Infokrisis.- Hacia noviembre de 1979, tras el I Congreso del Frente de la Juventud, difundimos en la revista "Frenta" esta carta abierta dirigida a los antiguos camaradas que habían estado con nosotros en el FNJ invitándoles a ingresar en el FJ. La mayor parte lo habían hecho ya o lo hicieron en los meses siguientes. Fue el último texto político que escribí en aquella época que incluyera la sigla FNJ. Prácticamente nunca más volvería a recordar aquella experiencia frustrada.

 

 

CARTA DE LOS ANTIGUOS MIEMBROS DEL FNJ
(Frente, portavoz del Frente de la Juventud, 5, 20 XI 1 979)



POR UN COMBATE UNITARIO

Vivimos un momento de recomposición de las fuerzas nacionales. Un momento en el que se están posicionando de un lado los partidarios de la revolución nacional y de otro los meramente nostálgicos.

Nosotros, camaradas, hemos estado siempre junto a los primeros. El pasado nos sirve de referencia histórica nada más. Miramos siempre al futuro con la consciencia de que sólo a nosotros incumbe construirlo mediante una línea política radical e intransigente, basada en las raíces y tradiciones más profundas de nuestro pueblo y en un estilo diferente al que hoy hacen gala los partidos liberales, democráticos, marxistas y reaccionarios.

Cuando constituimos el Frente Nacional de la Juventud intentamos llevar estas ideas a la práctica, Teniendo la consciencia clara de que éste era, no sólo nuestro camino particular, sino el que habían elegido otros muchos jóvenes patriotas. De ahí a plantear una iniciativa unitaria no había más que un paso, pasa que se fue retrasando por una dinámica activista absorbente y por las vacilaciones de parte de la dirección del FNJ de entonces.

Al salir de la organización pretendimos zafamos de la dinámica activista y de reflexionar en profundidad sobre las causas que habían llevado al FNJ a su impotencia política. Y de ahí, de este debate interno entre la militancia de Barcelona, nació el convencimiento de que solo una organización de amplia base militante y manifiesta voluntad unitaria, podría ser el instrumento adecuado para dar cauce al gran potencial revolucionario de la juventud española.

LA TAREA HISTÓRICA DE LA JUVENTUD ESPAÑOLA


Cuando Ramiro Ledesma repasaba en su Discurso a las Juventudes de España la historia de los últimos 100 años llegaba a la conclusión de que habían sido una gran pirámide de fracasos. Hoy la situación nacional encaja perfectamente con los análisis de Ramiro.

Es evidente que las generaciones anteriores nos han llevado a un inmenso callejón sin salida. Nos han servido en bandeja una dernocracia que no precisa calificativos para ser definida. Nos ha dado por herencia una miríada de partidos y partidillos dirigidos por gentes insignificantes y mezquinas. Nos ha dado una monarquía instaurada que ha servido a los intereses radicalmente opuestos a los que justificaron sus reinstauración. Nos han dado por herencia unos mitos ya derrumbados (progresismo, igualitarismo, cientifismo, historicismo, etc.), incapaces de alimentarnos.

Nos han dado una España sometida al juego imperialista de Moscú y Washington, dividida interiormente, polucionada física y mentalmente. Rota, en definitiva.

POR UN PROGRAMA MÍNIMO

¿Qué programa táctico de objetivos mínimos podemos ofrecer a la juventud? La misión de la joven generación no puede ser otra más que la de edificar una tercera vía de liberación nacional entre el capitalismo y el socialismo concretada en la constitución de un Estado Orgánico y Comunitario. Sólo así es posible una toma de cons-ciencia de la juventud y encontrar unos objetivos políticos de referencia.

Este fue nuestro objetivo político en el FNJ.

Sólo un programa basado en tres puntos: dimisión del gobierno Suárez, disolución de las instituciones y partidos nacidos tras el 20 N75, constitución de un gobierno de salvación nacional. Sólo este programa puede ser considerado como una alternativa verdadera a la actual situación.

Un programa de este tipo aupado por un amplio movimiento popular y social y todo ello vertebrado por una organización de combate capaz de encuadrar a las amplias vanguardias juveniles es la única garantía para superar la crisis histórica de España.

Hoy el principal enemigo de cualquier intento de reconstrucción nacional es el régimen de partidos en intereses particulares. Desaparecido tal ordenamiento nuevas perspectivas se abren para nuestro pueblo: entonces sí se puede ofrecer una alternativa al sistema.

Es ese momento sí se puede cambiar el modo de producción capitalista, si se puede poner en pie una economía comunitaria, si se puede desarrollar una nueva concepción de la pedagogía y de la enseñanza, si podemos hacer retornar a los cauces normales las interrelaciones familiares y la sexualidad, sólo entonces podremos abordar de forma consecuente los problemas del medio ambiente.

De ninguna manera con un Estado en el que el poder sea repartido en parcelas para los partidos.

CODO A CODO CONTRA EL ENEMIGO COMÚN EN LAS FILAS DEL FRENTE DE LA JUVENTUD

Es el convencimiento de que el Frente de la Juventud puede llegar a ser, esta siendo ya en estos momentos, la vanguardia de la juventud nacional, lo que nos ha llevado hasta las filas de vuestra organización que ya es la nuestra.

Hoy, en los momentos en que el Frente Nacional de la Juventud se encuentra en vías de disolución, nosotros, sus antiguos componentes, asumimos el compromiso de englobar a sus militantes en vuestras filas.

Sin otro particular, recibid nuestros más cordiales saludos revolucionarios.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!


Colectivo de ex militantes del FNJ incorporados al Frente de la Juventud

© Ernest Milà – infoKrisis – infoKrisis@yahoo.es – http://infokrisis.blogia.com – Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario