Infokrisis.- Lamentablemente este documento que hemos encontrado en nuestro archivos informáticos no lleva fecha. Por lo que se dice en la introducción fue debatido en el Pleno del IV Congreso de Democracia Nacional, aunque por sus particulares características ya se dice que no fue incluida dentro del programa del partido, sino que servía únicamente como pauta para establecer contactos con otras fuerzas políticas.

CRITERIOS PARA ESTABLECER PUENTES CON OTROS SECTORES POLITICOS

La función de esta ponencia no es incorporar el texto al Programa del Partido, sino servir como documento de apoyo para el período entre congresos y orientar la actitud ante llamamientos a alianzas.

Se trata de un documento de trabajo, no de una documento ideológico o programático.

Tras su discusión fue aprobado por el Pleno del IV Congreso de Democracia Nacional.


DOS CONCEPCIONES PARA DOS MOMENTOS

Una lucha política de larga duración implica distintos tiempos de trabajo, distintas dinámicas y distintos objetivos.

Está claro que en el momento presente las dos tareas prioritarias de DN son:

-    fortalecer el partido en tres niveles: programático, político y técnico
-    consolidar la organización, en tanto que la organización debe generar fuerza social y la fuerza social se traduce en poder político.

Estos dos objetivos son prioritarios en relación a cualquier otro.

Es importante identificar las tareas urgentes del momento presente que puede resumirse en esta frase: construir el partido.

En otra fase posterior, que aun no estamos en condiciones de definir cuando irrumpirá, el crecimiento del partido y las necesidades de ganar influencia política, harán necesario, sin duda, que DN colabore con otras fuerzas políticas. No hemos nacido con vocación de secta, mucho menos nos hemos dotado de una mentalidad aislacionista. Hemos nacido con vocación de realismo político y por tanto afirmamos que lo que hoy no entra en nuestras consideraciones, mañana si puede entrar, que, una vez superado la fase de construcción del partido, estaremos en condiciones de participar en coaliciones, colaboraciones puntuales o sostenidas con otras fuerzas y sectores sociales. Y tenemos interés en que esto suceda cuanto antes por que significará que hemos superado una etapa inicial y entramos en otra.

DN Y LOS MODELOS HISTORICOS


Entendemos por "modelos históricos" aquellos partidos que hunden su origen en partidos nacidos en los años 30, durante la transición democrática o en tiempo posterior, pero aludiendo a partidos y corrientes del antiguo régimen.

DN nació en ruptura con este ambiente y, desde su fundación proclamó su "autonomía histórica". Esto, en principio, indica solo dos líneas políticas diferentes. Nada más. En la práctica tiene sus desembocaduras políticas. Resulta difícilmente digerible la colaboración entre quienes surgimos de un proceso de ruptura con los modelos históricos y quienes se reclaman de esos mismos modelos.

A los modelos históricos les decimos: solucionad vuestros problemas internos, tender a la unidad entre vuestras distintas familias políticas, elaborar documentos y programas, tesis y estrategias que discutir, creced, ganar peso político, avanzar como estamos avanzando nosotros… por que es posible que en el futuro se den circunstancias diferentes a las actuales y en esos momentos si sea objetivamente correcto encontrar fórmulas de cooperación. Ahora esas circunstancias no están presentes, mañana es posible que si. Va a depender de vosotros, de vuestras iniciativas, de vuestros esfuerzos por encontrar una justa línea política que os haga avanzar. Y es posible que en ese esfuerzos nos encontremos.

Para que haya posibilidades de un frente deben existir organizaciones estables y sólidas. Sin ellas no existe frente posible, tan solo un agregado de grupos.

Para que haya posibilidades de un frente éste debe surgir de un debate amplio y profundo, especialmente, de un debate sobre política y estrategia que culmina en la articulación de un programa común. Si no existe el debate (que es lo único que puede aportar "objetividad" a la iniciativa), el resultado es el producto de una situación coyuntural que carece de bases profundas (es el producto de un análisis "subjetivo" de la realidad).

