Cuando 5 + 5 son 0

Publicado: Domingo, 11 de Diciembre de 2011 20:27 por Ernesto Milá en INTERNACIONAL
20111211202725-aqim-aqmi-italian-hostages.jpg

Infokrisis.- La noticia de la reunión de los ministros de Defensa de cinco países africanos y cinco europeos, el grupo conocido como “5+5” se acaba de reunir en Nuakchot para “debatir sobre los problemas de seguridad de la región”. Ahora entendemos por qué estos días se ha hablado de los europeos secuestrados en la franja del Sahel. Todavía es pronto para saber exactamente qué ha dicho el representante de Carmen Chacón –si es que ha dicho algo, porque el ministerio siempre le importó muy poco y ahora que es ministra cesante le importará menos todavía: ¿o es que habéis leído u oído de sus labios en los dos años que ha estado al frente del cargo alguna declaración mínimamente coherente que afectara a la defensa nacional?-, el secretario general de Política de Defensa, Luis Cuesta Civis, pero sí ha trascendido el contenido de la reunión y de los acuerdos tomados.

El Grupo 5+5 está formado por Francia, España, Italia, Portugal y Malta, países mediterráneos todos ellos pertenecientes a la UE, y por otra parte por Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez es decir, por los países del Magreb. Hay que decir que es la primera vez que asiste a una reunión de este tipo el nuevo gobierno libio a pesar de que la guerra prosigue entre las arenas y que los fieles a Ghadaffi no parecen haberse descorazonado con la oprobiosa muerte de su líder. En realidad, hace pocos días el aeropuerto de Trípoli debió ser “reconquistado” por las tropas del nuevo régimen, lo que indica que existe una guerra de guerrillas con golpes y contragolpes.

Sea como fuere el Grupo, más que 5+5 debería llamarse 5+5+1 y ese uno es el país que más influye al sur de Gibraltar: los EEUU. El papel de los EEUU condiciona toda la política en el Magreb. A pesar de que la guerra civil libia ha sido instigada por Francia (EEUU tiene suficientes aventuras exteriores y una situación económica delicada como para poder soportar un esfuerzo bélico más aunque fuera mínimo), en los últimos diez años hemos asistido a una pérdida creciente de influencia de Francia en la zona al tiempo que iba aumentando paralelamente la influencia de los EEUU. En Marruecos, incluso, los EEUU han instalado la sede del Africom, el mando del Pentágono para toda África, del golfo de Trípoli a Johannesburgo y del Golfo de Guinea al Cuerno de África.

Hay un elemento determinante en esta cumbre del 5+5: tratar la cuestión de los europeos secuestrados por la llamada “Al Qaeda del Magreb Islámico”. Hoy mismo se ha publicado la noticia de que los dos últimos franceses secuestrados no lo estaban por esta sigla del terror, sino por “disidentes”. Cuando se liberaron a los dos cooperantes españoles y, de paso se liberó a su captor, éste negó pertenecer a AQMI y se declaró, simplemente, “un hombre de negocios”. Todavía queda por explicar porqué las iniciativas y los comunicados de este extraño grupo suponen siempre una ayuda para el gobierno marroquí y un menoscabo para el argelino, su rival geopolítico.

La existencia de AQMI fue la excusa que esgrimieron los EEUU para aumentar su presencia en la franja del Sahel: ni más ni menos. De la misma forma que Al Qaeda fue la excusa para invadir en Afganistán y luego para ocupar Irak, la AQMI ha servido para implantar bases americanas en la zona del Sahel, construir en Marruecos, al pie del Atlas, la base militar más grande de toda África y ganar influencia en una zona geopolítica próxima a los pozos petroleros del Golfo de Guinea y de la costa africana. Digámoslo de otra manera: AQMI ni existe, ni se le espera, es tanto solo distintos grupos de bandidos que utilizan la misma sigla de fortuna a la vista de que crea una sensación de “terror” y predispone al pago por parte de los gobiernos afectados.

Por eso, en la reunión del 5+5 estará ausente la pieza decisiva, los EEUU. Sin embargo, estando ausente, la presencia norteamericana planea sobre la reunión. El ministro de defensa mauritano Ahmedu uld Idey Mohamed Radhi explicó durante la presentación del encuentro que los objetivos del foro estaban basados en la seguridad aérea, la vigilancia marítima, la formación de militares y la asistencia ofrecida ante catástrofes naturales y se refirió extensamente a AQMI y a los doce europeos secuestrados presuntamente por esta formación.

Sin embargo, el grupo 5+5 tiene unas funciones añadidas: lucha contra la emigración clandestina y lucha contra el narcotráfico. Y en estas dos áreas, realmente no se ha avanzado absolutamente nada. A los EEUU, ambos temas le tienen absolutamente sin cuidado. En el fondo, los EEUU han sido desde hace 15 años el primer interesado en que pasara por Gibraltar el mayor número de inmigrantes con destino a Europa y, por supuesto, el mayor número de fardos de haschisch marroquí y de cocaína colombiana. Así se debilita a Europa, uno de los objetivos de la política exterior norteamericana.

La reunión del Grupo 5+5 no llevará a grandes conclusiones. Nada cambiará. Es posible que se adopte solamente una resolución sobre el pago de rescates (Argelia está radicalmente en contra) y poco más. Los países del Sahel intentarán obtener el máximo de fondos de los países del norte para distribuir entre sus clases políticas dirigentes (así se “lucha contra el terrorismo” y se “estabilizan a gobiernos pro-occidentales”), pero no nos engañemos, las elecciones marroquíes han dado la victoria a los islamistas, en Trípoli el nuevo gobierno –como en Egipto- es islamista e incluso en Túnez el islamismo disputa el poder a las fuerzas moderadas en un país en el que nunca el islamismo había tenido gran peso… Esta es la realidad: al sur de Gibraltar no hay más fuerza política y social que el Islam y Europa debe aprender que, en breve, tendrá al Islam, como interlocutor único. Y contra antes Europa entienda esto, mejor. Lo segundo es reconocer que el Sur de Gibraltar no es territorio ni de la democracia, ni del liberalismo, ni siquiera de la igualdad, sino del Islam. Por eso no hay lugar para el Islam al norte de Gibraltar y por eso, de lo único que se trata al negociar con los gobiernos de la zona es sobre la contención de la inmigración y de que la inexistencia de un espacio para el islam y para la inmigración del Sahel en el norte.

La política internacional en el siglo XXI debe partir de presupuestos realistas, no de mentiras insertadas para justificar las maniobras políticas de los EEUU. Partir de presupuestos falsos es lo que hace que 5+5 sean 0.

© Ernesto Milà – infokrisis@yahoo.eshttp://www.identitaria.eshttp://infokrisis.blogia.comhttp://info-krisis.blogspot.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen.

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario