fin-de-regimen-b.jpg

Infokrisis.- Cuando hace casi tres años, las elecciones municipales confirmaron que el ciclo de Rodríguez Zapatero al frente del PSOE se había agotado (y que lo nefasto de su gestión acarrearía grandes problemas al socialismo español) en el PP estalló el entusiasmo: ellos, iban a gobernar en breve y, de momento, ya se habían apoderado de la mayoría de ayuntamientos. La autosuficiencia de los peperos se unió a su engreimiento, jactancia, inmodestia, vanidad, presunción, endiosamiento e ínfulas… Habían derrotado en las municipales a su gran enemigo y dentro de poco gobernarían.

Rajoy lleva un año gobernando y los alcaldes peperos están casi en el tercero, el resultado global de su gestión es ampliamente negativo, tanto es así que de aquella jactancia de hace tres años, lo que queda hoy es la seguridad para muchos de que en poco más de un año dejarán las alcaldías mucho peor de lo que las recibieron. Tras el engreimiento, el llanto y el crujir de dientes.

No se crea que escribimos esto influenciados por la actualidad y la espectacularidad del Caso Bárcenas. A fin de cuentas, lo de Bárcenas tiene que ver con el Caso Gürtel que ya tiene unos años de antigüedad sin que los tribunales se hayan dignado sentar de una vez por todas a estos y a toda la patulea de mangantes que, unas veces en el PP, otras en el PSOE y otras en CiU, aportan desde hace 30 años grandes titulares a los diarios. Si escribimos esto es por lo próximo (el espectáculo del PP votando para que se tramite la propuesta sobre desahucios, la entrevista de la Sánchez-Camacho con la novia de Oriol Pujol cuyos datos ocultó para cambalachar con ellos, o el que la “reforma laboral” de hace un año haya generado casi un millón más de parados) tanto como por lo lejano (el cada vez más evidente divorcio entre el “país real” –usted y yo– y el “país oficial” –el alcalde de turno y su “leal oposición”, o la legión de cargos oficiales en todos los niveles de la Administración–, la crisis económica que persistirá mientras no haya un nuevo modelo económico, el paro que avanza, la inmigración que no se va, y un país, en general que languidece desde hace cinco años cada vez más endeuda y sin liquidez).

El PP no ha podido remontar la situación que heredó de ZP porque, a su vez, la que heredó éste había sido generada por Aznar. ¿A quién se le ocurre permitir que la burbuja inmobiliaria se hinchara y se hinchara, sin hacer nada, sino enarbolando “cifras macroeconómicas” autotranquilizantes? A Aznar, por supuesto. Y ¿a quién se le ocurre permanecer durante dos años como un don Tancredo ante la crisis, sin hacer nada, y cuando se le ocurre hacer algo son rotondas y más rotondas en todos los pueblos de España? A Zapatero ¿a quién si no? Es conocido el refrán de “unos por otros, la casa sin barrer”. La casa, a todo esto, España, ya parece un inmueble abandonado.

Para resolver las crisis hacen falta 1) ideas, 2) valor para ponerlas en práctica y 3) energía para liderar la apertura de nuevos caminos. Ni Rajoy ni el último alcalde del PP tienen nada de todo esto. Al PP ya no le queda aquella fantasía de presentarse como el “partido de los buenos gestores” o el “partido del rigor presupuestario”, sino más bien como el partido de la imaginación reseca, las neuronas marchitas y el fracaso visible. Algo más de un año de Rajoy al frente del Estado y de tres con alcaldes peperos lo ha confirmado.

Así pues ¿habrá que volver al PSOE? ¿Se echará el electorado en brazos de Rubalcaba y de los suyos? No parece probable a tenor de los sondeos de opinión. El recuerdo del caos zapateriano está demasiado cerca como para que la sigla PSOE suscite entusiasmos.

Estamos ante un momento interesante de la historia de España: el régimen político creado en 1978 se sostenía sobre dos columnas principales, centro-derecha y centro-izquierda, PP y PSOE. Era un “bipartidismo imperfecto”  apoyado por los nacionalistas catalanes y vascos. Pues bien, ese sistema está agonizando: el PSOE ha quebrado, el desastre zapaterista ha sido demasiado para conservar el frescos de su sigla, en cuanto al PP camina por los mismos derroteros. Los nacionalistas de CiU lideran el ranking de la corrupción y en cuando al PNV prefiere que nadie se acuerde mucho de ellos. El sistema de equilibrios nacido en 1978 ha muerto.

Falta que el electorado lo entienda, que no se sumerja en una apatía absoluta y en la abstención electoral o que no entregue su voto al primer demagogo o a la opción más arqueológica. Todo puede ocurrir en los próximos años, pero lo fundamental, la recuperación –política, social, cultural, económica- pasa por que el electorado afine su voto y logre encontrar y afirmar la existencia de opciones nuevas, de nuevos rostros, nuevas ideas y nuevas relaciones políticas. Por primera vez ya no se trata tanto de optar entre PP y PSOE (la única opción que nos ofrecía el régimen hasta ahora), sino de optar entre la “vieja clase política” (el PP+PSOE, el PPSOE), sino de alumbrar una nueva clase política. Las elecciones municipales serán la primera prueba de fuego: esperamos que el elector sea responsable y consecuente y, por primera vez en mucho tiempo, piense en sus intereses y no en los de la vieja clase política, ineficiente, corrupta y endiosada.

Comentarios  Ir a formulario