Así pues en las actuales circunstancias -y salvo una situación brusca de agravamiento de la situación político española, salvo un giro dramático de los acontecimientos- la fórmula que proponemos es: partido unitario con funcionamiento autónomo que en años venideros pueda replantearse constantemente la posibilidad de una colaboración frentista. Lo que hoy no es válido, ni posible, mañana puede serlo.

OPCIONES A RECHAZAR


-    Las colaboraciones frentistas articuladas a prisa y corriendo, cogidas con alfileres y en las que el debate político se ha sustituido por la fe unitaria, son uniones políticas sin futuro.
-    Las colaboraciones frentistas articuladas en torno a opciones con las que hasta ayer han menudeado incomprensiones, cuando no insultos y enfrentamientos, son difícilmente digeribles para las bases y, por tanto, inviables.
-    Las colaboraciones frentistas articuladas con organizaciones de escasa entidad numérica y muy escasa profundización política o ideológica, carecen de "activo" y, por tanto, no solo se muestran incapaces de avanzar, sino que además, inmovilizan.
-    Las colaboraciones frentistas en las que los grupos participantes no están habituados a una "cultura del debate", son improvisaciones repletas de reservas mutuas que, antes o después, estallan.
-    Las colaboraciones frentistas en las que no se ponen sobre el tapete lo que cada uno tiene, lo que pretende, lo que está dispuesto a dar, lo que quiere recibir, hasta donde está dispuesto a ceder, que es lo que exige al vecino y se compromete a realizar, están llamadas a ser efímeras; especialmente cuando todo esto se sustituye por una voluntad ingenua de "unidad por la unidad", o de una retórica patriótica, son unidades en las que la discusión de los problemas de fondo se aplaza constantemente en beneficio de lo que une… solo que, finalmente, estallan todas las contradicciones inherentes en los grupos que integran esas unidades y la iniciativa frentista queda en entredicho.

En las actuales circunstancias nada induce a pensar que las dinámicas unitarias estén llamadas a coagularse en formaciones sólidas. Sin embargo, esto puede cambiar y en cuanto se produzca el cambio permaneceremos atentos.

EL CRITERIO PARA TRABAJAR JUNTOS

Existen cinco criterios que para DN son básicos para abordar pactos futuros:

-    Que se trate de grupos políticos sólidos, estructurados, estables, con demostrada capacidad política, técnica y militante.
-    Que se trate de grupos con programas políticos claros y razonablemente coincidentes con los de DN.
-    Que se trate de grupos en cuyo interior existe una unidad de criterios y una voluntad de colaboración frentistas no solo en las direcciones sino en las bases.
-    Que se trate de grupos que respeten el actual ordenamiento jurídico si bien expresen las necesarias reformas del sistema democrático.
-    Que, tanto si se trata de campañas puntuales para contestar unitariamente a situaciones concretas, como si se trata de colaboraciones políticas de mayor calado, se respeten estrictamente los cauces legales y la imagen que se pretende dar.

UNIDAD SOLIDA Y UNIDAD CON ALFILERES

Para DN, la única unidad sólida es la unidad que deriva, no de un estado de ánimo voluntarista e ingenuo que tienda hacia la cooperación, sino de la identificación con un mismo programa, unos mismos objetivos y una misma acción política.

La acción surge del debate, se manifiesta en el debate y se concreta en las conclusiones del debate. ¿Un debate sobre qué? ¿debate sobre la unidad? La unidad siempre es mejor que la división, lo único es anterior y superior a lo múltiple, eso está claro, pero el debate sobre la unidad es un falso debate. No se trata de debatir sobre eso, sino de advertir cuando se dan los factores presentes para la unidad.

El debate al que nos referimos es otro:

-    Debate sobre la situación política: si el análisis político de los grupos es el mismo, la unidad es posible.
-    Debate sobre los objetivos: si la enumeración sistemática de los objetivos evidencia convergencias, la unidad es posible.
-    Debate sobre estrategia: si el análisis estratégico es posible, existen posibilidades de cooperación.
-    Debate sobre tácticas: si el examen de las tácticas evidencia que no hay contradicciones ni pueden surgir conflictos, si el examen evidencia que se sabe a dónde se va, por dónde se va y cómo se va, la cooperación es viable.
-    Debate sobre ideas: si del análisis global se derivan conclusiones unitarias que indiquen un razonable nivel de coincidencias, la unidad es posible.

