Infokrisis.- Pasamos luego en el Foro de Reflexión a las tácticas. Por esas fechas ya me estaba ganando la vida como periodista y participaba en varias tertulias radiofónicas y escribía en distintos medios de comunicación de todo tipo, por eso creía que podía aportar algún conocimiento directo. Tras volver a leer el texto, me doy cuenta de que en algún momento en 2003 debí releer estas líneas y realizar algunos añadidos por que se alude a la revista Infokrisis de la que salió un solo número pero cuya importancia radica en que fue el precedente, primer de krisis.info y luego de infokrisis.

 

7.    CUESTIONES TÁCTICAS

No hay que desdeñar la importancia de la táctica por que, en el fondo, supone la forma en la que el partido va a "vender" su programa. La táctica es la aplicación práctica de la estrategia. De ahí que para definirla deba estar clara la estrategia elegida y los objetivos políticos que se pretende alcanzar.

    No hay que olvidar que las cuestiones tácticas tienen también mucho que con las que le siguen en orden de importancia: la imagen.

"    Debe de existir una correlación lógica entre estrategia - táctica - imagen, o de lo contrario, si no hay una extrema coherencia entre ambas, será imposible avanzar.
"    Si la estrategia es de "inserción parlamentaria", se trata de adoptar la imagen más eficaz para alcanzarlo y, para ello, es evidente que hay que renunciar a formas exteriores del modelo histórico.
"    Si no se tiene la suficiente decisión para realizar esta ruptura no vale la pena iniciar el trabajo político: la imagen imposibilitará que la estrategia llegue a buen puerto.

    La estrategia debe estar siempre presente a la hora de elegir tácticas adecuadas. Políticamente existen decenas de tácticas diferentes, pero no todas ellas están adaptadas para la aplicación de una estrategia. En los grupos del "área nacional" ha sido frecuente el mero "tacticismo", es decir, no hacer lo que convenía hacer sino lo que se tenía ganas de hacer o bien lo que se sabía hacer: se sabían hacer manifestaciones, colgar carteles y realizar celebraciones, sin preguntarse en ningún momento si eran las más adecuadas y si no se trataría de variar las tácticas. Lo que ocurría es lo habitual cuando las tácticas no están unificadas por un criterio estratégico claro: unas tácticas contrarrestaban a otras y no daban la imagen que se pretendía del partido.

    Idéntico riesgo tiene el subjetivismo a la hora de analizar la coyuntura política. El subjetivismo es la madre de todas las derrotas por que trastoca la visión que se tiene de la realidad y ésta se tamiza a través del prisma deformante de lo que nos gustaría ver. El caso de la Plataforma per Catalunya es bien notorio: olvidando que el problema de la inmigración es un problema de Estado, extrapolan las conclusiones parciales de la situación de la Catalunya interior (la Catalunya profunda), globalizando la experiencia y trasladándola a la Catalunya Nova (los grandes núcleos urbanos del cinturón industrial de Barcelona), concluyendo que la propuesta que puede llegar a ser relativamente comprendida en un marco, lo será en otro, a pesar de que su resolución se opere a escala de Estado. ¿Qué ocurre? Que la PxC no ha sido consecuente con su análisis: si existe un problema prioritario (inmigración masiva), no se puede atenuar su impacto proponiendo un regionalismo ingenuo y pueblerino

    Vale la pena entrar ahora en la consideración de qué tácticas utilizar y en los patrones para reconocer cuáles son las más adecuadas.

Seleccionar áreas de trabajo. Desgraciadamente no podemos realizar un trabajo a nivel nacional que tenga repercusiones reales. Estamos, por tanto, obligados a realizar trabajos en determinadas zonas. Se trata entonces de aislar en qué zonas podemos trabajar y, dentro de las grandes ciudades, en qué barrios podemos obtener mejores resultados. Creemos que está claro que hay cuatro zonas preferenciales: algunos barrios de Madrid, de Valencia y de Barcelona, los cinturones industriales de estas ciudades, la zona de la Vega Baja en Alicante y la zona del Maresme. En estas zonas, por lo demás, contamos con unas bases mínimas militantes que permiten realizar trabajo real.

Seleccionar medios de comunicación: por lo mismo no estamos en condiciones de aspirar a aparecer diariamente en los medios de comunicación, ni siquiera con cierta periodicidad en los medios de comunicación nacionales. Sin embargo, si podemos aspirar a aparecer con cierta frecuencia en radios locales, medios de comunicación locales o regionales, etc, es decir, en medios de comunicación de segunda fila, pero que tienen una clientela y un impacto real sobre sectores de la población. Se trata de bombardear a diario a estos medios con llamadas telefónicas, comunicados, artículos, presencia física, etc.

