Conspiración del petróleo: las claves secretas

Publicado: Jueves, 30 de Septiembre de 2010 16:49 por Ernesto Milá en INTERNACIONAL

Infokrisis.- Tampoco recuerdo este artículo en qué revista se publicó, pero de seguro que sí se publicó. Debió ser en la revista Nuevos Horizontes o quizás en [in]Seguridad entre 2000 y 2002. Las informaciones que se reflejan indudablemente están referidas a esos años y, en otros artículos posteriores en Infokrisis hemos afinado bastante más sobre el problema del petróleo y el papel del consorcio petrolero-militar-industrial que gobierna ininterrumpidamente en los EEUU desde los años 50. Publicamos este artículo a beneficio de inventario y para recordar cómo estaba el problema en 2000.

En menos de un año el precio del petróleo ha aumentado un 170%. Desde la guerra del Golfo (1991) no se alcanzaba un precio tan espectacular. Si tenemos en cuenta que las sociedades desarrolladas dependen del petróleo, quien controle el precio del crudo controlará estas sociedades Las "Cuatro Hermanas- tienen la llave de la cuestión, los países productores son tan sólo comparsas de segunda fila. Los ciudadanos por su parte, son las víctimas de esta oscura conspiración cuyas claves desvelamos a continuación.

Mientras los costes de extracción se han dividido por ocho en los últimos quince años, el precio del petróleo ha ido en constante aumento desde octubre de 1999. La prensa mundial ha atribuido a la OPEP la responsabilidad de este aumento. Por su parte, los "jeques del petróleo" atribuyen al fisco occidental el precio del crudo. Todos tienen algo de razón (los impuestos en España suponen las 3/4 partes del precio de la gasolina y, ciertamente, la OPEP redujo su producción en los últimos meses)... pero no toda la verdad. Aprovechando estas circunstancias, que tienen una repercusión mínima en el precio del barril de crudo, las multinacionales del petróleo han aprovechado para incrementar su margen de beneficio.

DE LAS SIETE A LAS CUATRO HERMANAS

Occidente ha vivido tres crisis del petróleo en las últimas décadas: la de 1973, como producto de la tercera guerra árabe-israelí; la de 1990, provocada por la guerra del Golfo, y finalmente, la presente, provocada por la reestructuración de las multinacionales petrolíferas.

Durante la primera y la segunda crisis, se habló de las "siete hermanas", las principales compañías comercializadoras y distribuidores de petróleo. Pero a mediados de década de los noventa, estas compañías iniciaron un proceso de fusión: Exxon y Mobil (ambas norteamericanas) unieron sus accionariados; otro tanto hicieron Total con Elf, y la Royal Dutch con la Shell; BP no se asoció con otros, pero absorbió pequeñas firmas.

El resultado fue que las 7 pasaron a ser 4, pero se produjeron efectos "perversos". Para facilitar las fusiones y arruinar a las pequeñas compañías, las "Siete Hermanas" dejaron que el precio del barril fuera cayendo. Muchas pequeñas compañías cerraron o bien fueron vendidas a precio de saldo a alguno de los siete macroconsorcios petrolíferos. También se redujo la inversión en nuevos yacimientos e investigación. Pero, todo esto, si bien facilitó las fusiones -¡y una situación de monopolio mundial¡- también redujo los beneficios de las multinacionales del petróleo. Ahora, con estas brutales subidas, pretenden recuperar el terreno perdido.

PETROLERAS Y ADMINISTRACIÓN USA, LA GRAN ALIAZA

La alianza estratégica de las multinacionales del petróleo con la administración norteamericana provoca la estabilidad de los países productores fieles a la política norteamericana. Arabia Saudí tiene en el petróleo el 90% de sus importaciones, y el 80% de su presupuesto depende del ingreso por venta de crudo. Al igual que Kuwait y otros países del Golfo, Arabia Saudí invierte sus petrodólares en manufacturas norteamericanas, especialmente en armamento para garantizar sus instalaciones petrolíferas. Los países disidentes de la política norteamericana sufren agudos procesos internos de desestabilización: Nigeria, el principal productor africano, vive en plena guerra civil interétnica y religiosa; Argelia, cuyas reservas petrolíferas son notables, está sumergida en un conflicto con los integristas islámicos que dura ya seis años; los yacimientos de petróleo del Cáucaso están envueltos en guerras independentistas...

El poder de estas compañías es muy superior al de cualquier otro Estado Nacional. Para colmo, su "cártel" es tan reducido que son inevitables las prácticas monopolistas. Por si ello fuera poco, dentro de la Comisión Trilateral, una de las organizaciones que impulsan con más potencia el proceso de mundialización, todas las compañías petrolíferas están representadas por sus presidentes.

PARÓN ENERGÉTICO: OBJETIVO DE LAS PETROLERAS

De seguir este aumento en el precio del petróleo, es fácil prever lo que ocurrirá: o bien bajará el consumo de petróleo, o bien su aumento provocará una inflación generalizada en los países desarrollados. Esta inflación acarreará un "parón energético" que precipitará el colapso de las economías occidentales.

En una situación de colapso, sólo sobrevivirían las grandes multinacionales y los consorcios financieros, únicos con reservas suficientes para, en una situación de crisis, no solamente sobrevivir, sino también comprar a bajo precio empresas en crisis.