Resumiendo: la unidad debe derivar de un debate razonado, sereno y amplio, que justifique una aproximación frentista. Todo lo que sea un debate amparado y basado solo sobre un razonamiento emotivo y sentimental, es una unidad efímera.


LINEAS DE CONVERGENCIA. HACIA DONDE. CON QUIEN. PARA QUÉ

A pesar de que en la actualidad son los sectores que responden a lo que hemos llamado "modelo histórico" los que multiplican llamamientos a la unidad, vale la pena preguntarse si solo de este sector pueden ser recogidos tales mensajes. Creemos que no.

Creemos que existen otros sectores que están demostrando más dinamismo y sentido de la oportunidad. Y es preciso permanecer atento a esos sectores y siempre dispuestos a ayudarles en su evolución, recoger sus sugestiones y establecer puentes con ellos.

-    Nos referimos en primer lugar a las distintas plataformas cívicas e iniciativas que están naciendo como respuesta local a problemas puntuales, en concreto al problema de la inmigración y de la seguridad ciudadana.
-    Nos estamos refiriendo también a sectores, ideológicamente ubicados en la izquierda, al menos originariamente, pero que al estar en contacto con las capas más desfavorecidas de la sociedad, están respondiendo fuera de los marcos y más allá de las limitaciones propias de la izquierda bienpensante y "políticamente correcta".
-    Nos estamos refiriendo a sectores, hoy en el PP o en ruptura con el PP, absolutamente hastiados con el cinismo de los representantes gubernamentales, su indecisión a la hora de afrontar las grandes cuestiones nacionales y su veneración a los intereses de los poderosos, los grandes consorcios industriales y los privilegiados.
-    Nos estamos refiriendo a cantidaturas independientes en muchos municipios que sostienen posturas correcta y valientes en relación a muchos temas, pero que ven sus objetivos limitados precisamente por su dimensión local.
-    Nos estamos refiriendo a movimientos sociales de protesta, movimientos y grupos que han expresado su voluntad de defender la integridad nacional, fundaciones y organizaciones antiterroristas, grupos de resistencia contra los nacionalismos periféricos, etc. que, globalmente, pueden coincidir con nuestras aspiraciones y nuestros objetivos.

¿Hacia dónde colaborar?

Existe un marco adecuado para este tipo de colaboraciones: el marco ciudadano y las elecciones municipales. El carácter mismo de estos comicios posibilita la formación de listas en las que nuestros militantes puedan participar o impulsar coaliciones y candidaturas que cuenten con el apoyo de otras fuerzas políticas y sociales.

¿Para qué buscar la colaboración con otras fuerzas?

-    Para lograr respuestas unitarias ante problemas políticas y en situaciones concretas.
-    Para lograr aumentar el peso político y el área de influencia de DN
-    Para lograr abatir a los partidos mayoritarios, al pensamiento único y a lo políticamente correcto.

LINEA DE CONVERGENCIA EN EUROPA. CON QUIEN. PARA QUÉ

En el último años se han producido espectaculares avances de las fuerzas hermanas que actúan en los distintos países europeos. No solamente han avanzado sus posiciones partidos con los que nos une una entrañable amistad, sino que, globalmente, han avanzado criterios similares a los nuestros en partidos improvisados que dan respuestas concretas a problemas acuciantes. Aun sin tratarse de partidos hermanos, son el síntoma de que una parte de la población europea empieza a identificar los problemas y a actuar en consecuencia desvinculándose de las formaciones hasta ahora mayoritarias en Europa.

