"Juan Orth" en el mistero de Rennes Le Château

Publicado: Jueves, 29 de Octubre de 2009 23:18 por Ernesto Milá en CULTURA

Infokrisis.- Escribimos este artículo hace veinte años para una revista ya desaparecida cuando el tema de Rennes-le-Château y el cura Berenger Sauniere, causaban furor. A poco de empezar a recopilar datos sobre "Juan Orth" y su hermano, advertimos que ambos personajes trascendian con mucho el tema en el que se les había implicado. Queda por decir que la mansión de Luis Salvador de Habsburgo-Lorena en Mallorca es propiedad actualmente del actor Michael Douglas.

*     *     *

Dos de los tres hijos del Gran Duque Leopoldo III de Habsburgo-Toscana y de María Antonia de Borbón, prima de la reina María Cristina de España, dieron mucho que hablar en la frontera entre el siglo XIX y el XX. Su rama familiar está íntimamente ligada al misterio que desde hace treinta años cautiva imaginaciones: el que tiene como centro a un pequeño pueblo pirenaico Rennes le Chateau.

JUAN SALVADOR HABSBURGO-TOSCANA EN RENNES LE CHATEAU

Ponemos en guardia al lector: no todo lo que se ha escrito sobre el pequeño pueblo de Rennes le Chateau es cierto. Las mistificaciones -especialmente las contenidas en el best-seller "El enigma sagrado" y en concreto todo lo relativo al seudo-Priorato de Sión- no resisten un análisis histórico pormenorizado. Pero el misterio subsiste y vamos a intentar resumirlo.

Un cura rural, Berenger Sauniere, llega al pequeño pueblo pirenaico de Rennes le Chateau; inicia las obras de restauración de su pequeña iglesia merovingia y encuentra en un balaustra hueco unos pergaminos. Va a París a descifrarlos contactando, no se sabe a ciencia cierta por qué medios, con uno de los grupos rosacruces, el dirigido por Zar Peladan. A su regreso a Rennes, el cura empieza a gozar de una situación económica privilegiada que muestra a través de un tren de vida desmesurado y de edificaciones que todavía pueden verse en el pueblo. ¿De dónde procedía su fortuna? ¿qué contenían los documentos que encontró? tales son los misterios centrales en torno a los cuales aparecen otros datos no menos incomprensibles; por ejemplo: ¿por qué el Archiduque Juan Salvador de Habsburgo-Toscana fue a visitar en tres ocasiones al cura de aquel pueblo perdido?

Precisamente uno de los pocos datos de los que uno puede fiarse en todo este misterio es la presencia del Archiduque en Rennes los años 1888, 1889 y 1890. La fuente no es únicamente la memoria popular de Rennes que conoció al Archiduque como "el extranjero", sino, sobre todo, los archivos de los servicios de inteligencia -en concreto del Deuxiéme Bureau- para los cuales no pasó por alto la presencia de un miembro de la familia real de una potencia extranjera y, además, enemiga. Juan Salvador fue interrogado por los funcionarios sobre los motivos de su presencia en Rennes. "Turismo" contestó... ¿solo turismo?

DE JUAN SALVADOR A JUAN ORTH

La biografía del Archiduque Juan Nepomucemo Salvador de Austria es sencillamente impresionante. Júzguese sino. Nacido en Florencia en 1852, mandó una división del ejército austro-húngaro a los 26 años y aspiró al trono de Bosnia-Herzegovina. En 1887 se enfrenta con el Archiduque Alberto, perteneciente a la otra rama de los Habsburgo, la vienesa, a raíz de la sucesión al trono de Bulgaria a la que Juan Salvador aspira.

Como su hermano Luis Salvador, se trataba de un hombre admirador de las artes y de las letras, pero también del esoterismo. En 1885 escribe un libro titulado "Ojeada sobre el espiritismo" y el libreto de un espectáculo "Los Asesinos", sobre la secta ismaelita del "Viejo de la Montaña", versión islámica de la Orden de los Templarios.

Un año después del conflicto con el Archiduque Alberto aparece por primera vez en Rennes le Chateau. Lo hará una segunda y una tercera vez. Inmediatamente después de esta última visita renuncia a sus títulos nobiliarios y adopta el nombre de Juan Orth (era dueño del Castillo de Orth). Unos pocos meses después se embarca como capitán del buque mercante "Santa Margarita" de pabellón argentino.

