Infokrisis.- La convocatoria de huelga general para el próximo día 29 nos obliga a realizar una reflexión sobre una jornada en la que, a decir verdad, no se dirime nada decisivo. Los ejes de nuestra reflexión son tres: primero denunciar el papel de las burocracias sindicales que se representan a sí mismas y que nunca han podido caer tan bajo como en estos últimos siete años. Segundo tratar de sustituir el concepto superado y decimonónico de "huelga general" correspondiente a otro tiempo y a otra fase de desarrollo del capitalismo, por el de "paro nacional político" tendente a lograr un bloqueo de las instituciones, la denuncia de la globalización y del modelo económico español aznarista heredado gustosamente por el zapaterismo y a abrir un proceso de regeneración política nacional que liquide el Estado surgido de la constitución de 1978 con todo lo que ello implica. Y en tercer lugar proponer una serie de desembocaduras prácticas para el día 29.

 

No es ahora cuando los sindicatos deberían de haber reaccionado sino al principio de la crisis, incluso mucho antes de las elecciones generales de 2008 cuando ya resultaba claro que el modelo económico español no iba a llegar muy lejos.


Los sindicatos podían haber reaccionado entonces y podían haber seguido reaccionando:

 

-          Cuando el gobierno tardó en reconocer la crisis exactamente un año después de haberse desencadenado.

 

-          Podían haber reaccionado cuando el gobierno consideró que la única medida para paliarla era… ayudar a la banca.

 

-          O podían haber reaccionado cuando el gobierno siguió decretando sucesivas baterías de medidas paliativas casi ninguna de las cuales pasó del nivel de enunciado.

 

-          Podían haber reaccionado cuando se emprendieron los Planes E que consiguieron solamente mantener crear empleos de corta duración a precios desorbitados, o simplemente, podían haber reaccionado cuando el gobierno siguió con hablando de “economía sostenible” sin que se concretara nada en absoluto.

 

-          Podían haber reaccionado, en definitiva, cuando las cifras de paro se duplicaron en pocos meses…

 

¡Y LOS SINDICATOS, sin embargo, PERMANECIERON MUDOS, SIN HACER NADA, RECIBIENDO SUBSIDIOS, SUBVENCIONES DIRECTAS O EN FORMA DE CURSOS DE RECICLADO PROFESIONAL!

 

¡Y ahora, esos sindicatos que se han ido difuminando en los últimos 7 años transformándose, no en “sindicatos de gestión” sino en verdaderas empresas privadas en manos de las burocracias que los dirigen, pretenden que creamos en su sinceridad cuando nos proponen un día de “huelga general”…!

 

NI CCOO, NI UGT TIENEN LEGITIMIDAD PARA HABLAR EN NOMBRE DE LOS TRABAJADORES A LOS QUE HAN TRAICIONADO Y HAN USURPADO SU REPRESENTACIÓN, NI TIENEN LA MÁS MÍNIMA CREDIBILIDAD PARA PROPONER NADA.

 

Esa es la triste realidad de las organizaciones que nos llaman a que les sigamos para justificar sus sueldos como “agentes sociales”.

 

-          ¡Que se queden solos con sus manifestaciones de liberados sindicales!

 

-          ¡Que no piensen que vamos a ser los trabajadores honrados, los parados, los jóvenes sin empleo, los trabajadores en precario quienes les vamos a dar alas para que aumenten su régimen de subvenciones!

 

-          ¡Qué irónico es que este año, cuando el gobierno nos exige a los trabajadores y a las pequeñas y medianas empresas un esfuerzo, reducción de salarios y de gastos, sean solamente los sindicatos quienes ven aumentados sus ingresos por vía de las subvenciones!

 

Para colmo, el nivel intelectual y moral de UGT –ese chiringuito del zapaterismo situado en las puertas del mundo obrero- ha ofendido a todos los trabajadores difundiendo vídeos absolutamente lamentables en los que se viene a decir: “Convocamos una huelga general porque no tenemos más remedio, antes de que la situación social del país estalle, pero, no os preocupéis que no nos meteremos más con el gobierno y al día siguiente seguiremos diciendo que la culpa de la crisis es de la derecha…”. UGT no solamente no sirve a los trabajadores sino que sirve solamente a los intereses del zapaterismo. Quien paga, manda ¿o es que alguien lo puede dudar?

