No me puedo creer tanta eficacia del gobierno…

Publicado: Lunes, 17 de Noviembre de 2008 20:07 por Ernesto Milá en NACIONAL

Infokrisis.- Si es que tenemos un gobierno que no nos lo merecemos. Su celeridad es digna de encomio y su prontitud en responder ante las crisis un ejemplo para el orbe mundial. Zapatero tardó solamente dos años en enterarse que era imposible negociar con ETA. Realmente poco, si tenemos en cuenta que tardó tres años en enterarse que ERC era un partido de impresentables que allí donde fueras con ellos, allí te embarcaban en cualquier delirante planteamiento independentista. Y todo para colocar al germá o al cosí en una canonjía o atizarle una dentellada al presupost de la Gencat… En un tiempo verdaderamente récord, Zapatero entendió que el documento ofrecido por la “fundación de fundaciones” del PSOE, ese “laboratorio de ideas” dirigido por el “ideólogo” Caldera, era pura basura y que si se hubiera atrevido a leerlo en la reunión del G-20, incluso Zarkozy hubiera negado conocerlo.

La detención de Txeroki

Los tiempos son importantes para el gobierno español que tardó un año en reconocer que estábamos en crisis económica y tres en negarse a ver lo que se venía encima. Incluso cuando empezaron a reconocerlo, con las urnas ya cerradas, tardaron todavía medio año en habilitar algún que otro parche. En junio de 2007 era evidente que el paro nos iba a castigar y que la construcción primero y la inmigración después iban a ser los más afectados. No se hizo nada y, aún hoy, ese portento de previsión y tontería antropológica que es Zapatero todavía sigue afirmando con una seriedad pasmosa que nunca se ha trabajado tanto en España como ahora, mientras Solbes ocasionalmente tiene una irreprimible tendencia de decir la verdad afirmando que esto va para largo y que el capitalismo no se refunda después de un chocolate con churros.

Todo esto viene a cuenta de que hoy, 17 de noviembre han ocurrido dos sucesos que tienen que ver con el orden público (tres si dejamos aparte la avalancha que ha tenido lugar en la aduana de Melilla y que ha costado que una mujer haya sido, literalmente, pisoteada hasta morir por sus propios compatriotas, pero esto no es nuevo y mientras la debilidad presida la política de inmigración va a ser el pan de cada día).

El primer suceso es la detención de “Txeroki” y su compañera en una estación de sky en Francia. Vale la pena meditar lo que significa esta detención. Con ella, prácticamente el “sector duro” de ETA ha entrado en el “frente de makos”, esto es, en la trena. Muchos no tienen esperanzas de salir en los próximos 20 años. Habida cuenta de que tienen entre 25 y 30, van a pasar a la sombra los mejores años de su vida. Poco, para unos asesinos -que, además de ser matarifes están tocados por el don de la gilipollez: es decir, que se hacen, ante todo, daño a sí mismos-  para los que cuatro paredes para un castigo son tres de mas.

De los que se opusieron al surrealismo zapateriano expresado en el “proceso de paz”, ya no queda prácticamente ninguno en libertad. Como por ensalmo, la policía, siguiendo las órdenes del Ministerio del Interior  los ha ido deteniendo a todos. Quedará quizás algún descolgado en Francia que tardará unas semanas en recuperar el contacto con la organización, temeroso de que “Txekori” haya sido detenido con el consabido ordenador en el cual guarda los datos protegido por un password que inevitablemente será el nombre o la fecha de nacimiento de su novia. Ellos son asín, más simples que el rabillo de una txapela.

¿Para cuándo la detención de “Josu Ternera”?

Con la detención de “Txeroki”, el “frente militar” se queda decapitado y con apenas media docena de activistas en libertad. Dirigentes, lo que se dice dirigentes con preparación, decisión y dos dedos de frente, no queda ni uno.

Bien, la policía “siguiendo las órdenes del Ministerio del Interior” ya ha logrado detener a todos los que estaban contra el “proceso de paz”. Queda ahora, el otro “bloque”: el favorable al “proceso de paz”, porque aquí no hay etarras “buenos” (los que quieren negociar con las armas sobre la mesa) y etarras “malos” (esos palurdos sedientos de sangre): todos ellos son etarras y ni uno sólo merece gozar de un segundo de libertad. Todo el daño que han hecho no lo podrán remediar, han quitado tantas vidas, han causado tanto dolor y para colmo han cometido el peor pecado: el pecado contra el sentido común, contra la lógica y la racionalidad. Vaya, el pecado de todo nacionalismo.