LAS "CUATRO HERMANAS" Y SUS SINIESTROS TENTÁCULOS

Las "cuatro hermanas" tienen diversificadas sus inversiones. Su radio de acción abarca todas las variedades de hidrocarburos, que sirven para obtener productos tan diversos como el caucho, insecticidas, pesticidas, fungicidas, vermicidas y una amplia gama de abono; incluso en productos de cosmética y belleza (el metano es empleado para producir tintes para el cabello). El benceno se emplea en la industria de lacas y de cauchos, pero también para producir carrocerías de automóviles. El naftaleno se utiliza para fabricar colorantes y plásticos; el tolueno, base para toda una familia de explosivos.

Pero lo más sorprendente es que estas compañías no solamente obtienen beneficio del petróleo, sino de los efectos contaminantes causados por los hidrocarburos. Recientemente los residuos del Erika, que provocó una marea negra en la costa francesa, fueron combatidos con otro producto fabricado por Elf. Y lo que es peor, el Instituto Francés del Medio Ambiente Industrial ha reconocido que este producto, un hidrocarburo aromático policíclico, deteriora la barrera cutánea y puede producir "graves enfermedades".

Otro derivado del petróleo, el asfalto, que se vierte en miles de toneladas sobre nuestras carreteras y calles, es el residuo de las sucesivas destilaciones del petróleo. Según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, al calentarse a 160', los vapores que desprende el asfalto son "potencialmente cancerígenos para el ser humano".

Pero son los aceites minerales los que -según el Ministerio de Empleo francés- a partir de 1994 se sitúan a la cabeza de los productos cancerígenos. Se les considera responsables especialmente de los tumores que afectan en su mayor parte a trabajadores dedicados a la reparación de automóviles.

Las ramificaciones de la industria del petróleo y de los destrozos que ocasiona van aún más lejos: en el calzado deportivo para jóvenes, el concepto de "amortiguamento" ocupa un papel central en la promoción al disminuir la onda de choque. Sin embargo, según el Doctor Alain Goldchet, los impactos de la pisada son indispensables para una buena mineralización del esqueleto, tal como han demostrado el deterioro de la osamenta de los astronautas en los viajes espaciales.

Todo esto por no hablar de los humos provocados por las refinerías, que arrojan compuestos de benceno a la atmósfera, igualmente cancerígeno. Las administraciones de las poblaciones que sufren estos efectos, situados en las proximidades de las refinerías, no suelen causar problemas: no en vano la mayoría de sus ingresos municipales dependen de los impuestos que devengan estos peligrosos complejos industriales...

En cuanto al uso de pesticidas, fungicidas, vermicidas y abonos en agricultura, existen distintas señales de alarma relacionadas con el aumento de ciertos cánceres, y la disminución del 50% en la tasa de espermatozoides. Todavía no se ha evaluado el impacto de estos productos derivados del petróleo en nuestra salud, pero la Academia de Ciencias de los Estados Unidos ha concluido que "el consumo de residuos de pesticidas en la alimentación es responsable de 1'4 millones de muertes por cáncer en el espacio de una generación".

Finalmente, y para concluir con este rápido y dramático repaso, Chris Williams, de la Universidad de Londres, estima que el plomo arrojado a la atmósfera por la combustión de hidrocarburos afecta directamente al cerebro.

LAS TERAPIAS: CUANDO EL ASESINO PRETENDE CURAR A LA VICTIMA

A la vista de lo anterior no puede extrañar por qué las petroleras hacen de la industria farmacéutica un sector privilegiado para sus inversiones. Es como aquel cristalero que por las noches apedreaba cristales que luego colocaba por las mañanas. O como si un asesino pretendiera curar a la víctima tras haberla herido.

En todos los países occidentales las causas más frecuentes de muerte son las enfermedades del aparato circulatorio (aproximadamente un tercio) y los tumores (aproximadamente un cuarto). Algunos investigadores sospechan que se está cargando sobre el cáncer trastornos de salud que pueden proceder de otros productos... especialmente de derivados de los hidrocarburos. Ciertamente el tabaco contiene alquitrán y éste es considerado cancerígeno, pero los humos de los motores de explosión y los vapores de asfalto contienen igualmente plomo y productos cancerígenos, presentes también en el tabaco.

En cuanto a los melanomas canceres de piel- que aumentan desde hace 30 años, se duda que sean producidos sólo por el sol y la destrucción de la capa de ozono. De ser así, ¿no sería lógico que las manos y la cara que están continuamente expuestos al sol, se resintieran en primer lugar?  Y no es así... En cuanto a las cremas solares, hay que decir que son fabricadas con derivados del petróleo, especialmente por Sanofi-Synthélabo, del consorcio Total Fina-Elf. Los responsables de la Health Education Authorithy señalan que el melanoma es la forma más habitual de cáncer en Gran Bretaña... un país que no suele ser el que más rayos solares recibe. ¿No será que estos cánceres están provocados por las reacciones del Sol precisamente sobre las cremas solares?  Esta teoría no es absurda y explica por qué son los países con más consumo de cremas solares aquellos que se ven más afectados por los melanomas.

¿Es todo esto una gran paranoia?  Difícilmente, porque se asienta sobre testimonios de instituciones científicas de primera línea. Para los que sitúen a las multinacionales del petróleo en la cúspide de una gran conspiración mundial y estén preocupados por creer que empiezan a sentir una fuerte paranoia unida a ansiedad y depresión, los laboratorios Sanofi Synthélabo les pueden facilitar el Tranxeme, un fármaco adaptado para "conspiranoicos"...


© Ernest Milà – Infokrisis – Infokrisis@yahoo.eshttp://infokrisis.blogia.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

 

Comentarios  Ir a formulario