La construcción europea es un tanteo. Como si los europeos sentían inconscientemente, en las desgracias de la historia, después de dos guerras civiles a asesinas, si deben reagruparse para sobrevivir. Y de nuevo adoptar por fin el modelo imperial-federal fundado sobre los países de afecto y la orden suprema, el Águila.

Pero desgraciadamente, a esta línea dramatúrgica subterránea y, digamos jungiana, se superponen instituciones y comportamientos políticos concretos muy decepcionantes. La Unión Europea (que hay que sostener, porque no hay otra elección posible, porque el concepto jacobino de Nación es sólo una Línea Maginot ridícula, porque somos el mismo Pueblo) cede evidentemente también a los errores y a las cegueras de la ideología dominante. No percibe la amenaza, no tiene el sentido del enemigo. No hay que querer a la Gran Patria en construcción avanzar sonámbula y a ciegas. Simplemente hay que recordarle las amenazas que ignora. Tal como se suplica una mujer que se ama el que se convierta en prostituta.

LA AMENAZA DEMOGRÁFICA Y GEOPOLÍTICA DE ÁFRICA DEL NORTE

A esta colonización de población, alimentada desde el interior por la alta tasa de natalidad de los emigrantes, se añade otra amenaza demográfica que podrá sólo reforzar tal colonización y, eventualmente, dar lugar a acontecimientos dramáticos. Hablando de su país, el diputado griego Constantin Stephanilis, declaraba en mayo de 1999: "Grecia comprende hoy que con su demografía débil, será en el siglo XXI un país pequeño de viejos y de ricos rodeado por un océano de jóvenes y de pobres. Dentro de 10 años, los griegos serán siempre 10 millones sin duda con un nivel de vida occidental, pero los turcos serán entonces 80 millones. Tendremos 10 millones de ricos rodeados por 100 millones de pobres, más o menos todo musulmanes. Eso es el verdadero problema de Grecia de hoy".

Lo que vale para Grecia vale también para el conjunto de Europa, pero a escala más grande. No sólo estamos invadidos por el interior, sino que estamos rodeados de países jóvenes y prolijos que nos ansían.

Allí todavía la demografía, la única ciencia social exacta, es ineludible: cada año nacen en la orilla meridional del Mediterráneo, más niños que en Europa.

Un polvorín geopolítico superior está naciendo en el Mediterráneo. Esta región corre peligro de hacerse, como Cachemira, el teatro de enfrentamientos susceptibles de conducir a la Tercera Guerra Mundial y de suscitar la intervención de los Estados Unidos. Europa occidental envejecida, con una débil tasa de natalidad autóctona, sin renovación de las generaciones europeas, ante la presencia masiva sobre su suelo de mareas de musulmanas que, por su parte, renuevan y enriquecen sus generaciones (por nuevas llegadas y por natalidad interna) hará frente, a una hora de avión, al otro lado del Mediterráneo, en países musulmanes árabes pobres y jóvenes, siempre en auge demográfico y que gozan en Europa de cabezas de puente importantes. Es la adición del salitre y de sufre. Esta ecuación de segundo grado ciertamente no será igual a cero, como se quiere hacérnoslo creer.

No desembocará en una "cooperación aumentada política y económica", como los partidos políticos se la imaginan. Puede acabar sólo en crisis, conflicto y guerra.

La Historia avanza zigzagueando y nadie, cinco años antes, había previsto el hundimiento del comunismo, la caída del Muro, la reunificación alemana, el estallido de Checoslovaquia y de Yugoslavia, el nuevo conflicto balcánico y la agresión de USA bajo la cobertura de la OTAN contra Serbia. Es por eso que, apartar de golpe la hipótesis a medio plazo de un conflicto grave y abierto entre Europa y los países musulmanes agresores relevo de la ceguera histórica para no decir más.

Países jóvenes y pobres, acomplejados hacia los europeos, armados con el resentimiento de la colonización siempre muy a flor de piel, estructuralmente son los enemigos de Europa; se sienten y se invisten como tales, aun cuando todavía no lo formulan por mera táctica, con el fin de gozar mientras lo máximo posible de sus donaciones innumerables y financieras. Los europeos, por su parte, pavos de la farsa, se consideran los grandes amigos de los países musulmanes árabes, cuyos habitantes les colonizan. No olvidemos que el difunto presidente argelino Houari Boumedienne, cuyo ministro de los Asuntos Exteriores, Bouteflika, es el jefe actual de Estado argelino, abiertamente había formulado la idea de que los países musulmanes árabes debían a su vez colonizar Europa particularmente Francia, después de haber expulsado a los colonizadores europeos.

