Infokrisis.- Esta capítulo precisa de los gráficos para entenderlo, de la misma manera que el resto de la obra gana en comprensión añadiendo las fotos que esperamos poder incluir en las próximas semanas. Así mismo, haremos otro tanto con los gráficos que en este momento permanecen en otros disketes a rescatar. Dejamos, por tanto, el hueco para insertar estos gráficos y las fotos correspondientes.

 

 

 

El misterio de la Catedral de Barcelona
Primera Parte
Capítulo XIII
LAS UNIDADES DE MEDIDA Y LA DIVINA PROPORCION

Esta medida está incluida en la fachada de Santa Lucía: la Canna de Destre, tallada en la confluencia de la calle de Santa Lucía con la calle del Obispo. Su medida es 2,796 m. Estaba dividida en 12 palmos catalanes de 0’233 m. Así mismo existía otra medida, la Caña de Santa Lucía, muy utilizada entre los barceloneses. Su medida era 1,55 m. Aun hoy puede leerse en la fachada de Santa Lucía una pequeña inscripción latina que nos habla de un pozo que allí existió a dos cañas de profundidad, es decir, a casi cinco metros y medio. Tal es la escasa profundidad a la que pasa por la zona el "riu de Sota" o "Riu de Santa Eulalia".

Ninguno de estos números es arbitrario; los tres tienen su razón de ser matemática. Mas adelante veremos que las proporciones de la catedral son el doble de largo que de ancho y, en volumen, la misma altura que anchura. La catedral, en la práctica, es un prisma apaisado formado por dos cubos. Más adelante insistiremos en estas proporciones. Baste decir, por el momento que existen dos diagonales que unen los vértices opuestos de este prisma, una en superficie y la otra en volumen. Calcular su medida es fácil a poco que observemos el gráfico




Grafico 1

x = diagonal del rectánculo ABCD   x =  (12 + 22) =  5 = 2’23
y = diagonal del prisma AC’   y =  (12 + 2’232) = 2’44
    Ahora bien, estas razones matemáticas nos aproximan al Número de Oro y a la Divina Proporción en función de la cual se trazaron los dos brazos del crucero de la Catedral románica que luego heredó la gótica: la Puerta de San Ivo y la Puerta que abre la Catedral al Claustro. La mitad de la diagonal ABCD es  5/2, es decir  1,11 y la mitad de la diagonal AC’ es 1,22. La suma de ambas cifras nos da la medida del Palma Catalán. Y doce veces éste la Caña de Destre que puede verse en el ángulo del muro de Santa Lucía:
1’11 + 1’22 = 2’33    ;     2’33 x 12 = 27’96
    La relación con la Divina Proporción se establece a partir del rectángulo ABCD. La sección áurea de la diagonal AC es FC, es decir










Gráfico 2

    Siendo OC =  5/2 y FC = (1+ 5)/2 = 1,618, es decir el Número de Oro. Esta ecuación nos da, al mismo tiempo, la longitud del segmento que une los vértices alternos de un pentágono regular, figura que, como veremos más adelante, tiene mucho que ver en el trazado del plano de la Catedral de Barcelona. El Número de Oro está, pues, insertado en las proporciones del pentágono.













Gráfico 3

Queda por elucidar el origen de la Caña de Santa Lucía. El número 1’55 no es tampoco arbitrario. Procede de la proporción

x2 =  (2 + 1) , es decir, x2 = 1’41 + 1) , de donde x =  2’41 = 1’55

Esta suma de  2, diagonal de un cuadrado de lado 1 y el propio lado del cuadrado, supone una aplicación del Teorema de Pitágoras para un triángulo cuyos catetos miden, respectivamente, 1 y 1’41.

Esta Caña de Santa Lucía es importante por que las principales dimensiones de la Catedral están conseguidas multiplicando su medida por unidades enteras. Las cifras obtenidas son exactas o bien hay pequeñas diferencias, con las medidas de la Catedral. Por ejemplo, la longitud exterior del Templo son 93 m. es decir 93 : 1’55, la altura 28 m. (28 : 1’55 = 18’06), la altura de los campanarios poco más de 53 metros (53 : 1’55 = 34’19), la longitud interior 79 metros (79 : 1’55 = 51) y el arranque de los arcos de las pilastras 15,5 metros (15,5 : 1’55 = 10). Cuando se trata de cantidades no exactas estamos ante una diferencia de muy pocos centímetros o, incluso, escasos milímetros. Piénsese lo que representa esa diferencia en las dimensiones de la Catedral. Por lo demás, las medidas que hemos utilizado, posiblemente contengan algunos errores.

Ya sabemos la medida que se utilizó -la Caña de Santa Lucía equivalente a 1’55 metros-. Veamos ahora como se eligió el punto generatriz. Entre la construcción de la Catedral Paleo-cristiana y la colocación de la primera piedra de la románica, transcurrieron casi quinientos años; algo debió ocurrir con la corriente telurica que circulaba bajo el Táber, el "Riu de Sota" o "Riu de Santa Eulalia", algo que desplazó el punto de máxima influencia telurica del baptisterio paleo-cristiano a la actual cripta de la Catedral. Probablemente algún desplome varió el curso de esta corriente telúrica y obligó a buscar un nuevo emplazamiento; de ahí que entre ambos centros telúricos existiera una diferencia de casi veinticinco metros. Corrió a cargo de algún "sensitivo", marcar el punto de mayor intensidad de la corriente telúrica. Este se situó en la zona donde hoy se encuentra el altar mayor, coincidiendo con la clave de bóveda de la cripta, la clave de bóveda mayor del presbiterio y la Santa Cruz del terrado. Inmediatamente se urdió la leyenda de que era en ese punto donde Santiago el Mayor predicó sobre una piedra cúbica, leyenda que ha llegado hasta nosotros. [Foto 25.- LA SANTA CRUZ EN EL TERRADO DE LA CATEDRAL, EN EL MISMO EJE QUE LA CLAVE DE LA BOVEDA MAYOR DEL PRESBITERIO, EL ALTAR Y LA CLAVE DE BOVEDA DE LA CRIPTA][Foto 26.- LA "CANA DE DESTRE" EN EL ANGULO DE LA CAPILLA DE SANTA LUCIA]

(c) Ernesto Milá - infokrisis - infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la reproducción total o parcial de este texto

Comentarios  Ir a formulario