Entre los partidos de tipo nacionalista que han alzado en toda Europa la bandera de la Identidad, no existe por el momento criterios unitarios, estructuras comunes, ni siquiera voluntad de cooperación. En buena parte se debe a que cada partido teme que la actividad de otros pueda menoscabar su imagen en su país. Pero en buena parte, también se debe a incomprensiones, diferencias de programa y puntos de vista divergentes en relación a muchos temas.

Y, sin embargo, es rigurosamente cierto que la cooperación más allá de las fronteras nacionales es absolutamente necesaria, o de lo contrario, se dejará la iniciativa a las formaciones democristianas, socialdemócratas, liberales de derechas, ecologista-comunistas, etc. Resulta incomprensible y lamentable que en el Parlamento Europeo no existe un grupo que represente nuestras posiciones… sino todo lo contrario. En la actualidad, Fini por su parte, Haider por otro y Le Pen, finalmente, llevan iniciativas diferentes en las instancias europeas.

Para nosotros está claro que en las actuales circunstancias existe una estructura intereuropea que, aun limitada, supone un más en relación a la ausencia total de estructuras. Esa estructura es EURONAT., de la que DN es su sección española. 

EURONAT no es un punto de llegada, pero sí un punto de partida, razonable y lógico que supone un punto de encuentro entre formaciones procedentes de distintos países. Reforzar EURONAT, realizar una convergencia de criterios sobre bases y propuestas firmes, establecer bases de cooperación entre los partidos adscritos es una necesidad urgente. Establecer un servicio de prensa e información, multiplicar los encuentros unitarios, las universidades de verano, la formación de común de cuadros, etc. son tareas urgentes que debe replantearse EURONAT.

Pero esto no basta. Es preciso ampliar el radio de acción y lograr que las incomprensiones y barreras actuales sean superados. De ahí que propongamos unos puntos de coincidencia para todos los partidos nacionalistas que en este momento están avanzando en distintos países europeos como substrato para un principio de acuerdo:

-    Defender la necesidad de contener los flujos migratorios, bloquear el efecto llamada y proceder a las repatriaciones masivas de inmigrantes.
-    Defender la necesidad de luchar contra el proceso de mundialización en nombre de la Identidad Nacional.
-    Defender la Europa de las Naciones frente a otras concepciones paneuropeas.
-    Defender la autonomía de Europa en relación a otros bloques de poder, en especial frente al mundo islámico y los EE.UU:
-    Defender la idea de un "Estado Social" que evite los excesos del liberalismo salvaje y las perversiones de una economía basada únicamente en el mercado.
-    Defender la necesidad de una "Defensa Eeuropea Común".
-    Defender la prioridad en la lucha contra el narcotráfico
-    Defender las tradiciones nacionales y la cultura occidental frente a las agresiones ideológicas y culturales procedentes de otros bloques de poder.
-    Defender la revisión del Tratado de la Unión y proponer las correcciones oportunas.
-    Defender la existencia de una legislación única y restrictiva en todo el territorio de la Unión capaz de abordar el problema de la inmigración masiva.


LA NECESIDAD DE UNA SECRETARIA DE RELACIONES

En DN, hasta ahora no teníamos necesidad de una Secretaria de Relaciones que asumiese las relaciones con otros partidos y movimientos hermanos tanto en España como en la Unión Europea y en el extranjero.

Se propone la creación de este departamento organizativo que asuma las siguientes funciones:

-    Relacionar DN con partidos y movimientos hermanos
-    Procesar toda la información procedente de estos movimientos.
-    Asumir la representación ante estos movimientos.
-    Realizar estas tareas en base a los criterios emanados del Congreso del Partido y bajo el control de la Mesa Nacional del Partido.
-    Tramitar todo lo relativo a las relaciones políticas del partido con esos partidos y movimientos hermanos, nacionales y extranjeros.

La persona adecuada para desempeñar esta tarea debe tener dos características principales:

-    Conocimiento e identificación con la línea de DN y
-    Alta capacidad para el diálogo.

Debería nombrarse este cargo en la primera reunión de la Mesa Nacional surgida del presente congreso.

(c) Ernesto Milá - infokrisis - infokrisis@yahoo,es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario