Nebrera: la falta tema estrella

Publicado: Lunes, 10 de Enero de 2011 07:59 por Ernesto Milá en NACIONAL

Infokrisis.- Hay dos resultados electorales en Cataluña que han llamado la atención al quedar muy por debajo de lo que se esperaba. Ciertamente, nadie esperaba ni que Montserrat Nebrera y su Alternativa de Govern, ni Rosa Díaz y su UpyD, obtuvieran representación parlamentaria, pero tampoco que quedaran tan sumidos en las profundidades del ranking electoral. El pobre resultado de UDyP es fácil de explicar: de un lado, la candidatura concurrente de Ciutadans ha conseguido mantener e incluso aumentar sus resultados y ha taponado el ascenso del partido de Rosa Díez que, por lo demás intentaba disputar un espacio político difuso en Cataluña: el de centro-izquierda. En realidad, lo único que interesa a ambos partidos en esa autonomía, es la cuestión lingüística; todo lo demás pasa para ellos a segundo plano. No hay absolutamente ningún motivo para que estos dos partidos presentaran candidaturas separadas. De hecho, Albert Rivera ya intentó una fusión entre ambas formaciones y solamente las ambiciones desmesuradas y el deseo de Rosa Díez de evitar que nadie absolutamente le dispute el liderazgo dentro de su partido, impidieron un acuerdo. Rosa Díez ha pagado caro su ambición obteniendo un resultado residual.

Cuando por encima de su programa

Mucho más interesante es el caso de Alternativa de Govern inspirada por Montserrat Nebrera. Nebrera es una política bien conocida en Cataluña que en los últimos años ha recorrido tertulias de distintos medios de comunicación; pero todo esto no ha evitado que consiguiera menos de  3.000 votos. Vale la pena preguntarse por los motivos de este magro resultado.

El programa de Nebrera, en primer lugar, era “flojo” y estaba muy por debajo de la personalidad de la candidata. En efecto, no había nada en él que destacara particularmente. Todo lo que contenía eran posiciones y actitudes muy razonables, pero también muy tibias y que no conseguían llamar la atención del electorado. Los elementos de reforma del sistema político estaban también contenidos en el programa de UPyD, otros elementos eran compartidos con el PP y otros con el PSOE, y también, por lo demás, los había que eran asumidos por todos los partidos políticos. La Alternativa de Govern no era tal, sino que se reducía a ser un programa de contenidos grises y poco definidos que difícilmente podía llamar la atención del electorado. La Alternativa de Govern no podía ser, pues, algo más que una de las cuarenta siglas que concurrían a estas elecciones.

Para llamar la atención del electorado no es preciso proponerle un programa de gobierno sino una serie de “temas estrella”, pocos, tres o cuatro a lo sumo, capaces de dar personalidad a esa candidatura. Y deben ser puntos que estén a flor de piel en las masas populares. Montserrat Nebrera debía haber leído a Gustav le Bon y su psicología de las muchedumbres para saber que la capacidad de retención de las masas es mínima, que su comprensión global está siempre por debajo de la de cada uno de sus miembros, que la masa es irracional y jamás podrá asumir posiciones complejas, incluso que su memoria es mínima.

La necesidad de un “tema estrella”

Esto es mucho más cierto para las pequeñas opciones que no cuentan ni con grandes medios, ni con una presencia mediática constante y que necesitan mucho más que los grandes partidos disponer de un perfil propio. Y este perfil solamente lo pueden conseguir mediante la adopción de lo que hemos llamado “temas estrella”.

Un “tema estrella” es aquel que puede caracterizar a una opción política. Debe ser un tema por el que, al menos un sector del electorado esté especialmente sensibilizado y para el que esta opción plantee unas soluciones muy concretas que lo diferencien de cualquier otra opción electoral.

Un “tema estrella” debe cubrir un hueco en el arco político y si hoy hay un sector que esté ya copado y sin posibilidades de hacerse un hueco, es el espacio de centro. Montserrat Nebrera ha lanzado un mensaje “transversal” pero sin el radicalismo suficiente como para obtener una carta de naturaleza y se ha quedado en una mera opción de “centro” sin mordiente y sin atractivo para el electorado. No ha existido “tema estrella” luego no ha existido impacto político.

Nebrera ha querido huir de las calificaciones de centro-derecha, de centro-izquierda, de derecha-derecha y mucho más de extrema-derecha. El resultado ha sido falta apoyos y de “tema”.

Esta experiencia ha demostrado también que una candidata que aporte imagen, bien dotada desde el punto de vista intelectual, sin manchas en su historial, no es necesariamente una buena estratega, ni siquiera alguien en el que el electorado deba necesariamente fijarse.

Demasiadas opciones, pocas fusiones

Por otra parte, las recientes elecciones catalanas han demostrado que existen demasiadas opciones y que lo necesario hubiera sido proceder en el período pre-electoral a procesos de entendimiento y fusión entre las más similares o entre aquellas que podían haberse compensado entre sí. Es evidente que la candidatura de UPyD y la de Ciutadans hubieran debido ser una sola y misma candidatura y que la existencia de UPyD en Cataluña solamente estaba justificada por las disensiones internas y luchas fraccionales en el interior de Ciutadans.

Y en cuando a Alternativa de Govern, Pilar Nebrera debería de haber valorado antes de concurrir cuáles eran sus propias fuerzas, cuál es el espacio político que estaba descubierto, qué problemas eran los que tenían impacto suficiente en la sociedad catalana para poder aportar una salida razonable y, finalmente, qué otras fuerzas políticas estaban más próximas a sus planteamientos y con quién podría entenderse políticamente. No lo hizo y no es que el electorado la haya abandonado… es que no la ha tenido en cuenta.

Y Cataluña tiene en estos momentos tres problemas básicos: inmigración masiva, corrupción generalizada, crisis económica producto de la globalización. Y era a estos problemas a los que había presentar respuestas, mucho más que una Alternativa de Govern demasiado difusa y que atribuía un perfil gris a Nebrera, muy por debajo de su perfil político.

(c) Ernest Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la eproducción de este texto sin indicar origen.

Comentarios  Ir a formulario