Hay un problema de fondo en todo esto: la cuestión estratégica. Desde 1981 la derecha radical carece de estrategia. ¿Crees que es posible reconstruirla en este momento?

Sí, pero vale la pena recordar que es estrategia: el plan general de operaciones para la conquista del objetivo político prefijado. Así pues, para hablar de estrategia hará falta aludir antes al problema de los objetivos políticos.

¿Cuál en tu opinión el objetivo político principal en este momento?

Zapatero se mantiene en el poder (y con él la ideología humanista-universalista que le anima y, con él, el proyecto globalizador que tiene detrás) gracias a la "paz social" comprada a los sindicatos. Es precisamente por el silencio de los sindicatos por lo que está tranquilo. El mundo sindical es inaccesible para el PP, por tanto, mientras esté callado, ZP conservará lo esencial de su base electoral. De ahí que la desestabilización del mundo sindical sea la condición previa para la caída de ZP y el inicio de la caída de las fichas del dómino en cadena. El problema actual es que ni centro-derecha, ni centro-izquierda tienen alternativas ante la crisis, y no la tienen porque su postura a favor de la globalización hace imposible construir alternativas sólidas a la crisis. De ahí la necesidad de encontrar el "eslabón más débil" en la cadena de apoyos de Zapatero. Si el objetivo es la desestabilización de la caída de Zapatero, habrá que buscar el eslabón más débil de su cadena de apoyos. Por otra parte, la caída de Zapatero entrará la subida al poder del PP… que actuaría exactamente como actúa hoy ZP. La caída de Zapatero es, pues, la condición previa y sine qua non para desencadenar la crisis del sistema político español y la construcción de un sistema con más altas cotas representativas y más solidez y racionalidad.

A partir de este objetivo ¿es posible definir la estrategia?


Con facilidad. El eslabón más débil del sistema político español es el mundo sindical. La crisis devenida en depresión, se carta a espaldas de las clases medias y de los trabajadores. Las primeras no están organizadas, pero en las segundas todavía existen los instrumentos sindicales. El gobierno de ZP (y ayer el de Aznar) lo ha entendido bien y por eso ha comprado al peso a las cúpulas sindicales. Pero esa adquisición no ha evitado que la crisis se cargue en buena medida a espaldas de los trabajadores. Resulta sorprendente que UGT y CCOO hayan llamado solidariamente a votar al PSOE en las anteriores elecciones europeas: esto es, al gobierno de los cinco millones de parados. Del compra de los sindicatos por parte de ZP no se benefician los afiliados, ni mucho menos el mundo laboral. Esto indica cuál es el eslabón más débil: el mundo sindical. Por tanto, cualquier estrategia de desestabilización del gobierno ZP pasa necesariamente por la actuación en el mundo sindical. Y eso es posible a través de los sindicatos independientes. Estos sindicatos están configurados hoy como "tercera fuerza" en el terreno obrero, con cotas que oscilan entre el 3 y el 10% de delegados, según las ramas y las regiones. Suficiente para, en un momento de crisis, y de traición de UGT y CCOO, sea posible desbordar a las cúpulas sindicales mafiosas y señalar al gobierno ZP como el principal enemigo de los trabajadores y de las clases medias. Es lo que llamamos la "estrategia de desbordamiento sindical": actuar desde dentro del mundo sindical para desbordar a las cúpulas sindicales mafiosas, desestabilizando la base social del gobierno ZP.

¿Y en cuanto a las tácticas?

Es evidente que hará falta desembarcar a la militancia a disposición en los sindicatos independientes y, a partir de ahí, iniciar el trabajo de denuncia y las movilizaciones. Vamos a trabajar sobre un terreno abonado por la crisis y para ello hemos acumulado algunas experiencias en los últimos meses. En Valencia hemos percibido que en las oficinas del INEM la gente es extremadamente sensible a nuestros argumentos. Es significativo que las únicas reacciones hostiles que se han producido en el curso de las marchas y ocupaciones que hemos realizado, ha sido por parte de los funcionarios de CCOO y de UGT atrincherados dentro de sus bunkers sindicales. Ambos sindicatos, incluso, han llegado a emitir un comunicado conjunto de denuncia de estas movilizaciones… Señal de que les ha dolido y de que son perfectamente conscientes de que a partir de ahora les va a ser difícil mantener la impunidad.

Así pues, la consigna es priorizar el trabajo dentro de los sindicatos independientes…

No se trata de abandonar el "frente político", sino de crear las condiciones necesarias para que éste frente tenga la masa crítica suficiente como para que sea posible un salto de cualidad. Hasta ahora esto no ha sido posible por muchos motivos, pero ahora es posible resolver algunos problemas que han limitado nuestra actividad: la multiplicidad de siglas con orientaciones muy parecidas, por ejemplo. Es lo que he llamado "el bosque de los pitufos". Hay que encontrar de alguna manera la fórmula para simplificar este panorama y reducirlo a una o dos siglas, como máximo. Y mientras dura este proceso de simplificación, insistir en el trabajo en el "frente social".

(c) Ernesto Milá - infokrisis - infokrisis@yahoo.es - http://infokrisis.blogia.com - Prohibida la reproducción de este texto sin indicar origen

Comentarios  Ir a formulario