El "clan de los rebotados" (Los argumentos contra PxC) (II de II)

Publicado: Jueves, 16 de Septiembre de 2010 20:05 por Ernesto Milá en ORIENTACIONES

Infokrisis.- Los “rebotados” no son suficientemente inteligentes ni tienen los medios suficientes, ni los contactos necesarios o las informaciones sensibles para conocer por dónde atacar mejor a la PxC, así que deben de fiarse de lo publicado en revistas de tanta calidad periodística como Interviu y de medios digitales tan afamados como elPlural.com. Ironizamos naturalmente. Es de ahí de donde el clan de los rebotados extrae el grueso de sus argumentaciones.


¿Cuál es el argumento central? La financiación de la PxC… Si tuvieran un poco de conocimiento del tema, aun sin necesidad de estar afiliados, sino simplemente hablando y leyendo un poco lo que se publica por ahí, y ejercitando la lógica más elemental, sabrían que la PxC no ha hecho grandes gastos en sus nueve años de vida. Sabrían también que los mayores esfuerzos de propaganda se están haciendo a través de la red y serían conscientes de que un partido que tiene por encima de los 1.000 afiliados que pagan cuotas mensuales de una media de 20 euros, puede acumular en pocos meses medios suficientes para una campaña electoral sin necesidad de recurrir a fondos de reptiles, financiaciones inconfesables y tejemanejes económicos.


Para algunos que ejercen de antisemitas travestidos de anti-sionistas la cosa tiene todavía más enjundia. Un colaborador de Interviú completamente indocumentado, aficionado a la coca y no de llardons precisamente, publicó en Interviu hace unos meses una información sobre un “millonario sueco” que apoyaría económicamente a la PxC… y esa información –torpe, falsa y mendaz- el clan de los rebotados la da por buena. El sueco en cuestión existe tratándose de un tipo políticamente irrelevante que, con la zanahoria de los millones por delante ha podido aparecer durante unos meses en unos pocos eventos acompañados de líderes anti-inmigración europeos. Tardó poco este ambiente en tomarle la medida y aislarlo. Y ahí sigue a fecha de hoy.


Ni hay ni puede haber prueba alguna de que el sueco de marras haya dado ni una corona sueca, ni un marco alemán, ni un euraco a la PxC y desafío a quien lo desee a aportar una sola prueba del disparate.

 

La cosa se complica para los que buscan conspiraciones donde no hay más que informaciones imaginativas de perrodistas de poca solvencia a la vista de que en el perfil de facebook del sueco en cuestión hay algunos links “sionistas”… de lo que se deduce inmediatamente que los dineros del sueco vienen de Israel y, por tanto, todo aquel que se deja fotografiar con el sueco es un “pro-sionista”, desde el barbero hasta el chófer, pasando por el presidente del FPÖ o… Anglada, sin ir más lejos. Todos contratados por el Estado de Israel. Todos interesados en hacer la ola a Netanyahu y al Makabit de Tel Aviv… porque ya se sabe que los judíos están en todas partes, lo controlan todo, lo dominan todo y los jodidos incluso se permiten interesarse por lo que pasa en la Plaça del Mercat de Vic.

 

El otro día, un tipo coloca un post en un foro y, va y dice: “PxC es pro-sionista porque lo pagan los judíos”. Le digo que anda perdido y me pregunta el fulano que qué opino del “sueco”. Le contesto que del sueco nada, que tiene tanto que ver con la PxC como Belén Esteban con la filosofía de Kierkaagard. Le pido algo más que creer en su temeraria afirmación y me suelta el deficiente que si yo no me lo creo es porque también soy “pro-sionista”. Aquí todos somos pro-sionistas si no nos creemos el delirio del último chalado que ha decidido afirmar que es Napoleón. La suerte en facebook es que cuando un intemperante juzgas que ya ha agotado su crédito de decir mentecateces lo borras en un santiamén y desaparece de tu vida como el polvo en el recogedor de basura.