Establecer bases de datos a nivel local: en los últimos 25 años hemos dado vida a diversos movimientos políticos de los que solo quedan listados de direcciones. Un listado pierde eficacia con los años. Se calcula que la máxima eficacia de un listado se prolonga durante los cuatro años siguientes a su elaboración, luego va disminuyendo a razón de un 5% anual. Sin embargo, la experiencia demuestra que estos listados incluyen "votos seguros" e indican donde están bolsas de simpatizantes que son lo único que podemos salvar del trabajo político pasado. Al mismo tiempo se trata de elaborar nuevas bases de datos de periodistas, medios, contactos, asociaciones, etc. Los programas de base de datos permiten tratar el listado como un bloque único o bien subdividirlo en listados específicos ordenados según edad, afinidad, sexo, etc.

Aplicar las nuevas tecnologías: además de Internet debemos procurar aplicar otros elementos derivados de las nuevas tecnologías:

-    Vídeo: los modernos métodos de edición y grabación permiten que con un vídeo doméstico se puedan articular reportajes sobre la situación en un barrio concreto que luego puede difundirse en ese barrio, o bien a nivel nacional.
-    Audio: así mismo se trata de promocionar conjuntos musicales propios que animen las reuniones del partido, creen letras pegadizas o adapten piezas de otros grupos. En este sentido, la experiencia demuestra que lo que teorizó la Guardia de Hierro en los años 30, sobre la importancia de la música en el trabajo político, es todavía válido.

Referencia particular a Internet: hemos desvinculado a Internet del resto de nuevas tecnologías por la importancia que ha demostrado tener en la difusión de ideas en los últimos años. De las experiencias extraídas en los últimos cinco años de Internet podemos deducir:

o    El diseño de una web difícilmente supera el año de actualidad. Es preciso renovar, como mínimo anualmente, la estructura, el lenguaje de programación y el skin de la web.
o    Es importante que exista una web centralizada y que esa web:

"    esté en vanguardia de diseño,
"    que sus contenidos expresen la opinión del partido y las biografías de sus dirigentes,
"    que publique comunicados constantes sobre la situación política nacional e internacional,
"    que dé cuenta de las actividades programadas
"    que incluya archivos de audio y vídeo fácilmente descargables
"    y que, en un área reservada, presente textos de formación para militantes y cuadros.

o    Ahora bien, junto a la importancia de una web central de lo que se trata es de crear anillos de webs identitarios adaptados a distintas utilidades de propaganda.
o    Lo importante es destacar las posibilidades que tiene Internet para la expansión de ideas:

"    En Internet existe una mayor igualdad de posibilidades entre partidos
"    La audiencia de Internet aumenta de día en día: hoy tienen más lectores los confidenciales de Internet que la prensa clásica.
"    En el futuro se votará por Internet.
"    Los costes de envío de publicidad a través de Internet son prácticamente cero.
"    El incremento de la velocidad de transmisión de datos permite incorporar elementos de vídeo con comodidad.
"    Es viable establecer a corto plazo un canal de radio o de TV a través de Internet.

o    También es importante intentar establecer barreras entre lo que es el área identitaria y nacional-popular y otras áreas conflictivas. Solamente protegién-dose el área de los nicks provocadores, de los elementos que difunden mentiras y calumnias como práctica habitual, de los gilipollas que divagan por la red, etc. se puede apurar al máximo las posibilidades de Internet. Es preciso, por ejemplo, que los militantes del partido dejen de estar presentes en foros "freakis" (el de España 2000 que se ha convertido en el pozo de inmundicias del ambiente).

Prensa clásica: en abril de 2003 publicamos el primer número de la revista Krisis con la intención de distribuirla en kioscos. Por distintos motivos esta distribución no se pudo realizar, pero aún así vale la pena abordar la publicación de una revista de esas características:

o    Tirada mínima 10.000 ejemplares.
o    Páginas 20 a color
o    Tirada: rotativa
o    Formato: tabloide papel prensa
o    Distribución: a través de kioscos
o    Coste: 250.000 pts
o    Aparición: mensual
o    Orientación: revista de información política y cultural no adscrita al partido, pero que difunda la línea del partido.
o    Viabilidad comercial: la revista es viable a partir de la venta de 2000 ejemplares y de 50 suscripciones por número.

Concepto de "Cuádruple C": el mitin clásico debe ser desterrado salvo en ocasiones excepcionales. Hay que sustituirlo por lo que podemos llamar el "complejo triple C", esto es Cena - Conferencia - Concierto - Confraternidad. Hay que tener en cuenta que no disponemos de oradores excepcionales que capten la atención del público durante mucho rato. Por lo demás, incluso la gente que asiste a un mitin prefiere que éste sea corto, y la gente joven prefiere que toquen algún o algunos grupos musicales. Previamente, la cena o bien el "picoteo" de canapés, tapas, etc. permite que con la entrada se puedan sufragar los gastos de local. Se trata de lograr: educar políticamente a las masas que lleguen hasta nosotros e incorporarlos a nuestra comunidad política.