 

Por tanto: NO A LA HUELGA GENERAL DE UNOS SINDICATOS QUE NO NOS REPRESENTAN y no vamos a ser los ciudadanos honrados quienes ayudemos a UGT y CCOO a cocinar sus propias lentejas y, con más seguridad, a salar su caviar el próximo día 29.

 

PERO SÍ ES RIGUROSAMENTE CIERTO QUE AFRONTAMOS UNA SITUACIÓN HISTÓRICA SIN PRECEDENTES ANTE LA QUE ES PRECISO REACCIONAR.

 

Esta crisis es hija de dos factores completamente diferentes:

 

-          La existencia de una economía mundial globalizada que nos ha impuesto la deslocalización (la desertización industrial de España), los recortes salariales (mediante la inyección de 6.000.000 de inmigrantes que han tirado a la baja de los salarios y cuya llegada era innecesaria a la vista de las tasa de paro “habitual” de la sociedad española: el 9%) y la servidumbre a la economía financiera y no productiva.

 

-          La existencia de un modelo económico español generado con Aznar basado en salarios bajos, inmigración masiva, ladrillazo y turismo de garrafón y acceso fácil al crédito. Modelo que generó un crecimiento económico ficticio y que fue heredado acríticamente por Zapatero que no lo ha variado ni un pelo.

 

Esta crisis tiene DOS RESPONSABLES: la alta finanza internacional y la miserable clase política española de centro-derecha y centro-izquierda. Gracias a ellos nuestras tasas de paro permanecerán por más de un lustro en torno al 20% de la población activa.

 

Y esto no lo va a solucionar un día de huelga general. El mal es mucho más grave y profundo como para pensar que esa medida podrá servir para algo.

 

DURANTE ESTOS AÑOS LA CRISIS ECONÓMICA, A FUERZA DE GENERAR PARO, HA TERMINADO TRANSFORMÁNDOSE EN UNA CRISIS SOCIAL QUE PROSEGUIRÁ MUCHO TIEMPO DESPUÉS DE QUE SE PRODUZCA UNA EVENTUAL RECUPERACIÓN (no antes de 2-4 años). Esta es la terrible realidad.

 

Mientras la crisis era económica, se trataba simplemente de aportar salidas económicas a la crisis, estructurar planes de recuperación y definir un nuevo modelo económico que sustituyera al modelo económico caído. Cuando la crisis se transformó a lo largo de 2009-10 en una crisis social esto ya no bastaba porque en las calles empezaba a haber sectores cada vez más amplios de la población que empezaban a tener problemas: hipotecas ejecutadas, más de un millón de familias en las que nadie tenía trabajo, subsidios de paro que se agotaban, abuelos que tenían que mantener con sus pensiones a hijos y nietos, llegada de inmigrantes que no se detenía aumentando el gasto público y, por tanto, la presión fiscal a un pueblo ya suficientemente esquilmado y estafado por su clase política.

 

Era a partir de principios de 2009, cuando esta tendencia era inequívoca, cuando los sindicatos debían de haber reaccionado contundentemente: si la crisis era SOCIAL eran los sindicatos los que más preparados deberían haber estado para afrontar la respuesta de la población. Pero no lo hicieron porque temieron que peligraran sus subsidios, que el gobierno no les concediera más cursos de formación. Y callaron.

 

AHORA YA NO HAY POSIBILIDADES DE UNA RESPUESTA SOCIAL, ESTO ES SINDICAL, POR LA SENCILLA RAZÓN DE QUE CCOOY UGT SON CASCAJOS DESPROVISTOS DE CONTENIDO. ASÍ PUES DE LO QUE SE TRATA ES DE ANTICIPARSE A LO QUE OCURRIRÁ EN LOS PRÓXIMOS AÑOS Y PREPARAR UNA RESPUESTA POLÍTICA.

 

PARO NACIONAL POLITICO frente a HUELGA GENERAL

 

Aunque la huelga general tuviera éxito (cosa altamente improbable) y aun cuando los sindicatos consiguieran arrastras a las masas el 29 de septiembre (y no ser aplastadas por ellas), nada cambiaría: el gobierno llevaría la reforma de la contratación y la prolongación de la edad de jubilación al parlamento y no faltarían partidos de la derecha que votarían en blanco o a favor. Y si esto fallara, siempre está la posibilidad de que estas medidas “sociales” se aprueben por decreto-ley, así pues, lo que requiere la situación no es una “huelga general” de un día… Cuando el gobierno adopta canales “políticos” (parlamento, decretos-ley gubernamentales) LA RESPUESTA DEBE SER POLÍTICA, especialmente en este momento de debilidad y desprestigio de los sindicatos.

 

El problema para articular una respuesta política radica en que la “banda de los cuatro” (PSOE + PP + CiU + PNV) controla todavía la política española y mientras sectores cada vez más amplios de la población (y que hoy se aproximan al 50% como demostrarán las elecciones autonómicas catalanas en noviembre) vuelven la espalda al régimen político y a los partidos mayoritarios.

 

El pueblo español, después del “desencanto” de principios de los años 80, a la que siguió la “era de la corrupción y de los GAL”, y luego “la era del ladrillazo y del amigo americano” para llegar a la “era del humanismo universalista” zapateriano, no es raro que haya vuelto la espalda a la clase política. Es gracias a este absentismo que la “banda de los cuatro” sigue teniendo la iniciativa política. PERO ESTO NO PUEDE SEGUIR ASÍ.

 

La propia evolución de la crisis, en poco tiempo, hará que la crisis económica se transforme en crisis política: cuando el PP asuma el poder, lo más tarde en 2012… ¡Y TODO SIGA IGUAL! Cuando en Catalunya la corrupción haya reverdecido con CiU y la desertización industrial prosiga a la misma velocidad que el incremento de la islamización en Catalunya ¡TODO SEGUIRÁ IGUAL! Mientras se van agotando las prestaciones del paro y sus prolongaciones, mientras aumentan los contratos basura, mientras sectores cada vez más amplios de la sociedad son víctimas del subempleo, los salarios de hambre y la precariedad y, cuando, finalmente, siguen llegando -¡incluso a pesar de la crisis!- miles y miles de inmigrantes que jamás encontrarán acomodo en el mercado laboral y que tendremos que subsidiar con nuestros impuestos… ES EVIDENTE QUE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA PUEDE AGUANTAR AUN UNOS MESES MÁS ESTA PRESIÓN ¡PERO NO INDEFINIDAMENTE! ¡NO PARA SIEMPRE!

 

Antes o después, la sociedad española empezará a reaccionar ¡Y NO SERÁ NINGUNO DE LOS PARTIDOS DE LA BANDA DE LOS CUATRO QUIENES PUEDAN LIDERAR LA PROTESTA! ¡SERÁN FORMACIONES DE NUEVO CUÑO LAS QUE AMENACEN EL STATUS DE LA ACTUAL CLASE POLÍTICA CORRUPTA, DEGENERADA E INEFICAZ!

 

El concepto de “huelga general” hay que inscribirlo dentro del sindicalismo soreliano de finales del XIX y principios del XX y siempre como “mito” movilizador. Hoy, la sociedad es muy diferente que en aquella época y los sindicatos ya no aspiran a desencadenar a partir de la huelga general un proceso revolucionario. Por tanto, de una vez por todas, es preciso reconocer que en esta fase de desarrollo del capitalismo –el de la globalización- la huelga general es casi un chiste que ni siquiera raya la chapa del acorazado financiero multinacional en un país concreto. Para colmo, el mundo obrero tienen un papel mucho más disminuido que cuando Sorel teorizó sobre la “huelga general”. Hoy podría estallar una huelga general en las fábricas españolas y no por ello la sociedad se vería desabastecida: los Todo a 100 y el comercio étnico seguirían suministrando productos por tiempo indefinido…

 

Es preciso elaborar un nuevo concepto: el de PARO NACIONAL POLÍTICO cuya finalidad sea ESTIMULAR LA PROTESTA POPULAR Y CONSUMAR EL DIVORCIO DE LAS MASAS CON EL SISTEMA POLÍTICO NACIDO EN LA TRANSICIÓN, ABRIENDO EL PASO A UNA SEGUNDA TRANSICIÓN Y ABRA LAS PUERTAS A UN NUEVO ORDEN POLÍTICO. Cualquier otra cosa –la huelga general, la sustitución del PSOE por el PP- son apenas episodios sin importancia que no cambiarán lo esencial: que el modelo económico español ha fracasado y que en una economía globalizada somos y seremos siempre un país periférico tensionado por la desertización industrial y el flujo masivo de inmigrantes.

 

¿En qué se diferencia la “huelga general” del 29 de septiembre de un “paro nacional político”:

 

1)      La “huelga general” supone movilizar sólo a los trabajadores sindicados para que detengan la vida económica del país. El “Paro Nacional Político”, por el contrario, QUIERE MOVILIZAR A TODA LA COMUNIDAD DEL PUEBLO, A TODA LA NACIÓN.

 

2)      La “huelga general” se realiza siempre contra la patronal y contra el capital, por el contrario, el “Paro Nacional Político” debe realizarse CONTRA LA CLASE POLITICA QUE NO ES MÁS QUE EL DELEGADO DEL CAPITAL PARA ASEGURAR LA DEFENSA DE SUS INTERESES.

 

3)      La “huelga general” –tal como ha sido planteada por los sindicatos- cristaliza en una sola jornada de protesta, puntual y única, superada la cual, todo sigue igual –en especial en jornadas como la que se avecina en la que los sindicatos distarán mucho de paralizar el país-, por el contrario, el “Paro Nacional Político” ES PERMANENTE Y SUPONE LA INTERRUPCIÓN DE LAS RELACIONES ENTRE LA SOCIEDAD Y LA CLASE POLÍTICA, EL BOICOT A TODOS LOS INTRUMENTOS DEL PODER (EN ESPECIAL A HACIENDA), EL BOICOT A LOS PROCESOS ELECTORALES MEDIANTE EL LLAMAMIENTO A LA ABSTENCIÓN O BIEN MEDIANTE LA PRESENTACIÓN DE NUEVAS OPCIONES SITUADAS AL MARGEN DE LA “BANDA DE LOS CUATRO”.

 

4)      La “huelga general” tiene una intencionalidad meramente económico-social, mientras que el “Paro Nacional Político, ASPIRA A PARALIZAR LOS MECANISMOS POLÍTICOS DE DECISION HASTA QUE ESTÉN MADURAS LAS CIRCUNSTANCIAS PARA LEVANTAR UN NUEVO ORDEN POLÍTICO QUE SUSTITUYA AL NACIDO EN 1978.

 

5)      La “huelga general” supone la detención de las actividades de todos aquellos trabajadores contratados a cambio de un salario, el “Paro Nacional Político”, por el contrario, SUPONE ESTABLECER UNA INSOLIDARIDAD PERMANENTE DE LAS MASAS NACIONALES CON EL RÉGIMEN GESTIONADO POR LA “BANDA DE LOS CUATRO”.

 

6)      La “huelga general” aspira a detener la producción un solo día para exteriorizar una protesta, mientras que el concepto de “Paro Nacional Político” SUPONE DETENER LA NORMAL MARCHA DE LOS ORGANISMOS POLÍTICOS Y DE LA MISMA VIDA POLÍTICA DEL PAÍS Y ESO SOLAMENTE SE PODRÁ HACER CUANDO SE CUENTE CON DIPUTADOS Y CONCEJALES PROPIOS ELEGIDOS EN BASE A UN PROGRAMA DE REGENERACIÓN POLÍTICA.

 

Y EL DÍA 29 ¿QUÉ CONVIENE HACER?


Los sindicatos que convocan la huelga general carecen de legitimidad e incluso de fuerza para haceralgo más que acudir los primeros de mes al banco a retirar los subsidios recibidos por el Estado. De todas formas, es rigurosamente cierto que determinadas franjas de trabajadores y de ciudadanos pueden juzgar que el llamamiento de los sindicatos debe de ser aprovechado para exteriorizar su protesta. Y ES BUENO QUE ASÍ SE HAGA, PERO, NO SOLO CONTRA LAS NUEVAS MEDIDAS ANTISOCIALES EL GOBIERNO ¡SINO CONTRA LA CLASE POLÍTICA AMBICIOSA E INCAPAZ Y CONTRA LOS MISMOS SINDICATOS!

 

Ese día puede ser aprovechado para convocar movilizaciones y manifestaciones, no solo sin los sindicatos, sino CONTRA LOS SINDICATOS Y CONTRA LA CLASE POLÍTICA, CONTRA LA GLOBALIZACIÓN, CONTRA LA DESERTIZACIÓN INDUSTRIAL Y CONTRA LA PULVERIZACIÓN DEL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL A CAUSA DE LA LLEGADA DE 6.000.000 DE INMIGRANTES.

 

Y de eso se trata: DE APROVECHAR CUALQUIER CIRCUNSTANCIA, CUALQUIER CONVOCATORIA PARA DESBORDARLA, PARA LOGRAR TRANSMITIR A LOS TRABAJADORES MOVILIZADOS EN LA CALLE,

 

-          QUE SON VÍCTIMAS DE LAS BUROCRACIAS SINDICALES TRAIDORZUELAS, VERDAEERAS BOMBAS ASPIRADORAS DE FONDOS PÚBLICOS.

 

-          QUE SON VÍCTIMAS DEL CAPITAL FINANCIERO INTERNACIONAL Y DEL SISTEMA QUE NOS HA IMPUESTO A TODOS, LA GLOBALIZACIÓN.

 

-          QUE SON VÍCTIMAS DE UNA CLASE POLÍTICA SIN ESCRÚPULOS QUE EN 1978 CREO EL MARCO POLÍTICO PARA SATISFACER MEJOR LOS INTERESES DE LA “BANDA DE LOS CUATRO”

 

-          QUE ESTA CRISIS NO ES COYUNTURAL, SINO ESTRUCTURAL Y QUE A ESTA CRISIS SEGUIRÁ OTRA Y OTRA MÁS POR QUE EL SISTEMA MUNDIAL GLOBALIZADO ES INVIABLE A CORTO PLAZO.

 

-          QUE NO HAY SALIDA ECONÓMICO-SOCIAL A LA CRISIS, SINO QUE SOLAMENTE EXISTE UNA SALIDA POLÍTICA QUE SE EXTERIOZARÁ CUANDO NOS EMANCIPEMOS DEL SISTEMA MUNDIAL GLOBALIZADO Y ABORDEMOS UNA REFORMA Y UNA REGENERACIÓN NACIONAL DE CARÁCTER POLÍTICO.

 

Parar solamente el día 29 no es muy diferente a seguir trabajando ese mismo día. LO IMPORTANTE NO ES PARAR O TRABAJAR ESE DÍA, SINO LA ACTITUD CON LA QUE SE AFRONTA CUALQUIERA DE LAS DOS ACTITUDES.

 

Nada importante nos jugamos el día 29, ni nada decisivo se dirime en la convocatoria de las burocracias sindicales.

 

- Quienes se lo juegan son los sindicatos y quien decida salir a la calle debe tener claro que su actitud será aprovechada por los sindicatos para realzar su papel de “interlocutores sociales”, un papel que ni merecen, ni para el que sirven, ni para el que tienen dignidad suficiente.

 

- Quienes decidan secundar el paro deben tener en cuenta que lo imparte no es secundar a los sindicatos, sino desbordarlos, pasar por encima de ellos y atacar al poder político que ha hecho posible que esta crisis nos alcanzara con tanta intensidad.

 

- Por su parte, quien decida no secundar a los sindicatos y continuar en el puesto de trabajo, debe dejar claro, así mismo, que no está defendiendo ni la política del gobierno, ni el modelo económico nacido con el aznarismo, ni los designios de la globalización.

 

POCO IMPORTA COMO ACTUEMOS ANTE LA LAMENTABLE HUELGA GENERAL CONVOCADA POR LAS BUROCRACIA SINDICALES. LO ESENCIAL ES EMPEZAR A SUSTITUIR EL CONCEPTO DECIMONÓNICO DE “HUELGA GENERAL” POR EL DE “PARO NACIONAL POLÍTICO” Y ACTUAR EN CONSECUENCIA.

 

Se trata de aprovechar la huelga general del día 29 para realizar movilizaciones y concentraciones al margen de las burocracias sindicales como primer paso para abrir el camino al “Paro Nacional Político” y desbordar el llamamiento tardío, débil y forzado de las burocracias sindicales.

 

© Ernest Milà – infokrisis – infokrisis”yahoo.es – http://infokrisis.blogia.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen.

Comentarios  Ir a formulario