Quien esto escribe espera, desea –aunque no confía- en que la policía “siguiendo las órdenes del Ministerio del Interior” enchiquere a “Josu Ternera” y a sus colegas, desplazados de la dirección de la banda a raíz del “proceso de paz”.

Por que da la sensación de que, hasta ahora, el ministerio del Interior ha seguido una política selectiva de detenciones. No es la primera vez que un Estado detiene a unos terroristas para colocar a otros en las sillas de dirección y así crear una coyuntura favorable para él.

Esto no es Irlanda. En Irlanda había dos comunidades. Aquí hay un pequeño grupo de asesinos psicópatas y medio lelos, y todo un país que quiere pasar página y que, incluso, da la sensación de que cada vez se siente más separada de lo político habida cuenta de que la “política vasca” es nacionalismo + ETA. Aquí no hay nada que negociar.

Hoy caminando por una vía forestal he pisado a un gusano. Eso es lo que las Fuerzas de Orden Público deben hacer: machacar a un gusano avejentado y que en 2004 estaba liquidado y contra las cuerdas. El único etarra bueno es el entalegado. Hoy, las fuerzas de seguridad tienen medios suficientes como para rematar al cadáver en vías de putrefacción que es ETA y su “frente político”. De hecho hace tres o cuatro años que este tema debería estar liquidado. Pero Zapatero, no lo olvidemos jamás, ni siquiera cuando ETA mata a algún concejal socialista, no olvidemos que Zapatero fue el que colocó el defibrilador sobre el corazón de ETA y lo revitalizó tendiéndole la mano y dando una dimensión política a algo que no era esencialmente diferente del gusano que he pisado esta mañana.

Estamos persuadidos de que el gobierno Zapatero tiene en mente una nueva negociación para liquidar el tema ETA por vía pactada. Y que es precisamente por eso por lo que “Josu Ternera” siempre, milagrosamente, elude toda detención. Rubalcaba no debería explicar por qué la policía ha tenido a “Txekori”, sino por qué no ha detenido todavía a “Josu Ternera”. Y el PP si hiciera una oposición digna de tal nombre, en lugar de un juego versallesco, haría otro tanto en sede parlamentaria.

Cadáver identificado. Premio para la ministra

Pero hoy ha ocurrido otro suceso relacionado con el orden público. Vean porque es maravillosa. Es evidente que Carme Chacón no es santa de nuestra devoción y que, desde el principio hemos considerado que lo único que avalaba su colocación al frente de Defensa era que era mujer de cuota y estaba embarazada. En el próximo gabinete ministerial, seguramente Zapatero colocará a Zerolo al frente de Defensa y si queda embarazado mejor.

No se puede colocar a alguien que no tiene ni idea de lo que es la defensa nacional, ni ha visto jamás de cerca de un militar, y, para colmo, hasta hace un año era antimilitarista y pacifista, al frente de un departamento tan importante. Pero ahí está y, a partir de su nombramiento, no albergamos la menor duda de que su gestión iba a ser un chiste.

Empezó con el tema de los piratas del Índico, cuando la marina española, relativamente próxima a la zona (en las costas frente a Irak) no fue llamada para proteger a los pesqueros españoles. Mientras Francia pagaba el rescate y luego, naturalmente, machacaba a los secuestradores, el ministerio de defensa enviaba, seis meses después a un avión desarmado de observación, encomendándose a Sarkozy para que si había algún problema fueran los galos quienes sacaran las castañas del fuego.

Después de prohibir que en las oficinas de la Defensa se consultaran determinadas páginas de Internet, la ínclita ministra empezó a prodigarse en funerales por soldados muertos. De hecho, es la única actividad que se le va a conocer durante mucho tiempo. Pero lo que ha dicho hoy es maravilloso.

Tras convocar rueda de prensa en el Ministerio, ha explicado, con una seriedad pasmosa y el gesto propio de los momentos estelares de la humanidad, que ¡ha sido localizado el conductor suicida que ocasionó la muerte de dos soldados hace menos de diez días! Chica lista, esta.

Cuando están en juego la vida de 900 de nuestros muchachos, esta ministra de cuota considera “noticioso” el que se ha identificado el cadáver del conductor suicida…

Esta chica, que probablemente hubiera sido una brillante jefa de negociado en cualquier ministerio, solamente por circunstancias de puro azar ha terminado al frente del ministerio de la Defensa. No es raro que cualquier parecido entre la situación actual y una verdadera política de defensa sea pura coincidencia.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es – http://infokrisis.blogia.com

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario