" Todo va bien, no habrá guerra civil, el Estado lo tiene todo en sus manos". Tal es el discurso oficial implícito. Aquellos que lo sostienen no han sido evidentemente jamás atacados de noche o en un tren, jamás asistieron al saqueo de un supermercado, jamás vieron una horda étnica; son los periodistas-espectáculo o los políticos. El tabú se formula así: "sobre todo, no evocar la amenaza de una guerra civil étnica". Si no, a uno se lo asimila a un profeta de la desgracia, a un provocador de la violencia. Nadie debe contravenir el tabú del optimismo oficial respecto del pretendido control de la violencia étnica. 

Los medios tienen el orden de minimizar, o de no decir nada de los tumultos y de las incursiones. Jamás la televisión mostró los bosques de banderas algerianas y de eslóganes escritos en Árabe en las circunscripciones de los suburbios (como durante el "festival" del mundial de 1998). Tampoco nunca ninguna fotografía o film sobre los numerosos graffiti del tipo: " Los Árabes enculan a Francia ". Se trata de disimular todo signo de hostilidad. El fuego deja rescoldos, pero dormid en paz, bravos palurdos, no habrá incendio. Aquellos que piensan lo contrario desarrollarán fantasías vergonzosas, siendo una cuestión de la psiquiatría o de la provocación.     

* * *

Por tanto, se llega a un punto en que la izquierda "antirracista" misma, que teme esta amenaza, comienza a entrar en pánico ante las consecuencias de su propia laxitud. El trotskista Julien Dray, al cargo de la política del consejo regional de Ile-de-France, afirmó en una entrevista: " Es urgente tener en cuenta hasta qué punto dos mundos están en camino de construirse paralelamente. Hay urgencia, hace falta actuar muy rápido, si no se puede pagar caro en los años venideros. Las armas de fuego saldrán". Y ya empiezan a salir. Cada vez más frecuentemente, las armas de fuego, de caza o de guerra, son empleadas en los actos delictivos. Lo cual prueba, en las ciudades, la existencia de arsenales. Recientemente, el Estado ha exigido que todos los poseedores de armas de caza las declararan. Se trata de disuadir a los Europeos de utilizar fusiles en caso de tumultos, de incursiones, de guerra en las calles o de agresiones. Por supuesto, los Beurs-Blancs de las ciudades de inmigrantes no declaran jamás sus armas. Todo sucede como si se quisiera desarmar a los Europeos, creyendo que esta medida chapucera impedirá la guerra civil. Simplemente se arriesga con ella a favorecer la victoria de los instigadores sobre el terreno.     

El Estado mismo no excluye la hipótesis de una guerra civil étnica mientras lo exorciza. Estas simulaciones de disturbios a gran escala, simultáneas a lo largo de todo el territorio, han sido emprendidos, con la implicación de la policía y de la gendarmería, e incluso del ejército. Comienza la preocupación respecto del éxodo de las poblaciones europeas (socialmente favorecidas) desde las zonas donde la proporción de inmigrantes y de sus perjuicios sobrepasan cierto nivel. Después de 1994, según el último censo del INSEE (Instituto nacional de las estadísticas y los estudios económicos) 500.000 personas dejaron Ile-de-France y el mismo fenómeno comienza a notarse en las conurbaciones de Marsella, Lyón y Lille (20000 Europeos abandonan cada año Marsella). El ministerio de interior sabe muy bien que la partición territorial ha comenzado. Pero que nadie a se le ocurra abrir la boca...

Los poderes públicos no ignoran que la delincuencia afro-magrebí representa en las grandes aglomeraciones entre el 50% y el 70% de la criminalidad general y se atribuye como causa del 90% de las agresiones violentas contra personas y bienes. Y uno se imagina que faltan hechos, que se atenúan o se hacer desaparecer. Vieja táctica del exorcismo social: creyendo que no nombrándolas, se van abolir las cosas. El Estado rehuye comunicar las estadísticas establecidas en términos de origen étnico; la prensa minimiza o obvia los disturbios (2 por semana en Francia en 1998 constatadas por la A.F.P., pero raramente con repercusión mediática) como las agresiones y crímenes racistas contra los Blancos. Se habla de "jóvenes" en un lenguaje almidonado, para no asustar a la población, como si se tratase de un problema socioeconómico o cultural de conflictos de generaciones. Se intenta hacer pasar un conflicto étnico-racial por un conflicto generacional. O, si procede, por un conflicto socio-económico.   


 * * *

Pierre Vial escribió: " Se asiste asimismo a los preliminares de una guerra étnica  " (en Guera étnica, la amenaza, articulo aparecido en Terra et Peuple en otoño de 1999). En este artículo, cita la conclusión alarmista del todavía muy políticamente correcto Progrés de Lyon, luego de una ocupación sangrienta cometida en Saint-Etienne: " Esta auténtica guerrilla urbana ha devenido hoy moneda en curso. " Incluso los medios bien-pensantes no pueden impedir levantar un poco el velo.

Muchos altos funcionarios, que son bastante más informadores, me señalaron que la principal preocupación del Ministerio de Interior después de 1995 es el de evitar que la delincuencia no se torne guerra civil, de reflexionar qué se puede hacer para enfrentar y sobre todo evitar que los franceses no crean en esta posibilidad para que no lo creen ellos mismos.

El Estado no tiene el coraje de afrontar una tal guerra civil étnica. Por medio de una política chapucera, intenta comprar la calma de las "poblaciones peligrosas"

Ellos saben que las ciudades incontrolables y las zonas de no-derecho sobrepasaron los 200 aproximadamente al comienzo del decenio hasta 1200 aproximadamente en 1999. Saben que, como al comienzo de la guerra de Algeria, el engranaje está colocado y comienza a rodar a toda velocidad. Pero esperan poder detener el curso del destino a través de las viejas recetas financieras o de políticas de "reorganización de las fuerzas del orden", como si fuera una cirugía sobre una pierna de madera.

En realidad, esta generación que nos gobierna, la mía, la del baby-boom y del Mayo del 68, sumida en una ideología incorregiblemente conciliadora rechaza la idea misma de conflicto. Las nociones de enfrentamiento y de urgencia les son insoportables. Pero saben, en el fondo de sí mismos, que no pueden escapar a ellos.

(c) Por el texto: Guillaume Faye

(c) Por la Edición Francesa: Editions de l'Aencre

(c) Por la traducción castellana: Miguel Ángel Fernández

Comentarios  Ir a formulario