Esta colonización se produce "por lo bajo"; se funda sobre la aportación demográfica y no sobre la dominación política y militar. Tal como lo vimos antes, es "suave" y aspira a ser primeramente, no violenta. Pero, en un segundo lugar, esta colonización puede volverse dura y las masas árabo-musulmanes podrán pedirles la ayuda a sus Estados hermanos en el norte de África, en caso de guerra civil étnica en Europa, a sus madres-patrias a las que no olvidaron.

LA POSIBILIDAD DE UN CONDOMINIO AMERICANO-ISLÁMICO SOBRE EUROPA

Nuestra colonización sirve a los intereses norteamericanos. Los Estados Unidos, que son el "adversario principal" de Europa mientras que el Sur y el Islam son los "enemigos principales", mientras jueguen evidentemente a fondo la carta de la colonización de población y de la islamización de nuestro continente. Desde hace tiempo, la estrategia americana muy pertinente de su punto de vista, consistió en evacuar a los europeos de África y de Asia para reemplazarlos y animar el nacimiento de un calidoscopio étnico afroasiático en Europa.

Durante la guerra de Argelia, los EEUU apoyaron al FLN. En África francófona, como recientemente en Zaire, combatieron, incluso militarmente, la presencia francesa y belga. Con el fin de apropiarse el subsuelo minero y del uranio. En África negra, financian y animan el retroceso de la francofonía. En Argelia, sostienen la política de arabización que pretende eliminar al francés e instaurar el inglés como la primera lengua extranjera. Ayudados por sus cómplices ingleses, persuadieron a todos los gobiernos argelinos sucesivos para que concedieran a los anglosajones el monopolio de las explotaciones petrolíferas y gasísticas del Sáhara. Los terroristas islámicos jamás inquietaron a las sociedades y a los ciudadanos americanos presentes por Argelia. En Afganistán, la CIA armó a los islamistas contra los rusos.

Por supuesto, hay tensiones entre el Islam y los EEUU. Los asuntos de Irán lo demuestran. Pero globalmente, América juega la carta del Islam para debilitar Europa y el Islam la de América con la misma intención. Es la estrategia de los ladrones de feria, los competidores que se unen por abajo contra un adversario común, lo que se llama la "coopétition" (cooperación-competición).

El Islam tiene interés en la benevolencia americana para colonizar Europa. América anima a su protegido fundamentalista, Arabia Saudita, a financiar mezquitas y asociaciones en Europa (¡actividad prohibida en América!) gracias a las regalías petroleras. La guerra de Kosovo es un caso de verdadero manual. El objetivo geopolítico americano era doble: ayudar a la implantación en Europa de dos Estados islámicos, Bosnia y Kosovo, y generar un desacuerdo y un resentimiento entre europeos del oeste (esclaviza a la OTAN comprometiéndola en los bombardeos de Serbia) y eslavos ortodoxos, todo ello para impedir el nacimiento de una Gran Europa, pesadilla geopolítica para América talasocrática.

Antaño, tal como lo había formulado, Europa dividida y ocupada se enfrentaba al "condominio americano-soviético". ¡Mañana, esto puede ser peor! Veremos posiblemente el condominio americano-islámico. Es así como lo teme con razón Alexandre del Valle en su notable ensayo Islamismo y Estados Unidos, la alianza contra Europa (Éditions L'Age d'Homme), el interés de América es una islamización de Europa, una presencia cada vez más fuerte afromagrebí y asiática sobre nuestro continente. Europa peninsular otanizada, islamizada y separada de los eslavos y los rusos ¿no es la mejor manera para EEUU de encadenar a Gulliver, de paralizar al gigante?

Además, no es despreciable para los estrategas económicos americanos saber que la inmigración masiva es un lastre para nuestro dinamismo económico. La colonización de población de Europa por el Tercer Tercero sirve los intereses económicos americanos, con el mismo título que el laxismo librecambista de la Comisión de Bruselas.

En la hipótesis de un conflicto entre Europa y países árabo-musulmanes, una guerra civil étnica en Europa sería el pretexto para que los estadounidenses se apresuraran a intervenir como "mediadores", esto es como prescriptores. Imaginemos una guerra étnica en Provenza en una decena de años, lo que no es imposible, dado que ya comienza de manera rampante, como en otras regiones del Hexágono.

La historia no se repite exactamente de la misma manera, sino es muy posible que los Estados Unidos "se" "interpondrían" tal como lo hicieron en Serbia. Para "restablecer la paz", evidentemente. El condominio americano-islámico caería entonces como una capa de plomo, como una noche larga sobre Francia y Europa

(c) Por el texto original: Guillaume Faye

(c) Por la edición original: Editions De L'Aencre

(c) Por la traducción: Ernesto Milá

Comentarios  Ir a formulario