Campañas políticas: todos estos elementos, más el resto que componen las técnicas políticas clásicas (carteles, panfletos, manifestaciones, etc.), deben articularse en el seno de campañas políticas. Estas campañas políticas en sí mismas deben tener un objetivo bien preciso (captar un número determinado de militantes, aumentar la incidencia en un barrio concreto, etc.), se debe habilitar un presupuesto mínimo, debe de estar completamente diseñada antes de comenzar y debe concluirse realizando un balance de los resultados obtenidos. Las campañas pueden ser locales, regionales o nacionales, según el organismo que las impulse.

El cerco del silencio: resulta evidente que cualquier campaña resulta mucho más eficaz si tiene un eco mediático. Especialmente en períodos electorales, los grandes medios de comunicación bloquean la publicación de informaciones sobre partidos minoritarios. Existen dos formas de superar ese cerco de silencio. O bien incidiendo sobre los medios de comunicación de segunda fila, o bien realizando acciones espectaculares. Las "acciones espectaculares" son aquellas que llaman la atención por sí mismas (militantes encerrados o encadenados en algún lugar público, ocupaciones pacíficas de locales determinados, etc.). Cuando en 1972 Ordre Nouveau veía como los grandes medios ignoraban sus manifestaciones ocupó la redacción de "Le Figaro" a la hora de cierre. Se trata de que los abogados estudien el desarrollo de la acción y sus implicaciones jurídicas para asegurarse de que no tienen consecuencias para los militantes que las protagonicen. Si estas acciones son realizadas coordinadamente en varias provincias puede obtenerse un eco mediático notable.

Lo que se trata de evitar: una acción táctica debe medirse en función de su oportunidad, de su adecuación para hacer avanzar la estrategia y de que refuerce la imagen del partido. Luego aludiremos a la imagen, pero baste decir por el momento, que el partido no puede tener una imagen camorrista, sus manifestaciones no pueden ser concebidas como operaciones paramilitares agresivas, nunca hay que realizar acciones que supongan una vulneración del marco legal o generen inquietud o violencia en un barrio. Ejemplo en un sentido y en otro: las manifestaciones de España 2000 en Ruzafa terminaron siendo condenadas por los propios vecinos y por los pequeños comerciantes. En L'Hospitalet, por el contrario, fueron los propios vecinos quienes llamaron a DN, quienes formaron lo asencial de la manifestación ciudadana (450 vecinos y 15 militantes de DN) y fueron ellos los que protegieron a los militantes de DN cuando la policía hizo amago de identificarlos.

La esencia de la táctica: creemos necesario recordar una serie de postulados sobre los que debe desarrollarse la táctica del partido:

-    Diferenciar entre agitación y propaganda: la agitación es la difusión de pocas ideas entre mucha gente y tiende a captar afiliados; la propaganda es  la difusión de muchas ideas entre poca gente y tiende a formar cuadros.
-    Ganar Fuerza Social: El desarrollo de cualquier táctica tiene como objetivo la incorporación de sectores para la recuperación y el avance de la idea identitaria. Sin embargo, el crecimiento numérico del partido no es tan importante como el aumento de su Fuerza Social. Entendemos por fuerza social el resultado del producto de la Agitación por la Propaganda por la Organización, siendo la organización la suma de la doctrina, la clase política dirigente (los cuadros), los objetivos políticos, la estrategia, la táctica y la imagen.
-    Los tres principios de la agitación política deben de ser:

o    Unir lo particular con lo global.- los problemas inmediatos que experimentan las masas a los problemas políticos derivados de la globalización. Insertar cada problema particular en un contexto global, demostrando que la solución pasa por solucionar las cuestiones globales.
o    Unir la vanguardia a las masas.- evitar que el partido se convierta en una secta separada y distanciada de las aspiraciones, los objetivos y los problemas de las masas. El partido debe dirigir y orientar a las masas, sin desvincularse de ellas y procurando encarnar en todo momento sus valores, aspiraciones y objetivos. El partido debe procurar que todos sus militantes se conviertan en propagadores de su programa en el seno de las masas.
o    Unir la teoría a la práctica.- la experiencia muestra que no puede actuarse sin principios, pero que los principios tienen como objetivo ser aplicados a lo contingente mediante una práctica política. No existe teoría que valga la pena ser defendida si no puede traducirse en una práctica política concreta y si esa práctica no tiende a orientar la acción de las masas y alterar las correlaciones de poder.

Comentarios  Ir a formulario