En 1891 desaparece tras hundirse el barco en las costas de la Patagonia y durante años no vuelven a tenerse noticias de él. Sin embargo, no había muerto como se dijo en Europa. El Senador Argentino Eugenio Garzón, afirmó haberlo encontrado en Concordia, provincia de Entre Rios, entre 1899 y 1903. Trabajó en los astilleros Nino y luego marchó a Villa-Rey en Paraguay.

En 1906, otra fuente, el periodista francés George Sacour, publicó un artículo en la revista "Je sais tout" en la que afirmaba que en el curso de un viaje desde Concepción a Buenos Aires, le acompañó en el tren un extraño personaje que conocía perfectamente la vida palaciega de las dos ramas de los Habsburgo. Por lo demás su parecido físico con las últimas fotos que constaban del Archiduque era extraordinario y a pesar de que negó serlo, el periodista no albergó la menor duda sobre quién se trataba.

Según el Senador Garzón -que narró todo esto en un libro de memorias- el 28 de noviembre de 1905, el Archiduque embarcó para el Japón y nadie volvió a tener noticias suyas.

El registro civil austríaco lo declaró legalmente muerto el 6 de mayo de 1911.

¿EL PADRE BERENGER SAUNIERE ESPIA?

Como se sabe el padre Sauniere era, políticamente, un monárquico integrista que fue sancionado al menos en una ocasión por la virulencia antirepublicana de sus sermones. El jefe de los republicanos de la zona era en la época el notario de Esperaza, pueblo próximo a Rennes, que estaba continuamente pendiente de los movimientos subversivos del misterioso sacerdote.

Esto explica el porqué los servicios de seguridad detectaron con tanta facilidad y en tres ocasiones la presencia del Archiduque austríaco en Rennes. Interrogado amistosamente declaró que realizaba un viaje de Italia a España y que fue a Rennes "casualmente". Pero esto es apenas creible. Los caminos que conducían a Rennes eran -y son- extremadamente malos, el paisage de la zona es bastante árido y Rennes está al final de una carretera, hace falta tener la intención de ir allí expresamente para advertir la presencia de un pueblo que no figura siquiera en muchos mapas.

En la época el bulo popular veía en el Padre Sauniere a un espía alemán; incluso se difundió el mito de que guardaba un cañón en la Torre Magdala uno de los inmuebles por él construidos. Todo esto eran evidentemente exageraciones.

Ahora bien, es cierto que el Archiduque que luego se convertiría en Juan Orth, venía de Barcelona y que en esa época Barcelona era uno de los lugares clave para la inteligencia alemana. Fue en la Ciudad Condal, por ejemplo, donde residió durante la primera guerra mundial Graf von Kron, jefe de los servicios secretos alemanes. Todo esto hizo pensar a la inteligencia francesa si Rennes, por su discreción y ubicación geográfica, no sería el punto ideal de encuentro entre agentes alemanes que operaban a ambos lados de la frontera franco-española. No se probó nada, evidentemente. Pero otro pequeño dato contibuye a establecer una relación entre el Padre Sauniere y la monarquía austro-húngara.

UN DATO INCOMPRENSIBLE

Otro dato que está fuera de toda duda es la existencia de una cuenta numerada en la Banca Fritz Dorge de Budapest que perteneció a Berenger Sauniere y con un alto movimiento de capitales. Se sabe también de forma cierta que el padre Sauniere se ausentaba en ocasiones durante largo tiempo de su parroquia. Iba en ocasiones a Perpignan en donde poseía otra cuenta en el Banco "Veuve Auriol et ses Fils", el más importante de la época en aquella ciudad. ¿Cómo interpretar todo esto?

La cuenta de Perpignan puede entenderse por la proximidad geográfica con Rennes le Chateau, pero la de Budapest no puede entenderse sino es en relación a algún interés que tuviera en aquella ciudad perteneciente al imperio austro-húngaro. Y estamos persuadidos que aquí reside toda la clave del misterio.