 

Pero la cosa se complica todavía más porque efectivamente hay en los medios anti-inmigración europeos ciertos personajes que mendigan el favor de Israel tras haber oído que los judíos están interesados en estimular la lucha contra el Islam en Europa. El rumor viene de Amberes, donde en las pasadas elecciones representantes del Vlaams Belang se reunieron con representantes de la comunidad judía… Bueno, pero es que allí el problema no son los judíos que habitualmente han tenido sus talleres de corte y perfilado de piedras preciosas desde hace siglos… sino los recién llegados del islam que quieren imponer los mismos principios del desierto en la tierra de Tintín y de los bocatas de patatas fritas. Hay algo que se llama realismo que no voy a ser yo quien ataque. Los judíos aprendieron en el cerco de Jerusalén al que le sometieron los legionarios de Tito que es muy mal asunto ese de pelearse dentro de una ciudad sitiada. Y hoy Amberes es una ciudad sitiada por los fieles de Alá.

 

Luego está el tal Wilders que es algo así como un showman y que, contrariamente a lo que suelen proclamar los medios bienpensantes, constituye una excepción en el movimiento anti-inmigración y la prueba es que ni el VB, ni el FPÖ, ni el Front National, ni el BNP, ni la Destra, ni la Lega Nord, ni el resto de partidos de esa tendencia, tienen relaciones con Wilders a quien ven como un confite de los neoconservadores norteamericanos tan empeñados en defender al “pueblo elegido de la Antigüedad” como al “pueblo elegido de la modernidad”, como bien sabemos, los EEUU…

 

El Estado de Israel tiene una red propia especializada en estimular el antiislamismo en Europa. Esa red atiende al nombre “Eurabia”. Ya hemos explicado en otro artículo a qué se dedica (http://infokrisis.blogia.com/2010/060802-mercancia-averiada-y-politicas-de-lucha-contra-la-inmigracion.php). Y luego tienen algunos menesterosos y pedigüeños que creen que haciendo gestos a favor de Israel y llevando ese mensaje de Israel al movimiento anti-inmigración en España, Israel les recompensará. Conocen a pocos judíos, y desconocen los métodos de trabajo de Israel que suponen, cualquier cosa, menos dar alas al primer pedigüeño que llama a las puertas de la embajada.

 

No soy sospechoso de pro-sionismo, ni de pro-islamismo. Simplemente creo –y lo he repetido en muchas ocasiones, por ejemplo en http://infokrisis.blogia.com/2009/010901-reflexiones-sobre-la-crisis-de-gaza.-contra-la-simplificacion-mecanicista.php- que los problemas de Oriente Medio no son nuestros problemas. Que Europa no pierda nada, ni gana nada manifestándose a favor de Israel o de Palestina. Que ya va siendo hora de que unos y otros se pongan el pantalón largo y negocien porque sesenta años de guerras no son como para tomárselo a broma: tres generaciones de judíos y de palestinos han resultado traumatizados y quemados en un conflicto que va desgastando a las dos sociedades. Pero Europa no puede hacer gran cosa para poner de acuerdo a las dos partes, ni Europa se juega nada esencial allí. El argumento de que Israel es la única democracia de Oriente Medio y hay que apoyarlo es falaz a pesar de ser la cantinela habitual de la derecha liberal: por el mismo precio habría que apoyar a Marruecos que dice ser otra democracia y, por lo demás, las calidades democráticas de Israel son incompatibles con los excesos cometidos por el ejército judío tan habituado a matar moscas a cañonazos. Y de los palestinos ¿Qué puede decirse? Sería imposible defender peor la propia causa. Como si lanzar cohetes Kazan al tuntún dentro de Israel fuera una estrategia que no mereciera algo más que el calificativo de irresponsable y criminal.

 

Los difusores voluntarios y los arribistas que intentan aproximarse a la agregaduría de prensa de la embajada de Israel en busca de unos pocos agorots y menos shequels, monedas de curso legal en el Estado de Israel, lo tienen crudo para que su causa triunfe en España y mucho más crudo si esperan que su repentino pro-sionismo se traduzca en fondos. Ni Roma paga a traidores, ni Israel a arribistas de última hora. Pero esta es otra historia.

 

Claridad en la confusión

 

En la maravillosa película La Aventura es la Aventura (Jacques Brel, Lino Ventura, Charles Denner, Johnnny Hollyday) dirigida por Claude Lelouch, uno de los protagonistas después de explicar que dispara “contra políticos de derecha cobrando de la extrema-derecha para que echen la culpa a la izquierda”, pregunta a los miembros de su banda “¿Entendéis algo?”. No, le responden y entonces da la fórmula mágica para moverse en el proceloso mundo de la política: “Claridad en la confusión”. Tal es la clave para moverse en la modernidad y salir airoso...

 

En estos momentos la dirección del PP ya no sabe si debe seguir cortejando el voto inmigrante o bien cargar contra el Islam, pretenden una “inmigración ordenada”… que es justamente lo que pretendía Zapatero y lo que decía pretender Aznar cuando se inició la oleada migratoria. Los comunistas del IU y de ICV, como los del PCF ya no entienden por qué es tan difícil encontrar a un trabajador europeo que les vote. Y les decía no hace mucho: “Oye, no será porque sois demasiado pro-inmigracionistas” y te contestan –me ha ocurrido, lo juro- “No, no creo que sea por eso, será por el ascenso del fascismo en Europa”. Nuevamente, era de gran elegancia el bostezar. ¿Y los socialistas? Ayer partidarios del puertas abiertas, luego partidarios de legalizar a todo el legalizable, luego de la legalización continua y ahora, dios mío, ahora que se acercan las elecciones, dando marcha atrás sin saber exactamente qué decir, ni qué hacer. O CiU que pasó de hablar del “Islam catalá” a financiar traducciones catalans del Corán y a no saber qué hacer con los inmigrantes islámicos que ellos mismos trajeron.

 

La política catalana en relación a la inmigración es la política de la confusión, del hago-lo-que- creo-que-me-conviene-para-no-perder-votos, que luego es percibido cada vez por más electores como una enésima muestra de oportunismo sin escrúpulos. Y esto da que pensar, porque hoy en Catalunya, si bien no sabemos ni lo que piensa ni lo que quiere hacer ERC, CiU, el PP, el PSC, si nadie pondría la mano en el fuego por las propuestas de estos partidos entre cuyas señas de identidad se encuentra el defraudar permanentemente a sus electores y el quedar reducidos solamente a electores con tragadoras suficientes para engullir los mensajes fraudulentos de siempre (se estima que la abstención puede llegar al 50% en las próximas elecciones autonómicas), nadie, absolutamente nadie ignora lo que pretende el programa político de la PxC: “Repatriación de los excedentes de inmigración”.

 

Esto es “claridad en la confusión” y por eso vale la pena no ensuciar con babas procedentes de resentimientos y odios personales, la trayectoria de una organización política joven, que empieza, que se aproxima a entrar en las instituciones y que compromete gravemente el equilibrio de partidos que se ha dado en Catalunya en los últimos 35 años y que han operado una creciente desertización industrial de una zona tradicionalmente laboriosa, unas tasas de paro sin precedentes y paro juvenil que solamente tienen parangón en Andalucía, una corrupción generalizada que, a diferencia del resto del Estado, ha progresado ante el silencio de los medios de comunicación catalanes que siempre, repito, siempre, han comido de la mano de quien estaba en esos en el poder; una Catalunya que ha pasado a ser la región de España con una tasa mayor de inmigración y que, al mismo tiempo, dispone de una tasa de natalidad autóctona más reducida, pero que contrasta con una disparada tasa de natalidad inmigrante… Esa es la Catalunya que ha creado CiU, el PSC, ERC, el PPC y los medios de comunicación catalanes.

 

¿Y ahora una banda de canelos, de pobres resentidos, incapaces de llegar hasta dónde ha llegado la PxC, intentan aguijonear a la única fuerza política que hoy supone una referencia clara para el futuro de Catalunya? Seamos serios, dejémonos de especulaciones sin base o cuya base movediza está en elPlural.com o en Interviu; sólo pido un respeto por la verdad. Si albergara alguna duda de que la PxC recibe “dinero pro-sionista” (sic) estas líneas jamás habrían sido escritas. Es la convicción y el conocimiento de muchos amigos que hoy están militando en PxC, de la sinceridad y la honestidad de su compromiso, lo que me anima a escribir estas líneas justo cuando ellos están comprometidos en la tarea histórica de romper el muro de la mediocridad política catalana y sentarse en el parlamento.

 

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.eshttp://infokrisis.blogia.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen.

Comentarios  Ir a formulario