Otro dato nos remite, igualmente a Austria. La esposa del Conde de Chambord, aspirante legitimista al trono de Francia, giró al padre Sauniere la cantidad de 3.000 francos-oro. Esto se ha querido explicar por los fervores monárquicos del cura; sin embargo, no hay que olvidar que la Condesa de Chambord era de origen austríaco.

EN EL HUMBRAL DE LA RESOLUCION DEL MISTERIO


En los años sesenta, Gerard de Sede, tuvo la responsabilidad de sacar a la luz pública la historia del padre Sauniere. Mientras trabajaba en su libro "Templarios entre nosotros", un extraño sujeto entró en contacto con él, Pierre Plantard, quien le hizo llegar documentos espurios sobre el tema. Con posterioridad fue el mismo Plantard quien embaucó a los autores de "El enigma sagrado" y les persuadió de qué él era el último descendiente de los merovingios, y al mismo tiempo Granm Maestre del Priorato de  Sión, dueño del "oro de Rennes" que el padre Sauniere recibió en usufructo. Todo esto era una patraña y a Gerard de Sede se debe la honestidad intelectual de revisar la historia a la que él mismo dio origen.

Para De Sede no hay duda que los documentos encontrados por el padre Sauniere en su Iglesia fueron utilizados para chantajear a la familia real austríaca y harían prevalecer los derechos de una rama dinástica sobre la otra. La rama dinástica perjudicada por la eventual publicación de esos documentos, decidiría girar cantidades frecuentes de dinero al padre Sauniere para mantenerle callado. Sauniere no estaba solo, es casi seguro que perteneció a la Orden Rosacruz dirigida por Zar Peladan, cuyo secretario particular era Georges Monti. Monti constituyó en los años treinta una asociación secreta, la Orden Alfa-Galatas a la que perteneció Pierre Plantard y es posible que éste hubiera tenido acceso a alguno de los secretos que sobre Rennes, o sobre el padre Sauniere, sabía Georges Monti (que murió asesinado en París).

El chantaje a la familia real austríaca explicaría, tanto las donaciones de la Condesa de Chambord, como la existencia de una cuenta corriente en Budapest, así como el contenido de los documentos que encontró el padre Sauniere en su iglesia y, finalmente, el origen de sus misteriosos fondos.

Pero el misterio pasa a ser menos apasionante: ¿cuál era el contenido de los documentos hallados por Sauniere -o acaso falsificados- que impulsó a los Habsburgo a girarle enormes sumas de dinero ya desplazar a uno de sus miembros a entrevistarse con Sauniere en un pueblo tan alejado?

[RECUADRO FUERA DE TEXTO]

Luis Salvador, hermano de Juan Orth, un personaje notable


Rubén Darío en su "Epístola a Madame Lugones" escribe: "Hay no lejos de aquí un archiduque austríaco... es un pariente de Jean Orth". Darío alude a Luis Salvador de Habsburgo.

Conocido como el "archiduque viajero", Luis Salvador fue un personaje muy ligado a España y así mismo, llevó una vida anómala para un noble.  A los 19 años llegó a Mallorca y a partir de ese momento frecuentaría la isla hasta su muerte, convirtiéndose en un personaje popular y conocido entre los lugareños.

Hombre muy erudito ingresó en la Real Academia de Historia española y fue nombrado Hijo Adoptivo de Mallorca. Su verdadera casa era su yate "Nixe" con el cual viajó por todo el mundo.

Conoció a los máximos exponentes de la Renaixença cultural catalana de finales del siglo pasado, entre otros a Santiago Rusiñol y a Jacinto Verdaguer. No hay, sin embargo, datos objetivos -a pesar de que se ha comentado su interés por las ciencias ocultas- que permitan relacionarlo con el "affaire" de Rennes le Chateau.

Como su hermano Juan Salvador, se sentía distanciado de la Corte de Viena hasta el punto de que en su testamento escribió: "No quiero yacer en la cripta de mis antepasados; deben enterrarme en el Sahara". ¿Este rechazo a la familia real austríaca procedía de haber compartido con su hermano Juan Orth el contenido secreto de los documentos hallados por el padre Sauniere?

(c) Ernesto Milà - infokrisis - htttp://infokrisis.blogia.com - infokrisis@yahoo.es - Prohibida la reproduccion de este texto sin indicar origen

 

Comentarios  Ir a formulario